PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

martes, 15 de octubre de 2019 suscribirse a avances editoriales

Librería: escaparate de novedades

  • portada de 'La sociedad de la decepción'
  • Ficha técnica

    Título: La sociedad de la decepción | Autor: Gilles Lipovetsky | Traducción de: Antonio-Prometeo Moya | Editorial: Anagrama | Páginas: 128 | | Fecha de publicación: 22 de Mayo de 2008 | Precio:  € | ISBN: 978-84-339-6276-8
  • Foto de Gilles Lipovetsky
  • Biografía

'La sociedad de la decepción'

Gilles Lipovetsky

EDITORIAL ANAGRAMA 

La sociedad de la decepción recoge una larga y jugosa entrevista en la que el destacado sociólogo Gilles Lipovetsky contextualiza su formación intelectual, describe las últimas tendencias de la sociedad de la abundancia y expone por primera vez un ideario moral que permite conocer su posición frente a los problemas actuales y comprender en profundidad las distintas perspectivas presentes en los ambiciosos análisis de La felicidad paradójica, su libro inmediatamente anterior. Lipovetsky se confiesa testigo de su época, no necesariamente partidario de la política que fomenta su dinámica. «El momento actual -dice- se caracteriza por la desmitificación del futuro.» Los sueños del progreso hace tiempo que produjeron monstruos y las instituciones despiertan desconfianza. «Dado que se prolongan las esperas democráticas de justicia y bienestar, en nuestra época prosperan el desasosiego y el desengaño, la decepción y la angustia.» Es el precio de la democracia, como ya vaticinaba Tocqueville. Pero la entidad que promete la felicidad del ciudadano no es la democracia: ésta sólo garantiza la libertad del individuo. Es el capitalismo consumista el que dice que el derecho a desear es el derecho a quedar satisfecho. Lipovetsky prevé el aumento del malestar (se han multiplicado los suicidios y las psicopatologías), pero también cree que el consumo se cansará de sí mismo y dará paso a una cultura más sobria. El capitalismo siempre tiene enemigos y no deja de producir anticuerpos, unos más eficaces que otros, según las épocas: en la nuestra cabe señalar el voluntariado, las ONG, el ecologismo responsable, la idea del comercio justo y la del desarrollo sostenible. La prosperidad y la abundancia también han generado reflexión sobre el derroche y el desamparo de los más débiles. El mercado ha conseguido transmutar los valores y los sentimientos, pero no comercializarlos del todo.

«Intérprete ultralúcido de nuestro tiempo, el filósofo escritor nos muestra aquí que la modernidad tiene dos caras, una decepcionante y otra lúdica, una desesperante y otra frívola, y que con esta paradoja la democracia se cansa y se vuelve "blanda"» (Influencia).

«La búsqueda permanente de la "calidad de vida" dentro de todos los dominios de la existencia, tanto pública como privada, crea una espiral de decepción que expone al individuo a la ansiedad y la frustración. Como resultado de esta espiral, Gilles Lipovetsky señala la existencia de un desencantamiento democrático que se traduce no tanto por una auténtica despolitización como por la metamorfosis de las relaciones de la política, notablemente marcada por la irrupción de las lógicas consumistas en el ejercicio mismo de la ciudadanidad» (Baptiste David, Page).

LA ESPIRAL DE LA DECEPCIÓN

Gilles Lipovetsky, a juzgar por la acogida de sus obras y a pesar del título de la primera, La era del vacío, parece que lo que domina en usted es el optimismo. Incluso se le ha reprochado que no se interese por los problemas de la vida social actual. Sin embargo, en sus dos últimos libros, Los tiempos hipermodernos y La felicidad paradójica, hay un pesimismo latente, como si le inquietase por dónde va el mundo. ¿Qué piensa usted?

Quizá sea útil recordar el contexto intelectual en que escribí La era del vacío. A fines de los años setenta y principios de los ochenta, el marxismo estaba en el centro de la palestra intelectual. Los problemas de la «falsa conciencia», la alienación y la manipulación estaban a la orden del día. Siguiendo a otros investigadores o coincidiendo con ellos (Louis Dumont, Claude Lefort, François Furet, Marcel Gauchet, Luc Ferry, Alain Renaut), estas recetas me resultaban cada vez más inútiles para comprender el funcionamiento de las sociedades desarrolladas. La relectura de Tocqueville desempeñó aquí un papel crucial, puesto que permitía analizar la sociedad democrática e individualista como algo más que un epifenómeno sin consistencia o la expresión pura de la economía capitalista. Así, siguiendo este camino, me dediqué a descifrar la nueva configuración de las sociedades democráticas, transformadas en profundidad por lo que llamé «segunda revolución democrática».

Eso iba contra los análisis de Foucault, pero también contra los de los situacionistas, que insistían en la programación tentacular de los cuerpos y las almas.

Totalmente. Allí donde estos autores y muchos otros denunciaban, bajo las imposturas de la democracia liberal, el control totalitario de la existencia, yo destacaba el nuevo lugar del individuo-agente, la fuerza autonomizadora subjetiva impulsada por la segunda modernidad, la del consumo, el ocio, el bienestar de masas. Ya no era apropiado interpretar nuestra sociedad como una máquina de disciplina, de control y de condicionamiento generalizado, mientras la vida privada y pública parecía más libre, más abierta, más estructurada por las opciones y juicios individuales. Contra las escuelas de la sospecha, quise destacar el proceso de liberación del individuo, en relación con las imposiciones colectivas, que se concretaba en la liberación sexual, la emancipación de las costumbres, la ruptura del compromiso ideológico, la vida «a la carta». El hedonismo de la sociedad de consumo había sacudido los cimientos del orden autoritario, disciplinario y moralista: La era del vacío proponía un esquema interpretativo de esta «corriente de aire fresco», de esta «descrispación» -término giscardiano-, que se observaba en las formas de vida, en la educación, en los papeles sexuales, en la relación con la política. De ahí la impresión de optimismo que produjo este primer libro, y los que le siguieron.

[Principio del libro en PDF]


[Etiquetas: ensayo]

Compartir:

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2019 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres