Ficha técnica

Título:  El presente medieval. Bárbaros y cruzados en la política actual | Autor: Tommaso di Carpegna Falconieri  | Editorial: Icaria | Colección: Antrazyt, 422Páginas: 354  | ISBN:  9788498886405 | Precio: 20,00 euros

El presente medieval

Tommaso di Carpegna Falconieri

ICARIA

Hoy más que nunca, el período medieval se presenta como un filón del que extraer modelos, ejemplos e identidades para entender el mundo actual. Desde la supuesta nueva cruzada entre el islam y Occidente, pasando por los cuentos de hadas y el tradicionalismo católico, el mercado turístico de las ferias «medievales» y el terrorista Breivik «el templario»; un viaje apasionante por nuestro Medievo contemporáneo.

Caracterizado como los «siglos oscuros», el Medievo se utiliza como un modelo perfecto para explicar a los «nuevos bárbaros», «el choque de civilizaciones» y el terror que produce que nuestro mundo esté próximo a acabarse. Cuando se lo considera, en cambio, como un tiempo de caballeros y de orígenes heroicos, el Medievo asume en la actualidad una función mítica para muchos grupos políticos y comunidades, que lo utilizan para afirmar su identidad original.

Esta actualización de la Edad Media, a menudo una «tradición inventada», se presenta bajo el nombre de medievalismo. Su análisis es una herramienta nueva para observar la sociedad contemporánea y las direcciones que está tomando.

PRÓLOGO

Es una gloriosa jornada de mayo, el sol brilla y las campanas de la catedral tocan sin cesar. Se han construido las empalizadas para los torneos y las tabernas han abierto sus batientes. Por todas partes hay un ir y venir de gente que se pasea entre las tiendas de los mercaderes, los vendedores de dulces, los malabaristas y los saltimbanquis. El alcalde, pequeño pero solemne, se está vistiendo para la ceremonia. Sus ropas son tan anchas que casi lo hacen desaparecer. Se pone una capa magna de un rojo encendido y un gran collar, lleva el bastón de mando y busca su hermoso sombrero plumado. Cuando finalmente lo encuentra, desciende por la calle acompañado de tocadores de trompa, soldados y ballesteros.

     A unas cien millas de allí, un hombre de larga barba acaba de terminar de dibujar un caballero con su cota de malla, con una cruz roja en la sobreveste. Observa el resultado y le complace. Más allá de las montañas, un joven con el pelo cortado al cero (aunque se ve que es rubio) se ha puesto una cota justamente igual a la que dibujó el hombre barbudo y se ha escondido, al acecho, en la maraña de matas del sotobosque. Más allá aún, hacia oriente, un niño de ojos verdes compra el pan. Cuenta el dinero y se lo entrega al panadero, que lo observa distraído antes de ponerlo a buen recaudo. En las monedas aparece representada la cabeza de un soberano que lleva una corona de flores de lis doradas. En otra parte, en otra feliz región del mundo, una chica de cabellos rubios y de vestido blanco canta una balada acompañándose con el arpa; narra una historia de amor, de muerte y de pasión. Aún más lejos, en una tierra casi cercana al Polo, un grupo de hombres bebe cerveza mientras se ríen. Los guerreros llevan escudos pintados y cascos con cuernos; las tiendas de su campamento tienen figuras de dragones esculpidas en los postes. En otro lugar, más allá del mar, u orador enfervorecido le habla a una atenta plaza: «¡Dios así lo quiere -grita a los presentes- es hora de proclamar la cruzada para salvar nuestra civilización y para difundirla por el mundo!». Y después hay un hombre que está vagando por las aulas de una universidad. Atrapa destellos de clases y de conversaciones y finalmente se sienta, exhausto, con la cabeza entre las manos, como una gárgola de Notre-Dame.

     Es una gloriosa mañana de mayo ¿pero qué año es? El alcalde desciende por la calle rodeado de una multitud de soldados, pero después se sube a un coche para alcanzar el cortejo que está a punto de partir del «centro histórico». El hombre de barba larga pone su dibujo en un escáner y contempla cómo reaparece en el ordenador; le servirá para confeccionar manifiestos. El chico escondido está jugando a la guerra, junto a otros alegres compañeros del bosque. Cuando termine de jugar, narrará su propia y emocionante aventura en su blog. El niño que compra el pan pagándolo con testas coronadas está empleando billetes de doscientos florines de la República de Hungría. La chica que canta la balada irlandesa es interrumpida por el inoportuno timbrazo de un móvil. Los vikingos de los cascos con cuernos están acampados en Australia y su cerveza va en lata; mientras que el orador grita en la plaza está conectado con medio mundo a través de la televisión y anuncia el nacimiento de una red social para reunir a los nuevos cruzados. El último personaje ha atravesado distintos peajes de autopista y ha cogido varios aviones hasta llegar finalmente al campus de una universidad de Michigan, donde escucha aleteos de palabras con la cabeza entre las manos como una gárgola. A través de no-lugares anónimos y completamente iguales entre sí, ha llegado a un lugar en el que se está hablando de una gran utopía. Esa utopía es la Edad Media.

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]

profile avatar

Tommaso di Carpegna Falconieri

Tommaso di Carpegna Falconieri es investigador y profesor de Historia Medieval en la Universidad de Urbino. Sus investigaciones se han centrado preferentemente en Historia de Roma, de la Iglesia romana y de la Italia central. Por otra parte, ha profundizado en el análisis de los testimonios históricos, sobre todo en relación a la falsedad y la impostura. Actualmente concentra su interés en la utilización política del Medievo en el mundo contemporáneo. Entre sus libros destacan Il clero di Roma nel medioevo (Viella, 2002), Cola di Rienzo (Salerno Editrice, 2002) y L'uomo che si credeva re di Francia (Laterza, 2005).www.tommasodicarpegna.it

Obras asociadas