PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

miércoles, 18 de septiembre de 2019 suscribirse a avances editoriales

Librería: escaparate de novedades

  • portada de 'Siebenkäs'
  • Ficha técnica

    Título: Siebenkäs | Autor:  Johann Paul Friedrich Richter | Editorial: Berenice | Colección: Clásicos | Formato: Rústica con solapas | Páginas: 576 | Medidas: 14,5 X 22 cm | ISBN:  9788415441359 | Precio: 25,00 euros
  • Foto de Johann Paul Friedrich Richter
  • Biografía

'Siebenkäs'

Johann Paul Friedrich Richter

BERENICE

La vida del abogado de pobres Firmian Stanislaus Siebenkäs sólo puede contarse en un estilo cómico, especialmente desde que contrae matrimonio con la modista Lanette Egelkraut. A su enlace acude su amigo más íntimo, Heinrich Leibgeber, con el que comparte, además de una fuerte identificación personal, un asombroso parecido físico. Infelizmente casado, Siebenkäs va a consultar a su amigo, Leibgeber, que, en realidad, es su alter ego, o doble fantasma (Doppelgänger una palabra intentada por Jean Paul). Leibgeber convence Siebenkäs para fingir su propia muerte, a fin de comenzar una nueva vida. Siebenkäs toma el consejo de su alter ego, y pronto conoce a la bella Natalie. Los dos, protagonista y doble, se enamoran, y empiezan el camino hacia esa «boda después de la muerte» a que se alude en el título.

Así empieza Siebenkäs, una compleja novela en cuya trama Jean Paul intercala una serie de sátiras, idilios y parlamentos plagados de arriesgadas metáforas, humor irónico y reflexiones sobre su propia forma de entender el arte de escribir. Richter crea en esta novela la figura del «doble acompañante» o «doble fantasma» que después se ha utilizado innumerables veces, y que ha inspirado obras centrales de la modernidad literaria, desde Dostoievski a Hesse, Borges o Magris. Crítica social, posiciones políticas, ciencia, personajes de gran profundidad psicológica, Jean Paul lo abarcaba todo, desafiando de una manera absolutamente original los límites de la estructura de la novela como se entendía hasta ese momento.

«Un autor genial que nadaba como nadie entre los antagonismos. Un gran humorista.» Hermann Hesse

«Estos idilios familiares, contados por Jean Paul, adquieren dimensiones cósmicas, y la épica doméstica -amor conyugal, trabajos domésticos, una jornada feliz, la cuna y el ataúd- se entreteje en una trama deliciosa e infinita.» Claudio Magris

INTRODUCCIÓN

De cómo tuve que dormir al comerciante Jakob Oehrmann, porque
quería contarle los Hundposttage1 y las actuales Piezas florales,
etc., a su hija.

La Nochebuena de 1794, cuando llegué de la editorial de las dos obras en cuestión, y de Berlín a la ciudad de Scheerau, al bajar del vagón en seguida me encaminé sin vacilar directamente a la casa del señor Jakob Oehrmann, mi antiguo jefe, porque tenía unas cartas de Viena que bien podía necesitar. Hasta un niño podía imaginarse que yo, por aquel entonces, no tenía ningún pensamiento para un prólogo: hacía mucho frío -era 24 de diciembre-, las farolas ya estaban encendidas y yo estaba tan rígidamente congelado como la cría de corzo que vino de polizón sentada conmigo en el vagón de correos. En la misma tienda, que estaba llena de corrientes y vientos, no podía trabajar ningún orador razonable como yo, pues ya allí una oradora -la hija de Oehrmann y dependienta- con discursos a viva voz sobre los mejores almanaques navideños que se pueden tener -acompañaba y vendía doce obritas en papel secante-, pero con verdadero contenido de las época, dorados y plateados, me refiero a los típicos libritos llenos de espuma dorada y plateada, con los que el Santo Cristo, como el otoño, dora sus regalos o, como el invierno los platea. No le censuro a la pobre muchacha de la tienda que, asediada por tantas compras en la Nochebuena, apenas me saludara aun recién llegado de Berlín y me remitiera directamente a su padre.

     Dentro todo era fervor, tanto Jakob Oehrmann como su mesa de despacho: estaba sentado ante una de haya, pero no como orador, sino como registrador y epitomador, y hacía el balance general del libro maestro. Él ya lo había sumado dos veces, pero la suma de crédito era y permanecía en un Örtlein suizo, esto es, 13 ½ thaler suizos, mayor a la suma de débito, para su sobresalto. El hombre estaba ensimismado con la máquina calculadora funcionando en su cabeza; apenas me miró, aunque fuera su ayudante y tuviera sus cartas vienesas. Para comerciantes que, como sus cocheros, sienten su casa como el mundo entero, y que envían grandes embajadores y emisarios a las más alejadas autoridades comerciales, es decir recaderos, para ellos no significa gran cosa que uno llegue de Berlín, de Boston o de Bizancio.

[Principio del libro]


[Etiquetas: Siebenkäs, Richter, Berenice, novela, sátiras, humor irónico, arte de escribir, antagonismos]

Compartir:

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2019 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres