Ficha técnica

Título: Las relaciones peligrosas | Autor: Choderlos de Laclos  | Ilustraciones: Alejandra Acosta  | Traducción: David M. Copé  |  Editorial: Sexto Piso| Colección: Sexto Piso Ilustrado  |Año de publicación: enero 2016 |  ISBN: 978-84-16358-00-7 | Páginas:448 | Formato: 17 x 24 | Precio: 32 euros  | 

Las relaciones peligrosas

SEXTO PISO

«Esta novela quema como el hielo», dijo en su día el propio Charles Baudelaire, y no se equivocó en absoluto, pues en el corazón del relato anida un glaciar, y allí, en la gélida llama de los hielos perpetuos, arde todo: cuerpo, alma y sentimientos. Lo que le otorga a Las relaciones peligrosas su peculiar atmósfera es que en sus páginas se concitan la fiebre de la carne y la más metódica crueldad; lo volátil y lo fatal: las aventuras frívolas, los amores desgarrados no son sino los estudiados movimientos de una partida de ajedrez entre dos consumados libertinos, el vizconde de Valmont y la marquesa de Merteuil, cómplices y antiguos amantes, dos poderosos aliados y temibles contrincantes.

Valmont y Merteuil saben moverse como nadie entre los juegos de sociedad, que no son sino intrigas de poder, y conocen a la perfección la intrincada tela de araña de intereses y mentiras que rigen los salones y las alcobas. En las cenizas del deseo, ambos reinan incólumes, con una larga lista de conquistas a sus pies, si bien sus métodos son diferentes y habrán de verse fatalmente enfrentados, pues lo que empieza como una alianza se convertirá poco a poco, fruto del orgullo, los celos y los ingobernables designios de la atracción, en un enconado enfrentamiento que dejará tras de sí un oscuro reguero de destrucción. El control cederá su lugar al caos, y el amor, a la muerte.

Las ilustraciones de Alejandra Acosta expresan de la manera más sugerente la sordidez tanática que recorre, como aguas subterráneas, un mundo en el que se supone que todo es delicado, grácil y deslumbrante.

«Una obra epistolar única de la galantería, la perfidia y el refinamiento de la manipulación». Winston Manrique, El País

«Una de las novelas más importantes del siglo XVIII europeo y su influencia ha llegado hasta nuestros días manteniendo íntegra su popularidad». ABC

 

PRIMERA PARTE

CARTA 1
CÉCILE VOLANGES A SOPHIE CARNAY
en el convento de las ursulinas de…

Ya ves, mi buena amiga, que cumplo mi palabra y que los tocados y los pompones no ocupan todo mi tiempo; siempre me quedará un poco para ti. Y sin embargo, he visto más adornos en el día de hoy que durante los cuatro años que hemos pasado juntas; y creo que la soberbia Tanville pasará un peor rato con mi primera visita, que tengo toda la intención de solicitarle, que el que ella piensa que nos ha hecho sufrir a nosotras cada vez que ha venido a vernos in fiocchi. Mamá me ha consultado acerca de todo, me trata menos como a una interna que antes. Tengo una doncella a mi servicio, una habitación y dispongo de un gabinete, y te escribo en un secreter realmente bonito, del que me han entregado la llave y en el que puedo guardar lo que desee. Mamá me ha dicho que podré verla cada día, cuando se levante; que bastará con que esté peinada para comer, pues estaremos a solas en todo momento, y que entonces me dirá a qué hora debo reunirme con ella después del mediodía. El resto del tiempo queda a mi entera disposición: tengo mi arpa, mi dibujo y mis libros, como en el convento, con la diferencia de que la madre Perpétue no está allí para regañarme y puedo permanecer ociosa si así me apetece, pero como no tengo a mi Sophie para conversar y reír con ella, procuro mantenerme ocupada.

     Aún no son las cinco; no tengo que ir con mi madre hasta las siete: ¡cuánto tiempo para mí, si tuviera algo que contarte! Pero no me han dicho nada todavía; y si no fuera por todos los preparativos que veo ni por todas las oficialas que me visitan, creería que nadie piensa casarme, y que se trata de un desvarío más de la buena de Joséphine. Sin embargo, mamá a menudo me ha dicho que una dama debe permanecer en el convento hasta que se case, así que, como ella me hace salir ahora, Joséphine debe de estar en lo cierto a la fuerza.

/upload/fotos/obras/adelanto_las_relaciones_peligrosas9_med.jpg

/upload/fotos/obras/adelanto_las_relaciones_peligrosas10_med.jpg

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]