PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

lunes, 17 de diciembre de 2018 suscribirse a novedades

Novedades

imagen descriptiva

Borges, por Loredano

www.elboomeran.com | 12/8/2008

Claves de la Razón Práctica nº184

El hombre desdichado, por Enrique Lynch

"Va pues por delante la confesión de mi delito: yo no soy más que un lector profano o circunstancial de la obra de Borges, no me considero ni he sido nunca lo que se entiende por "un borgeano"; de manera pues que todo lo que yo pueda opinar a tenor de la figura del héroe en la inmensa obra borgeana ha de ser recibido como una conjetura que sólo pretende ser plausible, pero en absoluto conclusiva o dogmática". El autor resume algunas peculiaridades del escritor argentino que "carece de padrinazgos intelectuales" y que "no ha dejado institución y no llegó a consolidar una escuela", reconoce la influencia de su madre, Leonor Acevedo, y su amanuense y albacea oriental, María Kodama.

"El de Borges es un mundo inconfundible donde todo es fantástico y al mismo tiempo real, un mundo habitado por personajes difusos que solamente tienen nombre pero nunca enseñan el rostro. (...) Sus actos insignificantes se narran en los textos borgeanos entre infinidad de citas enciclopédicas que siguen la estela de las recurrentes afinidades electivas del autor: Coleridge, Virgilio, Dante, Kipling, Quevedo, Donne, etc. (...).El gran protagonista de las ficciones borgeanas es el tiempo, que transcurre siempre en círculo, como en los mitos. Porque es un escenario atrapado en un tiempo circular, en el mundo de Borges suceden muchas historias, pero no hay Historia, si por "Historia" entendemos lo que los hombres han hecho alguna vez". En este artículo Lynch cita también los principales temas de la obra de Borges y echa un vistazo urgente al armazón de su universo literario.

"Mi modesta y breve aproximación a su idea de la condición heroica está llamada a fracasar porque no parece posible reconocer ningún signo heroico en una literatura donde no se narran proezas ni prodigios, ya que no hay en ella caracteres destacados, ni próceres, ni epopeyas sino, como he apuntado, la narración de actos que se refieren en o se citan de- otras epopeyas más o menos memorables. (...)  Cabría reconocer aquí una primera figura para la idea de lo heroico en Borges, una primera representación que nos refiere a él como héroe-sujeto de una desdicha (o de una tragedia) inconsolable: estar dotado para reconocer el coraje y la virtud en los varones insignes y saber además que no le ha sido dada la capacidad de emular esa virtud, típica penuria o tribulación romántica. (...). No hay pues, nada de anómalo en la raigambre romántica de Borges ni en su función como escritor fundacional de cierta argentinidad, minoritaria o discutida, pero sin duda reconocible. Lo peculiar, si acaso, es que su idea de lo heroico no responde a la pauta convencional del romanticismo, sino que -sorprendentemente- recurre a un patrón que es clásico. En efecto, el héroe borgeano no es un titán sino un humano frágil, un ser finito; en suma, un desgraciado".

Y termina recordando un dato peculiar. "La decisión última de Borges que, según se mire, tiene una vaga afinidad con los gestos de sus héroes: la decisión de ir a morir a Ginebra, que fue la ciudad de su primera infancia".

[Documento completo en PDF]

[Etiquetas: Ensayo, Borges]

Compartir:

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2018 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres