PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

domingo, 25 de junio de 2017 suscribirse a novedades

Novedades

imagen descriptiva

www.elboomeran.com | 15/6/2017

REVISTA LA GACETA

Nostalgia del ocho negro

Eduardo Antonio Parra escribe, en este artículo de la revista La Gaceta nº 557, sobre el billar. Cuenta cómo se inició en el juego, influido por el entusiasmo que siempre tuvo su padre hacia el billar, ese deporte-vicio que en un momento de su vida tuvo que suprimir de su rutina para poder conseguir un trabajo digno. Describe la atmósfera del salón de billar con lujo de detalles y comenta que el juego es como una metáfora del tiempo, del mundo de la evolución. Si bien no frecuenta los salones de billar desde que era un joven estudiante, de vez en cuando en su cerebro escucha aún el entrechocar de las bolas y sobre todo la emoción de estar con el ocho negro, cuando de un solo tiro dependen la derrota o la victoria.

 

[Comienzo del artículo]

Con el paso de los años abandonamos ciertas actividades que nos proporcionaban placer, alegría u otro tipo de satisfacción. La mayor parte de las veces lo hacemos sin motivos claros, sólo por indiferencia, desidia, falta de tiempo. Deambular sin rumbo, el ejercicio de un instrumento musical, visitas a los cines de arte, reuniones constantes con los amigos, ir de campamento, pueden ser algunas de nuestras pérdidas inconscientes. Otras se deben a la disminución de ciertas capacidades físicas, como formar parte de un equipo deportivo o hacer alpinismo, pero por lo común la causa suele ser el modo en que asumimos el simple transcurrir del tiempo. Entre las cosas que practicaba con gusto y sin darme cuenta abandoné décadas atrás está el billar. No la carambola. Lo mío era el pool, donde hay que hundir la mitad de las bolas -las de número menor o mayor- en las buchacas o troneras y, al final, cantar dónde caerá el ocho negro para ganar la partida. Un juego sencillo que, no obstante, mantiene enfrascados a los jugadores por horas, sobre todo si se consume alcohol entre tiro y tiro, al grado de que llega un momento en que son más los errores que los aciertos.

[ARTÍCULO COMPLETO EN PDF]

Compartir:

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2017 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres