PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

martes, 19 de septiembre de 2017 suscribirse a novedades

Novedades

imagen descriptiva

www.elboomeran.com | 13/4/2017

REVISTA DOSSIER

La cruzada de la leche

En clave de humor escribe Margarita García Robayo este texto sobre lactancia materna para la revista  Dossier nº33. Cuenta en primera persona su experiencia sobre este tema, que se ha convertido en una cruzada de las madres de hoy en día, al punto de satanizar cualquier otra alternativa a la leche materna. García Robayo escribe estas notas de su experiencia personal para las primerizas, todas aquellas mujeres y sus parejas que se enfrentan por primera vez a esa aventura de alimentar a su bebé recién nacido.  

 

[Comienzo del artículo]

¡NO TE DEJES VENCER! ¿No es maravillosa la naturaleza? Era la impresión de una nota de internet, que sobresalía de la libreta de una chica sentada más adelante.

El título era todo lo que podía leerse desde mi asiento: dos frases conectadas caprichosamente por alguien a quien le sobra entusiasmo. O violencia. En general, estoy en contra de los signos de admiración, pero ponerlos en un título es lo mismo que escupirle la cara a alguien. ¿Y la naturaleza? La naturaleza es tan maravillosa como un tornado, una lluvia tóxica, una plaga de gusanos.

-Pero ¿para qué querés secador de pelo?

La chica abrazaba su libreta mientras escuchaba el descargo de una de las profesoras del curso preparto, la que andaba con una teta plástica colgada del cuello como un crucifijo y un bebé de trapo, porque daba la clase de lactancia. La verdad era que la chica se había desubicado, alzó la mano y preguntó eso: si en la clínica donde tendría a su bebé había secador. A veces pasaba -quizá era un asunto hormonal-, se lanzaban preguntas como misiles ciegos y había que cubrirse la cabeza. La otra vez una había preguntado que si, cuando se presentaran las contracciones, su novio -cuya profesión no era la obstetricia- podría irle midiendo la dilatación con una regla; de ese modo estarían seguros de cuándo ir al hospital. Por suerte, ante cada exabrupto, aparecía rápidamente una de las profesoras y volvía a poner todo en su sitio: estantes de conceptos perfectamente ordenados.

[ARTÍCULO COMPLETO EN PDF]

Compartir:

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2017 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres