PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

jueves, 2 de abril de 2020 suscribirse a avances editoriales

Librería: escaparate de novedades

  • portada de 'Viaje a la revolución'
  • Ficha técnica

    Título: Viaje a la revolución | Autor: Bertrand Russell | Traducción: Juan Carlos García Borrón y Vicente Campos González | Edición al cuidado de: Aurelio Major | Editorial: Ariel | Colección: Ariel 75 Aniversario | Formato: 14,5 x 23 cm. | Presentación: Rústica con solapas | Fecha: octubre 2017 | ISBN: 978-84-344-2702-0 | Precio: 14,95 euros 

     

  • Foto de Bertrand Russell
  • Biografía

'Viaje a la revolución'

Bertrand Russell

ARIEL

Para Bertrand Russell la Revolución Rusa es uno de los grandes acontecimientos heroicos de la historia del mundo, de importancia aún mayor que la Revolución Francesa, pues además de cambiar la vida cotidiana y la estructura de la sociedad, ha cambiado las creencias de los hombres.

Russell fue en un principio admirador de la Revolución de 1917. En 1920 viajó a Rusia y mantuvo encuentros personales con Lenin y Gorki, recorrió Moscú y el Volga, habló con los campesinos. Pero desde su profundo anticapitalismo entrevió los excesos doctrinarios que asomaban en el régimen y que al cabo desembocarían en una atroz dictadura opuesta a sus ideales socialistas. A su regreso escribió Práctica y teoría del bolchevismo, un libro clarividente y de intacta vigencia, en el que el rígido fanatismo bolchevique, encarnado por Lenin, es comparado con el fanatismo musulmán o cristiano.

El presente volumen no sólo recoge la segunda edición revisada por Russell de ese libro, sino el detallado y revelador diario inédito de aquel viaje, así como las cartas dirigidas a la actriz Colette O'Neil al respecto. El conjunto cierra con una lúcida crítica al poder emergente de los Estados Unidos hace casi un siglo, y con su célebre conferencia en defensa del pensamiento libre frente a la propaganda de cualquier signo.

Si la actitud filosófica más auténtica no consiste en ordenar las creencias recibidas sino en ponerlas a prueba, Bertrand Russell ejemplifica, en la vertiente de su obra como intelectual que influye en la cosa pública, al filósofo que cuestiona cualquier pretendida verdad que no haya sido debidamente analizada y comprobada por la propia razón. La función social de esa crítica racional permanente es contraria a toda ideología.

 

 I
Lo que se espera del bolchevismo


Para entender el bolchevismo no basta con conocer hechos; es también necesario entrar con simpatía o imaginación en el nuevo espíritu. Lo más importante que han hecho los bolcheviques es la creación de una esperanza o, en todo caso, la extensión y vigorización de una esperanza que antiguamente estaba confinada a unos pocos. Ese aspecto del movimiento es tan fácil de captar a distancia como en la misma Rusia, quizás incluso más fácil, porque, en Rusia, las circunstancias presentes tienden a oscurecer la visión del futuro distante. Pero la situación actual de Rusia sólo se entiende superficialmente si olvidamos la esperanza que es la fuerza motriz del todo. Tal cosa sería como describir la Tebaida1 sin mencionar que los eremitas esperaban la beatitud eterna como recompensa de sus sacrificios aquí en la tierra.

No puedo compartir las esperanzas de los bolcheviques más de lo que comparto las de los anacoretas egipcios; considero ambas cosas ilusiones trágicas, destinadas a echar sobre el mundo siglos de oscuridad y violencias estériles. Los principios del Sermón de la Montaña son admirables, pero su efecto sobre la naturaleza humana común fue muy diferente del pretendido. Los que seguían a Cristo no aprendieron a amar a sus enemigos o a ofrecer la otra mejilla. Aprendieron en cambio a utilizar la Inquisición y la hoguera, a someter el intelecto humano al yugo de un sacerdocio ignorante e intolerante, a degradar el arte y a extinguir la ciencia durante mil años. Aquéllos fueron los resultados inevitables, no de la doctrina, sino de la creencia fanática en la doctrina. Las esperanzas que inspiran al comunismo son, en lo principal, tan admirables como las comunicadas por el Sermón de la Montaña, pero han sido sostenidas con el mismo fanatismo, y es probable que produzcan un daño parecido. La crueldad acecha en nuestros instintos, y el fanatismo es un camuflaje de la crueldad. Los fanáticos no suelen ser genuinamente humanitarios, y los que sinceramente temen la crueldad se resistirán a adoptar un credo fanático. No sé si puede evitarse que el bolchevismo adquiera un poder universal. Pero, aunque no lo alcance, estoy persuadido de que los que se alzan contra aquél, no por apego a la antigua injusticia, sino en nombre de la libertad de espíritu del Hombre, serán los portadores de la semilla del progreso, de la que, cuando se cumpla la gestación del mundo, nacerá nueva vida.

 

 

[Adelanto del libro en PDF]


[Etiquetas: Viaje a la revolución, Bertrand Russell, Ariel, filosofía, bolquevique, revolución, rusos, comunismo, capitalismo, politica, ]

Compartir:

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres