PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

jueves, 21 de septiembre de 2017 suscribirse a novedades

Novedades

imagen descriptiva

www.elboomeran.com | 26/6/2017

CLAVES DE RAZÓN PRÁCTICA

El thriller como obra maestra

César Pérez Gracia escribe, para la revista Claves de Razón Práctica nº 252,  este minucioso análisis de la obra maestra de Javier Marías "Corazón tan blanco" cuando se cumplen 25 años desde su publicación. Hace una breve sinopsis, luego puntualiza cuáles han sido las claves de su éxito, describe el perfil de sus protagonistas y de los diferentes personajes relevantes, y elige los momentos y escenarios sublimes de la obra de Marías. Concluye que en la novela la tormenta resulta invisible, pero se barrunta ese mar de fondo, "damos por consabidas demasiadas cosas en el ámbito de la vida cotidiana, no digamos en la vida conyugal. Las relaciones humanas siempre son laberínticas"

[Comienzo del artículo]

Hay un soneto pasmoso de Lope de Vega sobre el amor como un febril desasosiego, que puede servirnos para explorar, para leer con lupa carnal, si vale la expresión, las páginas más espeluznantes de Corazón tan blanco. El Museo de Estocolmo alberga la Dama velada de Roslin, 1768, una tapada sueca, precursora de las majas de Goya.

Las tapadas de Lope

Describe Lope las múltiples caras del deseo y el arrebato de la sensualidad desbocada. Ortega se identifica con este Lope galante en su ensayo "Contreras o el aventurero", y en el prólogo al Collar de la paloma, señala, "el amor furtivo, cima del amor". Como buen dramaturgo, Lope baraja los rostros y las paradojas. "Áspero, tierno, liberal, esquivo". Es difícil superar la música de esos cuatro adjetivos, pero no nos sirven para CTB. Sin embargo, hay un endecasílabo muy mariesco:

"Leal, traidor, cobarde y animoso". Corazón tan blanco puede significar, tan pálido, tan cobarde. Baroja usa "blanco" como mote golfo de varón pusilánime en La busca. Pero quizá el verso clave para leer CTB es el que dice : "Creer que un cielo en un infierno cabe". Los buenos versos siempre son un cruce de gracia expresiva e inteligencia fulgurante. Ranz sufre en carne propia esa experiencia atroz del amor infernal. La pintura del amor como arcadia perenne es una flagrante chorrada. Las tapadas de Lope eran las bellezas furtivas del Siglo de Oro a la caza del amor furtivo. Goya vuelve a retratar a las majas o tapadas dieciochescas en los Caprichos, campando a su antojo por los desmontes de la Moncloa y la Pradera de San Isidro. Son las noches de Boccherini. Beber veneno de oro en cáliz delirante. La mujer es secreta, dice Donne, vertido por Paz, como libro de emblemas para indoctos. "Esto es amor, quien lo probó lo sabe". Remata Lope su soneto.

[ARTÍCULO COMPLETO EN PDF]

Compartir:

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2017 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres