PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

martes, 12 de diciembre de 2017 suscribirse a novedades

Novedades

imagen descriptiva

www.elboomeran.com | 05/6/2017

CLAVES DE RAZÓN PRÁCTICA

Mi literatura fantástica

En e artículo del nuevo nº de la revista Claves de Razón Práctica el profesor Luis Alberto de Cuenca analiza el origen y las grandes obras  de la literatura fantástica. Indica que fue la revolución industrial, en la segunda mitad del siglo XVIII la que propició la aparición de este tipo de literatura, que no debe confundirse con el fantasy, la ciencia ficción o la literatura de lo maravilloso. Lo fantástico stricto sensu tiene que tener siempre tensión entre lo real y lo imaginario, entre lo posible y lo imposible, esa tensión surgida de los íntimos terrores del ser humano es la que dibuja y delimita el espacio característico de la literatura fantástica.

 

[Comienzo del artículo]

Decía el recientemente desaparecido Tzvetan Todorov, en ese libro inaugural y espléndido que es su Introduction à la littérature phantastique (1970), que fue en la segunda mitad del siglo xviii, con la primera revolución industrial, cuando se dieron las condiciones objetivas para que surgiera en Europa la literatura fantástica stricto sensu, esa que tanta gente confunde con la fantasy, la ciencia ficción o la literatura de lo maravilloso, siendo como es claramente distinta de esas otras marcas literarias de la imaginación humana. Tuvo que aparecer en el horizonte la mítica algarada de 1789, con toda la carga racionalista que llevaba consigo, para que empezara a desarrollarse una literatura de escape de tanto raciocinio, tanto igualitarismo y tanta libertad mal entendida. Porque la literatura fantástica se gesta en una época que renuncia al milagro y a la drogadicción religiosa, y es esa actitud de indefensión ante las grandes preguntas -ahora ya sin respuestas- y ante las dudas que han sustituido a las certezas de antaño lo que genera aquello que se conoce por phantastique.

[ARTÍCULO COMPLETO EN PDF]

Compartir:

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2017 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres