PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

jueves, 14 de diciembre de 2017 suscribirse a novedades

Novedades

imagen descriptiva

www.elboomeran.com | 19/6/2017

CLAVES DE RAZÓN PRÁCTICA

Francis Bacon y Philip Seymour Hoffman: dos conciencias contemporáneas

En este artículo de la revista Claves de Razón Práctica José María García López compara las vidas de dos artistas con una sensibilidad especial: el pintor Francis Bacon y el actor Philip Seymour Hoffman. Según el autor hay seres que vienen a este mundo con una sutilísima capacidad receptiva y con facultades extraordinarias para desnudar y reconvertir la realidad, y este es el caso de estos dos artistas. Repasa sus grandes obras y momentos vitales y los concluye que "en sus vidas y muertes coinciden y se funden el dolor y la felicidad, cohabitan los desgarramientos y las corrupciones, los revulsivos de la miseria física y moral con la belleza lacerante o liquidadora de la lucidez".

 

[Comienzo del artículo]

Morir de sobredosis. Como si fuera posible morir de otra cosa. Sobredosis, por ejemplo, de hambre. Sobredosis de tristeza o voluntad de desaparecer. Tal vez resulte raro unir en un comentario las irradiaciones de los nombres de un pintor tan existencial y atormentado como el dublinés Francis Bacon y un actor tan versátil e introspectivo como el neoyorkino Philip Seymour Hoffman, pero se trata de subrayar la coincidencia de ambos en una cierta superación de sus lenguajes artísticos y cómo los dos pusieron sus vidas al tablero por caminos distintos. Bacon era asmático y bebía, mala combinación respecto a la propia salud, y Hoffman había vuelto a combinar en su cuerpo de manera incontrolable, tras mucho tiempo de abstinencia, todo tipo de drogas. El primero falleció en una clínica de Madrid a los 82 años de edad (28 de abril de 1992) y por una parada cardiorrespiratoria, tras haberle desaconsejado su médico aquel viaje después de la extirpación de un riñón cancerígeno; el segundo a los 46 (2 de febrero de 2014), en su apartamento de Manhattan y con una jeringuilla clavada en el brazo.

[ARTÍCULO COMPLETO EN PDF]

Compartir:

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2017 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres