Blogs de autor

Diario de rodaje 3. Un título de izquierdas

Por 18 de septiembre de 2009 diciembre 23rd, 2020 Sin comentarios

Vicente Molina Foix

 

Estábamos en la calle Tapinería rodando unas secuencias nocturnas frente a la recreada ‘boutique’ Mavi (la tienda era y volverá a ser una zapatería de postín al acabar el rodaje). Esa boutique de ropa femenina es el lugar donde reina como una diosa blanca la protagonista María Luisa, que también se llama, o se llamó, Mavi: la dualidad es un pliegue de su personaje. Sentado en la "silla del director", ésa que lleva tu nombre en el respaldo, aunque es modesta, de lona negra, el director repasaba antes del plano siguiente su guión; la noche valenciana era cálida, y animaba a quedarse al fresco. Y entonces se plantó ante él una señora anciana, con gafas y batita modesta, presentándose cordialmente como vecina de la calle. Estaba fascinada por Marisa Paredes, a la que acababa de ver interpretar una de sus escenas más potentes de la película, arrodillada ante la puerta de su boutique con un joven negro entre sus brazos, pero la señora sólo la saludó, cuando Marisa se retiraba a descansar a su roulotte. Con el director tuvo más osadía: "¿Cómo se va a llamar la película?". "Pues, ‘El dios de madera’…". Entonces se le iluminó la cara, y me estrechó las manos. "Ah, qué bonito, y qué verdad. El Dios que murió por nosotros era de madera, allí clavado en la cruz. Entre todos lo matamos". Y levantándose sobre sus piececitos me dio dos besos.

Dos días después rodábamos en el antiguo cauce del Turia, a la altura del hermoso puente del Real, una escena de conversación en plano-secuencia entre Róber (Nao Albet) y Yao (Madi Diocou), y se hacía con ‘steadycam’, ese juguete mecánico que Kubrick elevó en ‘El resplandor’ a la categoría de figura de estilo. Íbamos a dar la primera claqueta cuando un señor de aspecto campechano que subía la rampa desde el cauce se fijó en el título de la película, que allí figura escrita, junto a los nombres del director y el director de fotografía (Andreu Rebés). "¿’Dios de madera’? ¿No será ésta otra película del Opus Dei? La iglesia está por todas partes, no sólo en Valencia… ¡Abajo la religión! ¡Todas las religiones!".

El señor no se iba, y mientras no saliera de campo, el operador de la ‘steadycam’, con su pesado artilugio entre los brazos, no podía empezar su trabajo. Los dos actores también estaban impacientes por interpretar su conversación. El jefe de producción contaba los minutos perdidos, traduciéndolos a euros. Así que el director se adelantó hasta el ateo recalcitrante, que le caía simpático pero le ocupaba el encuadre, y le dijo -tal vez- la verdad: "Puede usted irse tranquilo. Ésta es una película de izquierdas".

 

profile avatar

Vicente Molina Foix

 Vicente Molina Foix nació en Elche y estudió Filosofía en Madrid. Residió ocho años en Inglaterra, donde se graduó en Historia del Arte por la Universidad de Londres y fue tres años profesor de literatura española en la de Oxford. Autor dramático, crítico y director de cine (su primera película Sagitario se estrenó en 2001, la segunda, El dios de madera, en el verano de 2010), su labor literaria se ha desarrollado principalmente -desde su inclusión en la histórica antología de Castellet Nueve novísimos poetas españoles- en el campo de la novela. Sus principales publicaciones narrativas son: Museo provincial de los horrores, Busto (Premio Barral 1973), La comunión de los atletas, Los padres viudos (Premio Azorín 1983), La Quincena Soviética (Premio Herralde 1988), La misa de Baroja, La mujer sin cabeza, El vampiro de la calle Méjico (Premio Alfonso García Ramos 2002) y El abrecartas (Premio Salambó y Premio Nacional de Literatura [Narrativa], 2007);. en  2009 publica una colección de relatos, Con tal de no morir (Anagrama), El hombre que vendió su propia cama (Anagrama, 2011) y en 2014, junto a Luis Cremades, El invitado amargo (Anagrama), Enemigos de los real (Galaxia Gutenberg, 2016), El joven sin alma. Novela romántica (Anagrama, 2017). Su más reciente libro es Kubrick en casa (Angrama, 2019). La Fundación José Manuel Lara ha publicado en 2013 su obra poética completa, que va desde 1967 a 2012, La musa furtiva.  Cabe también destacar muy especialmente sus espléndidas traducciones de las piezas de Shakespeare Hamlet, El rey Lear y El mercader de Venecia; sus dos volúmenes memorialísticos El novio del cine y El cine de las sábanas húmedas, sus reseñas de películas reunidas en El cine estilográfico y su ensayo-antología Tintoretto y los escritores (Círculo de Lectores/Galaxia Gutenberg). Foto: Asís G. Ayerbe

Obras asociadas