PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

miércoles, 2 de diciembre de 2020 suscribirse a avances editoriales

Librería: escaparate de novedades

  • portada de 'La pesca de la trucha en América'
  • Ficha técnica

    Título: La pesca de la trucha en América | Título original: Trout fishing in America | Autor: Richard Gary Brautigan| Editorial: Blackie Books | ISBN: 978-84-937362-5-5 | EAN: 9788493736255 | Páginas: 172 | Formato:  14 x 21 cm. | Encuadernación: Tapa dura | PVP: 19,00 € | Publicación: Abril de 2010
  • Foto de Richard Gary Brautigan
  • Biografía

'La pesca de la trucha en América'

Richard Gary Brautigan

EDITORIAL BLACKIE BOOKS

Richard Brautigan (1935-1984) dijo una vez que su lugar en la historia -de la literatura, del mundo-, es decir, en la foto panorámica de la historia, era el lugar de las nubes. Suponemos que se refería a la parte más bonita de las fotos con nubes, pero podría tratarse de ese limbo donde, en efecto, quedaría atrapada hasta ahora la edición española de La pesca de la trucha en América, aunque gracias a este enorme librito errante más de uno llegara a imaginar el día en que se escribirían «brautigans» en lugar de novelas.

Quien no lo haya leído aún y se haga con un ejemplar puede estar tranquilo: habrá conjurado la eventualidad de no descubrir nunca lo mucho que Brautigan supo hacer con tan poco. Desde luego, el escéptico podría preguntar quién se acuerda ya de este autor aunque, por nombrar a uno entre muchos, Murakami reconozca en él a un precursor y La pesca... vendiera más de dos millones de ejemplares en su momento. Habrá, pues, quien opine que sus escritos pertenecen al pasado, al igual que el espíritu con el que se le identififi ca: el hippismo y la contracultura americana de Dylan o Ginsberg. Pero Brautigan podría haber sintonizado con nuestra época si no se hubiese pegado un tiro. Por algo se ha dicho que su obra incluso anuncia a autores tan dispares como Raymond Carver o David Foster Wallace.

Heredero sentimental de Hemingway, con un humor que bebe de Mark Twain y una vena filosófica que entronca con Emerson y Thoreau, Brautigan emprende en este libro un viaje emocional y espiritual por una época idealizada en su memoria y en la historia, componiendo un extenso poema en prosa, humorístico y melancólico, profundo y travieso, absurdo en el relato de lo cotidiano y, sobre todo, resistente al análisis y la clasifificación. No obstante, que sea el lector quien decida. Porque, tal vez, la prueba de la grandeza de Brautigan sean las pasiones encontradas que siempre ha despertado y que, con un poco de suerte, seguirá despertando.

 

TOCA MADERA
(PRIMERA PARTE) 

De niño ¿cuándo fue la primera vez que oí hablar de la pesca de la trucha en América? ¿Y a quién? Creo que fue a un padrastro que tuve.

   Verano de 1942.

   El muy borrachín me habló de la pesca de la trucha. Cuando era capaz de hablar, tenía una manera de describir las truchas que hacía que pareciesen un metal precioso e inteligente.

   Plateado no es un buen adjetivo para describir lo que sentí cuando me habló de la pesca de la trucha.

   Me gustaría poder expresarlo bien.
   Quizás acero de trucha. Acero hecho con trucha.

El río cristalino y cargado de nieve que se comporta como una forja y calor.

   Imaginad Pittsburgh.

   Un acero obtenido de la trucha, utilizado en la construcción de edificios, trenes y túneles.

   ¡El Andrew Carnegie de las truchas!

 

La respuesta de La Pesca de la Trucha en América:

 

   Recuerdo con particular regocijo a una serie de gente con sombrero de tres picos pescando al alba. 

 

TOCAMA DERA
(SEGUNDA PARTE) 

Una tarde de primavera, siendo yo niño en la extraña ciudad de Portland, bajé caminando hasta un cruce singular y vi una hilera de casas antiguas, amontonadas como focas sobre un peñasco. Luego venía un largo campo que seguía la suave pendiente de una colina. El campo estaba cubierto de hierba verde y arbustos. En la cima de la colina crecía un bosquecillo de árboles espigados y oscuros. Desde lejos vi una cascada que caía por la ladera, larga y blanca, y casi pude sentir su fría salpicadura.

   Debe de haber un arroyo por ahí, pensé, y es probable que haya trucha.

   Truchas. 

[Principio del libro]


Compartir:

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres