PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

jueves, 23 de marzo de 2017 suscribirse a novedades

Novedades

imagen descriptiva

www.elboomeran.com | 09/1/2017

CLAVES DE RAZÓN PRÁCTICA

Donaires Cervantinos

En la revista Claves de Razón Práctica, Andrés Trapiello selecciona e introduce una serie de refranes, aforismos y sentencias que Miguel de Cervantes utilizó en sus libros. ¿Son todos estrictamente suyos? El concepto de originalidad era muy diferente en esa época, por lo que a Trapiello no le parece relevante este hecho. Miguel de Cervantes es el escritor más citado por los hispanohablantes, incluidos aquellos que no lo han leído. 

[Comienzo del artículo]

Es sabido que a Cervantes le gustan muchísimo los refranes y tiene un don especial para traerlos a pelo de lo que se este tratando. Como Sancho Panza. El de enhebrarlos unos detrás de otros es la característica del habla sanchesca, para desesperación -y envidia- de don Quijote, quien acabara confesando con humildad que, al reves de lo que le sucede a su escudero, el se las ve y se las desea para acordarse de alguno. A Sancho, por el contrario, es lo primero que se le celebra: "Los refranes de Sancho, aunque son mas que los del Comendador Griego, no por eso son de estimar menos", dirá la duquesa, y en el Persiles aparece un caballero del que se cuenta que tiene el propósito de escribir un libro que titulara precisamente Flor de aforismos peregrinos, proyecto acaso del propio Cervantes.

No hay duda de que este leyó o conoció de oídas la Filosofía vulgar de Juan de Mal Lara o los de Núñez Pinciano, que sumados a los que oyó de viva voz en sus infinitos viajes (muchos de los cuales acopiarían poco después Covarrubias o Gonzalo de Correas en su Vokabulario  de refranes) forman un corpus fascinante. Cervantes los puso en boca de Sancho, desde luego, y de otros personajes, o los utilizó el mismo, pero lo que acaso no sospechara es que un buen numero de frases suyas -principalmente del Quijote- acabaría el tiempo troquelándolas como refranes, aforismos y sentencias, y poniéndolas en boca de gentes que aun las utilizan sin saber la fuente de donde proceden, como el celebre "con la Iglesia hemos topado", mal citado casi siempre.

[ARTÍCULO COMPLETO EN PDF]

Compartir:

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2017 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres