PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

domingo, 20 de septiembre de 2020 suscribirse a avances editoriales

Librería: escaparate de novedades

  • portada de 'Libertad de palabra'
  • Ficha técnica

    Título: Libertad de palabra. Diez principios para un mundo conectado | Autor: Timothy Garton Ash | Traductor: Araceli Maira Benítez | Editorial: Tusquets | Colección: Ensayo | Formato: 14,8 x 22,5 cm. | Tinta: Integradas en b/n | Presentación: Rústica con solapas | Páginas: 624 | Fecha: abr/2017 | ISBN: 978-84-9066-398-1 | Precio: 24,90 euros | Ebook: 12,99 euros 

  • Foto de Timothy Garton Ash
  • Biografía

'Libertad de palabra'

Timothy Garton Ash

TUSQUETS

Un manifiesto necesario sobre la libertad de expresión y los nuevos retos de la comunicación en la era digital.

Desde el año 1989, el mundo ha sufrido una gigantesca transformación comercial, cultural, tecnológica y política. Tras una vida entera estudiando las dictaduras y la disidencia política, Garton Ash argumenta que, en el mundo conectado en que vivimos, la mejor forma de combinar libertad y diversidad es disponer de más y mejor libertad de expresión. En medio de todas las divisiones culturales, tenemos que luchar para ponernos de acuerdo, ante todo, en cómo disentimos.

El autor argumenta la necesidad y el modo de civilizar los conflictos relacionados con el periodismo, el poder de las grandes compañías tecnológicas, el final de la privacidad en las redes sociales, la (auto)censura, la defensa de la libertad de palabra y los nuevos medios de comunicación.

 

Cosmópolis

Lenguaje

Algo parecido al lenguaje humano surgió probablemente hace no menos de cien mil años como resultado de los desarrollos evolutivos del cerebro, el tórax y el aparato de fonación. Hablar, en este sentido muy elemental, consiste en modular el chorro de aire que emiten los pulmones mediante movimientos del tórax, la cavidad bucal, la lengua y los labios, produciendo secuencias de diferentes sonidos con significados reconocibles. Cuando decimos de una niña pequeña «acaba de empezar a hablar», es eso lo que ha aprendido a hacer.

Una competencia comunicativa altamente desarrollada supone el empleo del lenguaje y del pensamiento abstracto, y es lo que distingue a los seres humanos de nuestros parientes más cercanos como el chimpancé o el bonobo. Cuanto más aprendemos sobre el mundo animal, más apreciamos el nivel de comunicación entre los delfines y los chimpancés. Se pueden ver en línea vídeos que muestran la comprensión del lenguaje humano alcanzada por el bonobo de mayor destreza lingüística del mundo, Kanzi, y su capacidad de «hablar» pulsando lexigramas sobre la pantalla de un ordenador. Se nos informa que Kanzi ha aprendido a «decir» alrededor de quinientas palabras y a comprender hasta tres mil. Sin embargo, aun dejando de lado el hecho de que su tórax y su aparato de fonación no le permiten emitir secuencias continuas de sonidos reconocibles como hacen los seres humanos, hay todavía un abismo entre lo que ha logrado Kanzi y lo que puede expresar la mayoría de los seres humanos.

Hacia el final de una vida dedicada al estudio del reino animal, le preguntaron al presentador de televisión David Attenborough cuál era para él la criatura más asombrosa sobre la Tierra, y contestó: «La única criatura que realmente me ha dejado tan boquiabierto que, por mucho que lo intento, no puedo parar de observarla, es un bebé de nueve meses. Su ritmo de crecimiento. Su ritmo de aprendizaje. El ritmo al que se desarrollan sus nervios. Es la más compleja y extraordinaria de todas las criaturas. Nada puede compararse con ella». Entre las cosas que un niño aprende, a diferencia de los otros animales, está el lenguaje. El psicólogo evolutivo Robin Dunbar advierte que, hacia los tres años, un niño medio es capaz de emplear más o menos mil palabras (el doble que el récord mundial de Kanzi). Hacia los seis años, alrededor de trece mil. Y hacia los dieciocho, unas sesenta mil: «Eso significa que ha ido aprendiendo un promedio de diez palabras nuevas por día desde su nacimiento, el equivalente a una palabra nueva cada noventa minutos del tiempo que permanece despierto».

[Adelanto del libro en PDF]


[Etiquetas: Libertad de palabra, Timothy Garton Ash, Tusquets, Diez principios para un mundo conectado, ensayo, libertad de expresión, manifiesto, comunicación, era digital, lenguaje]

Compartir:

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres