PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

viernes, 20 de octubre de 2017

 Blog de Patricio Pron

Una alteración / "Ed, el payaso feliz" de Chester Brown

imagen descriptiva

Chet Doodley comienza su turno en la sección de limpieza de un hospital cuando descubre una mano que yace en el suelo; un instante después, se da cuenta de que es una de las suyas, pero esto no es lo más extraño que sucede en esta novela gráfica desconcertante y escatológica de Chester Brown.

Por las páginas de Ed, el payaso feliz desfilan pigmeos caníbales que habitan en las alcantarillas, científicos que estudian las técnicas masturbatorias de los calamares, punks, empleadas de librería, un hombre que "no puede dejarlo", santos del siglo XIII, fantasmas de niñas muertas, extraterrestres que pasaban por allí, un pene con el rostro de Ronald Reagan, un agujero entre dimensiones, médicos sádicos, policías, uno o dos vampiros, una mujer que espera que su marido salga de una operación de prolongación de pene, un payaso que es todo menos feliz.

Aunque Chester Brown es conocido sobre todo por sus cómics autobiográficos (El Playboy, Nunca me has gustado, Pagando por ello) y/o por sus biografías de Louis Riel y de personajes bíblicos (María lloró sobre los pies de Jesús), Ed, el payaso feliz (publicada originalmente entre 1986 y 1989) pone de manifiesto que, al menos en sus comienzos, el autor disponía de una fantasía libérrima y desbocada. En sus notas (Brown es un agudo y muy sincero lector de sí mismo, y las notas finales a sus libros suelen ser un placer por derecho propio) reconoce que la obra es producto de la improvisación y las prisas. Pero al final todo encaja, como encajan las piezas de puzles como Como un guante de seda forjado en hierro de Daniel Clowes: provocando una alteración ínfima pero fundamental en nuestra forma de comprender (o no) el mundo.

 

Chester Brown
Ed, el payaso feliz
Trad. Hernán Migoya y Lorenzo Díaz
Rot. Iris Bernárdez
Barcelona: La Cúpula, 2017

[Publicado el 18/7/2017 a las 11:45]

[Etiquetas: Chester Brown, Cómic, La Cúpula]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Al cuello del lector / "Bola Ocho" de Daniel Clowes

imagen descriptiva

Clowes desarrollaría posteriormente un estilo, pero estos cómics primerizos, publicados entre 1989 y, oficialmente, 2004, tienen trazas de los mundos inquietantes, los personajes monstruosos, la misoginia, la capacidad de observación, el raro sentido del humor, la afición por la referencia a los cómics de la Época Dorada del género que el lector asocia invariablemente con Daniel Clowes cuando piensa en su trabajo.
 
Un intento no muy convincente de hacer que el lector simpatice con los habitantes de Chicago, una denuncia de las escuelas de arte, las vidas desafortunadas de un joven que pretende solucionar su falta de fuerza física con actitud y de una joven que cae primero en manos de unos satanistas y luego de unos evangélicos, las aventuras de personas que tienen un pez que les succiona el pene, prefieren penetrar insectos o se alimentan de "gusanos gigantes carnívoros" que crecen debajo de un lavabo, el atractivo de las mujeres feas y la crítica a las nuevas tendencias: todo tiene su sitio en Bola Ocho, breve y definitivamente dispuesto a saltar al cuello del lector de este libro y de acompañarlo en su lectura de la obra de madurez de su autor, uno de los más importantes autores de novela gráfica y cómic de las últimas décadas.
 
 
Daniel Clowes
Bola Ocho
Trad. Lorenzo Díaz
Rot. Joan Mulero e Iris Bernárdez
Barcelona: La Cúpula, 2016 [2007]

[Publicado el 06/9/2016 a las 19:00]

[Etiquetas: Daniel Clowes, Cómic, La Cúpula]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Problemas del cómic autobiográfico / "Pobre cabrón" de Joe Matt

imagen descriptiva

[...]
 
Joe Matt también "hiede horriblemente" pese a no haber muerto aun: es egoísta, posesivo, presuntuoso, infantil, tacaño, perezoso, sucio. Al comienzo de Pobre cabrón maltrata horriblemente a su novia, a la que llega incluso a golpear; más tarde pretende que vuelva con él, intenta ligarse a una de sus amigas y a la novia de un amigo, se obsesiona con una camarera y a continuación con una estudiante china de intercambio, se masturba compulsivamente, se castiga verbalmente y, en general, parece incapaz de mantener una relación honesta y simple consigo mismo y con los demás. Al igual que Crumb (y a diferencia de Brown, quien aparece aquí como personaje junto con Seth), Matt responde las preguntas que hacen a la cuestión de autobiografía y cómic adhiriendo a unas convenciones narrativas propias del realismo que sólo se ven puntualmente contravenidas por la exageración humorística y la caricatura; en algún sentido, la representación de su autor como un personaje repulsivo encuentra su justificación en la exageración a la que éste alude cuando es interrogado por sus personajes acerca de las relaciones entre verdad y representación en sus cómics; pero esos mismos personajes se enfadan y a menudo censuran al autor cuando se ven narrados en ellos, poniendo de manifiesto que en las contradicciones del cómic autobiográfico y en los problemas que éste genera a sus creadores y lectores radica su principal interés y su mayor fuerza.
 
(Pobre cabrón es, además, un libro muy divertido.)
 
 
Joe Matt
Pobre cabrón
Trad. Lorenzo Díaz
Rot. Iris Bernárdez
Barcelona: La Cúpula, 2016

[Publicado el 29/8/2016 a las 17:45]

[Etiquetas: Cómic, Joe Matt, La Cúpula]

[Enlace permanente] [1 comentario]

Compartir:

Ni siquiera los demonios / "Vil y miserable" de Samuel Cantin

imagen descriptiva

[...]
 
No es su único problema, sin embargo: Lucien está obsesionado con Halloween, tiene un psicólogo violento que lo humilla y hace cuarenta años que no tiene relaciones sexuales; de hecho, el traje de látex que viste permanentemente le impide incluso masturbarse. Cuando sueña que asesina accidentalmente a una joven que ha visto en el autobús y que de su vagina escapa una marmota, su psicólogo le dice: "Guau, Lucien, eres aún más mongolo de lo que pensaba... Quiero decir que sabía que estabas como una cabra, pero este sueño ya es de puto retrasado. Entiendo por qué no tienes novia, en serio. [...] Si creyera en el sistema penal, llamaría a la pasma ya mismo. Les diría 'venid a enchironar a este tipo, es un lunático peligroso, encerradlo, enterradlo vivo, no sé, que no vuelva a ver la luz del sol jamás de los jamases...' pero, por suerte para ti, no creo en el sistema penal, como sabes..." (114). A cambio, el psicólogo y su novia de dieciséis años le consiguen una cita.
 
[...] 
 
 
Samuel Cantin
Vil y miserable
Trad. Natalia Mosquera
Rot. Iris Bernárdez
Barcelona: La Cúpula, 2015

[Publicado el 13/11/2015 a las 16:15]

[Etiquetas: Samuel Cantin, La Cúpula, Cómic]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Un mundo raro y fascinante / "El horno huérfano" de Rob Davis

imagen descriptiva

[...]
 
Sin embargo, El horno huérfano es una novela gráfica excepcional: desde su primera escena, una lluvia de cuchillos que anticipa un extraño reloj parlante (obligando al protagonista a encadenar a su padre en el cobertizo), esta novela de Rob Davis se mueve en un mundo raro y fascinante cuyas reglas son extrañas pero, al mismo tiempo (y en algún sentido) curiosamente familiares: en él, los adolescentes construyen a sus padres para que estos se encarguen de las tareas de la casa pero van al colegio como los adolescentes en todos los sitios y con uniformes no muy distintos; los artefactos de cocina son "dioses" con personalidades singulares, pero su uso no es muy diferente al que les damos en nuestro mundo; también las aulas y los métodos de enseñanza son similares, pero lo que se enseña en ellas (historia circular, mecánica sagrada, "mitomática") es extraño, y además el colegio es vigilado por leones; la policía ejerce su acción represiva habitual, pero se compone de ancianos monstruosos que circulan en triciclos a cuerda; el clima puede ser modificado a voluntad por las autoridades, pero a veces se producen tormentas "reidoras" que pueden volver a uno loco y que son lo único que ríe en una sociedad que desconoce su origen y en la que las personas tienen asignado un día para su muerte.
 
[...]
 
 
Rob Davis
El horno huérfano
Trad. sin referencia
Barcelona: La Cúpula, 2015

[Publicado el 09/11/2015 a las 12:00]

[Etiquetas: Rob Davis, La Cúpula, Cómic]

[Enlace permanente] [1 comentario]

Compartir:

Actualizaciones IX / Marie-Luise Scherer, Mason Currey, Stephen Collins

imagen descriptiva

Una página de "La gigantesca barba que era el mal", de Stephen Collins. Crédito, del autor.

Quienes hayan leído al espléndido Copi recordarán a las ancianas que pueblan algunos de sus cuentos y, particularmente, su obra gráfica: intrigantes, violentas, lúbricas, de una fealdad en la que Copi se recrea como si quisiese poner de manifiesto que su fealdad es principalmente moral. Me acordé de ellas leyendo el primero de los textos de La bestia de París y otros relatos de Marie-Luise Scherer, que narra los asesinatos de ancianas cometidos por dos inmigrantes antillanos en la década de 1980: si las ancianas del relato de Scherer sólo guardan una relación irónica con las de Copi, Paulin y Mathurin, los asesinos homosexuales, parecen calcados de las "locas" con las que el escritor argentino de lengua principalmente francesa ridiculizaba a la homofobia y a la vinculación entre sexualidades alternativas, enfermedad mental y crimen en Francia, donde el Ministerio de Salud sólo retiró a la homosexualidad de su lista de trastornos mentales en 1981. "La bestia de París" no es el mejor relato del libro, sin embargo: hay un magnífico retrato de Philippe Soupault, el único surrealista que no se comportó como un comerciante de la revolución literaria ni como un constructor de panteones.
 
 
2
 
Afirma Mason Currey que su interés en las rutinas de los artistas "habla más bien sobre la producción que sobre el significado" de su obra (15). Rituales cotidianos puede ser leído, sin embargo, como una desmentida de la afirmación anterior; es decir, como [...] y a menudo como un escollo. Además es un libro extremadamente divertido.
 
 
3
 
A diferencia de lo que sostienen algunos, no hay nada liberador en la irrupción de lo reprimido. El ilustrador y autor británico Stephen Collins, habitual del dominical de The Guardian y de otras publicaciones, ha encontrado para expresar esto una metáfora apropiada: la de una barba que crece irreprimible, desmesuradamente, trastocando la vida de su poseedor y la de la sociedad en la que éste vive, un "Aquí" que existe como reverso de un "Allí" del que nada sabemos. "Aquí", sin embargo, es "Allí" en determinadas circunstancias, y el orden superficial de nuestra sociedad esconde un desorden primitivo y un temor que no son individuales, no componen la estructura de una personalidad individual e intransferible, sino colectivos, como una oscuridad que anidase en nosotros. Al final, esa oscuridad emerge, como una pregunta a los lectores de esta magnífica y perturbadora novela gráfica.
 
 
Marie-Luise Scherer
La bestia de París y otros relatos
Trad. José Aníbal Campos
Madrid: Sexto Piso, 2014
 
Mason Currey
Rituales cotidianos. Cómo trabajan los artistas
Trad. José Adrián Vitier
Madrid: Turner, 2014
 
Stephen Collins
La gigantesca barba que era el mal
Trad. Natalia Mosquera
Rot. Iris Bernárdez
Barcelona: La Cúpula, 2014

[Publicado el 26/3/2014 a las 12:00]

[Etiquetas: Marie-Luise Scherer, Crónica, Sexto Piso, Mason Currey, Miscelánea, Turner, Stephen Collins, Cómic, La Cúpula]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Actualizaciones (V) / Sergio Mora / Juan Tallón / Miguel Sáenz

imagen descriptiva

1
 
Un tiempo atrás hablábamos aquí del libro de Joaquín Reyes Realidad a la piedra y del surrealismo pop que permeaba ese libro (así como las teleseries del grupo de actores y guionistas manchegos al que Reyes pertenece). A más de diez años del comienzo de La hora chanante, el programa que otorgó masividad a este tipo de humorismo, el surrealismo pop con referencias castizas es ya un elemento central de la cultura española contemporánea y la editorial barcelonesa La Cúpula publica una contribución sustancial a esta corriente: Typical Spanglish de Sergio Mora, un cómic/libro de poesía/catálogo de exposición protagonizado por un extraterrestre con un botijo por cabeza que ofrece inspiración a quienes visita. A algunos esto le recordará ligeramente a cómics de Daniel Clowes como El rayo mortal. No es ninguna casualidad: Mora homenajea aquí al autor de Ghost World y a creadores como Charles Burns y Jack Kirby, aunque nunca olvida sus raíces y el sitio en el que se encuentra. (Véase por ejemplo la conejita tatuada de la ilustración, a la que ya quisiéramos conocer nosotros, dicho esto en plural mayestático.)
 
 
2
 
A algunos lectores les parecerá (también) que no existe nada que vincule el penoso encierro en un ascensor con un sacerdote católico con el Maracanazo, la sede del Ministerio de Justicia con un periódico de Galicia y los ladrones de libros y la muy sana costumbre de espiar a los vecinos con Los Planetas y Jack El Destripador. A esos lectores sólo se les puede recomendar la lectura de El váter de Onetti de Juan Tallón (Ourense, 1975), una novela que trata de todas estas cosas, pero también de lo que sucede cuando suceden las cosas importantes, entre ellas [...], dicen sus editores, por "el único criterio de la calidad literaria".
 
 
3
 
Al visitante regular a este diario de lecturas (y no sólo a él) el nombre de Miguel Sáenz no le resulta desconocido, puesto que tampoco le son ajenos los nombres de Thomas Bernhard, Alfred Döblin, Friedrich Dürrenmatt y Herman Broch, a todos los cuales tradujo. Recientemente, la editorial de la Universidad de Salamanca tuvo el acierto de publicar algunas de sus intervenciones públicas con el título de Traducción: Dieciocho conferencias nada magistrales y dos discursos de circunstancias. Una objeción: en este libro (cuyos temas son la relación entre el autor y el traductor, y sus variantes; la traducción entre culturas; la cuestión de a qué variante del español se debe volcar la traducción, el traductor como escritor, la enseñanza del arte u oficio de traducir; etcétera), ni las conferencias son "nada magistrales" ni los discursos son "de circunstancias"; hay aquí una mezcla de erudición y experiencia que lo convierte en un imprescindible para quienes tengan interés en la traducción, pero también para todos aquellos a los que les importa la literatura, de la cual la traducción es heterónimo, un nombre más.
 
 
Sergio Mora
Typical Spanglish
Barcelona: La Cúpula, 2013
 
Miguel Sáenz
Traducción: Dieciocho conferencias nada magistrales y dos discursos de circunstancias
Salamanca: Ediciones Universidad de Salamanca, 2013
 
Juan Tallón
El váter de Onetti
Barcelona: Edhasa, 2013

[Publicado el 07/11/2013 a las 12:00]

[Etiquetas: Sergio Mora, Miguel Sáenz, Juan Tallón, Edhasa, La Cúpula, Ediciones Universidad de Salamanca, Cómic, Novela, Miscelánea, Actualizaciones]

[Enlace permanente] [1 comentario]

Compartir:

Las paradojas de la vida del artista / "Melodías animadas" de Robert Crumb

imagen descriptiva

Una de las páginas de "Melodías animadas" de Robert Crumb. Crédito, del autor.

[...]
 
No hay nada contradictorio en la afirmación precedente, pero sí en el hecho de que haya sido hecha precisamente por Robert Crumb, uno de los artistas que, desde el cómic underground norteamericano de comienzos de la década de 1970, más hizo por la desaparición de esas restricciones. La nostalgia de Crumb es por un mundo ya completamente desaparecido y recuerda en mucho al interés de Bob Dylan por las canciones de una época que él como nadie contribuyó a dejar atrás al poner de manifiesto en la década de 1960 que el rock and roll y la música pop también podían ser el vehículo de ideas complejas y relevantes desde el punto de vista político y estético. Ambos artistas recuperaron en un momento u otro lo que habían dejado atrás, pero lo hicieron cuando todo ello había sido destruido, como si ambos sintiesen una cierta culpa por haber contribuido a su destrucción o fuesen conscientes de estar atrapados en una de las tantas paradojas en la vida de un artista; o como si estas Melodías animadas fuesen el testimonio de la trayectoria única de un artista que, sabiendo de la aceptación de su trabajo por parte de una sociedad en cuyos criterios de valor no cree, hubiese decidido darle la espalda a esa época y seguir su propio camino.
 
 
Robert Crumb
Melodías animadas
Trad. Narcís Fradera y Francisco Pérez Navarro
Pról. Gilbert Shelton
Barcelona: La Cúpula [Obras Completas 13], 2013

[Publicado el 24/9/2013 a las 12:00]

[Etiquetas: Robert Crumb, La Cúpula, Cómic]

[Enlace permanente] [1 comentario]

Compartir:

Un cruce de géneros / "La calambre" de Ángel Mosquito

imagen descriptiva

Ángel Mosquito nació en las afueras de Buenos Aires en 1976 y ha hecho de esas afueras (que conforman lo que habitualmente es llamado el "Conurbano bonaerense", una sucesión de barrios informes y mayormente miserables, con personas al borde de la desesperación, policías corruptos y drogas) el centro de una obra que ya incluye los libros Morón Suburbio, Villa Tesei, Carne argentina y otros. La calambre también transcurre en el Conurbano (más específicamente, en el partido de San Miguel), donde dos vampiros, decididos a dejar de beber sangre para, de ese modo, integrarse en la sociedad ("reinsertarse" lo llaman ellos, como si fuesen delincuentes o adictos a las drogas), malviven recolectando y vendiendo cartones; cuando roban un coche, las cosas se complican, y esa complicación incluye dos policías corruptos (uno de los cuales tiene algo que confesarle a su compañero), un travestí, un vampiro condenado a habitar el cuerpo de un niño y un bebé al que la convivencia azarosa con los vampiros parece haber enseñado algo.
 
Al igual que las novelas nunca realmente logradas de Leonardo Oyola, La calambre propone un cruce de géneros (el policial, el fantástico) para narrar esa zona de cruce y de mezcla que es el Conurbano, pero sus influencias no provienen tanto de esas literaturas como de la adopción de esos géneros por parte de los medios audiovisuales (de hecho, sus editores llaman a este libro "un thriller", que es un género principalmente cinematográfico): el resultado (y en esto La calambre también recuerda a las novelas de Oyola) es una obra susceptible de ganar mucho con su adaptación, pero poco satisfactoria como narrativa gráfica.
 
Una mención aparte merece el lenguaje de la obra: ya por decisión de su autor, ya por imposición editorial, sus personajes aspiran a expresarse en el equivalente español de la jerga lumpen argentina, pero el resultado es una mezcla entre ambas; posiblemente no haya sido intención de su autor, pero esa mezcla (los personajes dicen "chau" pero también "vale", dicen "capullo" pero también "hija de puta") le otorga a La calambre una rareza lingüística que es (paradójicamente) su principal mérito.
 
 
Ángel Mosquito
La calambre
Barcelona: La Cúpula, 2013

[Publicado el 03/7/2013 a las 12:15]

[Etiquetas: Ángel Mosquito, La Cúpula, Cómic]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

La invención del estilo / "El hombrecito" de Chester Brown

imagen descriptiva

Un fragmento de "El hombrecito". Crédito, del autor.

Quienes conocimos a Chester Brown por sus libros El Playboy, Nunca me has gustado y Pagando por ello supusimos hasta el momento que la suya era una literatura principalmente autobiográfica. Naturalmente esto es cierto, pero no toda la verdad, como prueba El hombrecito, la selección de relatos gráficos breves escritos y dibujados entre 1980 y 1995 y que La Cúpula publica estos días una década y media después de su aparición en inglés.
 
El hombrecito comienza con unos rollos de papel higiénico que asesinan a los humanos para vengar las afrentas recibidas (el tipo de idea que siempre resulta atractiva para el autor novel, escriba éste cómics o cualquier otro tipo de narrativa) y culmina con la constatación de que la madre del autor era esquizofrénica. La distancia entre una idea y otra es la que existe entre un autor relativamente interesante y otro imprescindible, entre un autor de cómics cuyo dibujo carece de personalidad y otro cuyas planchas resultan inmediatamente reconocibles, entre un autor que observa cuánto de sí mismo hay en los demás y otro que se interesa por el hecho de que hay mucho de los demás en sí mismo.

[...] 
 
 
Chester Brown
El hombrecito: Historias cortas 1980-1995
Trad. Lorenzo Díaz
Rot. Iris Bernárdez
Barcelona: La Cúpula, 2013

[Publicado el 12/3/2013 a las 12:15]

[Etiquetas: Chester Brown, Cómic, La Cúpula]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Foto autor

Biografía

Patricio Pron (1975) es doctor en filología románica por la Universidad Georg-August de Göttingen, Alemania. Su trabajo ha sido premiado en numerosas ocasiones, entre otros con el Premio Juan Rulfo de Relato, y traducido a diez idiomas. Entre sus obras más recientes se encuentran el libros de relatos La vida interior de las plantas de interior (2013), así como el ensayo El libro tachado: Prácticas de la negación y el silencio en la crisis de la literatura (2014) y las novelas El comienzo de la primavera (2008), El espíritu de mis padres sigue subiendo en la lluvia (2011), Nosotros caminamos en sueños (2014) y No derrames tus lágrimas por nadie que viva en estas calles (2016). En 2010 la revista inglesa Granta lo escogió como uno de los veintidós mejores escritores jóvenes en español. 

 

Fotografía: Javier de Agustín

Bibliografía

 
 
 
 

 
 

 

Ficción

No derrames tus lágrimas por nadie que viva en estas calles. Barcelona: Literatura Random House, 2016. 

Nosotros caminamos en sueños. Barcelona: Literatura Random House, 2014. 

La vida interior de las plantas de interior. Barcelona: Mondadori, 2013.

Trayéndolo todo de regreso a casa. Relatos 1990-2010. La Paz (Bolivia): El Cuervo, 2011.

El espíritu de mis padres sigue subiendo en la lluvia. Barcelona: Mondadori, 2011.

El mundo sin las personas que lo afean y lo arruinan. Barcelona: Mondadori, 2010.

El comienzo de la primavera. Barcelona: Mondadori, 2008.

Una puta mierda. Buenos Aires: El cuenco de Plata, 2007.

El vuelo magnífico de la noche. Buenos Aires: Colihue, 2001.

Nadadores muertos. Rosario: Editorial Municipal de Rosario, 2001.

Hombres infames. Rosario: Bajo la luna nueva, 1999.

Formas de morir. Rosario: Universidad Nacional de Rosario Editora, 1998.

 

No ficción:

El libro tachado. Madrid: Turner. 2014. 

 

Edición

Zerfurchtes Land. Neue Erzählungen aus Argentinien [Tierra devastada: Nuevos relatos de Argentina]. Coed. con Burkhard Pohl. Göttingen: Hainholz Verlag, 2002.

Crítica

"Aquí me río de las modas": Procedimientos transgresivos en la narrativa de Copi y su importancia para la constitución de una nueva poética en la literatura argentina. Göttingen: Niedersächsische Staats- und Universitätsbibliothek Göttingen, 2007.

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2017 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres