PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

domingo, 25 de junio de 2017 suscribirse a novedades

Novedades

imagen descriptiva

www.elboomeran.com | 27/1/2015

REVISTA CARTA

Baudelaire, delirios febriles

La revista  Carta nº 5 reproduce un manifiesto del director de cine finlandés, Aki Kaurismäki, aparecido por primera vez en la revista Filmihullu en 1980. el director realiza una dura crítica al cine finés de ese momento, del que dice que "ha tocado fondo, y es imposible caer más bajo". Busca comprender la hisotria del cine, dando el lugar merecido a los grandes desde Lumière y Méliès hasta Dreyer, Ray y Preminger. Concluye que habría que hacer películas directas, concisas y de una incomparable belleza.

[Comienzo del artículo]

Epígrafe: "Permitidme que no os ofrezca la cabeza, dice el extranjero.

- Ah, caballero, se escandalizó Shaunard, no  me importaría".
(Henri Murger, Escenas de la vida bohemia)

"El francés es un animal de corral tan bien domesticado que no se atreve a saltar ninguna empalizada. Ver sus gustos en arte y literatura. Es un animal de raza latina; no le disgusta la basura en su casa, y, en literatura, es escatófago. Se vuelve loco por los excrementos...".

(Charles Baudelaire, Mi corazón al desnudo)

Pero ¿qué nos importan los franceses? El cine finlandés de estos últimos años es indudablemente arte, pero ¿es cine?

Una película debe ser en primer lugar, para parafrasear a Baudelaire, una gran película y sagrada para su autor. Eso es todo. Puesto que cuando se habla de cine comprometido o de cine de vanguardia, "esas costumbres de metáforas militares denotan espíritus no militantes, sino hechos para la disciplina, es decir, para el conformismo, espíritus nacidos domesticados, espíritus belgas, que no pueden pensar más que en sociedad".

Y puesto que decimos que el cine debe ser santo para su autor esto quiere decir que l'auteur1 en cuestión detesta probablemente su obra y no quiere hablar de ella a ningún precio, porque un gran filme lleva inevitablemente a su realizador a medir mejor su propia insignificancia y lo abandona desnudo, o solo le deja en el mejor de los casos harapos raídos para protegerse del frío.

Y nadie quiere encontrarse en medio de los lobos.

Salvo quizás los héroes míticos de Ostrovski

[ARTÍCULO COMPLETO EN PDF]

Compartir:

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2017 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres