PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

martes, 14 de julio de 2020 suscribirse a avances editoriales

Librería: escaparate de novedades

  • portada de 'Fantasías animadas'
  • Ficha técnica

    Título: Fantasías animadas | Autor: Berta Marsé Hoyas   | Editorial: Anagrama  | ISBN: 978-84-339-7203-3 | Colección: Narrativas Hispánicas | Precio: 17 euros  | Páginas: 248 

  • Foto de Berta Marsé Hoyas
  • Biografía

'Fantasías animadas'

Berta Marsé Hoyas

EDITORIAL ANAGRAMA

 El caso es que fantaseamos, ya sea desde el aburrimiento o desde la nostalgia, desde la vergüenza, la envidia, el miedo o el deseo de venganza. Y es que por mucho que las creamos olvidadas, por mucho que las ignoremos, las fantasías de evasión siguen ahí, en el trastero de la mente, esperando el momento oportuno para hacer su aparatosa entrada en escena. Fantaseemos entonces hasta que la realidad se nos imponga y nos golpee, o nos decepcione, como suele pasar con las cosas que se construyen al dictado de la imaginación. Luego, al menos, cuando cerremos los ojos, sabremos lo que vamos a ver.

Presentación en forma de cápsulas de estas Fantasías animadas de ayer y de hoy:

- Quince ajustados minutos de cachondeo sin tregua, eso es lo que dura y ofrece cada capítulo de Los Pons, una comedia animada que triunfa en televisión durante la década de los 80. A Javier Pons le divierten a rabiar, pero esa misma rabia se le vuelve en contra cuando advierte que es algo más que un fan entre un millón.

- ¿Qué impulsa a Eva a ocultar a su amiga del alma lo de don Vito, y a mentir hasta sus últimas consecuencias? ¿Qué la lleva a apartarse de su familia y caminar sola, y a oscuras, en dirección al desastre? ¿La vergüenza? ¿La cobardía? ¿La mala conciencia? 

- Cinco amigas se reúnen de vez en cuando para cenar y hablar de sus cosas, y sobre todo de las de otros. Modesto, el camarero, sabe que faltar a la cita o retrasarse no es nada recomendable.

- Los Reyes Magos traen un colmado impresionante a la vecinita de arriba. Las vecinitas de abajo se mueren de envidia. Sueñan con el instante en que le pondrán las zarpas encima. El momento anhelado llega, y con él el último peaje de su primera infancia.

- Parece una fantasía paranoica, pero lo cierto es que todo concuerda, todo coincide con torturante exactitud, escena por escena, recuerdo por recuerdo. Rosa no necesita más pruebas: por increíble que parezca, está reviviendo todo lo que se cuenta en una famosa película de Roman Polanski.

- La tarde empieza mal, y sigue su curso. Lo mejor es no bajar la guardia, no malgastar fuerzas en estupideces, tirar adelante con todo hasta el final del día. Si es verdad que el éxito no es más que un malentendido, lo único que cuenta y que compensa es resistir.

- Su mente viaja hacia un lugar en el que, alguna vez, se sintió plenamente feliz. Al final de ese camino espera la muerte. Pero a Pina no le importa ni le interesa ni cuándo ni cómo, porque, cuando eso suceda, ella ya no estará allí.

Después de su libro de cuentos En jaque, un excelente debut, muy bien acogido por la crítica, Berta Marsé se confirma con estas Fantasías animadas, su segundo libro, como una maestra del género.

 

El bebé de Rosa

 

                                                                   Claro que la imaginación siempre puede

                                                      abrir cualquier puerta, girar la llave y dejar paso

                                                      al terror.

                                                                               TRUMAN CAPOTE, A sangre fría

 

    Hay una urbanización fortificada, en las afueras de la ciudad, a veinte kilómetros hacia el interior, entre un polígono industrial y un balneario de aguas termales, que ostenta el nombre de Los Pinos Verdes, aunque no hay un solo pino, ni verde ni morado, en cinco mil metros cuadrados a la redonda. La urbanización consta de doce casas idénticas de estilo colonial, adosadas la una a la otra en una franja de terreno rectangular. Por delante, jardín comunitario con piscina entre moreras. Jardincito privado por detrás, al fondo del cual se yergue una palmera enana y torcida, junto a una barbacoa rústica. Para acceder a la urbanización es imprescindible tener una llave, o bien llamar a los porteros automáticos que hay junto a los buzones, en la verja de hierro que abrocha los gruesos muros que la circundan.

    Y eso es exactamente lo que acaba de hacer la joven pareja que ahora mismo, junto a las puertas abiertas del coche, brazos en jarras, ojos al cielo, espera de las alturas la señal de entrada a Los Pinos Verdes, un oasis amurallado en la periferia industrial de una gran ciudad.

[Primeras páginas]


[Etiquetas: novela]

Compartir:

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres