PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

miércoles, 19 de diciembre de 2018 suscribirse a avances editoriales

Librería: escaparate de novedades

  • portada de 'Una vuelta al tercer mundo'
  • Ficha técnica

    Título: Una vuelta al tercer mundo. La ruta salvaje de la globalización | Autor: Juan Pablo Meneses | Editorial: Debate | Colección: Debate |  Páginas: 224 | Formato: 15,1 x 23 | Encuadernación: Tapa blanda con solapa  | ISBN: 9788499922775 | Precio: 18,90 euros  | ebooK : 9,99
  • Foto de Juan Pablo Meneses
  • Biografía

'Una vuelta al tercer mundo'

Juan Pablo Meneses

DEBATE

Juan Pablo Meneses, que antes atravesó América Latina buscando comprar un niño futbolista para vender a Europa, ahora arma una ruta alrededor del planeta con las sobras que va dejando el progreso primermundista.

En un apasionante viaje por esa grieta que divide al planeta, recorre la ciudad de Dakar después de que le quitaron el rally; consume chatarra cibernética en Kuala Lumpur; sigue el rastro de un jerarca nazi prófugo en una zona perdida de Brasil; cuenta muertos en la frontera entre Pakistán y la India; acompaña en su lucha a las cholitas voladoras de Bolivia; come en los restaurantes más caros de Etiopía, y se embarca en un buque-escuela de la armada de Ucrania que no tiene presupuesto para cruzar el temido cabo de Hornos.

En Ho Chi Minh City dispara un fusil AK-47 en el campo de batalla de la guerra de Vietnam; compra souvenirs del subcomandante Marcos en Chiapas; visita la mina San José, en el desierto de Atacama, con uno de los treinta y tres mineros chilenos que quedaron atrapados bajo tierra, y está en el Vaticano cuando por primera vez un hombre del tercer mundo, el argentino Jorge Mario Bergoglio, se transforma en Papa.

Juan Pablo Meneses utiliza su reconocido talento de cronista para relatarnos su viaje personal en busca de algo que no encuentra: el pensamiento global tercermundista.

00

Hace unos años me ofrecieron viajar al espacio. Subirme a una nave, salir de la atmósfera y contar cómo se veía el mundo desde allá arriba. Al comienzo dije que sí, que claro, que me gustaba la idea, que iría, que estaba de acuerdo.

     La invitación me había llegado de la revista colombiana SoHo, y el plan era publicar una columna mensual de los preparativos, de la planificación de la travesía, de mi acondicionamiento físico, de cómo se iba acercando el momento del vuelo hacia fuera del mundo, del traslado a Nuevo México, en Estados Unidos, donde se estaba construyendo el Spaceport America, el primer aeropuerto espacial. Una historia por entregas, de la que alcanzó a publicarse la primera columna, en diciembre de 2008, titulada «3, 2, 1, despegue».

     En el 2008 hubo una fiebre por salir de la tierra. Un banco de Chile lanzó «Viaje al espacio», una campaña de créditos de consumo que sortearía entre los nuevos endeudados un vuelo a la ionosfera. Y en París, una azafata francesa de treinta y dos años, llamada Mathilde Epron, se ganó un inesperado viaje al espacio por comer chocolate: dentro del envoltorio venía impreso el código ganador.

     Todos, el endeudado chileno, la azafata francesa y yo, haríamos nuestro viaje espacial en las naves del proyecto Virgin Galactic, la compañía de vuelos espaciales de Richard Branson y Paul Allen, cofundador de Microsoft. Pero no éramos los únicos. En la lista también había gente como Lady Gaga y Angelina Jolie. Cada día se sumaba un nuevo famoso: un tenista argentino, un futbolista sudamericano que triunfaba en Europa, una modelo alemana o un actor italiano.

     Todos querían formar parte de ese futuro como el de Los Supersónicos. Diariamente, una nueva celebridad millonaria aparecía en la lista de espera del viaje espacial. La ionosfera prometía terminar convertida en un pasillo galáctico de estrellas de la farándula planetaria.

      Esa fue la primera razón para rechazar el viaje. Irse un rato al espacio exterior de pronto se convertía en una travesía sin mayor importancia. A la frivolidad de quienes querían volar fuera de la tierra como parte de su estrellato, sumé mi propia frivolidad y elegí esa invitación -un vuelo fuera del planeta- como el primer viaje a rechazar en todos mis años de periodista portátil y de muchas invitaciones, que siempre aceptaba.

[Principio del libro]


[Etiquetas: Una vuelta al tercer mundo, Juan Pablo Meneses, Debate, ensayo, globalización, política, tercermundista, aldea global, consumo multinacional]

Compartir:

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2018 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres