PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

domingo, 18 de noviembre de 2018

 Blog de Patricio Pron

Toda historia de amor es una criptografía / "El libro de Tamar" de Tamara Kamenszain

imagen descriptiva

"Yo esperaba de mi exmarido algún mensaje contundente del tipo ‘te extraño', ‘volvamos', ‘estoy dispuesto a cambiar'", admite Tamara Kamenszain; sin embargo, lo que obtuvo en su lugar fue un pequeño lipograma, un anagrama basado en su nombre en hebreo cuyo autor (Héctor Libertella, el escritor argentino muerto en 2006 que fue su pareja durante largos años), habla de atar ramas, armar tramas y matar ratas.

Kamenszain nació en Buenos Aires en 1947 y es una de las voces más reconocidas (y reconocibles) de la poesía argentina de las últimas décadas, así como una ensayista premiada y traducida. En El libro de Tamar conjura otras parejas de escritores (algunas próximas, como la de Ricardo Piglia y Josefina Ludmer, y otras más distantes, como los matrimonios entre Ted Hughes y Sylvia Plath y Julia Kristeva y Philipe Sollers) para dar cuenta de la especificidad de un tipo de vínculo en el que el amor (entre escritores) es también un ejercicio de crítica literaria, pero también para comprender un mensaje que en su momento pasó por alto y que tal vez fuera el que ella había esperado. Por estas páginas desfilan María Moreno y Sharon Olds, Osvaldo Lamborghini, Mark Strand, Philip Roth y César Aira. Kamenszain recorta una experiencia en la que confluyen el interés por el tango y la reescritura, la "pasarela del alcohol" y toda una sociabilidad literaria que es, vista desde la perspectiva de quienes pertenecemos a una promoción de escritores argentinos posterior a la suya, también, y sobre todo, un retrato generacional. Al hacerlo da cuenta de una deriva que ha llevado a los autores de su generación del hermetismo textualista en el que el "yo" era concebido como una ficción hasta una literatura confesional de la que El libro de Tamar es un magnífico ejemplo. Y pone de manifiesto algo bien conocido por algunos: que toda historia de amor es principalmente, y para los demás (aunque también para sus protagonistas, en ocasiones), una criptografía.

 

Tamara Kamenszain

El libro de Tamar

Buenos Aires: Eterna Cadencia, 2018

[Publicado el 17/10/2018 a las 18:55]

[Etiquetas: Tamara Kamenszain, Ensayo, Eterna Cadencia]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Las palabras y el mundo / "Paisajes en movimiento" de Gustavo Guerrero

imagen descriptiva

Gustavo Guerrero (Caracas, 1957) obtuvo el Premio Anagrama de Ensayo en 2008 con Historia de un encargo, una obra sobre las circunstancias que rodearon la escritura de la novela de Camilo José Cela La catira (1955) y, de forma más general, acerca de las condiciones de posibilidad de la circulación de literatura en el ámbito hispanohablante; Guerrero, quien es profesor en la Universidad de Paris Seine y editor de los hispanohablantes de Gallimard, había escrito ya acerca de esas condiciones en libros como La estrategia neobarroca (1987), Itinerarios (1997) y La religión del vacío (2002), pero es en su nuevo libro donde los temas de la literatura hispanoamericana y el cambio cultural adquieren protagonismo en su obra.

Paisajes en movimiento aborda ambos a partir de los ejes complementarios del tiempo, el mercado y la nación (o su abandono) en la literatura en español producida entre 1990 y 2010 aproximadamente; lo hace recurriendo a la producción crítica de Reinhart Koselleck y Andreas Huyssen, Paul Virilio, Hartmut Rosa y Francine Masiello, pero también a la de críticos latinoamericanos como Reinaldo Laddaga, Gabriel Zaid, Ángel Rama, Beatriz Sarlo, Néstor García Canclini y Octavio Paz. Autores todos ellos de producciones intelectuales de signo muy diverso, Guerrero los pone a dialogar entre sí para abordar una producción literaria no menos variada, y en la que destacan los libros de los argentinos Rodrigo Fresán, Laura Wittner, Fabián Casas, Sergio Raimondi y César Aira, el cubano Antonio José Ponte, el uruguayo Eduardo Milán, los chilenos Roberto Bolaño y Germán Carrasco, el colombiano Juan Gabriel Vásquez, los venezolanos Eugenio Montejo y Rafael Cadenas, el guatemalteco Rodrigo Rey Rosa, el salvadoreño Horacio Castellanos Moya y los mexicanos Julián Herbert, Luis Felipe Fabre, Mario Bellatin y Álvaro Enrigue.

Se trata (en palabras de su autor) de un "esfuerzo por plasmar unas narrativas críticas y abiertas, que no se reconozcan en los numerosos discursos alarmistas sobre el apocalipsis de la cultura, pero que tampoco incurran en el conformismo de aquellos que piensan que no hay nada nuevo bajo el sol" (11-12); como tal, uno de sus méritos se deriva del talento de su autor para hacernos creer que su objeto de estudio existe; es decir, que hay "una" literatura latinoamericana y que ésta es susceptible de ser abordada desde el "presente embriagado de presente" del que habla la ensayista argentina Graciela Speranza en su más reciente libro. No es un mérito menor, en especial si se considera que (como demuestra Guerrero) es una literatura con una relación problemática con la adscripción nacional y/o la idea de pertenencia.

A pesar de las susceptibilidades que suscita (y en consideración a ellas), es singular apreciar cómo es el mercado el ámbito que, en Paisajes en movimiento, más y mejores perspectivas ofrece para abordar la cuestión del tiempo y la de la nación en la literatura latinoamericana: como sostiene Guerrero, "en una época en que el aumento de la producción de libros y la rápida cadencia en los tiempos de su comercialización van haciendo desaparecer los fondos de catálogos y librerías, con las consecuencias que pueden adivinarse por lo que toca a la presencia o visibilidad de una obra y a la transmisión y la constitución de una memoria literaria común entre las generaciones" (49), el mercado es el ámbito en el que se dirimen las divergencias entre una literatura latinoamericana escasamente interesada en ensayar los gestos de una nacionalidad fuerte y unas expectativas internacionales que condicionan la circulación de esa literatura a su legibilidad y a su capacidad de adscripción a un territorio, lo que, por cierto, puede verse (también) en el catálogo de latinoamericanos de Gallimard, por ejemplo.

Guerrero se enfrenta al problema de cómo abordar la producción literaria latinoamericana que resulta del nuevo régimen de historicidad en el que vivimos, un "extraño ahora cada vez menos estable y definido, cada vez más laberíntico e imprevisible" (37); lo hace con precisión y con elegancia, señalando las principales tendencias y también las formas de resistencia (las estéticas de la apropiación, la cita y la reescritura, el surgimiento de las editoriales independientes, los intentos de redefinir la noción de valor literario, la escritura de la inmediatez, la escritura "antipatriótica" de Fresán y Castellanos Moya, la literatura "performativa" de Bellatin, la del nomadismo de Bolaño y Rey Rosa) que en los últimos tiempos se han articulado para reconciliar la experiencia y la escritura, las palabras y el mundo. "Con la redefinición del papel del mercado y con esa trivialización de lo escrito que trae consigo la multiplicación de soportes tecnológicos", escribe, "el escenario de los noventa y los dos mil es el de una gran crisis del valor literario que vuelve más perentoria que nunca una discusión sobre sus modos de fabricación, de acumulación y de transmisión, pero que, al mismo tiempo, convierte dicha discusión, para muchos, en un objeto anacrónico, y aun reaccionario, de cara a la reivindicación de un relativismo generalizado que marcha al unísono con la masificación de los productos de las industrias culturales" (89). Paisajes en movimiento pone de manifiesto la posibilidad de que esa discusión se produzca con inteligencia y gracia y sin los gestos banales (tan comunes, por cierto) de quien apuesta a un futuro que nunca llega y/o los de quien añora un pasado indefectiblemente ido.

 
Gustavo Guerrero
Paisajes en movimiento: Literatura y cambio cultural entre dos siglos
Buenos Aires: Eterna Cadencia, 2018

[Publicado el 14/8/2018 a las 17:45]

[Etiquetas: Gustavo Guerrero, Ensayo, Eterna Cadencia]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Involuntariamente pertinente / "Vivir entre lenguas" de Sylvia Molloy

imagen descriptiva

[...]
 
"¿En qué lengua soy?", es la pregunta del bilingüe. No es una pregunta retórica y no es pertinente sólo en relación a la biografía de la autora de Vivir entre lenguas: desde las afectaciones de una sociedad argentina históricamente permeable a la adopción de extranjerismos hasta la impotencia del fontanero polaco que visita su casa y quiere (pero no puede) hablarle en inglés de una experiencia estética, pasando por las conversaciones con sus gallinas (sólo un argentino puede entender por qué la autora llama a una "Curuzú Cuatiá" ni con cuánta justicia les canta el tema musical de un antiguo programa televisivo poblado de vedetes y plumas), los pecios del idioma de la infancia, la lengua privada de los latinoamericanos en los Estados Unidos, los esfuerzos (generalmente vanos) de ciertos padres por ponerle a sus hijos nombres que funcionen en más de una comunidad lingüística, los casos de Jules Supervielle, Joseph Conrad, William Henry Hudson, Ellie Wiesel y otros autores que cambiaron de lengua de escritura, la autora (una de las más notables de las últimas décadas en Argentina, ensayista y académica de excepción y maestra de decenas de escritores latinoamericanos) ofrece, posiblemente sin pensarlo, un libro de lectura particularmente pertinente en España, donde las lenguas son vinculadas a menudo (y forzosamente) a identidades que se desean monolíticas y son encarnadas por fuerzas políticas que las imaginan como fronteras; es decir, como herramientas de exclusión y no como puentes tendidos. "Para el monolingüe no hay sino una lengua desde donde se piensa un solo mundo", afirma Molloy: en la posibilidad de imaginar que las cosas no son necesariamente como se nos dice que son (y que no hay "una" verdad sino una cierta cantidad de puntos de vista no necesariamente en conflicto) radica la importancia política, también en España, del bilingüismo y de su elogio en Vivir entre lenguas.
 
 
Sylvia Molloy
Vivir entre lenguas
Buenos Aires: Eterna Cadencia, 2016
 
 [En Babelia/El País, 5 de octubre de 2016.]

[Publicado el 01/11/2016 a las 13:15]

[Etiquetas: Sylvia Molloy, Ensayo, Eterna Cadencia]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

"El cuerpo hace de sí su propio enemigo" / "Fruta podrida" de Lina Meruane

imagen descriptiva

[...]
 
No hay más allí, por otra parte; excepto la sintaxis de Meruane, una deriva verbal aparentemente caprichosa y conformada por acumulación y repeticiones cuya referencia inmediata es la prosa de Diamela Eltit. En Sangre en el ojo hay buenos ejemplos de ella; por ejemplo el que sigue:
 
Llegamos al segundo piso y nos tiramos en la cama y tiramos lejos los zapatos enarenados. Olíamos a mar, a marisco, a calcetines sucios, a los pies transpirados de Ignacio. ¿Estás cansado? Sí, dijo, exhausto. Y luego prendió un cigarrillo que acabó siendo para ambos y aspirando lentamente de la colilla empezó a decirme, entre pausas, aspirando las palabras, que esa tarde. En ese almuerzo. Entre esas machas y ese chupe de locos. Y la cebolla picada y las hallullas, Ignacio, no debíamos olvidarlas. Entonces, dijo. ¿Entonces?, dije. Entonces empecé a pensar, dijo. (Qué tendría que hacer para que dejaras de pensar tanto, todo el tiempo.) Lo pensé nebulosamente primero y lo seguí pensando con más claridad después de pasar el peaje, mientras conducía contigo al lado, dijo, las ideas vagando de un punto a otro, con la sensación de ir conduciendo en el aire. Y entonces. Entonces emergió la palabra posibilidad. La frase existe la posibilidad, aunque ya sé, remota. Remota, dije yo, todavía es remota. Y ya lo sé, no deberíamos pensar en esto, en esto que hemos hablado tantas veces. Solo que una cosa es hablar de algo, pensé yo, y otra muy distinta es de pronto abrir los ojos (110-111).
 
A la altura de Fruta podrida la sintaxis de la autora no estaba todavía formada por completo, sin embargo, y en la novela hay momentos sonrojantes: unos buitres "oteando la carnosa pulpa del campo", unas costuras que "empezaban a dilatarse", un resplandor "intenso" que "amarillea" los párpados de una de las protagonistas y resulta ser "el agónico brillo de la tarde que doraba los últimos frutales afuera", todo ello sólo en la primera página.
 
En sus momentos menos logrados, Fruta podrida recuerda el agotamiento que la obra de Eltit arrastra desde hace décadas; en los mejores, nos recuerda que es una narradora a seguir de cara a futuros libros que estén a la altura de Cercada, su mejor novela hasta el momento.
 
 
Lina Meruane
Fruta podrida
Buenos Aires: Eterna Cadencia, 2015

[Publicado el 01/8/2016 a las 15:00]

[Etiquetas: Lina Meruane, Eterna Cadencia, Novela]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Foto autor

Biografía

Patricio Pron (Argentina, 1975) es autor de los volúmenes de relatos Hombres infames (1999), El vuelo magnífico de la noche (2001), El mundo sin las personas que lo afean y lo arruinan (2010), Trayéndolo todo de regreso a casa. Relatos 1990- 2010 (2011) y La vida interior de las plantas de interior (2013), así como de las novelas Formas de morir (1998), Nadadores muertos (2001), Una puta mierda (2007), El comienzo de la primavera (2008), ganadora del Premio Jaén de Novela y distinguida por la Fundación José Manuel Lara como una de las cinco mejores obras publicadas en España ese año, El espíritu de mis padres sigue subiendo en la lluvia (2011), que ha sido traducida al noruego, francés, italiano, inglés, neerlandés, alemán, portugués y chino, Nosotros caminamos en sueños (2014) y No derrames tus lágrimas por nadie que viva en estas calles (2016), Premio "Alcides Greca" de Novela de 2017, y del ensayo El libro tachado. Prácticas de la negación y del silencio en la crisis de la literatura (2014), al igual que del libro para niños Caminando bajo el mar, colgando del amplio cielo (2017). Su trabajo ha sido premiado en numerosas ocasiones, entre otros con el premio Juan Rulfo de Relato 2004, y antologado en Argentina, España, Alemania, Estados Unidos, Colombia, Perú y Cuba. Sus relatos han aparecido en publicaciones como The Paris ReviewZoetrope y Michigan Quaterly Review (Estados Unidos), die horen (Alemania), Etiqueta Negra (Perú), Il Manifesto (Italia) y Eñe (España), entre otros. La revista inglesa Granta lo escogió como uno de los veintidós mejores escritores jóvenes en español de su generación. Más recientemente ha recibido el Premio Cálamo Extraordinario 2016 por el conjunto de su obra. Pron es doctor en filología románica por la Universidad «Georg-August» de Göttingen (Alemania) y vive en Madrid. Su libro más reciente es Lo que está y no se usa nos fulminará (2018).

 

 

Bibliografía

 
 
 
 
 
 

 
 

 

Ficción

Lo que está y no se usa nos fulminará. Barcelona: Literatura Random House, 2017. 

No derrames tus lágrimas por nadie que viva en estas calles. Barcelona: Literatura Random House, 2016. 

Nosotros caminamos en sueños. Barcelona: Literatura Random House, 2014. 

La vida interior de las plantas de interior. Barcelona: Mondadori, 2013.

Trayéndolo todo de regreso a casa. Relatos 1990-2010. La Paz (Bolivia): El Cuervo, 2011.

El espíritu de mis padres sigue subiendo en la lluvia. Barcelona: Mondadori, 2011.

El mundo sin las personas que lo afean y lo arruinan. Barcelona: Mondadori, 2010.

El comienzo de la primavera. Barcelona: Mondadori, 2008.

Una puta mierda. Buenos Aires: El cuenco de Plata, 2007.

El vuelo magnífico de la noche. Buenos Aires: Colihue, 2001.

Nadadores muertos. Rosario: Editorial Municipal de Rosario, 2001.

Hombres infames. Rosario: Bajo la luna nueva, 1999.

Formas de morir. Rosario: Universidad Nacional de Rosario Editora, 1998.

 

No ficción:

El libro tachado. Madrid: Turner. 2014. 

 

Edición

Zerfurchtes Land. Neue Erzählungen aus Argentinien [Tierra devastada: Nuevos relatos de Argentina]. Coed. con Burkhard Pohl. Göttingen: Hainholz Verlag, 2002.

 

Crítica

"Aquí me río de las modas": Procedimientos transgresivos en la narrativa de Copi y su importancia para la constitución de una nueva poética en la literatura argentina. Göttingen: Niedersächsische Staats- und Universitätsbibliothek Göttingen, 2007.

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2018 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres