PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

miércoles, 13 de noviembre de 2019 suscribirse a novedades

Novedades

imagen descriptiva

www.elboomeran.com | 15/12/2011

Diario de Nueva York

Tras la realización del Diario de Tokio en 2009, Fernando Bellver ha regresado a Nueva York con Alfredo Mateos Paramio para recrear una ciudad imaginaria y tangible, inmediata y esquiva. Entre el 20 de noviembre y el 3 de diciembre de 2011, ambos recorrieron los escenarios de películas y novelas entre las vidas cotidianas de la megápolis norteamericana.

 

 

 

Durante dos semanas, Fernando Bellver llevó un cuaderno de viaje cuyas páginas se fueron ofreciendo on-line durante su estancia y que puede hojearse aquí:

 


 

Fernando Bellver (Premio Nacional de Arte Gráfico 2008) pasó una temporada de su juventud en Nueva York, viviendo en el West Village y frecuentando a José Guerrero. Posteriormente, aunque ha regresado a la ciudad en numerosas ocasiones, Nueva York no ha sido tratada en su obra con excesiva frecuencia, si excluimos su exposición Ciudades (2008) y los óleos de sus series Hoteles e Interiores. Esta es la primera ocasión que Bellver aborda la figuración de la ciudad norteamericana como un paisaje incoherente de imágenes recordadas y espacios por explorar, y lo hace en colaboración de Alfredo Mateos Paramio, quien fue Jefe de Actividades Culturales del Instituto Cervantes de Nueva York entre 2003 y 2005, y llevó a cabo durante su vida como neoyorquino ("it's easy to become a Newyorker") una topografía personal de los lugares históricos y mitológicos menos transitados de la ciudad.

Nueva York no sorprende al visitante, porque ha visto la ciudad en tantas películas que tiene la sensación de moverse por un decorado de cine. Por ello, Fernando Bellver, que sostiene que leemos leemos todo el rato imágenes ya vistas, ha recreado irónicamente algunas de las escenas cinematográficas que están en la memoria colectiva, incorporando también varios de los highlights que la mayor parte de los lectores busca reconocer en su dibujo.

Junto a esa gramática turística, otro Nueva York es el que asoma en estas páginas: lugares singulares que quedaron marcados por personas y acontecimientos, desde la época de New Amsterdam a los últimos cambios en la fisonomía de la ciudad. El dispensario donde atendieron a Edgar Allan Poe, los laboratorios Bell donde se gestó el cine sonoro, cruzados en el dibujo todavía por los trenes de la antigua High Line, la lucha victoriosa del Clark's para oponer sus huevos Benedict a los rascacielos de la Tercera Avenida... todo ello fundido con el bullicio del Nueva York actual, dibujado y escrito en algún bar del Soho o en los últimos vagones de la tarde en la curva infinita de la Línea 7 al llegar a Queens.

La estación del año elegida para este Diario de Nueva York es la más característica para los habitantes de la ciudad, y que casi todos los visitantes ocasionales desconocen: los días nítidos y las largas noches del otoño-invierno. Después de tantas imágenes y noticias sobre la ciudad, no era posible una expedición heroica, sino una crónica cotidiana y compartida con amigos y conocidos varios, artistas incluidos, apostados al paso de los dos protagonistas y cuya interferencia es parte insoslayable de este Diario de Nueva York.

Además del cuaderno del viaje dibujado por Bellver, y de las fotografías contemporáneas de Carles Gené y Pep Tortella, en los próximos días se irán incorporando las anotaciones de Alfredo Mateos Paramio, un mapa más interactivo de los lugares visitados y algunos fragmentos del rodaje complementario.

 

Más información:
Los diarios de viaje de Fernando Bellver.
Obra Gráfica de Fernando Bellver.

 

[Etiquetas: Nueva York, ilustración, diario, viajes]

Compartir:

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2019 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres