PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

viernes, 25 de septiembre de 2020 suscribirse a avances editoriales

Librería: escaparate de novedades

  • portada de 'En busca de la verdad'
  • Ficha técnica

    Título: En busca de la verdad | Autor: Thomas Bernhard | Traducción: Miguel Sáenz | Editorial: Alianza Editorial |Dimensiones: 15,50 x 23,00 cm | Páginas: 424 | Encuadernación: Rústica | ISBN:  978-84-206-9162-6 | Precio: 24 euros

  • Foto de Thomas Bernhard
  • Biografía

'En busca de la verdad'

Thomas Bernhard

ALIANZA EDITORIAL

En busca de la verdad nos presenta al «Bernhard público». Es una recopilación, en un ilustrador orden cronológico, de sus más importantes artículos periodísticos, cartas, intervenciones públicas y entrevistas, ninguna exenta de consecuencias. Más de setenta escritos de Bernhard que en su mayor parte no habían aparecido antes en forma de libro. Comienza con una conferencia sobre Rimbaud de 1954 y termina con las últimas líneas que escribió: una carta abierta publicada tres días después de su muerte. Son escritos sobre la lectura y las influencias literarias, su amor-odio a Austria y los austriacos, su infancia, la enfermedad y la muerte, los políticos y los gestores culturales...

En este libro puede comprenderse cómo quería Bernhard ser visto por la opinión pública, cómo jugaba con ella, cómo la utilizaba para sus fines..., y también cómo elogiaba sus predilecciones, sus simpatías, sus modelos.

9 de noviembre de 1954

Jean-Arthur Rimbaud

Por su centenario

Señoras y señores:

Se dice que solo honramos al poeta cuando está muerto, cuando la tapa del sepulcro o el húmedo montón de tierra han establecido una separación definitiva entre él y nosotros, cuando, como se dice tan bella y meticulosamente en las necrológicas escritas por espíritus inferiores, ha entregado su espíritu. Entonces, así lo quiere Dios, hay alguna oficina pública que comienza a hojear su directorio, y el trabajo de la posteridad emprende su camino. Hay coronas y «tertulias», y se desarrolla un divertido intercambio entre bodegas y ministerio hasta que el expediente del poeta desaparece otra vez o se decide publicar su obra. Tienen lugar pompas y celebraciones, se descubren obras del difunto y se sacan a la luz -se «escenifica» al poeta-, casi siempre solo para disipar el aburrimiento, que es para lo que, al fin y al cabo, se cobra un sueldo. Y de esa forma (en nuestro país) ¿no ocurre que no se honra al poeta sino al jefe del departamento de cultura, a quien gestiona los poemas, al actor, al recitador? Por ello, más de un Hölderlin o un Georg Trakl se revolverían en su tumba ante tanta cultura fabricada, injertada, ante tantas conversaciones sobre el mercado del arte de las que solo se desprende la falta de vergüenza.

Ahora se trata de recordar a Jean-Arthur Rimbaud. ¡Gracias a Dios era francés! De forma que creemos en la fuerza y el esplendor de la palabra poética, creemos en la continuidad de la vida del espíritu, en la indestructibilidad de las imágenes (las imágenes de los muertos y de las visiones), tal como surgen de los elementos que hay en las páginas de algunos grandes hombres, como solo ocurre una o dos veces en cada siglo. No nos engañemos: lo poderoso, excitante, conmovedor y tranquilizador, lo duradero... ¡no crece como la acedera en los prados del verano! Unos versos significativos que permitan al hombre mirar al abismo no surgen cada día, todos los años. Han de imprimirse siempre algunos millares de libros antes de que las máquinas hagan uno de sus esfuerzos elementales y nos den una obra importante de la literatura mundial, aunque solo sea una. Las obras de los que siempre echan las campanas al vuelo y que resuenan hasta en cervecerías llenas de borrachos, las de los poetas de revista y los fabricantes de artículos literarios de exportación, que a veces les reportan el premio Nobel, son en su mayoría solo tonterías engalanadas y productos de moda. Lo que importa en literatura es lo original, precisamente lo elemental, gente como Jean-Arthur Rimbaud.

[Primeras páginas en PDF]


[Etiquetas: En busca de la verdad, Thomas Bernhard, Discursos, cartas de lector, entrevistas, artículos, pensamiento, ]

Compartir:

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres