PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

miércoles, 29 de marzo de 2017 suscribirse a avances editoriales

Librería: escaparate de novedades

  • portada de 'No derrames tus lágrimas por nadie que viva en estas calles'
  • Ficha técnica

    Título: No derrames tus lágrimas por nadie que viva en estas calles | Autor: Patricio Pron |
    Editorial: Literatura Random House | Colección: Literatura Random House | Formato: tapa blanda con solapa |Páginas: 352 | Medidas: 138 X 229 mm | Fecha publicación: 02/2016 | ISBN: 9788439731146 | Precio: 20,90 euros | Ebook: 9,99 euros

  • Biografía

'No derrames tus lágrimas por nadie que viva en estas calles'

Patricio Pron

LITERATURA RANDOM HOUSE

En No derrames tus lágrimas por nadie que viva en estas calles Patricio Pron profundiza en la Historia, la culpa y lo que nos une a nuestros predecesores, para indagar sobre el significado de la literatura y de cómo esta puede cambiarlo todo, incluso nuestra percepción de lo que es justo. Más que una novela, lo que Pron nos propone es un juego, pero un juego importante, como lo son todos aquellos en los que nuestra vida y las de las personas que amamos dependen de jugarlos correctamente.

El Congreso de Escritores Fascistas Europeos tiene que celebrarse del 20 al 23 de abril de 1945, pero sólo dura hasta el 21: la muerte de uno de sus asistentes, el escritor Luca Borrello, obliga a intervenir a las autoridades de la República de Saló y los escritores que participan de él se dispersan, salvando así la vida.

Años después, un joven italiano llamado Pietro o Peter Linden y perteneciente a la organización terrorista de izquierda Brigadas Rojas se encuentra realizando el seguimiento de un hombre que unos días más tarde será asesinado cuando, movido por la curiosidad, se hace con los libros que ese hombre ha adquirido. En esos libros lee sobre el Congreso, el escritor Luca Borrello, así como el nombre de alguien que él conoce bien, su padre.

Pietro o Peter Linden inicia así una investigación para averiguar cuál es la conexión entre dos figuras tan opuestas como su padre, un partisano llamado Francesco Linden, y un escritor fascista, para lo cual visita Ravena, Florencia, Génova y Roma a lo largo de marzo de 1978 entrevistando a los sobrevivientes del Congreso. Y lo que descubre es mucho más de lo que pensaba: que Borrello salvó la vida de su padre, que la obra del escritor ha sido rescatada de la destrucción y que a él le corresponderá cuidar de ella en agradecimiento por lo que Borrello hizo por su padre. Lo que Linden no descubre es que, mientras lleva a cabo su pesquisa, las Brigadas Rojas secuestran al ex primer ministro italiano Aldo Moro y que la policía italiana sabe dónde se encuentra porque uno de los escritores lo ha denunciado.

Años después, Tommasso, su hijo, vive con sus abuelos maternos en un barrio en las afueras de Milán y descubre la soledad, la pobreza y la violencia. Él también -como su padre y su abuelo- debe decidir si la violencia contra los poderosos es legítima, y lo hace en medio de las protestas contra las reformas laborales que tuvieron lugar en esa ciudad en diciembre de 2014, poniendo de manifiesto que las preguntas que nos hacemos son las mismas de generación en generación.

ESTRUCTURA

Dividido en ocho capítulos, No derrames tus lágrimas por nadie que viva en estas calles gira en torno a su primera, tercera y quinta parte que, se podría decir, conforman una novela en su conjunto mientras que las restantes partes podrían ser consideradas nouvelles que pertenecen y completan el mundo narrativo de la novela centrándose en lo que sucedió antes y sucederá después de la celebración del Congreso.

En este sentido, en el libro caducan las nociones de centro, periferia, jerarquía, margen, linealidad, realidad y ficción sin que por ello la novela resulte menos legible. El resultado no es sólo una novela sino una novela a la que se suma un juego al que se suma una novela.

Como sostiene uno de sus personajes, su objetivo es «contar el derrumbe de la historia sin derrumbarse uno mismo, o en una historia que no se derrumbe también», que es lo que sucede con buena parte de la literatura acerca de la Segunda Guerra Mundial y/o el que es el tema principal de este libro: cómo, a lo largo del siglo XX -y en lo que llevamos del XXI-, la literatura se convirtió en política y la política en crimen.

EL FUTURISMO

Los organizadores del Congreso de Escritores Fascistas Europeos fueron y todavía son futuristas.

El futurismo fue un movimiento artístico de vanguardia que tuvo una enorme importancia en la literatura y el arte europeos desde su proclamación en 1909 por parte de Filippo Tommaso Marinetti y pretendía romper con los valores estéticos del pasado mediante la asimilación de las novedades tecnológicas disponibles en la época (el teléfono, el telégrafo, el automóvil, el aeroplano, etcétera), la velocidad y la violencia.

Fue la primera vanguardia, la que más lejos llegó en sus aspiraciones de integrar arte y vida y en su asalto al poder, ya que el fascismo italiano de Benito Mussolini adoptó como política de Estado muchas de sus ideas. Sin embargo, el futurismo era demasiado revolucionario para ser una estética oficial y las relaciones entre los futuristas y los fascistas (siendo muchos de ellos fascistas también, por supuesto) nunca fueron muy fáciles.

Ambos movimientos coincidían en la necesidad de la transformación total de las condiciones sociales y políticas del mundo moderno. El derrocamiento de las convenciones y las tradiciones estéticas era el aspecto fundamental de un programa de regeneración política y social, intelectual y moral que compartía aspectos con el programa fascista. Ambas fuerzas querían "atentar contra el capitalismo, destruir el lazo social y acabar con la Modernidad", y las dos fracasaron de formas distintas.

Según Patricio Pron: «Ese fracaso del futurismo sería el primero de las vanguardias, que siempre acaban integrándose a los mercados o siendo absorbidas por los museos. Por ello, el futurismo tiene una importancia capital para comprender de qué hablamos cuando hablamos de las relaciones entre arte y sociedad, o cuando nos referimos a la posibilidad de una "literatura política" (asunto particularmente relevante no sólo en España en este momento).

En un momento en que una parte considerable de la población europea deja de creer en la bondad intrínseca del consenso y el pacto (véase la discusión sobre la Transición que ocupa a los españoles, por ejemplo), en la importancia de la visibilidad del espacio público, la representación y la mayoría como formas de legitimidad, la reivindicación de las vanguardias, y especialmente del futurismo, que se hace en este libro se debe a que las vanguardias cuestionaron ya todas estas nociones con lo que Ricardo Piglia denomina "su política de secta, de intervención localizada y explosiva, con su percepción conspirativa de la lógica cultural y de la producción del valor, como una guerra de posiciones".»

Reseñas:

«A cada nueva entrega su prosa se vuelve más exigente y sus historias apuntan hacia la universalidad.» La Vanguardia

«Un escritor verdadero [...], una escrituracomprometida consigo misma y con el rescate de la verdad, su máxima expresión, su única meta, su epifanía y su catarsis.» Diario Crítico

«Extraordinariamente penetrante y cautivador.» WDR

«Pron es original, su escritura tiene ritmo, peso y espesor. Un autor maduro y capaz.» Le Scarpe di Joyce

«Muy gratificante, y profundamente perturbador.» The New York Journal of Books

«Cautivador.» The New Yorker

«Terriblemente eficaz.» The Good Life

«Patricio Pron escribe con inteligencia, talento, irreverencia, humor, voluntad política y autoridad.» Stavanger Aftenblad

[Comienzo del libro]

TURÍN / NOVIEMBRE DE 1977

Nosotros concedemos a la juventud todos
los derechos y toda la autoridad, la cual negamos
y queremos arrancar brutalmente a
los viejos, a los moribundos y a los muertos.

«Necesidad y belleza de la violencia»,
F. T. Marinetti

Algunos metros más adelante, la espalda del viejo profesor se curva de tal forma que ya no es posible ver su nuca; la hondonada que se produce en la chaqueta debido a la curvatura de la espalda y al hábito de adelantar la cabeza al caminar -que Pietro o Peter Linden, llamado «Pitz» y «Peeke», aunque en los dos últimos casos sólo por su madre, sabe que se denomina «cuello de cisne» y que se trata de una postura susceptible de ser corregida, ya que él la tenía de niño y su madre se la corrigió como solía hacerse en aquellos tiempos, colocándole una pila de libros en la cabeza y obligándolo a caminar por la casa sin que los libros se cayeran- hacen que, a sus espaldas, de la cabeza del viejo profesor sólo se vean la punta de las orejas y algo del cabello blanco que corona su cráneo y que en este momento se encuentra un poco desordenado por el viento, ya que el invierno parece haberse anticipado y la ciudad padece los vientos, por otra parte tan habituales durante buena parte del año, que trasladan el frío de las montañas que rodean Turín, que ya están nevadas en sus cumbres. No importa, ya que Pietro o Peter Linden conoce bien al viejo profesor y no necesita más que un elemento o dos -el color de la chaqueta que lleva hoy, que es de un azul plomizo, o la vacilación cuando el viejo profesor adelanta el pie derecho, que Pietro o Peter Linden sabe, porque el viejo profesor lo contó en alguna ocasión en sus clases, sin que viniese a cuento realmente, que debió serle reconstruido después de que quedase atrapado en el derrumbe de una habitación de la vivienda que su mujer y él ocupaban en Milán durante los últimos días de la guerra, que cedió cuando un edificio contiguo fue alcanzado por una granada; según el viejo profesor, con una veintena de niños encerrados en su interior porque el edificio contiguo era un colegio-, uno o dos elementos, pues, para reconocerlo entre las personas que se encuentran reunidas en la esquina de las calles Giuseppe Verdi y Gioacchino Rossini esperando que el tráfico disminuya lo suficiente como para poder cruzar al otro lado, es decir, al corso San Maurizio, para dirigirse, más allá, al río; una esquina a la que Linden y el viejo profesor han llegado juntos -aunque, por supuesto, el viejo profesor no lo sabe- después de abandonar el edificio de la universidad y atravesar, también juntos, aunque a cierta distancia uno de otro, la via Fratelli Vasco. Allí le ha bastado a Linden fingirse uno de los estudiantes para poder seguir al viejo profesor a unos metros escasos, y más adelante han sido los arcos de las calles los que le han ofrecido cobijo, así como la multitud que recorre las calles a esta hora del día, con cierta prisa debido a que los comercios cerrarán en unos minutos, pero, aun así, demasiado lentamente para Linden, que a menudo tiene la impresión de que las personas nunca caminan a suficiente velocidad cuando se desplazan por las calles, al punto de que él, que está dispuesto a asumir riesgos importantes para propiciar la llegada de un mundo nuevo que ni él ni sus compañeros de célula pueden siquiera intuir, y que posiblemente los expulse cuando se produzca su llegada, si es que eso sucede algún día, sólo cree saber dos cosas al respecto que para él, que en ocasiones se sorprende pensando en ellas con una sonrisa maliciosa en los labios, son innegociables: que en ese mundo nuevo habrá libros y que se prohibirá que las personas realicen paseos, conminándolas a cambio a desplazarse a una velocidad estable y alta o a permanecer en sus casas.

[Adelanto del libro en PDF]


[Etiquetas: No derrames tus lágrimas por nadie que viva en estas calles, Patricio Pron, Literatura Random House, Contemporánea, Historia, culpa, literatura, novela, ]

Compartir:

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2017 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres