PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

viernes, 20 de octubre de 2017 suscribirse a novedades

Novedades

imagen descriptiva

www.elboomeran.com | 25/9/2017

CLAVES DE RAZÓN PRÁCTICA

Las últimas palabras de William Burroughs


La revista Claves de Razón Práctica nº 254 inaugura la sección "Encuentros extraordinarios" con Jesús Ferrero, que escribe su segunda entrega de la serie Entrevistas imaginarias. En esta ocasión se trata de un relato que coquetea con los límites de la realidad y la ficción, en una dimensión donde la vida y la muerte, lo psíquico y lo real, lo soñado y lo vivido se confunden creando una narración muy verosímil centrada en los últimos días de vida del escritor William Burroughs.  
 
[Comienzo del artículo]
 
 Yo no, pero mi amigo Kid sí que asistió a la agonía de William Burroughs, y fue Kid el que me hizo el siguiente relato: El maestro estaba tendido en un sofá verde de aquella mansión de Kansas en medio de ninguna parte. Había pistolas en el salón y un barril de whisky.

Había también un rifle de la Edad de Oro del Far West: un Winchester 73 que le gustaba mucho a Burroughs y con el que había matado alimañas en su propiedad: un rancho cuyas dimensiones iban a morir al horizonte.

Tierras rojizas sin demasiada gracia, bosques negros a los lejos, y un silencio fundamental, que hace que tu conciencia se despierte y piense en la muerte. Así era el paraje que había elegido William para sus últimos días. Apenas se drogaba, pero de vez en cuando acudía a su páramo Räjà, un bengalí que le regalaba heroína de la mejor calidad, pues Räjà era devoto de la vida y la obra de Burroughs. Leía los libros de Burroughs como un fanático lee los libros sagrados. Creía ver en ellos un mensaje críptico, una revelación acerca del final de los tiempos. Pero Räjà no iba a su casa más de dos veces al mes. Cuando William no tenía heroína, salía de casa y se ponía a matar animales.

 

[ARTÍCULO COMPLETO EN PDF]

Compartir:

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2017 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres