PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

viernes, 20 de octubre de 2017 suscribirse a avances editoriales

Librería: escaparate de novedades

  • portada de 'En busca de la isla esmeralda'
  • Ficha técnica

    Título: En busca de la isla esmeralda. Diccionario sentimental de la cultura irlandesa | Autor: Antonio Rivero Taravillo | Editorial: Fórcola | Colección:  Periplos, 29 | Páginas:  440 | Dimensiones: 13 x 21 cm. | ISBN: 978-84-16247-86-8   | Fecha: septiembre 2017 | Precio: 24,50 euros
  • Foto de Antonio Rivero Taravillo
  • Biografía

'En busca de la isla esmeralda'

Antonio Rivero Taravillo

FÓRCOLA

Antonio Rivero Taravillo, con este diccionario de la cultura irlandesa, hace honor a L. Sterne y al rasgo más irlandés por antonomasia: la fascinación por la palabra y la capacidad de fascinar mediante ella.

Irlanda, «isla de santos y sabios» -en palabras de James Joyce-, también es tierra de poetas y filósofos, y cuenta con una historia milenaria, un paisaje impresionante, una exuberante literatura y una excepcional tradición musical, lo que la singulariza como un lugar mítico y mágico, que conoce en profundidad el poeta y traductor Antonio Rivero Taravillo. En busca de la Isla Esmeralda no es un libro más de consulta sobre Irlanda, sino el testimonio personal de una prolongada pasión.

Se trata de un diccionario de autor -lleno de caprichos y curiosidades, también de ausencias y lagunas, y que incurre en inevitables y sugerentes circunloquios, saltos de una lengua a otra y alguna que otra reiteración- que propone un amplio y detallado viaje por la cultura irlandesa, en decenas de entradas, adaptable al ritmo y voluntad de cada cual: de los monumentos megalíticos a los deportes gaélicos; de la emigración que desoló pueblos enteros a los asentamientos en otros continentes; de los protagonistas de viejas epopeyas a los poetas actuales; de los románticos dirigentes del siglo XIX a los revolucionarios del siglo XX.

En esta pequeña enciclopedia encontrará el lector entradas sobre Oscar Wilde y James Joyce, san Patricio y san Columba, y el whiskey, Maureen O'Hara y Flann O'Brien, los policías de Nueva York y la cantante Enya. En sus páginas no faltan menciones a la Armada Invencible o el Levantamiento de Pascua de 1916, los relatos de fantasmas o el símbolo del arpa, junto con otros sucesos históricos, temas políticos, vidas de santos y poetas, y crónicas musicales. Con buenas dosis de humor, en una feliz combinación de amenidad y erudición, este libro hará las delicias de cuantos comparten la «hibernofilia» -el amor por Irlanda-,  al tiempo que servirá como inmejorable guía para quien se inicie en el conocimiento de esa ínsula extraña, patria de la fantasía y la imaginación.

 

INTRODUCCIÓN

Hibernofilia

«Para mí Irlanda es un país de gente esencialmente buena, naturalmente cristiana, arrebatados por la curiosa pasión de ser incesantemente irlandeses», manifestó Borges en Atlas, su libro trashumante escrito en colaboración con María Kodama. Sea como fuere, se trata de un país que resulta altamente atractivo para muchos, una nación cordial que suscita casi unánime entusiasmo alrededor de su paisaje, su música, su literatura y esa población a la que se refería Borges. Bien puede hablarse de hibernofilia, una enfermedad leve y rara vez mortal (salvo en casos de alcoholismo recalcitrante) que aqueja a numerosísimas personas en todo el mundo, una grata pandemia que no ataca exclusivamente a las varias decenas de millones que reivindican su ascendencia irlandesa en países tan alejados como los Estados Unidos, Argentina o Australia. A diferencia de otras naciones que se han basado en un proyecto en común o un imperio, Irlanda apela al terruño, no a la dilatación de fronteras, sino a la contracción del sentimiento. En una entrevista con Jody Allen Randolph, el escritor Colm Tóibín dijo: «Irlanda es un constructo, y creo que podría merecer la pena deconstruirla. Como cualquier nación, es una comunidad imaginada más que una comunidad. Pero hay unas cuantas calles de Enniscorthy y una franja de la costa de Wexford que significan algo para mí. Creo en ellas y puedo soñar con ellas...». Cómo recuerda esta frase al poema «Alta traición», de José Emilio Pacheco, donde tras decir éste que no ama a su patria, esa noción un tanto deslavazada y abstracta, añade: «Pero (aunque suene mal) / daría la vida / por diez lugares suyos, / cierta gente, / puertos, bosques de pinos, / fortalezas, una ciudad deshecha, / gris, monstruosa, / varias figuras de su historia, / montañas / -y tres o cuatro ríos». Realmente, parece que el mexicano está hablando de la Irlanda de Tóibín. 

[Principio del libro]


[Etiquetas: En busca de la isla esmeralda. Diccionario sentimental de la cultura irlandesa, Taravillo, Fórcola, Irlanda, diccionario]

Compartir:

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2017 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres