PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

lunes, 24 de abril de 2017

 Blog de Patricio Pron

Juan José Saer, a contrapelo / Dos libros

imagen descriptiva

El escritor argentino Juan José Saer (1937-2005) / Crédito de la imagen, de su autor /

Algo más de diez años después de su muerte, la obra del argentino Juan José Saer (Serodino, 1937-París, 2005) empieza por fin a ser, si no más leída, sí al menos algo más accesible para los lectores, gracias, entre otros, a los esfuerzos de los responsables de Rayo Verde, quienes han publicado en España cinco de sus libros más importantes: La pesquisa (2012), El entenado (2013), Nadie nada nunca (2014), Glosa (2015) y El concepto de ficción (2016). A pesar de ello, la obra de Saer sigue resistiéndose, en no menor medida como resultado de unas características intrínsecas (prosa fluvial y mayoritariamente descriptiva, restricción del argumento a un puñado de personajes y un paisaje, el de la ciudad argentina de Santa Fe y sus alrededores, unicidad e interdependencia de los libros, etcétera) que convierten esa obra en objeto de admiración, pero también limitan su público. "Hay algo de terriblemente a contrapelo en [Juan José] Saer", escribe Beatriz Sarlo. Esa "insistencia heroica en armar una Obra en un momento en que la idea misma de 'obra' y, por tanto, de autor, era demolida por los héroes culturales de la filosofía francesa".
 
Que Saer nunca temió a ir a la contra (más todavía, que cuestiones como la circulación de su trabajo y su relativa inaccesibilidad le resultaban indiferentes) se pone de manifiesto, por ejemplo, en la respuesta que le dio a Graciela Speranza en torno a 1995, cuando la excepcional ensayista argentina le preguntó si era consciente del lugar que ocupaba por entonces en la literatura argentina, y que era el del centro de una red densa de lecturas e interpretaciones que lo consideraban unánimemente uno de los tres o cuatro mejores escritores argentinos del momento; Saer le respondió: "Creo que ha habido mucha gente que ha leído mis libros con interés, me llegan ecos, pero eso no alcanza a definir el lugar de un escritor en una literatura. Quizás sólo se trate de una moda".
 
La multiplicación en los últimos años de los ensayos acerca de su obra, su presencia cada vez más visible en las librerías hispanoamericanas y el surgimiento de un puñado de escritores argentinos que parecen escribir "a partir de" su realismo y con su sintaxis particular, dan cuenta del hecho de que el autor se equivocaba y de que lo suyo no era una moda, algo que también pone de manifiesto la publicación de Zona Saer, el nuevo ensayo de Beatriz Sarlo. En él, la ensayista argentina regresa a sus temas habituales (Jorge Luis Borges, la constitución de la literatura argentina como proyecto político, la experiencia política revolucionaria de las décadas de 1960 y 1970), pero lo hace procurando presentar a los lectores, al mismo tiempo, una obra. Lo hace, afirma, "tratando de transmitir la felicidad y el asombro que siempre sentí ante la literatura de Saer"; el resultado es una sucesión de impresiones acerca de los personajes del autor, sus desplazamientos, sus influencias, la importancia de la poesía en la conformación de su estilo (a menudo, el autor traducía poesía para "soltar la mano" antes de ponerse a escribir, y la "impronta poética" de sus observaciones, así como la naturaleza poética de su sintaxis son evidentes), la de la comida y la conversación en sus libros, etcétera; de todo ello emerge (y este es tal vez el aspecto más interesante del libro), una visión de Saer como escritor "a la contra": un autor extemporáneo, que escribía sobre su región sin permitirse ser regionalista (una afirmación que tal vez hubiese requerido por parte de Sarlo una digresión acerca de las diferencias entre una cosa y la otra que la autora, sin embargo, no lleva a cabo); que, pese a vivir durante los últimos treinta y cinco años de su vida en Francia, rechazó escribir acerca de otro asunto que su región, que se negó a permitir que su obra fuera inscripta entre unas novelas "del Boom" que ya en 1973 consideraba el resultado de una visión "hueca", "abstracta y chauvinista", que produjo novelas que transcurren en el pasado pero abjuró de "la novela histórica", que escribió deliberadamente desde y sobre la lentitud en tiempos veloces, que procuró discurrir al margen pero se volvió central.
 
No fue "un gran ensayista", afirma Sarlo; sin embargo, los textos reunidos en El concepto de ficción (que coincide en librerías con Zona Saer) parecen contradecirla. Publicados originalmente en 1997 y organizados en un orden cronológico algo perezoso, que ratifica la opinión no muy favorable que Saer tenía de ellos, son extraordinarios. Aquí aparecen reunidos los escritores más admirados por el autor, sus disidencias (en particular con Jorge Luis Borges, como observa Sarlo) y sus entusiasmos (Witold Gombrowicz, Roberto Arlt, James Joyce, el Nouveau Roman): todo ello recorta un espacio que es el de su obra, el espacio en el que ésta puede ser leída, por fin, por una nueva generación de lectores y revisitada por aquellos para los que es una referencia desde hace décadas.
 
 
Beatriz Sarlo
Zona Saer
Santiago de Chile: Ediciones Universidad Diego Portales, 2016
 
Juan José Saer
El concepto de ficción
Barcelona: Rayo Verde, 2016

[Publicado el 22/12/2016 a las 15:00]

[Etiquetas: Juan José Saer, Beatriz Sarlo, Rayo Verde, Ediciones Universidad Diego Portales, Ensayo]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

La naturaleza de los poetas

imagen descriptiva

De izquierda a derecha y de arriba a abajo: Martín López-Vega, Javier Rodríguez Marcos, Ana Gorría, Luis Muñoz, Antonio Lucas, Elena Medel, Lorenzo Plana y Carlos Pardo. Fotografía de Juan Aldabaldetrecu

La publicación el domingo pasado de un amplio reportaje gráfico en El País Semanal dedicado a poetas españoles recientes la mayoría de los cuales forma parte de la antología de Luis Antonio de Villena La inteligencia y el hacha (Madrid: Visor, 2010) parece haber desatado ese tipo de tormentas de papel a los que tan aficionados son algunos. Naturalmente, las críticas iban dirigidas a cuestionar su inclusión en el artículo (un cuestionamiento habitual entre quienes quedan fuera de este tipo de convocatorias) y la representatividad de la selección de autores hecha por las autoridades de la revista y por el autor del artículo, el periodista Jesús Ruiz Mantilla. Más interesante que estas críticas parece sin embargo el hecho de que, por una parte, se considere joven a un poeta nacido en 1965 y, por la otra, que se haya escogido un marco rural para las fotografías, cuyos protagonistas son en su mayoría poetas urbanos.

Esta elección resulta interesante por cuanto ratifica un prejuicio particularmente vigoroso en España que asocia la producción poética con la contemplación de la naturaleza y con las ventajas económicas que se requieren para poder contemplarla y no, digamos, tener que marchar detrás de un buey bajo un sol de órdago. En su prólogo a la edición en español del seminal El campo y la ciudad de Raymond Williams (Buenos Aires: Paidós, 2001), la ensayista argentina Beatriz Sarlo recuerda el hecho de que

"Williams sostiene que el paisaje, tanto en su dimensión material como en su referencia literaria, es la producción de un tipo particular de observador, sustraído del mundo del trabajo. El paisaje es un punto de vista, antes que una construcción estética. [...] El campo nunca es paisaje antes de la llegada de un observador ocioso que puede permitirse una distancia en relación con la naturaleza. El paisaje entonces, antes que construcción material, es distancia social" (19).

Esta vinculación entre el mantenimiento de un cierto imaginario en torno a la naturaleza que es en su origen un imaginario de clase (alta) y la producción de poesía es lo más desconcertante del artículo, por cuanto éste tiene como protagonistas a poetas que uno imagina en las antípodas de un pensamiento de esa índole (de hecho, el propio Ruiz Mantilla destaca con acierto que "han roto a conciencia con una tradición de raíz española" que el lector tiende a asociar de inmediato con los primeros libros de Federico García Lorca, Antonio y Manuel Machado y otros).

En ese sentido, más que cuestionar su supuesta legitimidad (fundada, pienso, en que los poetas reunidos para el artículo son en su mayoría buenos y algunos son muy buenos) o ridiculizarles por haberse prestado a una producción fotográfica que incluyó maquillaje y peluquería y prendas de marcas como Armand Basi, Tommy Hilfiger, L'Habilleur y Ermenegildo Zegna (una producción que, por otra parte, uno imagina extraordinariamente divertida para sus participantes); más aún, antes de cuestionar el hecho de que hayan aceptado posar en un marco ajeno a su propia experiencia y a los temas de su poesía (que Ruiz Mantilla resume creo que adecuadamente al hablar de "la cultura de masas, el rock and roll, las lecturas masivas, el cine e Internet") lo que el lector debería hacer es poner en cuestión el carácter asertivo del artículo de un imaginario que vincula poesía con satisfacción de las necesidades materiales y que ve en la naturaleza un espacio recreativo y no uno de los tantos escenarios de la lucha de clases. Ver en la naturaleza apenas el escenario idóneo para una salida dominical es lo mismo que pensar que el orden azaroso en que se disponen las chabolas en los barrios que rodean las grandes urbes debe ser evaluado exclusivamente con criterios estéticos. El paisaje también es drama, y ese drama humano, que alimenta lo mejor de la poesía escrita, no debería ser soslayado con tanta facilidad.

[Publicado el 16/6/2010 a las 13:12]

[Etiquetas: Palabras clave: Poesía, Luis Antonio de Villena, Jesús Ruiz Mantilla, Beatriz Sarlo]

[Enlace permanente] [16 comentarios]

Compartir:

Foto autor

Biografía

Patricio Pron (1975) es doctor en filología románica por la Universidad Georg-August de Göttingen, Alemania. Su trabajo ha sido premiado en numerosas ocasiones, entre otros con el Premio Juan Rulfo de Relato, y traducido a diez idiomas. Entre sus obras más recientes se encuentran el libros de relatos La vida interior de las plantas de interior (2013), así como el ensayo El libro tachado: Prácticas de la negación y el silencio en la crisis de la literatura (2014) y las novelas El comienzo de la primavera (2008), El espíritu de mis padres sigue subiendo en la lluvia (2011), Nosotros caminamos en sueños (2014) y No derrames tus lágrimas por nadie que viva en estas calles (2016). En 2010 la revista inglesa Granta lo escogió como uno de los veintidós mejores escritores jóvenes en español. 

 

Fotografía: Javier de Agustín

Bibliografía

 
 
 
 

 
 

 

Ficción

No derrames tus lágrimas por nadie que viva en estas calles. Barcelona: Literatura Random House, 2016. 

Nosotros caminamos en sueños. Barcelona: Literatura Random House, 2014. 

La vida interior de las plantas de interior. Barcelona: Mondadori, 2013.

Trayéndolo todo de regreso a casa. Relatos 1990-2010. La Paz (Bolivia): El Cuervo, 2011.

El espíritu de mis padres sigue subiendo en la lluvia. Barcelona: Mondadori, 2011.

El mundo sin las personas que lo afean y lo arruinan. Barcelona: Mondadori, 2010.

El comienzo de la primavera. Barcelona: Mondadori, 2008.

Una puta mierda. Buenos Aires: El cuenco de Plata, 2007.

El vuelo magnífico de la noche. Buenos Aires: Colihue, 2001.

Nadadores muertos. Rosario: Editorial Municipal de Rosario, 2001.

Hombres infames. Rosario: Bajo la luna nueva, 1999.

Formas de morir. Rosario: Universidad Nacional de Rosario Editora, 1998.

 

No ficción:

El libro tachado. Madrid: Turner. 2014. 

 

Edición

Zerfurchtes Land. Neue Erzählungen aus Argentinien [Tierra devastada: Nuevos relatos de Argentina]. Coed. con Burkhard Pohl. Göttingen: Hainholz Verlag, 2002.

Crítica

"Aquí me río de las modas": Procedimientos transgresivos en la narrativa de Copi y su importancia para la constitución de una nueva poética en la literatura argentina. Göttingen: Niedersächsische Staats- und Universitätsbibliothek Göttingen, 2007.

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2017 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres