PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

miércoles, 18 de septiembre de 2019 suscribirse a avances editoriales

Librería: escaparate de novedades

  • portada de 'Un hombre astuto'
  • Ficha técnica

    Título: Un hombre astuto | Autor: Robertson Davies | Traducción: José Luis FernándezVillanueva | Editorial: Libros del Asteroide  | Tamaño: 12,5 x 20 cm | Páginas: 472 | Fecha: may/2016 | ISBN: 978-84-16213-68-9 | Precio: 24,95 euros | EBOOK: 14,99 euros

  • Foto de Robertson Davies
  • Biografía

'Un hombre astuto'

Robertson Davies

LIBROS DEL ASTEROIDE

Cuando el padre Hobbes muere misteriosamente en Toronto durante la celebración del Viernes Santo, el doctor Jonathan Hullah, cuyos heterodoxos métodos clínicos le han valido el apodo de «el Hombre Astuto», decide averiguar el porqué. Azuzado por una joven periodista que investiga la figura del padre Hobbes, Hullah, el protagonista de esta memorable historia, vuelve la vista atrás en busca de respuestas y repasa una vida plagada de acontecimientos y personajes inolvidables.

Con su excepcional inteligencia narrativa, hecha de una rara combinación de ritmo y atención por el detalle y un sentido del humor tan demoledor como hilarante, Davies se sirve de un extraordinario personaje para demostrar que la religión y la ciencia, la poesía y la medicina, son los diferentes caminos que el hombre emprende para intentar desentrañar el misterio de la existencia. El resultado es una fascinante novela, la última y seguramente una de las mejores de Robertson Davies, que confirmó a su autor como uno de los más destacados novelistas del siglo XX.

«Esta es una novela sabia, humana y tremendamente entretenida. La curiosidad y el talento de Davies resultan tan ágiles como siempre y su repertorio de conocimientos, un placer constante.» The New York Times

«Una delicia, una novela que recorre setenta años de historia; un libro sobre el amor y la sabiduría, sobre la pérdida y la ironía.» The Boston Sunday Globe

«Davies compone una suerte de gran ópera novelada, repleta de personajes emblemáticos, intrigas arquetípicas, arias conmovedoras y un reparto brillante.» The Washington Post Book Word

«La cálida energía de Davies y su atención por los detalles conducen la historia de este particular doctor y sus amigos. Una historia ingeniosa, impredecible y absorbente.» San Francisco Chronicle

«Es el más brillante, divertido e inteligente novelista de nuestro tiempo, y me atrevería a decir, de nuestro siglo.» John Kenneth Galbraith

1

¿Debí haberme llevado la dentadura postiza? En mis años de médico forense lo habría hecho sin dudarlo un momento; ¿quién sabe lo que encontraría adherido en los dientes, o en las depresiones que encajan con las encías? Habría estado en todo mi derecho a hacerlo. Pero, en esta extraña situación, ¿qué derecho indiscutible me asistía?

De entrada, ya no era forense, sino un simple médico; en primer lugar, supongo, diagnosticador en la práctica privada, y también profesor en la Facultad de Medicina (Sección de Diagnosis). Así que yo era, cosa poco habitual, un espectador de excepción cuando el pobre y anciano padre Hobbes murió, justo delante del altar mayor de la iglesia de Saint Aidan. Instintivamente, como un caballo de bomberos cuando oye la campana, eché a correr cuando cayó. Aún no tenía bastantes años para haber aprendido que un doctor jamás debe apresurarse. Cuando Charlie me detuvo con un gesto de la mano, y susurró: «Esto es un lugar sagrado. Déjamelo a mí», no quise insistir en mis derechos o, si se quiere, en mis privilegios como médico. Charlie expuso sus derechos como clérigo de un modo que no me gustó, pero no quise discutir con él a quién le correspondía actuar. Los dos éramos miembros de parroquias rivales: él, de la casa de Dios; yo, de la casa de la Ciencia, y, dadas las circunstancias, pensaba que mi sacerdocio era igual, si no superior, al suyo. Pero no quise mostrarme resentido ni jugar con 001M-2671.indd 17 13/04/16 15:47 18 ROBERTSON DAVIES una mezquina ventaja. Estábamos en el templo, había empezado la comunión, y el hombre muerto estaba detrás de la barandilla del altar, y supongo que pensé que Charlie se hallaba en su terreno y, en consecuencia, tenía que respetarlo. ¿Fue por mi parte caballerosidad hacia el débil o desprecio de persona enojada hacia una criatura inferior? Supongo que fue un poco de ambas cosas.

[Adelanto del libro en PDF]


[Etiquetas: Un hombre astuto, Robertson Davies, Libros del asteroide, novela, religión, ciencia, poesía, medicina, existencia humana, ]

Compartir:

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2019 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres