Ficha técnica

Título: El concepto de ficción | Autor: Juan José Saer | Editorial: Rayo Verde | Colección: Ciclogénesis  | Páginas: 352  | ISBN: 978-84-16689-07-1 | Fecha: Octubre 2016 | Precio: 20.00 euros

El concepto de ficción

Juan José Saer

RAYO VERDE

El concepto de ficción es una obra intensa que abarca el conjunto completo de la producción ensayística de Juan José Saer sobre lo que es y debe ser escribir ficción.

Con una visión profunda y crítica, Saer establece diálogos inexistentes entre autores de una fuerza arrolladora indiscutible como William Faulkner, Alain Robbe-Grillet, Witold Gombrowicz, James Joyce, Marcel Proust, Howard Phillip Lovecraft, Henry James o Franz Kafka con Jorge Luis Borges, Juan L. Ortiz, Antonio Di Benedetto, José Hernández, Domingo Faustino Sarmiento y Adolfo Bioy Casares, para desarrollar su ideario sobre la narración y reflexionar sobre la literatura contemporánea.

Juan José Saer es uno de los escritores más interesantes y relevantes de la literatura contemporánea. En Rayo Verde hemos publicado ya cuatro libros: La pesquisa (2012), El entenado (2013), Nadie nada nunca (2014) y Glosa (2015); y hemos realizado esta guía sobre su Universo para acercar Saer al lector. Es habitual leer que Saer no es un autor para las masas, esto es porque es un escritor exigente con su lector, al que invita a la reflexión y al cuestionamiento. Eso es lo interesante de su narrativa, porque obliga al lector a crecer, a desarrollar una visión más profunda e intensa. El lector llegará más allá del texto o de la simple anécdota argumental gracias a los medios que se despliegan ante él y es así como la literatura de los relatos de Saer deviene intensa y excluyente, no admite rápidas lecturas, exige dedicación completa. Porque la literatura saeriana se basa, ante todo, en prestar atención al detalle.

 

PÁGINAS DEL LIBRO

Explicación

Los textos que contiene este libro abarcan un período de treinta y un años; los más antiguos fueron escritos en 1965; el más reciente, en 1996. El orden en el que están presentados es cronológico: van del presente al pasado. Buscar, releer y ordenar estas hojas polvorientas fue para mí la ocasión de efectuar un lento viaje en el tiempo, del que no vuelvo ni deprimido ni satisfecho: las cosas que pensaba hace treinta años sigo pensándolas ahora, pero puestas todas juntas no constituyen una teoría del relato de ficción, sino más bien una serie de normas personales para ayudarme a escribir alguna narración que justifique tantas páginas borroneadas.

     Si los llamo textos, es porque no sé qué otro nombre darles. Ensayos me parece demasiado pretencioso, y artículos inapropiado por la connotación periodística que tiene esa palabra. De todos estos trabajos, únicamente dos o tres aparecieron en diarios, número sensiblemente inferior al de los que fueron rechazados, en algunos casos hasta por los mismos órganos de prensa que los habían pedido. Pero aunque la publicación no siempre siguió al pedido y a la redacción, como a la fecundación y a la gestación sigue el nacimiento, una buena parte de estos textos fueron escritos por encargo. Los otros, salvo cuatro o cinco que contienen reflexiones generales, son simples notas de lectura, pretextos para discutir conmigo mismo ciertos aspectos de un oficio de lo más solitario. 

     Las escasas transgresiones al orden cronológico que pueden observarse deben ser consideradas como desplazamientos necesarios para hacer más evidentes las intenciones del conjunto y consolidar su coherencia. Es obvio que esa intención general es posterior a todos y a cada uno de los artículos y no presidió a la redacción de ninguno. Muchos estaban ya olvidados y otros, escritos hace más de un cuarto de siglo, nunca habían sido pasados a máquina. En dos o tres casos, ciertos párrafos, ilegibles o perdidos, debieron ser reconstituidos, y debo confesar que en algunos momentos el trabajo resultó tan engorroso, que únicamente la obstinación gratificante aunque inexplicable de mis editores por publicarlos me incitó a terminarlo.

     Salvo algunos retoques, algunas supresiones y casi ningún añadido, todos estos textos se publican hoy tal como estaban en su primera versión dactilografiada. El haberlos dejado intactos no es consecuencia de un respeto religioso hacia mí mismo, sino de la curiosidad artesana por saber cómo funcionarían, encerrados juntos en un libro, todos esos pequeños artefactos verbales. El resultado es claro: en treinta años, hay apenas un puñadito de ideas y muchas repeticiones. Y, créase o no, esa insistente pobreza es lo que a mi modo de ver con más razón los justifica.

París, 6 de marzo de 1997

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]

profile avatar

Juan José Saer

Juan José Saer. Serodino, 1937. París, 2005.Se dice de él que fue complejo y original, su estilo difícil de encasillar, su vasta obra considerada una de las máximas expresiones de la literatura moderna. Trabajó al margen de las tendencias o modas de su época, hecho que se refleja en la coherencia de sus creaciones. Él afirmó que «la patria de un escritor no es sino la infancia y la lengua» y desde París donde vivió más de 30 años insistía en recordarla en sus textos. Sus personajes dirían que los forzaba a teorizar y observar más que actuar, que recurría a ellos mismos en varias novelas porque así intercalaba unas historias en otras. Sus lectores aseguran que todas las verdades son cuestionables. «Escribir es sondear y reunir briznas o astillas de experiencia y de memoria para armar una imagen» Juan José Saer. Juan José Saer es uno de los ensayistas y novelistas más influyentes del siglo XX.

Obras asociadas