Skip to main content
Blogs de autor

¿Malévolas o benévolas?

Por 26 de febrero de 2009 Sin comentarios

Eder. Óleo de Irene Gracia

Marcelo Figueras

¿Leyeron Las benévolas (Les Bienveillantes)? Hablo de la novela del estadounidense que escribe en francés Jonathan Littell, ganadora del premio Goncourt y el Gran Premio de la Académie Francaise de 2006. Yo no, al menos todavía, a pesar de que ya ha sido editada en español hace algunos meses. Pero de todos modos estaba al tanto del asunto desde la concesión del Goncourt: había leido mucho sobre esa novela monumental escrita desde el punto de vista de un oficial nazi, Max Aub, autor y testigo de las más grandes atrocidades durante la Segunda Guerra, que de todos modos escapa al castigo de la justicia humana y vive una segunda vida vendiendo encaje.

          Ayer me llamó la atención la ferocidad con que Michiko Kakutani, la legendaria crítica literaria del New York Times, pulverizó la novela de Littell que acaba de ser editada en inglés. Kakutani arranca diciendo que los fans del libro ‘confundieron osadía con perversidad, ambición con pretensión’. Y sigue definiendo la novela como ‘una sucesión interminable de escenas en que judíos son torturados, mutilados, baleados, gaseados o metidos dentro de hornos, intercaladas con una igualmente interminable sucesión de escenas describiendo las fantasías incestuosas y sadomasoquistas del protagonista’.

          De inmediato el blog The Daily Beast contraatacó con un artículo de Michael Korda que, bajo el título Una brillante novela del Holocausto, asegura que Kakutani ‘metió la pata hasta el fondo’. Korda asegura que Las benévolas es una de esas novelas llamadas a competir con las gigantes de la literatura universal, en la categoría de Moby Dick y de Crimen y castigo. Y asegura que, aun con lo demandante que es -hablamos de mil densas páginas-, y a sabiendas de que se trata de una obra que no busca hacernos sentir bien sino todo lo contrario, el libro ‘vale el esfuerzo’.

          Yo sé bien por qué no sentí la tentación de leer la novela apenas salió. Al menos a mí, la perspectiva de dedicar tanto tiempo a ponerme dentro de la cabeza de un monstruo no me seduce en lo más mínimo. Quizás porque vivo en una sociedad llena de monstruos vivientes, todavía llagada por las consecuencias de sus actos. (A Videla, dicho sea de paso, acaban de denegarle una petición para volver al arresto domiciliario.) El punto de vista de los psicópatas que sólo piensan en su gratificación y mienten públicamente sin sentir remordimiento tampoco representa novedad, por cuanto los medios de mi país les prestan cámaras y micrófonos a diario, ¡sin cuestionarlos!, permitiendo se expresen con amplitud de estadistas y la libertad que sólo se toman los artistas.

          Pero en fin, el enfrentamiento entre opiniones tan extremas y la pasión con que se las defiende no me van a dejar más remedio que hacer una de esas cosas que este mundo permite cada vez más raramente: leer el libro (no me refiero a esto, porque leo constantemente, sino a lo que sigue) y pensar por mí mismo.

[ADELANTO EN PDF]

profile avatar

Marcelo Figueras

Marcelo Figueras (Buenos Aires, 1962) ha publicado cinco novelas: El muchacho peronista, El espía del tiempo, Kamchatka, La batalla del calentamiento y Aquarium. Sus libros están siendo traducidos al inglés, alemán, francés, italiano, holandés, polaco y ruso.   Es también autor de un libro infantil, Gus Weller rompe el molde, y de una colección de textos de los primeros tiempos de este blog: El año que vivimos en peligro.   Escribió con Marcelo Piñeyro el guión de Plata quemada, premio Goya a la mejor película de habla hispana, considerada por Los Angeles Times como una de las diez mejores películas de 2000. Suyo es también el guión de Kamchatka (elegida por Argentina para el Oscar y una de las favoritas del público durante el Festival de Berlín); de Peligrosa obsesión, una de las más taquilleras de 2004 en Argentina; de Rosario Tijeras, basada en la novela de Jorge Franco (la película colombiana más vista de la historia, candidata al Goya a la mejor película de habla hispana) y de Las Viudas de los Jueves, basada en la premiada novela de Claudia Piñeiro, nuevamente en colaboración con Marcelo Piñeyro.   Trabajó en el diario Clarín y en revistas como El Periodista y Humor, y el mensuario Caín, del que fue director. También ha escrito para la revista española Planeta Humano y colaborado con el diario El País.   Actualmente prepara una novela por entregas para internet: El rey de los espinos.  Trabajó en el diario Clarín y en revistas como El Periodista y Humor, y el mensuario Caín, del que fue director. También ha escrito para la revista española Planeta Humano y colaborado con el diario El País. Actualmente prepara su primer filme como director, una historia llamada Superhéroe.

Obras asociadas
Close Menu