PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

miércoles, 28 de octubre de 2020 suscribirse a avances editoriales

Librería: escaparate de novedades

  • portada de 'Arenas Blancas'
  • Ficha técnica

    Título: Arenas blancas | Autor: Geoff Dyer | Editorial: Literatura Random House | Formato: Tapa blanda con solapa | Páginas: 208 | Medidas: 136 X 229 mm | ISBN: 9788439732914 | Fecha: jun-2017| Precio: 17.90 euros | Ebook: 8,99 euros 

  • Foto de Geoff Dyer
  • Biografía

'Arenas Blancas'

Geoff Dyer

LITERATURA RANDOM HOUSE

Geoff Dyer, viajero incomparable, en esta ocasión nos invita a acompañarle en un paseo único por diez lugares fascinantes del planeta, un recorrido en el que seremos testigos de sus experiencias en localizaciones muy dispares. En su exploración creativa de los espacios, pero también del tiempo y la memoria, el autor busca dar respuesta, ante todo, a una pregunta: por qué viajamos.

Y mientras le seguimos en esta búsqueda, visitamos la Ciudad Prohibida de Pekín de la mano de una sospechosa guía turística por la que el autor sentirá debilidadnos adentramos en el Campo de relámpagosde Nuevo México, perseguimos el fantasma de Gauguin por la Polinesia francesa, localizamos el paradero de la casa en Los Ángeles de un célebre filósofo o sufrimos por las posibles consecuencias de haber recogido a un autoestopista en el desierto de Arenas Blancas.

En este libro Dyer hace acopio de su habitual humor y perspicacia, y nos cautiva una vez más con su estilo inconfundible y enérgico, para ir más allá de la mera crónica de viajes. Mezcla de memorias, ensayo, crítica y ficción, este libro es a la vez un hermoso homenaje al mundo del arte y de la literatura y, en definitiva, una reflexión sobre las grandes cuestiones: de dónde venimos, quiénes somos, adónde vamos.

Reseñas:
«Dyer es una máquina de mirar, y así sus ficciones y no ficciones son instrucciones para ver más y mejor.»
Rodrigo Fresán, ABC

«Leer a Dyer es parecido al entusiasmo súbito y al optimismo que sientes cuando acabas de hacer un nuevo amigo, alguien tan bobo como tú pero a la vez más inteligente, en cuya compañía sabes que viajarás a través de la vida de una forma más errante, intensa y alegre.»
The Daily Telegraph

«Si el propio Chéjov hubiera leído este libro, al llegar al capítulo de Arenas Blancas incluso él se hubiera estremecido por una fraternal envidia.»
Jan Morris, The Spectator

«De una elocuencia incomparable [...] la acción real se encuentra en la vívida relación entre la mente deDyer y el mundo exterior [...] una parte esencial de viajar es la sensación inevitable de que, sea donde sea que te hayas metido, no se parece a lo que esperabas que sería, del mismo modo que uno nunca es, al menos completamente, el viajero que uno creía ser.»
Lev Grossman, Time

«A la mirada de Dyer no se le escapa nada, y su cerebro emite descargas tan brillantes como el Campo de relámpagos en una noche de tormenta.»
Peter Conrad, The Observer

 

 

1


Cerca de mis colegios de primaria y secundaria, en la pequeña ciudad donde crecí (Cheltenham, Gloucestershire), había un gran parque de recreo. Durante el período escolar jugábamos allí a la hora del almuerzo; en las vacaciones estivales, nos pasábamos tardes enteras jugando al fútbol. En un rincón del parque se levantaba lo que nosotros llamábamos la Chepa: un montículo de tierra compacta con varios árboles (lo único que quedaba, presumiblemente, del terreno que se había despejado y allanado para crear el parque; eso o, poco probable dado el tamaño de los árboles, el lugar donde se habían amontonando los detritos del proceso de construcción). La Chepa era el centro de todos los juegos salvo el fútbol y el críquet. Fue el primer lugar de mi paisaje personal con una importancia especial. Era el lugar al que nos dirigíamos en toda clase de juegos: la fortaleza que asaltar, la cabeza de playa que tomar (por entonces, todos los juegos eran bélicos). Era más de lo que era, más de lo que lo llamábamos. Si hubiéramos decidido tomar peyote o prenderle fuego a un compañero de clase, lo habríamos hecho allí. 

¿DÓNDE? ¿QUÉ? ¿DÓNDE?

En el curso de una escala aérea en el aeropuerto de Los Ángeles, entre dos vuelos de larga distancia de Londres a la Polinesia Francesa, adonde viajaba para escribir sobre Gauguin y el atractivo de lo exótico en conmemoración del centenario de su muerte, perdí mi principal fuente de información y referencia: la biografía del pintor escrita por David Sweetman. El pánico en el que me sumió esta pérdida aciaga, irreparable e inexplicable, fue remitiendo gradualmente, dando paso a un ánimo de húmeda resignación que amenazaba con empañar todo el viaje. Privado de esta obra esencial -y en ocasiones la pérdida es una forma de robo, incluso cuando es pura culpa del perjudicado-, dediqué gran parte del tiempo libre que pasé en Tahití a tratar de sacar algo bueno de dicha pérdida, anotando cuanto recordaba de la vida y la obra de Gauguin a partir de mis lecturas de Sweetman y otros historiadores del arte.

 

[Adelanto del libro en PDF]


[Etiquetas: Arenas Blancas, Geoff Dyer, LIteratura Random House, Viajes, diario, reflexión, crónica, memorias, ensayo, arte, literatura, ]

Compartir:

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres