PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

lunes, 17 de febrero de 2020 suscribirse a avances editoriales

Librería: escaparate de novedades

  • portada de 'Vanguardia latinoamericana'
  • Ficha técnica

    Título: Vanguardia latinoamericana. Tomo VI. Brasil. Historia, crítica y documentos. | Editores: Müller-Bergh y Mendoça Teles | Editorial: Iberoamericana | Páginas: 320 | Fecha: 2016 |ISBN: 9788484893813 | Precio: 36 euros
  • Biografía

'Vanguardia latinoamericana'

Klaus Müller-Bergh y Gilberto Mendoça Teles

IBEROAMERICANA

Presenta la producción literaria vanguardista de Brasil en el contexto de su marcha hacia la modernidad en la primera parte del siglo XX. Recoge textos, traducidos al español, de, entre otros, Manuel Bandeira, Mário de Andrade, Oswald de Andrade, Menotti del Picchia, Carlos Drummond de Andrade, Gilberto Freyre y João Cabral de Melo Neto. 

INTRODUCCIÓN
Modernismo y vanguardia en Brasil

     La literatura brasileña, al igual que las literaturas hispanoamericanas y las de los pueblos francófonos del Caribe o de expresión créole, no alcanzó la madurez expresiva hasta la segunda década del siglo xx, cuando las principales literaturas de Europa ya habían experimentado la ruptura de sus diversos manifiestos de vanguardia, a partir de 1908, con el futurismo y el expresionismo y, posteriormente, con el cubismo, el dadaísmo, el "espiritunovismo" e incluso el surrealismo. Aunque históricamente es anterior al surrealismo, el modernismo brasileño, iniciado en 1922, recibe influencias de casi todos esos movimientos. Pero son las ideas futuristas y el pensamiento teórico de la revista L'Esprit Nouveau, que sintetizó tras la guerra -desde el punto de vista de la cultura francesa créole- el sentido de renovación del futurismo, las principales fuentes de la primera poética del modernismo brasileño.

     En el Brasil, el modernismo surge como un proceso de cambio de rumbo más que como una ruptura absoluta con el pasado próximo, acentuadamente parnasiano- simbolista. En este sentido, es el gran restaurador de un romanticismo reconsiderado, ampliado y actualizado desde una visión estética de la cultura lusobrasileña. Esto explica la importancia que los nuevos escritores conceden al regionalismo, o "nativismo", trasladándolo del campo a la ciudad y procurando darle una dimensión universal, como en el caso de los poetas de la década de 1920, los poetas novelistas del nordeste Graciliano Ramos (1892-1953), Jorge de Lima (1895- 1953), José Lins do Rego (1901-1957), Rachel de Queiroz (1910-2003) y, durante los últimos años o más bien la segunda mitad del siglo xx, sobre todo en la narrativa creadora de Erico Veríssimo (1905-1975) y João Guimarães Rosa (1908-1967), tanto como la poesía de Lêdo Ivo (1924-2012) y João Cabral de Melo Neto (1920- 1999). Además, es imperativo destacar tres voces femeninas urbanas, metropolitanas y cosmopolitas: Clarice Lispector (1920-1977), la paulista Lygia Fagundes Telles (1923) y Fayga Ostrower (1920-2001), artista plástica que también nació con el don de la palabra. Esto explica también la ambigüedad fundamental del modernismo: la ruptura con el pasado, en la medida en que ese pasado significó un aislamiento cultural que supone también una transformación de las fuerzas más auténticas de la tradición brasileña.

     Conviene aclarar que el movimiento literario que en Hispanoamérica se conoce como modernismo, cuyo mayor representante es Rubén Darío (1867-1916), o por las dos vertientes de modernismo y posmodernismo que configuran el perfil de esta época, tiene muy poco o nada que ver con el modernismo brasileño. El modernismo hispanoamericano surgió a finales del siglo XIX y, en cierto sentido, se confundió con las formas parnasianas y simbolistas. A excepción de algunas rupturas personales como la de Vicente Huidobro, solo a partir de 1921 las vanguardias europeas se hicieron sentir mayormente en varios países hispanoamericanos, donde la transformación estética no alcanzó las características de un movimiento coherente, integrado y continental hasta 1924, cuando se constituyen sus corrientes de vanguardia. En este sentido, el modernismo brasileño, con sus transformaciones en las generaciones de 1922, 1930 y 1945, equivale a la vanguardia (o a las dos vertientes de vanguardia y posvanguardia que configuran el perfil de esta generación hispanoamericana).

[Principio del libro]


[Etiquetas: Vanguardia latinoamericana. Tomo VI. Brasil. Historia, crítica y documentos, Müller-Bergh, Telles, Iberoamericana, ensayo, Brasil, 1960]

Compartir:

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres