Ficha técnica

Título: Estampas de mujer | Autores: Varios |  Traducción y edición comentada: Marta Cerezales Laforet  | Ilustrador: Hans Bellmer  | Editorial: El Desvelo  | Colección: POSTCARDS |  Páginas: 192  | ISBN: 978-84-945102-0-5 | Fecha: septiembre 2016 | Precio: 18,00 euros |

Estampas de mujer

Bonnie Elizabeth Parker y Clyde Chestnut Barrow

EL DESVELO

Marta Cerezales Laforet traduce, prologa y agrupa en seis estereotipos la visión de la mujer que tenían cinco grandes maestros de la literatura francesa del siglo XIX.

Trece relatos de cinco clásicos frances con un doble denominador común: son obras maestras y abordan la figura de la mujer desde los arquetipos de su cultura y su tiempo. Émile Zola, Balzac, Villiers de l’Isle Adam, Guy de Maupassant y Théophile Gautier dan vida a estas Estampas de mujer, libro que ha sido traducido y prologado por Marta Cerezales Laforet. Agrupadas en seis estereotipos, los trece relatos dan un reflejo de las ansias, los prejuicios y los problemas de la mujer en la Francia del siglo XIX y lo hacen desde la óptica de cinco consumados maestros de la literatura.

Trece relatos de cinco clásicos: 1.- LA SEÑORA: Honoré de BALZAC: Estudio de mujer. Honoré de BALZAC: El mensaje. Guy de MAUPASSANT: El bigote. 2.- LA CAMPESINA: Guy de MAUPASSANT: Historia de una criada de granja. 3.- LA OBRERA: Émile ZOLA: El amor en la buhardilla. Émile ZOLA: Con qué sueñan las pobres chicas. 4.- LA MANCILLADA: Guy de MAUPASSANT: Señora Bautista. 5.- LA PROSTITUTA: Auguste VILLIERS DE L’ISLE-ADAM : Flores de tinieblas. Auguste VILLIERS DE L’ISLE-ADAM : Las señoritas de Bienfilatre. Guy de MAUPASSANT: Odisea de una chica de la calle. 6.- LA ARTISTA: Émile ZOLA: La señora Sourdis. 7.- LA MUERTA ENAMORADA: Auguste VILLIERS DE L’ISLE-ADAM : Vera. Théophile GAUTIER: Ónfale.

 

PÁGINAS DEL LIBRO

Todas las desgracias del mundo provienen del olvido
y el desprecio que hasta hoy se ha hecho de los derechos
naturales e imprescriptibles del ser mujer.

Flora Tristán. Unión Obrera, 1843
 

En Francia, el siglo XIX fue un periodo de grandes turbulencias y de inestabilidad política. En 1799 el golpe de Estado del 18 Brumario por parte de Napoleón Bonaparte acaba con la revolución de 1789 y a lo largo del siglo se producen profundos cambios con un fondo de crisis y rupturas que originan cada vez nuevos regímenes políticos: dos imperios (1803-1814; 1852-1870), tres monarquías (1815-1824; 1825-1830; 1830-1848), dos repúblicas (1848-1852, 1870) y tres revoluciones (1830, 1848, 1871). Simultáneamente los descubrimientos científicos y técnicos transforman también la sociedad francesa. Al debilitarse la influencia de la nobleza y el clero, la burguesía liberal y reformadora se afirma como la clase social dominante, estimulando el auge industrial y asociando el poder al dinero. Surge una nueva clase, la del proletariado, menos conservadora que la de los campesinos. La condición femenina sin embargo, sufre un retroceso en relación con el siglo anterior. A pesar de que muchas mujeres participaron en la revolución de 1789, en la de 1848 y luego en la defensa de París y en la Comuna en 1870-71, su lucha no les reportó grandes beneficios. Los hombre que detentaron el poder a lo largo del siglo, ya fueran revolucionarios o conservadores, estaban de acuerdo en un punto: el lugar de la mujer es la casa, no la ciudad y aún menos la tribuna de una asamblea; y, si al terminar el siglo, las mujeres obtienen finalmente algunas victorias (acceso a la enseñanza secundaria y la universidad, divorcio, posibilidad de nuevas profesiones) tendrán, sin embargo, que esperar hasta 1944 para iniciar con el sufragio universal el duro camino hacia la igualdad.

     Todos estos cambios políticos y sociales se acompañan de una efervescencia de ideas y de movimientos literarios (novela, poesía) y artísticos (pintura, escultura, música) que evolucionan íntimamente asociados.

     En 1830, Victor Hugo presenta su obra de teatro Hernani que representa el espíritu del romanticismo, movimiento tanto artístico como político que define a la mayoría de las obras y los autores de la época, tales como Balzac, Stendhal, Hugo o Lamartine, en literatura, Delacroix y Géricault, en pintura, Berlioz, en música. El romanticismo rompe con las formas rígidas del clasicismo, da rienda suelta a la expresión individual y a los sentimientos, y quiere dar voz al pueblo que hasta entonces había carecido de ella.

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]

profile avatar

Bonnie Elizabeth Parker y Clyde Chestnut Barrow

Bonnie Elizabeth Parker (Rowena, Texas, 1910) y Clyde Chestnut Barrow (Teleco, Texas, 1909) son, posiblemente, la pareja de forajidos más famosa de la historia. Se les atribuyeron robos a lo largo y ancho de más de cinco estados y sobre las espaldas de Clyde pesaron entre doce y trece asesinatos. Mataron, secuestraron, robaron y burlaron a la policía durante más de dos años en una huida hacia adelante cargada de excitación, sangre y riesgo. Murieron acribillados a balazos en una emboscada en las inmediaciones de Bienville Parish (Louisiana) el 23 de mayo de 1934.

Obras asociadas