PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

martes, 12 de diciembre de 2017 suscribirse a novedades

Novedades

imagen descriptiva

www.elboomeran.com | 27/4/2017

REVISTA DOSSIER

Trashumancia: El poema que se escribe caminando

Artículo de la poeta y veterinaria española, María Sánchez, publicado por la revista  Dossier nº33, que desvela la realidad de los pastores en esta época moderna donde el campo casi convive con la ciudad. La trashumancia lleva años debilitándose, hace mucho que el hombre construye de espaldas a la ganadería. Los pastores, llevando a su ganado a otras tierras para buscar alimento y refugio según la época del año, colaboran con la biodiversidad, mantienen el equilibrio del suelo y le dan tiempo para regenerarse, preservan praderas y pastizales que mitigan el cambio climático, su trabajo es invisible, pero muy importante.

 

[Comienzo del artículo]

Estoy intentando terminar un libro. Y digo un libro, como algo impersonal y lejano, porque aunque lo sienta muy mío sigue siendo algo etéreo e incontrolable. Algo que sucede y encaja a la perfección en mi cabeza, pero que aún no termino de domesticar. Buscando anécdotas sobre mi familia, una que se vertebra de hombres de tierra y animales, descubrí en la dedicatoria de la tesis de mi padre que a mi bisabuelo Juan le encantaban las cabras. Tanto que, en unos de los carnavales de los años cincuenta en mi pueblo, le hicieron una coplilla: «Ya se murió "el pez"/ lo enterraron con su madre / ya entregó su alma a Dios / y las cabras a Juan Sánchez».

No podía irse a la cama tranquilo si no las veía volver cada atardecer del campo al corral. El rito de regreso que sucedía siempre después del alimento tenía que cumplirse cada día para poder descansar. De este ir y venir de los rebaños sabía como nadie el escritor Azorín, que en su discurso de ingreso en la Real Academia Española, en 1924, dijo que el genio de España nunca podría comprenderse sin la consideración de centenares y centenares de multitudes transitando una y otra vez por los caminos del país.

Cañadas, cordeles y veredas, un maravilloso sistema arterial para el territorio, son el lugar clave y único de paso para los pastores y sus animales, igual que harían oxígeno y nutrientes en nuestra sangre. Un sistema circulatorio a seguir para la supervivencia, un movimiento incansable siempre en busca del refugio y el alimento. Una manera inigualable de reescribir la travesía una y otra vez sobre la tierra, como el camino que comienza a dibujarse en las células del que escribe o lo intenta, constante, sigiloso, impaciente.

[ARTÍCULO COMPLETO EN PDF]

Compartir:

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2017 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres