Blogs de autor

Asuntos metafísicos 52: el peso de las aporías presentes en los grandes temas del pasado.

Por 27 de mayo de 2014 diciembre 23rd, 2020 Sin comentarios

Víctor Gómez Pin

Desde su arranque,  estas columnas sobre temas metafísicos se proponían enfatizar el peso de ciertos interrogantes surgidos en gran  parte de la perplejidad a la que,  por sus trabajos teóricos y experimentales, se ven abocados los científicos contemporáneos, interrogantes  que van configurando una auténtica filosofía natural de nuestra época. 

Es casi una obviedad que sin  crisis que obligue al pensamiento a confrontarse no hay filosofía y ni siquiera  historia de la filosofía. Y digo esto porque en realidad el historiador de la filosofía se sumerge en el pasado para desvelar el peso de asuntos que, o bien están aun vigentes, o se revelan estar en el origen de los que sí lo están. En suma: si no hay interrogante aquí y ahora… no hay filosofía, ni verdadera historia de la misma.

Tanto como decir que  la crisis en los principios de la física que condujo a las hipótesis relativistas es lo que, precisamente por ser contrapunto,  permite percibir el enorme peso de la tesis newtoniana y kantiana  según la cual  el espacio es una  pura distancia (distancia sin soporte físico alguno) en  el que las cosas se ubican,  y el tiempo el marco en el que las mismas acontecen.

Precisamente porque la relatividad permite afirmar que el espacio tridimensional y vacío ni tiene realidad física ni sirve de marco a la misma, nos apercibimos de lo que supone la tesis meta-física de que la  geometría de Euclides sería una especie de pre-física,  es decir, sería disciplina de una  distancia sin perturbación que daría cobijo a las cosas físicas. Por añadidura, y  extendiendo el argumento en lo referente al tiempo, se ilumina entonces también  la discusión complementaria  sobre si tal marco sería   independiente del sujeto (Newton) o más bien está vinculado al mismo (Kant). En suma: sin la crisis que supuso la teoría de la relatividad no aprenderíamos en toda su acuidad  la enorme cuestión planteada por   la Crítica de la Razón Pura ( de la que por cierto Einstein tuvo pronta noticia,  introducido desde la adolescencia por Max Talmey, un joven universitario que frecuentaba su domicilio paterno en Munich) y hasta de alguna manera la verdadera significación de la teoría newtoniana de tiempo y espacio como Sensorium Dei, facultades sensibles del creador, previas en consecuencia para el gran físico teísta a la naturaleza, creada un día, y a fortiori previas al espíritu finito que el ser humano constituye.  

Con mayor razón cabe hablar de nueva oportunidad para la filosofía tratándose de las aporías cuánticas. Ciertos descubrimientos relativos al comportamiento de las partículas elementales parecían  poner en tela de juicio postulados implícitamente aceptados cada vez que para referirnos al entorno, sea vivo o inerte, utilizamos la palabra naturaleza. La naturaleza se mostraba reacia a conformarse a nuestras representaciones ancladas y, en consecuencia, de la práctica científica surgía "espontáneamente" (por utilizar la expresión de Manuel Sacristán) no aun la filosofía, pero sí el estupor, la aludida perplejidad, que da pie a la filosofía.

profile avatar

Víctor Gómez Pin

Victor Gómez Pin se trasladó muy joven a París, iniciando en la Sorbona  estudios de Filosofía hasta el grado de  Doctor de Estado, con una tesis sobre el orden aristotélico.  Tras años de docencia en la universidad  de Dijon,  la Universidad del País Vasco (UPV- EHU) le  confió la cátedra de Filosofía.  Desde 1993 es Catedrático de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB), actualmente con estatuto de Emérito. Autor de más de treinta  libros y multiplicidad de artículos, intenta desde hace largos años replantear los viejos problemas ontológicos de los pensadores griegos a la luz del pensamiento actual, interrogándose en concreto  sobre las implicaciones que para el concepto heredado de naturaleza tienen ciertas disciplinas científicas contemporáneas. Esta preocupación le llevó a promover la creación del International Ontology Congress, en cuyo comité científico figuran, junto a filósofos, eminentes científicos y cuyas ediciones bienales han venido realizándose, desde hace un cuarto de siglo, bajo el Patrocinio de la UNESCO. Ha sido Visiting Professor, investigador  y conferenciante en diferentes universidades, entre otras la Venice International University, la Universidad Federal de Rio de Janeiro, la ENS de París, la Université Paris-Diderot, el Queen's College de la CUNY o la Universidad de Santiago. Ha recibido los premios Anagrama y Espasa de Ensayo  y  en 2009 el "Premio Internazionale Per Venezia" del Istituto Veneto di Scienze, Lettere ed Arti. Es miembro numerario de Jakiunde (Academia  de  las Ciencias, de las Artes y de las Letras). En junio de 2015 fue investido Doctor Honoris Causa por la Universidad del País Vasco.

Obras asociadas