Ficha técnica

Título: Erotismo de autoayuda. Cincuenta sombras de Grey y el nuevo orden romántico | Autora: Eva Illouz | Traducción: Stella Mastrangelo | Coeditado por: Clave Intelectual y Katz Editorial |Serie: ensayos |   Encuadernación: rústica | Tamaño: 15 x 23 cm |Páginas: 124 | ISBN: 9788415917120 | Precio: 12 euros

Erotismo de autoayuda

Eva Illouz

KATZ
CLAVE INTELECTUAL

Con más de setenta millones de ejemplares vendidos en todo el mundo desde su publicación en 2011, Cincuenta sombras de Grey se convirtió en uno de los éxitos editoriales más asombrosos de todos los tiempos. Pero, ¿qué tiene de particular esta obra, pobremente escrita, repleta de fórmulas y lugares comunes, acerca de la relación entre una jovencita ingenua y un hombre que la introduce en el sexo sadomasoquista, para haber provocado semejante fascinación, principalmente entre mujeres mayores de 30 años?
En este ensayo conciso y agudo Eva Illouz intenta comprender de qué modo el intenso placer que causa este libro resuena con la estructura sociológica de los hombres y las mujeres de la actualidad, con las preocupaciones colectivas de una cultura, sus valores, ansiedades y fantasías. Si la autoayuda -como señala la autora- «ha llegado a ser el núcleo de la subjetividad contemporánea», la lectura de
Cincuenta sombras de Grey, un libro «que es, en realidad, un manual de autoayuda sexual», se convierte en un acto supremo de afirmación del yo moderno.

1. Los best sellers y nuestro inconsciente social

Los que creemos que la modernidad ha signifi cado un progreso signifi cativo en la condición humana podemos expresar las diferencias que nos separan a «nosotros» (los modernos) de «ellos» (los habitantes de sociedades premodernas) haciendo referencia a los trenes rápidos, las comidas congeladas o las vacunas, o mejor aún, al derecho a votar, a oponerse a un dirigente político e incluso a derrocar a un presidente en ejercicio. Sin embargo, cuando queremos evaluar los enormes cambios ocurridos en los valores, en lo que da a las personas el sentido de su propio valor y de su pertenencia, lo que desean y lo que fantasean, cuál es el papel de la moralidad o hasta dónde tenemos clara nuestra identidad, las cosas están bastante más confusas. No solo es difícil saber qué enfocar para saber qué es lo que ha cambiado y cómo hemos cambiado nosotros, sino también establecer los criterios para evaluar qué es progreso y qué es decadencia en materia moral.

Son muchos los productos culturales que podrían servirnos para estudiar esos cambios en el tiempo. Una línea de investigación fascinante podría tomar los best sellers literarios como barómetros de valor y considerar las diferencias que separan a best sellers de diferentes épocas como marcadores de cambios. Dos libros publicados con tres siglos de distancia entre ellos ilustrarán lo que quiero decir: Robinson Crusoe de Daniel Defoe, publicado en Londres en 1719 y reimpreso seis veces en cuatro meses, y Cincuenta sombras de Grey [Fifty Shades of Grey] de E. L. James, una novela erótica que llegó al primer lugar en la lista de best sellers del New York Times en 2012 y se ha constituido como un éxito mundial asombroso. Entre esos dos best sellers hay no solo trescientos años sino un abismo de diferencias culturales, que se relacionan con lo que nos separa a «nosotros» (los modernos) de «ellos» (los premodernos).1

Robinson Crusoe es la novela epónima de su héroe solitario, un hombre que representa las sólidas virtudes de la clase de los comerciantes, orientada hacia el deber y el trabajo. La novela documenta el despertar religioso e introspectivo de un hombre solo en una isla desierta después de un naufragio y ensalza los valores del trabajo y la autotransformación. Nunca pone el foco en emociones, ni tampoco en relaciones sociales: de he cho, la única relación en la novela es la que Robinson crea con el nativo Viernes, una relación que es más una dominación colonial que un vínculo recíproco e igualitario. En realidad, la relación de Robinson con el mundo en general es de dominación y control, tanto sobre la tierra como sobre sus nativos (Watt, [1957] 2001). La novela contiene además algunas refl exiones del siglo XVIII sobre la relación entre la naturaleza y la sociedad, y buena parte del placer del libro deriva de ver a Robinson tomar posesión de la naturaleza a través de su comprensión precientífi ca de las reglas que gobiernan las mareas, el clima y los cultivos. No tiene ningún contenido erótico ni sentimental, o más bien, si contiene algún eros este debe encontrarse en el intercambio monetario, el comercio internacional, el trabajo agrícola y la producción, y en una incipiente autoconciencia de que Europa como región se ha desarrollado en forma que la hace superior a las demás. En ese sentido es la novela de una civilización que toma conciencia de sí misma como dominadora del mundo, y una novela sobre la fuerza de la comprensión científi ca en un individuo todavía inmerso en la fe.

Cincuenta sombras de Grey nos lleva a muy distintas a playas normativas. El primer volumen de lo que llegó a ser una trilogía se ubica en la costa oeste del Nuevo Mundo, en Seattle, y está narrado desde el punto de vista de una mujer adulta joven, una estudiante universitaria llamada Anastasia Steele (Ana), que todavía es virgen y que conoce a un hombre joven sumamente atractivo, rico y exitoso, Christian Grey. Por primera vez en su vida, Ana experimenta un intenso deseo sexual, y en Christian encuentra un compañero sexual desusado y excepcional. De hecho, hay algo que coloca a Christian muy lejos de otros hombres: solo entrará en una relación plena con Ana si ella fi rma un contrato en el que accede a convertirse en su «sumisa»; es decir, si acepta ser golpeada, azotada y atada, bajar los ojos en presencia de él, dormir las horas que él le dicte, comer solo las comidas y usar únicamente las ropas que él elija para ella. Además de ese contrato, Ana debe fi rmar un acuerdo de confi dencialidad que le prohíbe divulgar la naturaleza de su relación.

___________________________________________________________________
1.- También podría haber elegido otro best seller en lengua inglesa de la misma época, como Pamela de Samuel Richardson (1740), que por su contenido está mucho más cerca de Cincuenta sombras de Grey, pero a pesar de su éxito Pamela fue ampliamente criticada por su carácter licencioso, y por eso es mucho menos apropiada para este ejercicio comparativo.

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]

profile avatar

Eva Illouz

Eva Illouz (Marruecos, 1961). Estudió literatura y sociología en la Universidad de París X-Nanterre y realizó un master en comunicaciones en la Universidad Hebrea de Jerusalem. En 1991 se doctoró en comunicación en la Annenberg School of Communication de la Universidad de Pennsylvania. Es profesora en el Departamento de Sociología y Antropología de la Universidad de Jerusalem y ha sido profesora visitante de L'École des Hautes Études en Science Sociales (EHESS) y de la Universidad de Princeton. En 2004, dictó en Frankfurt las Conferencias Adorno que se reproducen en este volumen. Sus principales áreas de investigación comprenden la historia de la vida emocional, la teoría crítica aplicada al arte y a la cultura popular, el significado moral de la Modernidad y el impacto del capitalismo sobre la esfera cultural. Sus obras han sido traducidas a numerosas lenguas, y dos de ellas -Consuming the romantic utopia: Love and the cultural contradictions of capitalism y Oprah Winfrey and the glamour of misery: An essay on popular culture- fueron premiadas por la American Sociological Association.

Obras asociadas