PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

lunes, 17 de febrero de 2020 suscribirse a avances editoriales

Librería: escaparate de novedades

  • portada de 'Signor Hoffman'
  • Ficha técnica

    Título: Signor Hoffman | Autor: Eduardo Halfon | Editorial: Libros del Asteroide | Formato:  12,5 x 20 cm | Páginas: 152 | ISBN: 9788416213498 | Precio: 13,95 euros | Precio e-book: 8,49 euros

  • Foto de Eduardo Halfon
  • Biografía

'Signor Hoffman'

Eduardo Halfon

LIBROS DEL ASTEROIDE

Un escritor viaja a Italia para honrar la memoria de su abuelo polaco, prisionero en Auschwitz; recorre las costas de Guatemala, desde una playa de arena negra en el Pacífico hasta una playa de arena blanca en el Atlántico; llega a Harlem, tras la nostalgia de un salón de jazz; y busca en Polonia el legado familiar heredado por su abuelo. Porque todos nuestros viajes, como dice el narrador, son en realidad un solo viaje.

Cada uno de los relatos que componen este libro se mueve entre dos polos: de lo cosmopolita a lo rural, del viaje mundano al viaje interior, de la identidad que adoptamos para salvarnos al disfraz que con el tiempo vamos personificando: de señor Halfon a signor Hoffman.

Signor Hoffman es la nueva pieza del proyecto literario de Eduardo Halfon, iniciado con El boxeador polaco y continuado con La pirueta y Monasterio, y del cual Adolfo García Ortega escribió: «Lo admirable de Halfon es que, vistos sus libros en conjunto, está encadenando una gran novela personal, al ofrecer en todos un final abierto, como un ‘continuará' permanente con el que crea el puzle insólito de su familia. Por eso es uno de los mejores escritores latinoamericanos de hoy».

Sobre este libro se ha dicho...

«El héroe de la obra de Halfon se deleita en el globalismo risible de hoy, pero reconoce que lo que adoptamos de otras partes nos hace quienes somos.» The New York Times

«Eduardo Halfon es uno de esos escasísimos escritores que no necesitan escribir largo para decir mucho. Nos quedamos sin palabras ante el talento del guatemalteco. Su manera tan singular de jugarse lo trágico.» Lire

«Al modo borgeano, cualquier libro de Halfon es todos sus libros. Las obsesiones y los temas, en esta cinta de Moebius, se prestan y se contrabandean de un lado para el otro: el judaísmo, la herencia, Europa del este, los viajes, la familia, las mujeres, el silencio.» Revista Ñ

«Eduardo Halfon está escribiendo, sin que importe cuántos libros se publiquen por etapas, la gran novela de su vida.» Süddeutsche Zeitung

«Se ubica en la primera línea de nuestros cuentistas imprescindibles.» Edmundo Paz Soldán (El Boomeran(g))

«De ese estrecho brazo de tierra que une como puede la literatura poderosísima del norte y del sur americanos surge este excelente escritor guatemalteco, letraherido manifiestamente, y que uno se atreve a recomendar en estos tiempos de crisis.» Javier Goñi (Mercurio)

«Eduardo Halfon es el príncipe del desvío, de la atenuación y del final inesperado. Los cuentos son el terreno de juego favorito de este judío guatemalteco, que mezcla brillantemente la autobiografía, el humor y la fantasía.» L'Express

Signor Hoffman 

Desde el tren se miraba el azul infinito del mar. Yo seguia agotado, desvelado por el vuelo nocturno y transatlantico hasta Roma, pero solo contemplar el mar, ese mar Mediterraneo tan infinito y azul, me hacia olvidarlo todo, aun olvidarme de mi mismo. No se por que. No me gusta ir al mar, ni nadar entre las olas, ni caminar en la playa, ni mucho menos salir en barco. Me gusta el mar como imagen. Como idea. Como pensamiento. Como parabola de algo misterioso y a la vez evidente; de algo que al mismo tiempo promete salvarnos y amenaza matarnos. El mar, en fin, como una vecina desnuda y relumbrante en su ventana nocturna: desde lejos.

El viejo tren estaba recorriendo despacio toda la costa del Mediterraneo, por Napoles, por Salerno, por aldeas cada vez mas pequenas y pobres, hasta finalmente entrar en Calabria. Ese extremo sureno de la peninsula italiana. Esa region tan bucolica y montanosa y aun dominada por una de las mafias mas poderosas del pais, la 'Ndrangheta. El vagon iba casi vacio. Una anciana hojeaba revistas de moda. Un militar o policia dormitaba en el fondo. En la fila delante de mi, una pareja de adolescentes, acaso novios, estaba coqueteandose y besandose y discutiendo recio en italiano. Ella se erguia un poco en su asiento y se ponia de perfil y le pedia a el que por favor contemplara su nariz (yo no podia versela desde atras; me la imagine aguilena y larga, palida y bella). Pero el chico solo se la besaba en silencio, y ambos entonces se volvian a derretir en risas y cariños. Tarde un poco en comprender que esa misma noche harian una gran fiesta con todos sus amigos, ya que la chica habia decidido operarsela, reducirsela, al dia siguiente. Una fiesta de despedida para su nariz, comprendi en italiano. Los besos del chico, comprendi en italiano, eran besos de despedida.

Me baje del tren en la estacion de Paola, pequena ciudad turistica frente al mar. Estaba de pie en el anden, terminando de abrigarme en el frio invernal, e intentando decidir que hacer, en que direccion caminar, cuando senti que alguien me agarro el brazo desde atras. Signor Halfon. Le sonrei desconcertado, viendo su melena rubia, su barba grenuda, su mirada de loco, pero de loco benevolo, de loco que se acaba de escapar de algun circo y a nadie le importa. Yo soy Fausto, dijo. Benvenuto in Calabria, y me estrecho la mano. ¿Que tal el viaje? Su espanol me parecio correcto, aunque demasiado cantado. Todo el me parecio un actor de opera bufa. Tendria, pense, mas o menos mi edad.  Le dije que el viaje bien, pero largo. Me alegro, dijo rascandose la barba. Yo estaba tratando de recordar su nombre o su rostro, en vano. De pronto tomo mi maleta sin preguntarme. Bene, dijo. Andiamo subito, dijo, que ya es tarde, arrastrando mi pequena maleta, guiandome del codo hacia delante como si yo fuera un ciego. Tengo la maquina estacionada aqui en la estrada, dijo. Para llevarlo a usted ahora mismo, signor Halfon, al campo de concentracion.

[Adelanto de libro en PDF]


[Etiquetas: Signor Hoffman, Eduardo Halfon, Libros del asteroide, viaje, novela, literatura latinoamericana, ]

Compartir:

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres