PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

jueves, 20 de julio de 2017 suscribirse a avances editoriales

Librería: escaparate de novedades

  • portada de 'Ruiseñores de Inglaterra'
  • Ficha técnica

    Título: Ruiseñores de Inglaterra |  Selección, prólogo y traducción: José María Álvarez |  Editorial: Sexto Piso| Colección: Narrativa Sexto Piso | Año de publicación: mayo 2017 |  ISBN: 978-84-16677-49-8 |  Páginas: 328 | Formato: 13 x 20
  • Biografía

'Ruiseñores de Inglaterra'

José María Álvarez

SEXTO PISO

El libro de Exeter, el alba chauceriana elogiaron ya al «antiguo cantor». Sin duda es el pájaro del Reino Unido, aunque la alondra ilustre más páginas; pero son del ruiseñor los más altos acentos y sobre todo esa voz definitiva que le regalarían los románticos. «A dust whom England bore, shaped, made aware», como dijo Rupert Brooke.

Desde las brumas anglosajonas hasta el suicida Thomas, de todo hay en el museo de sus vindicaciones; nobles ajusticiados que antes de subir al patíbulo inventaban el endecasílabo no rimado que Shakespeare consagrara, como el buen conde de Surrey; el preciosista Lyly; el esplendor de Marlowe; Sidney, que murió en batalla y que alzó una Laura septentrional;la nobleza de Stevenson; Edward Fitzgerald; la luz de Yeats; el georgiano De la Mare; el inviolable Eliot... Y presidiendo el cortejo, la cabeza más alta de nuestra especie: William Shakespeare.

 

INTRODUCCIÓN

«Los mismos ruiseñores cantan los mismos trinos,
y en diferentes lenguas en la misma canción».

                                                    Rubén Darío 

El libro de Exeter, el alba chauceriana elogiaron ya al «antiguo cantor». Sin duda es el pájaro del Reino Unido, aunque la alondra ilustre más páginas; pero son del ruiseñor los más altos acentos y sobre todo esa voz definitiva que le regalarían los románticos. «A dust whom England bore, shaped, made aware», como dijo Rupert Brooke.

     Desde las brumas anglosajonas hasta el suicida Thomas, de todo hay en el museo de sus vindicaciones; nobles ajusticiados que antes de subir al patíbulo inventaban el endecasílabo no rimado que Shakespeareconsagrara, como el buen conde de Surrey; el preciosistaLyly; el esplendor de Marlowe; Sidney, quemurió en batalla y que alzó una Laura septentrional; el aventurero Ralegh que honró los mares con su bandera y el cadalso con su orgullo; el astuto Wotton; Milton, el solitario implacable de Horton, o aquel otro puritano, Andrew Marvel; el iluminado Blake; la gloria de Wordsworth y de Coleridge; la grandeza de aquel cuyo nombre está escrito en el agua y la de Shelley, que junto a él reposa en Roma; el aristocrático helenista Arnold; el pagano radiante, Charles Swinburne; la nobleza de Stevenson; Edward Fitzgerald; la luz de Yeats; el georgiano De la Mare; el inviolable Eliot... Y presidiendo el cortejo, la cabeza más alta de nuestra especie: William Shakespeare; todos hacen suyo el sentimiento de Christian Winter:

Anoche me despertó el ruiseñor,
Anoche. En el silencio del mundo
Su canto venía fundido con el brillo de la Luna
Desde la fronda de la colina.

Deliberadamente dejo fuera, con otros, los edificantes 1749 versos de The Owl and the Nightingale, obra que se atribuye a Nicholas de Guildford y que con Brut, de Laghamon de Ernley, fue el primer gran poema escrito en inglés; y el no menos memorable The Cuckoo and the Nightingale, también llamado The Book of Cupid, God of Love, que suele adjudicársele a Sir Thomas Clanvowe; y el ferviente Lend me your song, ye Nightingale! de Thomson, pero el propósito de esta antología es -contra modernos comportamientos- no aburrir. No pretende sino breves composiciones que sirvan como acompañamiento de un bello atardecer, y cumplir aquel deseo de Calímaco ante la ausencia de un amigo:

... pero
vivirá el ruiseñor de tus cantos y nunca su mano
pondrá en ellos Hades, que todo lo arrebata.

J. M. A.
Nápoles, primavera de 1980

[Principio del libro]


[Etiquetas: Ruiseñores de Inglaterra, Álvarez, Sexto Piso, poemas, ruiseñores, Darío]

Compartir:

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2017 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres