PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

miércoles, 28 de octubre de 2020 suscribirse a avances editoriales

Librería: escaparate de novedades

  • portada de 'Retrato de un matrimonio'
  • Ficha técnica

    Título: Retrato de un matrimonio | Autor: Nigel Nicolson|  Traducción: Óscar Luis Molina | Editorial: Lumen | Colección:  Narrativa | Género: Memorias y biografías | ISBN: 9788426418937| Páginas: 336 | Formato:  14,5 x 21 cm.| Encuadernación: Tapa dura con sobrecubierta |  PVP: 21,90 € | Publicación: 13 de Octubre de 2011
  • Biografía

'Retrato de un matrimonio'

Nigel Nicolson

LUMEN

La historia de uno de los matrimonios más peculiares y cultos de la alta sociedad inglesa del siglo xx.

El matrimonio en cuestión es el que formaron los escritores ingleses Vita Sackville-West y Harold Nicolson. Fue un matrimonio excéntrico, anticonvencional, escandoloso para la época. Vita era una aristócrata, íntima amiga de Virginia Woolf -quien se basó en ella para crear al personaje protagonista de Orlando-, novelista y apasionada de la jardinería.

Con su marido, restauraron y transformaron los jardines de la mansión Sissinghurst Castle, en el condado de Kent, hoy propiedad del National Trust. Aunque fue siempre un matrimonio bien avenido y tuvieron dos hijos, Nigel y Benedict, ambos eran bisexuales y tuvieron una vida sentimental paralela y tumultuosa. Este libro recoge, por una parte, una autobiografía que Vita dejó inconclusa a su muerte, en 1962, y que se escribió en un momento de crisis matrimonial, cuando la escritora vivía una intensa relación con Violet Treyfusis. Por otra, incluye el relato de Nigel Nicolson, el hijo mayor de la pareja, sobre la relación y los avatares de sus padres.

Retrato de matrimonio es la historia de una pareja, pero a través de sus ojos se perfilan los hombres y mujeres que formaban parte del grupo de Bloomsbury y descubrimos así el lado más insólito de la Inglaterra de principios del siglo xx.

 

PÁGINAS DEL LIBRO

23 de julio de 1920

En realidad no tengo derecho a escribir la verdad sobre mi vida, puesto que en ella se entrelaza, como es natural, la vida de muchos otros, pero lo hago movida por la necesidad de decir la verdad, porque no hay nadie que la conozca por completo. Puede que alguien sepa una parte y otro conozca otro fragmento; pero nadie tiene una idea cabal del conjunto. Una vez escrito esto, no se lo confiaré a nadie. Solo tengo plena confianza en una persona, en cuyas manos depositaría cada línea de esta confesión con la seguridad de que, después de atravesar este pantano -porque mi vida es un pantano, una ciénaga, un tremedal, una región engañosa con un único punto brillante en su centro, un punto donde siempre se encuentra él-, con la seguridad de que después de atravesarlo mantendrá intacta su estima por mí. Esta sería la única prueba de mi confianza, que se vería confirmada. No se lo mostraré a ella -¡peligrosa piedra de toque!-, que con solo ver estas pocas líneas me diría dónde reside la verdad. También yo sé dónde está, pero carezco de la fuerza necesaria para comprenderla; heme aquí en mitad de mi debilidad.

     He empezado a escribir sin haber reflexionado un minuto sobre la tarea que me propongo. ¿La terminaré algún día? ¿En qué circunstancias? La empiezo en la linde entre un bosque y un trigal maduro, con las tenues sombras de espigas y tallos proyectadas sobre las páginas. Bayas sin grano cuelgan detrás de mí, en el borde del bosque. Estoy tumbada sobre helechos verdes, entre florecillas amarillas y coloradas cuyos nombres desconozco. Estoy tan cerca del suelo que solo alcanzo a ver una espiga muy alta y tan firme que se agita en la brisa con un sonido semejante al frufrú de la seda. Todo el día he estado de mal humor, pero ya se ha desvanecido. Aquí y ahora no caben estados de ánimo ni variaciones temperamentales. Impera una sola presencia personal: Deméter.

     Ayer salí a navegar en un velero; el mar estaba embravecido y por un momento me asusté mucho, pero ojalá no me hubiera asustado, porque en teoría me gusta ver cómo la proa del barco se hunde en las olas, contemplar la espuma que salta sobre la cubierta y sentir a continuación la cara mojada y el sabor del agua salada en los labios. El del mar es un mundo completamente distinto. Posee un conjunto diferente de sonidos -el embate de las olas, el viento en la jarcia, los crujidos del casco, los gritos de la tripulación- y tenemos una suma distinta de deseos y preocupaciones: el deseo de que el barco se aquiete siquiera cinco minutos para así descansar del perpetuo balanceo, la preocupación de si el viento arreciará o amainará; la inmensa, sobrecogedora importancia del clima, del tiempo, en relación tanto con la comodidad como con el avance.

[Páginas del libro]


[Etiquetas: Memorias, biografías, matrimonio, sociedad inglesa, siglo xx]

Compartir:

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres