PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

sábado, 23 de marzo de 2019 suscribirse a avances editoriales

Librería: escaparate de novedades

  • portada de 'El retorno de la historia y el fin de los sueños'
  • Ficha técnica

    Título: El retorno de la historia y el fin de los sueños | Autor: Robert Kagan | Editorial: Taurus | Género: Ensayo | Fecha de publicación:  mayo de 2008

  • Foto de Robert Kagan
  • Biografía

'El retorno de la historia y el fin de los sueños'

Robert Kagan

EDITORIAL TAURUS 

La idea, dominante a principios de los años noventa, de que el mundo había llegado a una era de concordia mundial ha resultado ser errónea: hemos entrado de pleno en un periodo de divergencia. Los expertos en ciencia política, de acuerdo con una visión determinista de la historia, hablaban de una dialéctica global que imaginaban como una batalla ideológica con sucesivas etapas que culminaría definitiva e ineludiblemente en el orden liberal y democrático internacional.

En los años inmediatamente posteriores a la Guerra Fría, el derrumbamiento del imperio comunista y la aparente llegada de la democracia a Rusia auguraban una nueva era de convergencia mundial. Los grandes adversarios de la Guerra Fría compartían repentinamente numerosos objetivos, incluido el deseo de integración política y económica. En ese contexto, el optimismo era comprensible.

Hoy en día, la reaparición de grandes potencias autocráticas y la fuerza reaccionaria del radicalismo islámico han debilitado ese orden liberal, y amenazan con debilitarlo más aún en las próximas décadas. Robert Kagan, uno de los más notables expertos en política mundial y autor de Poder y debilidad, demuestra que el avance hacia el liberalismo era contingente y que la gran falacia de nuestra era ha consistido en creer que ese orden respondía al simple triunfo de la mejor visión del mundo, o al desarrollo natural del progreso humano. 

Principio del libro

El mundo ha vuelto a la normalidad. Los años inmediatamente posteriores al final de la Guerra Fría ofrecían una prometedora visión de un nuevo tipo de orden internacional, en el que los Estados-nación se unificaban o desaparecían, los conflictos ideológicos se disolvían, las culturas se entremezclaban y había una libertad creciente en el comercio y en las comunicaciones. El mundo democrático moderno quería creer que el fin de la Guerra Fría no sólo cerraba un conflicto estratégico e ideológico, sino todos los conflictos estratégicos e ideológicos. La gente y sus líderes ansiaban «un mundo transformado».

Pero era un espejismo. El mundo no se ha transformado. En casi todas partes el Estadonación sigue siendo tan fuerte como siempre, al igual que las ambiciones nacionalistas, las pasiones y la competencia entre naciones que han ido dando forma a la historia. Estados Unidos queda como única superpotencia. Pero la competencia internacional entre las grandes potencias ha vuelto, y Rusia, China, la Unión Europea, Japón, India, Irán, Estados Unidos y otros países rivalizan por el predominio regional. Las disputas por el estatus y la influencia en el mundo vuelven a ser rasgos principales de la escena internacional. El viejo antagonismo entre liberalismo y autocracia también ha  resurgido, y las grandes potencias del mundo se alinean cada vez más de acuerdo con la naturaleza de sus regímenes. Y se ha reavivado una disputa aún más antigua entre los islamistas radicales y las culturas y potencias modernas y laicas: aquéllos consideran que éstas han dominado, penetrado y contaminado su mundo islámico. Dado que esos tres conflictos se combinan y colisionan entre sí, la esperanza de una nueva era de convergencia internacional se va desvaneciendo. Hemos entrado en una era de divergencia.

Al haberse disuelto los sueños de la era inmediatamente posterior a la Guerra Fría, el mundo democrático tendrá que decidir cómo reaccionar. En los últimos años, a medida que han ido emergiendo las autocracias de Rusia y de China y a medida que los islamistas radicales han llevado adelante su ofensiva, las democracias se han visto divididas y distraídas tanto por asuntos profundos como por cuestiones superfluas. Se han cuestionado su razón de ser y su moral, han debatido sobre el poder y la ética y se han criticado recíprocamente sus defectos. La desunión ha debilitado y ha desmoralizado a las democracias justo cuando menos podían permitírselo. La historia ha vuelto, y las democracias tienen que unirse para darle forma, ya que de lo contrario serán los demás quienes se la den en su lugar.

[Principio del libro en PDF]


[Etiquetas: ensayo]

Compartir:

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2019 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres