PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

domingo, 25 de junio de 2017 suscribirse a novedades

Novedades

imagen descriptiva

www.elboomeran.com | 08/5/2017

CLAVES DE RAZÓN PRÁCTICA

Goya: Un niño, un monstruo y una multitud

María Gil analiza el libro de César Pérez Gracia sobre Goya para el nº 251 de la revista Claves de Razón Práctica. Se trata de un libro que contiene dos partes, dos ensayos que describen dos épocas y aspectos diferentes de Goya. El primero se dedica a destripar uno de los primeros cuadros del artista, El niño Ayerbe, pintado en 1781 en Zaragoza, y en la que la realidad de la sociedad se filtra en cada detalle de ese retrato individual. La segunda parte, Retratos de Goya, propone una antología de los retratos que el pintor realizó a lo largo de su vida, describiendo la evolución del estilo y la historia de un país.

 

[Comienzo del artículo]

César Pérez Gracia es un erudito de lo goyesco. Y si afinamos más en esta especialidad, él domina los vínculos del pintor zaragozano con su tierra natal. Este breve libro, Retratos de Goya, es un alarde, en este sentido. Pero la mustia, académica palabra especialidad no termina de encajar con el estilo de la obra, porque es un trabajo literario, desinhibido, atractivo, a ratos impresionista y digresivo. En lo que respecta al contenido, en torno al Goya retratista, la imagen que Pérez Gracia traslada al lector es dúplice. Recoge dos ensayos que en cierto modo se complementan, componen un Goya bifronte. En el primero de los dos escritos, El niño Ayerbe el lector se topa con un cuadro sobriamente siniestro, según Pérez Gracia el primer retrato del l i b r os genio de Fuendetodos. Éste es el Goya de los enigmas, el hermético, el Goya del lado oculto de la luna. Su complemento está en el texto Retratos  de Goya, que lleva el título del volumen. En este ensayo, afín en el estilo a otras piezas de crítica cultural del autor, vemos al pintor colocado en medio del barullo del salón y de la corte, en comercio con el mundo. Este segundo Goya está rodeado de personajes, sobre el escenario de lo social, a plena luz expuesto. Si el Goya hermético es abordado en torno a una sola obra, El niño Ayerbe, el Goya social es una evolución, a través de una gran cantidad de datos que Pérez Gracia nos brinda. El estudioso goyesco comenta más de un tercio de los retratos que el pintor realizó durante toda su vida. Según mi experiencia lectora, el recorrido que este libro sugiere va de la noche al día, como el vistazo histórico de la obra del pintor nos lleva de la luz a lo oscuro.

[ARTÍCULO COMPLETO EN PDF]

Compartir:

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2017 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres