PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

martes, 21 de noviembre de 2017

 Blog de Patricio Pron

Un único crimen / "La muerte de la mariposa. Zelda y Francis Scott Fitzgerald" de Pietro Citati

imagen descriptiva

"Toda la vida de Fitzgerald fue una grieta", sostiene Citati. "Ya desde su infancia había vivido una serie continua de reveses: carencias, pérdidas, desengaños amorosos, renuncias, abandonos, fracasos, humillaciones, heridas tremendamente sangrientas o, por lo menos, presentimientos de pérdidas y de heridas. [...] De niño, soñaba que no era hijo de su padre, sino un huérfano de sangre real; de adolescente, sus compañeros lo detestaban, por lo que se convirtió en una especie de chivo expiatorio; en la universidad nunca llegó a conseguir un papel protagonista en los clubes de estudiantes; no fue a la guerra para morir como un héroe, e incluso cuando se casó con Zelda y llegó a ser un escritor de enorme éxito, vio en el triunfo la sombra de las futuras catástrofes" (9-10).

Zelda, en cambio, "era un color, una mancha vibrante y sonora en el mundo [,] un emocionante destello de belleza en medio de la naturaleza" (13). Las catástrofes futuras que Fitzgerald veía habitándolo todo se precipitaron cuando ambos se conocieron, y sin embargo pocas historias de amor son más hermosas y más terribles que la que los unió. Para Citati, Zelda "nunca supo escribir novelas ni relatos, pero en sus cartas, incluso las que envió desde las clínicas psiquiátricas, se entrevé siempre una pincelada de ternura, elegancia, capciosidad, extravagancia, naturalidad y artificio que las hace inolvidables" (15). Para entonces ya todo había terminado (las fiestas, las borracheras compartidas, las estancias en la Costa Azul, las charlas nocturnas y cómplices) y el pronóstico de Fitzgerald se había cumplido: Zelda "poseía ‘una llama más intensa que la que yo haya tenido jamás': la fuerza desbordante de la locura" (22).

Zelda fue diagnosticada con esquizofrenia en 1930: "Me parecía que estaba entrando en un olvido más allá del mundo [...] y que yo debía tomar partido por ella", escribió después. Mientras tanto, Fitzgerald creía necesitar el alcohol para atrapar una literatura que le resultaba esquiva ("Mi talento está lleno de cicatrices", afirmaba); pese a lo cual, como observa Citati, entre 1929 y 1931, "Fitzgerald escribió algunos de sus mejores cuentos: ‘Una mala travesía", ‘La boda', ‘Dos errores' y ‘Regreso a Babilonia'. Su vida se hundía en la angustia y la locura, y, sin embargo, quizá en ningún otro momento logró esa autenticidad en la voz, esa dolorosa dulzura en el tono" (57).

Es la de cuentos como "An Author's Mother", "Un caso de alcoholismo", "The Long Way Out", "Financiando a Finnegan" y "La década perdida", que Citati considera (en este muy bello ejercicio de biografismo y crítica literaria publicado por la exquisita editorial barcelonesa Gatopardo) que "figuran entre los más bellos del siglo pasado" (88). "En el manuscrito de Hermosos y malditos, Fitzgerald escribió que ‘la búsqueda de la felicidad es el mayor y quizá el único crimen del que nosotros, en nuestra pequeña miseria, somos capaces'. Después, siguiendo el consejo de Zelda, suprimió esa frase. No sabía aún lo grande que era su delito, el de ambos" (29-30).

 
Citati, Pietro
La muerte de la mariposa. Zelda y Francis Scott Fitzgerald
Trad. Teresa Clavel
Barcelona: Gatopardo, 2017

[Publicado el 03/11/2017 a las 17:15]

[Etiquetas: Francis Scott Fitzgerald, Pietro Citati, Biografía, Gatopardo]

[Enlace permanente] [1 comentario]

Compartir:

Alumno aplicado / "Música infiel y tinta invisible" de Elvis Costello

imagen descriptiva

[...]
 
Pero Música infiel y tinta invisible no es un libro solipsista: en él, Costello va y viene en el tiempo y en sus recorridos es ocasionalmente hijo, novio o marido, es decir, articula su identidad en relación a otros, en particular en relación a un padre cantante que contempla con curiosidad y admiración. Si esto no fuese suficiente, aquí también está la extraordinaria discoteca del creador de My Aim Is True, una de las más completas de la música contemporánea: leer este libro es, en ese sentido, conformar una lista mental singularmente amplia y variada de canciones por escuchar, discografías por conocer, músicos sobre los que regresar.
 
[...]
 
 
Elvis Costello
Música infiel y tinta invisible
Trad. Damià Alou, Rocío Gómez de los Riscos y Antonio Padilla
Barcelona: Malpaso, 2016

[Publicado el 19/7/2016 a las 12:30]

[Etiquetas: Elvis Costello, Autobiografía, Malpaso]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Viaje a la semilla / "Pequeño fracaso" de Gary Shteyngart

imagen descriptiva

Gary Shteyngart tiene veinticuatro años cuando tropieza en la librería neoyorquina The Strand con un libro de fotografías de San Petersburgo, la ciudad en la que vivió cuando ésta se llamaba Leningrado y él, Igor Semiónovich. La inmersión en el pasado que resulta de ese descubrimiento podría parecer, en cierto sentido, una fuga: Shteyngart se está quedando calvo, tiene un trabajo anodino que "exige unos treinta minutos de dedicación al año, en su mayor parte destinados a corregir las pruebas de los folletos que enseñaban a los rusos recién llegados las maravillas del uso del desodorante" (11), debe cinco mil dólares a su banco, trabaja desde hace años en una novela absurdamente titulada "Las pirámides de Praga" y es casi virgen y prácticamente alcohólico; es, en resumen, el "pequeño fracaso" en el que sus padres sabían que se convertiría desde hace años.
 
[...]
 
 
Gary Shteyngart
Pequeño fracaso
Trad. Eduardo Jordá
Barcelona: Libros del Asteroide, 2015

 

[En "Lo que está y no se usa nos fulminará", sección mensual en el blog de la librería argentina Eterna Cadencia. Buenos Aires, noviembre de 2015.]
 
"Lo que está y no se usa nos fulminará" es el producto del diario de lecturas que Patricio Pron lleva desde el año 2003. Al no estar destinados específicamente para su publicación, los ensayos breves y reseñas escritos allí por su autor suelen permanecer inéditos, pero "lo que está y no se usa nos fulminará", así que Eterna Cadencia publica mensualmente las notas tomadas tras la lectura del que el escritor argentino considere el libro reciente más estimulante publicado en España o de circulación en ese país (Pron vive en Madrid desde 2008), con especial énfasis en lo que significa leer la literatura argentina "desde afuera". Más información en: patriciopron.com.

 

[Publicado el 03/12/2015 a las 12:30]

[Etiquetas: Gary Shteyngart, Autobiografía, Libros del Asteroide]

[Enlace permanente] [5 comentarios]

Compartir:

De primera mano / "Tumulto" de Hans Magnus Enzensberger

imagen descriptiva

"Mi interés por la autobiografía deja mucho que desear: no hace falta ser criminólogo ni epistemólogo para saber que los testimonios sobre uno mismo carecen de base fidedigna", escribe Hans Magnus Enzensberger (91). Sin embargo, el hallazgo de "un conjunto olvidado de cartas, libretas con notas, fotografías, recortes de periódico y manuscritos abandonados" y la convicción de que las experiencias políticas de la década de 1960 han sido "sepultadas bajo el estercolero de los medios de comunicación, el material de archivo, los coloquios públicos, la idealización" (206) fueron suficientes para que el escritor alemán (uno de los intelectuales europeos más relevantes del siglo XX y lo que llevamos del XXI) dejara atrás sus aprensiones. "En aquel montón regía el azar", afirma, "pero al menos [...] no hallé nada que a posteriori, con gran distancia temporal, hubiese sido inventado" (92).
 
[...]
 
 
Hans Magnus Enzensberger
Tumulto
Trad. Richard Gross
Barcelona: Malpaso, 2015
 
[En Babelia-El País, 28 de septiembre de 2015.]

[Publicado el 15/10/2015 a las 11:45]

[Etiquetas: Hans Magnus Enzensberger, Autobiografía, Malpaso]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Vida de W.B. antes y después de Portbou / Un pasaje de "Walter Benjamin: la vida posible" de Esther Leslie / Cita

imagen descriptiva

Un detalle de "Aura Transfer" de Volker Marz / Crédito, de su autor /

[...]
 
En el extremo de los conceptos elevados está el Museo Judío de Daniel Libeskind en Berlín (1998-2001), el cual afirma rendir un homenaje a Calle de dirección única de Benjamin. En otro lugar de Berlín se ensayó un proyecto más pedestre. Como signo del creciente valor de mercado de Benjamin y del reconocimiento de su nombre como marca, se construyó la Walter-Benjamin-Platz en un terreno que se expropió a un estacionamiento donde Benjamin deambulaba en los días de su infancia en Charlottenburg. Una piazza italiana se trasladó hacia los fríos climas del norte, rodeada de fachadas de granito y columnatas con lámparas art decó al frente de oficinas, departamentos, restaurantes y cafés. Las fuentes computarizadas en su centro y, durante los fines de semana, el mercado de productos agrícolas están diseñados para hacer del lugar un estiloso espacio moderno.
 
Ahora que la cultura de Berlín vibra en la vieja zona alrededor del Mitte, en el nuevo corazón restaurado de la ciudad reunificada, una salida artística al mojigato y exclusivo Zehlendorf, en el límite sureste de la capital, se siente como una aventura hacia un barrio exótico e impenetrable, incluso si su rareza reside en la banalidad de una opulencia que no es propia de Berlín. La sensación de seguir un largo recorrido se intensifica cuando la dirección de destino es Argentinische Alle, y la estación de metro Krumme Lanke es la parada que sigue después de Onkel Toms Hütte. Este mismo sentido de las cosas geográficamente confusas le asombró a Susanne Ahner mientras caminaba entre la estación de metro en Argentinische Alle y el s-Bahn en Mexicoplatz, en los meses previos a su participación en una exhibición dedicada a los rastros de Benjamin en el arte del Haus Am Waldsee, no lejos de su casa familiar en Delbrückstrasse. Los ecos de lugares distantes en el suburbio de Berlín le recordaban los comentarios de Benjamin acerca del barrio Europa en París, donde los nombres de las calles conjuran ciudades de todas partes del mundo y le permiten al viajero hacer una travesía imaginaria más allá de la geografía física. Ahner buscó más signos del mundo amplio secretados en las calles cercanas y logró encontrar -y fotografiar- lugares y escena que se relacionan con los muchos pueblos y calles en los que Benjamin pasó sus cuarenta y ocho años, de San Remo a Svendborg, de Riga a Nápoles. El proyecto de Ahner fue más allá: sus fotografías homenajean pequeñas barras de chocolate amargo de alta calidad, disponibles en el café del museo por cincuenta centavos de euro, que se han convertido en coleccionables y evocan el deseo de Benjamin de coleccionar y su fascinación por las postales y la fotografía. También evocan nuestro propio fetichismo por un hombre que fue desplazado una y otra vez: su pasión de coleccionista se transforma en un síntoma psicológico.
 
El mundo ampliado de Walter Benjamin alcanza un límite en la frontera entre Francia y España. En un video que Michael Bielicky realizó ahí, una figura encuentra su camino en los senderos de la montaña. Resopla y jadea. La imagen que uno ve está mediada por tecnologías de vigilancia. Éste es Benjamin en la frontera actual entre México y Estados Unidos, o algo parecido, visible al poder a través de las tecnologías infrarrojas y de localización global. Ser un refugiado hoy es un asunto de alta tecnología. La caminata de Benjamin fue una prefiguración de aquella de los refugiados anónimos que arriesgan todo para cruzar el límite, en un mundo globalizado económicamente pero cuyas fronteras están alineadas con fortalezas en contra de la gente. Hoy en día innumerables académicos e intelectuales vuelven sobre los pasos de esta caminata para entender así algo de la terrible experiencia a la que Benjamin fue obligado. Es importante que esos buscadores tengan algo que ver cuando terminan su penosa caminata: Portbou obliga. El arte prosigue con el memorial Pasajes de Dani Karavan, un trabajo conceptual situado afuera del cementerio de Portbou en 1994. El monumento es un estrecho pasaje de hierro. El angosto corredor encarcela al visitante detrás del grueso cristal de una ventana, lo cual refuerza la metáfora y la actualidad de lo imposible del pasaje. El visitante está atrapado y se le dirige a sentirse como Benjamin se sintió en septiembre de 1940, una diminuta y frágil figura suspendida sobre la vista del peligroso remolino del mar abajo. Algunas palabras de notas de Sobre el concepto de historia en varios idiomas están grabadas sobre el vidrio.
 
Es una tarea más ardua honrar la memoria de los seres anónimos que la de las personas célebres. La construcción histórica se consagra a la memoria de los que no tienen nombre.
 
Benjamin es, al menos, uno de los que se recuerdan. De hecho, se multiplica en este pequeño pueblo fronterizo. Se lee "A Walter Benjamin - Filòsof alemany - Berlin 1892, Portbou 1940", y en el contexto de la España posfranquista parece insinuar la posibilidad y necesidad de recobrar la tradición no fascista de España y Alemania. En 1990 se instaló otro memorial de piedra, adentro del cementerio, con una frase ampliamente citada en alemán, catalán e inglés:
 
"No existe ningún documento de civilización que no sea al mismo tiempo un documento de barbarie".
 
 
En:
Esther Leslie
Trad. Lucía Vodanovic
Santiago de Chile: Universidad Diego Portales, 2015

[Publicado el 19/8/2015 a las 11:45]

[Etiquetas: Walter Benjamin, Esther Leslie, Ediciones Universidad Diego Portales, Biografía]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

La insistencia del misterio / "La hermana menor. Un retrato de Silvina Ocampo" de Mariana Enriquez

imagen descriptiva

[...]
 
Muy posiblemente, estas contradicciones hayan sido las de la propia Silvina Ocampo; posiblemente, no le hayan importado mucho (su obra manifiesta un notable desdén por la resolución del misterio y de las contradicciones, cualesquiera que estos sean), pero lo interesante aquí es que tampoco son resueltas en La hermana menor, la biografía que le dedica la escritora y periodista Mariana Enriquez.
 
La autora del reciente (y muy bueno) Cuando hablábamos con los muertos (Santiago de Chile: Montacerdos, 2013) ha entrevistado a decenas de personas que conocieron y trataron a Ocampo, y lo ha hecho en el momento preciso (al menos un par de sus entrevistados murieron poco después de dar su testimonio para el libro). La hermana menor se articula sobre la base de esas entrevistas y de la lectura de la obra de Ocampo, así como de los diarios de Bioy, y de una visita a la antigua Villa Silvina, en Mar del Plata. En términos de investigación, posiblemente sea suficiente (aunque algunos extrañarán una lectura de los inéditos; por ejemplo de los quince cuadernos que supuestamente habrían escrito sus enfermeras a modo de diario de su enfermedad), pero no basta para esclarecer el misterio que es Silvina Ocampo, ya sea por las abundantes elipsis en el diario de Bioy, por el pacto de silencio que todos quienes conocieron a la autora parecen haber suscripto, por las preguntas que se hacen (las de este libro se dirigen principalmente a intentar esclarecer su sexualidad: ¿Compartió a su sobrina con Bioy? ¿Bioy se casó con ella para disipar el escándalo de la relación de Ocampo con su madre? ¿Fue amante de Silvina Pizarnik? Todas preguntas poco importantes en relación a su obra literaria), o por la opacidad de una vida vivida deliberadamente para no dejar otras huellas que las literarias.
 
[...]
 
 
Mariana Enriquez
La hermana menor. Un retrato de Silvina Ocampo
Santiago de Chile: Ediciones Universidad Diego Portales, 2014
 
[En Lo que está y no se usa nos fulminará, sección mensual en el blog de la librería porteña Eterna Cadencia. Buenos Aires, 8 de julio de 2014]

[Publicado el 09/7/2015 a las 13:15]

[Etiquetas: Silvina Ocampo, Mariana Enriquez, Biografía, Ediciones Universidad Diego Portales]

[Enlace permanente] [2 comentarios]

Compartir:

Sed fieles a ello / "La vida sin armadura" de Alan Sillitoe

imagen descriptiva

[...]
 
En España, y con los rechazos editoriales precipitándose sobre él, Sillitoe no perdió las esperanzas, sin embargo: "Como no confiaba más que en mí mismo, seguí escribiendo, pues la falta de formación para cualquier otro trabajo contribuía a esa persistencia, así como la fe absoluta en que no tenía otra vocación que la de escritor", afirma. "Si hay algo en lo que creáis firmemente, sed fieles a ello" le había dicho una maestra años antes, y Sillitoe no lo había olvidado. Este libro (escrito originalmente en 1993 pero que se detiene aproximadamente treinta años antes "porque sería demasiado aburrido escribir sobre una mera enumeración de libros") trata de esa fidelidad y de la capacidad de la literatura de corregir una vida, incluso una que ha comenzado tan mal: no es el mejor libro de Sillitoe y su traducción lo perjudica notablemente, pero está narrado con honestidad y rectitud, que son cualidades que escasean en la literatura en nuestros días. No sólo por esas razones, Sillitoe se lo dedica a Donald Morrison, el lector de la editorial W.H. Allen que recomendó su publicación a principios de 1958, cambiando su (hasta entonces muy desafortunada) vida y, de paso, las nuestras como lectores.
 
 
Alan Sillitoe
La vida sin armadura
Trad. Antonio Lastra
Madrid: Impedimenta, 2014
  
[En Babelia, suplemento de cultura del diario El País. Madrid, 10 de enero de 2015.]

[Publicado el 03/3/2015 a las 17:00]

[Etiquetas: Alan Sillitoe, Autobiografía, Impedimenta]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Una especie de rabia mezclada con un cariño infinito / "Mi abuela, Marta Rivas González" de Rafael Gumucio

imagen descriptiva

1
 
Fue Marta Rivas González quien decidió que su nieto iba a ser escritor, y fue ella la que determinó cuáles no iba a ser: "Kafka no, Joyce ni cagando, Tolstoi no seas loco, Sartre ni a palos. ¿Tú conoces esa parte en La gaviota, la del reflejo de la luna en el vidrio roto? Así hay que escribir, como la luna cuando se refleja", le exigió, y el niño que Rafael Gumucio era escribió como el reflejo de la luna en el vidrio roto hasta que su abuela decidió que carecía de talento para la literatura. "¿Para qué escribir si no vas a ser Proust?", le dijo.
 
Marta Rivas González nació en Santiago de Chile en 1914 y murió allí en 2009, pero pasó buena parte de su vida en el exilio, la primera vez acompañando a su padre, el político Manuel Rivas Vicuña, y en la segunda ocasión junto a su marido, el senador Rafael Gumucio, tras el sangriento golpe de Estado de septiembre de 1973. Quizás sus excentricidades y contradicciones se debieran a una existencia repartida entre Santiago de Chile, París, Constantinopla y Roma, pero también es probable que estuviesen arraigadas en su clase de pertenencia (la "aristocracia chilena"), que siempre consideró cursi y falsa pero a la que nunca quiso abandonar a pesar de sus ideas marxistas. A Marta Rivas González le irritaba la pacatería, pero ella misma podía ser pacata a veces; era partidaria del aborto, del divorcio y la eutanasia pero no llevó a cabo ninguna de las tres cosas. A pesar de haber escrito un libro acerca de la importancia del caso Dreyfus en la obra de Marcel Proust, y de haber convertido a su nieto a la causa de la literatura, consideraba a la escritura una "huevada" (tontería), y algo "latero" (aburrido). "La gente que escribe se vuelve agria. Te caga el carácter escribir tanto" (190), le dijo, promoviendo su vocación literaria sólo para cancelarla con un gesto: "No seas tonto", déjalo ya de una vez.
 
[...] 

Mi abuela, Marta Rivas González continúa este proyecto de demolición de la historia chilena, pero lo hace de tal manera que las implicaciones de esa demolición conciernan también a su autor y a la profesión que ha escogido. De a ratos testimonio, por momentos carta, a veces diario: Mi abuela, Marta Rivas González narra la historia de una mujer adelantada a su tiempo, una mujer contradictoria, prepotente y manipuladora pero capaz de ser generosa, subyugante y conmovedoramente sincera, una mujer que una vez se acercó a Albert Camus confundiéndolo con un chileno, que fue esposa e hija de dos de los políticos más importantes de la historia chilena del siglo XX pero nunca hizo ningún esfuerzo por permanecer a su sombra, que fue amiga de José Donoso (con quien rompió cuando el autor de El lugar sin límites le pidió que conformaran un "matrimonio de conveniencia"), que perseguía a sus invitados con una aspiradora portátil, que pintó, estudió teatro y acuñó una docena de frases extraordinarias: "La vida del ser humano limita al norte con su cabeza y al sur con sus pies. Lo demás son países vecinos", "Por puro miedo a los rotos [pobres], los caballeros se volvieron rotos", "Pequé mucho, pero ahora no voy a pecar más porque no tengo con quién".
 
[...]

4

Una familia, una literatura para entenderla: ésa fue la herencia al tiempo que el mandato que Marta Rivas González depositó en Rafael Gumucio; de su último libro, Lorena Amaro escribió en la revista electrónica 60 Watts que es "uno de los mejores libros autobiográficos escritos en los últimos cincuenta años en Chile", y el influyente crítico chileno Camilo Marks sostuvo en El Mercurio que, "si no es el mejor libro de Rafael Gumucio, está muy cerca de serlo". Ambos tienen razón.
 
 
Rafael Gumucio
Mi abuela, Marta Rivas González
Santiago de Chile: Ediciones Universidad Diego Portales, 2013
 
[En Turia, diciembre de 2014.]

[Publicado el 13/1/2015 a las 17:15]

[Etiquetas: Rafael Gumucio, Autobiografía, Ediciones Universidad Diego Portales]

[Enlace permanente] [6 comentarios]

Compartir:

Un escritor que triunfa y una sociedad que fracasa / "La verdadera historia de Frank Zappa"

imagen descriptiva

[...]
 
Además de ser uno de los libros mas admirables e hilarantes jamás escrito por un músico (con la posible excepción de Erik Satie, aunque Satie no escribió libros), este de Frank Zappa merece ser leído por esas primeras cien páginas que me deslumbraron en la primera ocasión (y que narran una vida que, en una espiral absurda y ascendente, incluyó un tratamiento con radiación contra la sinusitis, los experimentos de su padre con armas bacteriológicas, un disco del inquietante Spike Jones, experimentos químicos susceptibles de castrar al narrador, una conversación telefónica con Egar Varèse, personas llamadas "Beefheart" o "Motorhead", discos, giras, groupies, caídas del escenario, desastrosas intervenciones en la música "seria" y un teatro en llamas), pero (pienso ahora) también por las siguientes, que en el contexto español actual resultan tan rompedoras como posiblemente lo hayan sido en los Estados Unidos bajo Ronald Reagan, cuando fue publicado por primera vez. Puede que esto ponga de manifiesto el fracaso de la española como sociedad pluralista y democrática, pero, al mismo tiempo, también es una demostración del triunfo como escritor de Frank Zappa, cuya obra sigue cuestionando la estulticia reinante veinte años después de la muerte de su autor.
 
 
Frank Zappa y Peter Occhiogrosso
La verdadera historia de Frank Zappa. Memorias
Trad. Manuel de la Fuente Soler y Vicente Forés López
Barcelona: Malpaso, 2014

[Publicado el 11/12/2014 a las 17:00]

[Etiquetas: Frank Zappa, Peter Occhiogrosso, Autobiografía, Malpaso]

[Enlace permanente] [5 comentarios]

Compartir:

La recuperación del lenguaje / "Baltasar (Una autobiografía)" de Slawomir Mrozek

imagen descriptiva

[...]
 
A ese descubrimiento le seguirían poco después, ya finalizada la guerra, los del teatro (que provocó en el adolescente algunas décimas de fiebre producto del entusiasmo), de la prensa escrita y del cine. "Por desgracia, aquello duró sólo tres años", escribe; poco después "volvió lo de antes, es decir, una limitación radical de las libertades individuales que esta vez se debían al comunismo". En 1948 se derrumbó la economía, el sistema de partidos dejó sitio a la tiranía del Partido Obrero Unificado Polaco, los viejos profesores fueron reemplazados por acólitos y sobre los jóvenes (también sobre el futuro escritor) aumentó la presión para que se afiliaran a las Juventudes comunistas.
 
Mrożek no lo hizo: fracasó como estudiante de arquitectura ("me concedieron una modesta beca que me gasté, como cualquier arquitecto que se precie, en la compra de un flexo"), se distanció de su familia, y en líneas generales lo pasó mal hasta ser rescatado por un concurso del semanario satírico Szpilki, que ganó, convirtiéndose en colaborador de la publicación y más tarde en periodista. Nada de esto es interesante, sin embargo. "Los días transcurrían monótonos", observa el autor. Un tiempo después, Mrożek se había afiliado al Partido a consecuencia de un desengaño amoroso, se había mudado a la sede de la "Asociación de Escritores", escribía con algo de regularidad y con un éxito cada vez mayor ("De tanto en tanto había una movilización general, como por ejemplo cuando, a instancias del partido, la prensa anunciaba que la producción de carne porcina se veía amenazada a causa de la disminución de la cantidad de cerdos. Entonces nosotros, la avanzadilla de los literatos, nos obligábamos a escribir un relato por barba que incitara a la cría") y participaba de una vida literaria que no era fascinante: un viaje a Rusia en el que el escritor conoció a la que sería su primera esposa, otro a París como parte de una delegación de escritores polacos, una visita a los Estados Unidos, un cierto reblandecimiento del férreo control ejercido por Moscú sobre la vida cultural y política polaca poco antes de que la represión en Praga echara por tierra cualquier esperanza de un régimen más humano, la decisión (finalmente) de escapar a Francia en 1963.
 
[...]
 
 
Sławomir Mrożek
Baltasar (Una autobiografía)
Trad. Anna Rubio Rodón y Jerzy Sławomirski
Pról. Antoni Libera
Barcelona: Acantilado, 2014

[Publicado el 02/6/2014 a las 12:15]

[Etiquetas: Sławomir Mrożek, Autobiografía, Acantilado]

[Enlace permanente] [1 comentario]

Compartir:

Foto autor

Biografía

Patricio Pron (1975) es doctor en filología románica por la Universidad Georg-August de Göttingen, Alemania. Su trabajo ha sido premiado en numerosas ocasiones, entre otros con el Premio Juan Rulfo de Relato, y traducido a diez idiomas. Entre sus obras más recientes se encuentran el libros de relatos La vida interior de las plantas de interior (2013), así como el ensayo El libro tachado: Prácticas de la negación y el silencio en la crisis de la literatura (2014) y las novelas El comienzo de la primavera (2008), El espíritu de mis padres sigue subiendo en la lluvia (2011), Nosotros caminamos en sueños (2014) y No derrames tus lágrimas por nadie que viva en estas calles (2016). En 2010 la revista inglesa Granta lo escogió como uno de los veintidós mejores escritores jóvenes en español. 

 

Fotografía: Javier de Agustín

Bibliografía

 
 
 
 

 
 

 

Ficción

No derrames tus lágrimas por nadie que viva en estas calles. Barcelona: Literatura Random House, 2016. 

Nosotros caminamos en sueños. Barcelona: Literatura Random House, 2014. 

La vida interior de las plantas de interior. Barcelona: Mondadori, 2013.

Trayéndolo todo de regreso a casa. Relatos 1990-2010. La Paz (Bolivia): El Cuervo, 2011.

El espíritu de mis padres sigue subiendo en la lluvia. Barcelona: Mondadori, 2011.

El mundo sin las personas que lo afean y lo arruinan. Barcelona: Mondadori, 2010.

El comienzo de la primavera. Barcelona: Mondadori, 2008.

Una puta mierda. Buenos Aires: El cuenco de Plata, 2007.

El vuelo magnífico de la noche. Buenos Aires: Colihue, 2001.

Nadadores muertos. Rosario: Editorial Municipal de Rosario, 2001.

Hombres infames. Rosario: Bajo la luna nueva, 1999.

Formas de morir. Rosario: Universidad Nacional de Rosario Editora, 1998.

 

No ficción:

El libro tachado. Madrid: Turner. 2014. 

 

Edición

Zerfurchtes Land. Neue Erzählungen aus Argentinien [Tierra devastada: Nuevos relatos de Argentina]. Coed. con Burkhard Pohl. Göttingen: Hainholz Verlag, 2002.

Crítica

"Aquí me río de las modas": Procedimientos transgresivos en la narrativa de Copi y su importancia para la constitución de una nueva poética en la literatura argentina. Göttingen: Niedersächsische Staats- und Universitätsbibliothek Göttingen, 2007.

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2017 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres