PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

miércoles, 23 de agosto de 2017

 Blog de Patricio Pron

La vida no es bella / "El invisible" de Ge Fei

imagen descriptiva

Cui (nunca sabremos su nombre de pila) tiene cuarenta y ocho años de edad y malvive preparando sistemas de reproducción de música para audiófilos: su único amigo (de la infancia, ahora un empresario textil) le desprecia, sus clientes le tratan con condescendencia o sencillamente lo humillan, su mujer lo abandonó tras haberle sido infiel con varios hombres, su hermana pretende casarlo con una mujer enferma; finalmente, lo echa de su casa. Y sin embargo, hacia el final de su historia, Cui está seguro (y afirma) que "si uno puede aprender a cerrar de vez en cuando los ojos y olvidar la manía de quejarse de todo y de todos, de golpe uno puede descubrir que la vida en realidad es una cosa muy bella".
 
Nacido en 1964 en la provincia china de Jiangsu, Ge Fei (cuyo nombre real es Liu Yong) es uno de los escritores más conocidos de su país, donde se lo considera un autor experimental. El invisible no es una obra de ese tipo, sin embargo; su tema es la dificultad de llevar una vida decente en una sociedad en la que la irrupción del capitalismo ha dejado a millones de personas como su protagonista sin una certeza moral a la que aferrarse. Los fabricantes de sistemas de reproducción de música no son más de veinte en todo Pekín; "debe ser una de las profesiones más insignificantes en la China actual", dice Cui, y agrega: "Lo raro es que, aunque en el ambiente todos nos conocemos, no tenemos trato entre nosotros. Ni nos serruchamos el piso ni nos doramos la píldora, ni hacemos jamás comentarios desubicados sobre el oficio de los otros colegas [...]. La mayor parte de la sociedad ignora completamente nuestra existencia, lo cual no está nada mal. Nosotros, a su vez, ocultos en nuestro rincón oscuro, satisfechos con nuestra vida de hombres invisibles, tenemos razones más que suficientes para despreciar a esta sociedad".
 
No sabemos mucho acerca de China, lo cual hace dificultoso decir algo acerca de su literatura. (En 2015, la editorial argentina Adriana Hidalgo contribuyó a paliar ese déficit con una antología de narrativa china actual seleccionada y traducida, también, por Miguel Ángel Petrecca.) A pesar de ello, o más bien por esa razón, El invisible es, con su laconismo y sus soluciones argumentales inesperadas, una lectura fascinante: la invisibilidad de la que presume su protagonista y el hecho de que sus clientes le abran las puertas de sus casas para que les instale sus equipos de audio lo convierten en un valioso testigo de las visiones de ciertos sectores de la sociedad china acerca de su país y de los desafíos que presenta a esos sectores un capitalismo que en las últimas décadas ha sido en China especialmente voraz.
 
"Soy una persona a la que le gusta mantener su percepción de las cosas en la superficie", afirma Cui; en una sociedad en la que, como dictamina otro personaje, "no hay ni una sola persona que pueda llevar una vida decente", su preferencia por no profundizar en las cosas lo salva. "En un mundo sucio y mediocre, la suerte es la única religión"; al final Cui tiene un golpe de fortuna asociado con el que quizás sea un fantasma y quizás no, de allí su opinión acerca de la belleza de la vida. Pero la novela está lejos de darle la razón a su protagonista, y traza un pronóstico pesimista para China y para los que, inevitablemente, acabaremos siendo sus súbditos económicos.
 
 
Ge Fei
El invisible
Trad. Miguel Ángel Petrecca
Buenos Aires: Adriana Hidalgo, 2016
 
 
[Publicado originalmente en Babelia/El País, marzo de 2017.] 

[Publicado el 06/4/2017 a las 12:00]

[Etiquetas: Ge Fei, Novela, Adriana Hidalgo]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Ingravidez / "Ardillas de Pavlov" de Laura Erber

imagen descriptiva

[...]
 
Ardillas de Pavlov de Laura Erber (Río de Janeiro, 1979) pertenece a esta última tendencia; su protagonista, Ciprian Momolescu, hijo de un poeta surrealista rumano que, ante el escaso interés de la Rumania comunista por el surrealismo, devino escritor de cuentos infantiles, lo intenta como artista contemporáneo becado en residencias en Alemania y Dinamarca antes de decidir que un arte que tiene como objeto producir experiencias debe ser sublimado en la experiencia de una vida anónima, en su caso en París. Ciprian aspira tan sólo a encontrar al final de su vida "un lavamanos con una rejilla oscura para drenar sus peores recuerdos" (48); "tantas cosas pueden surgir de las elucubraciones de un joven solitario en un lugar aislado [que] lo más difícil es vivir la vida al por mayor y al por menor y saber que no hay más que falta de sincronía, ovulación y violencia consentida", afirma (46). Su aprendizaje no es el de la decepción (este no es un Bildungsroman ni nada que se le parezca, en no menor medida debido a que, en realidad, y a lo largo de su trayectoria, Ciprian no desea ni consigue aprender nada), sino el producto de una decepción inevitable, ya que "no hay juego, azar, teoría salvavidas, persona o libro que enseñe a soportar este mareo" que es la existencia: "El lugar desde donde hablo es una nada justo en medio de todo" (15).
 
[...]
 
 
Laura Erber
Ardillas de Pavlov
Trad. Julia Tomasini
Buenos Aires: Adriana Hidalgo, 2016

[Publicado el 17/12/2016 a las 13:00]

[Etiquetas: Laura Erber, Novela, Adriana Hidalgo]

[Enlace permanente] [1 comentario]

Compartir:

Un triunfo de la ficción / "Hotel Atlántico" de João Gilberto Noll

imagen descriptiva

"Él me contó que en el hospital era así, los libros iban llegando a manos de los pacientes, muchas veces incluso a manos del personal del hospital, sin que nadie supiera de dónde habían venido y por qué habían caído en unas manos o en otras", dice el narrador de este libro (94). En mi caso, y en el de Hotel Atlántico, sin embargo, es fácil saberlo: el libro de João Gilberto Noll llegó a mis manos gracias al entusiasmo de César Solís, el responsable en España de la prensa de la exquisita editorial Adriana Hidalgo; lo hizo como lo hacen los libros, que nunca llegan desnudos, por decirlo así: venía acompañado y apoyado por el nombre de Juan Cárdenas, su traductor y uno de los escritores latinoamericanos más importantes del momento, y por el prestigio de la editorial argentina, que viene apoyando a Noll desde hace tiempo. Ese apoyo, por una vez, no es infundado: Hotel Atlántico es un libro excepcional, una deriva sin principio y con un final que no por previsible es menos deslumbrante, en el que la progresiva disolución de la identidad de su narrador y protagonista, incluso su mutilación y gradual desaparición física, no nos parecen una derrota, sino un magnífico triunfo de la ficción.
 
 
João Gilberto Noll
Hotel Atlántico
Trad. Juan Sebastián Cárdenas
Buenos Aires: Adriana Hidalgo Editora, 2014

[Publicado el 31/3/2015 a las 13:45]

[Etiquetas: João Gilberto Noll, Adriana Hidalgo Editora, Juan Sebastián Cárdenas, Novela]

[Enlace permanente] [1 comentario]

Compartir:

Tres poemas de Edgardo Dobry / Cita

imagen descriptiva

"Un peregrino que protagonizara no las Soledades, sino el caos del mundo en la era feroz del postcapital, y observara la mercancía consumida y la mercancía por consumir, y supiera que hay aún un resto, la lírica, parece dar voz a Contratiempo" (Olvido García Valdés). "Contratiempo es un empeño por encargarse de toda la complejidad de un estado de cosas, sin rebajarse a la ironía arrogante, a tientas por las palabras hasta que asome una sensación verdadera (Marcelo Cohen). "Geniales, irónicos, finalmente desolados, estos nuevos poemas de Dobry tienen el humor que sólo pueden permitirse los que van a la silla eléctrica. Vale decir el humor de lo irremediable, de lo extraviado, de lo magistral" (Raúl Zurita).
 
 
Un año largo de algo hoy hace
y el martes hará cincuenta meses
y pico de otra cosa no menos importante:
eso anuncia el diario de mañana
-a la mañana- y el noticiero
 
también de anoche. Lo que apila
la línea de la vista hace estela
encendida, incandescente,
 
pila anunciada ya obsoleta:
el pino tangible, el áspero
pino mental no menos,
la cuarteada de pícea corteza
entre los dientes, menos,
 
y en las uñas mentoladas,
los dientes o al revés:
la aspiración metalizada
 
del mar que irrita el ojo.
El mar, sí -máquina perpleja-,
la playa abrillanta en su jabón
y hacia adentro virutas de plata sobre plomo
con más melifluas flores
-nombre vulgar: erizos y algas en forma
de escarola- que cualquier
 
fantasía de todos los poetas
que inventaron las lenguas de hoy
y las muertas porque no sabemos cuánto
 
duraban sus diptongos largos
(no sabemos ni qué
cosa fuera ya indecible,
 
no deseable). Llegando a la ciudad
los carteles verdes de la ruta
anuncian "las palabras todas
antiguas aún deben decirlo".
 
 
///
 
Para evitar los peligros de
la vuelta no ir: mejor no ir,
mejor representar puertos, amoríos
 
esculpidos en renuncia dura.
Pero cómo soñar sin experiencia
me dicen acá, el señor que va
 
sentado al lado en el subte
leyendo en un diario deportivo
como en un remate al desalojo:
"DIVORCIO TOTAL ENTRE EL ENTRENADOR Y..."
(el resto, ilegible desde esta posición).
 
El hombre calla pero qué piensa,
el divorcio total tiende a afirmarse.
 
Está absorto pero no irradia
retenido en papel basto gastado
por sudor de manos, por aliento.
 
"Ya no hay aventura -dice-, no hay,
no quieras tampoco imaginarla,
se ha DIVORCIADO TOTALMENTE de nosotros:
 
serenidad es evocada en emoción,
se juega el clásico mañana." El diario,
 
diario deportivo está de parte de cuál.
 
 
///
 
[Para una Suite de la mercancía no consumida]
 
Aturdido en el pasillo del mercado
duda entre dos góndolas repletas
y por la fiaca de acarrear lista anotada
lo engañan las fajas de los frascos
 
brillantes, seductoras, cuellos enervados.
Bebía crispado como un loco
en las tapas de los potes mil
caligrafías hipnóticas, veneno en tafetán.
 
¡Un estruendo! Después silencio -fugitivo
sabor de metálico tomate dentro el sándwich.
¿Acaso caducaste esta noche y tras la ronda
 
van a destruirte en la depuradora? Pues Ketchup
no sabe adónde huía tu carrito, vos
te olvidaste de agarrarlo, y ahora es tarde.)
 
 
Contratiempo
Buenos Aires: Adriana Hidalgo Editora, 2013

[Publicado el 22/4/2014 a las 12:00]

[Etiquetas: Edgardo Dobry, Adriana Hidalgo, Poesía]

[Enlace permanente] [2 comentarios]

Compartir:

La guerra de Malvinas no ha tenido lugar / "Trasfondo" de Patricia Ratto

imagen descriptiva

Jean Baudrillard afirmó famosamente en su libro de 1991 que La guerra del Golfo no ha tenido lugar, una afirmación enormemente osada que apuntaba al hecho de que la guerra había sido reemplazada por la simulación de la guerra y por lo tanto no había tenido lugar en la imaginación occidental sino como relato y como fingimiento; a excepción de sus víctimas y de sus muy reales actores, nadie había experimentado esa guerra sino como espectáculo. Claro que el filósofo francés podría haber dicho lo mismo de otras guerras, y particularmente de la guerra de Malvinas, de la que se cumplen estos días treinta años y que (en la experiencia de millones de argentinos) efectivamente no tuvo lugar, reemplazada por el relato periódico de hazañas militares y actos de arrojo inverosímiles que eran la falsificación de la guerra, que tenía lugar a miles de kilómetros de las principales ciudades argentinas y de forma muy diferente a lo que se decía.
 
No suele ser fácil decir cuándo termina un relato, pero el hecho es que, en lo que concierne a la guerra de Malvinas, el relato culminó el 20 de junio de 1982, cuando las autoridades militares en las islas firmaron la rendición y fue comunicada la noticia de que no habíamos estado "ganando" la guerra sino perdiéndola en todos y cada uno de los frentes. Ante la evidencia de que (más que cualquier otra) lo que los argentinos habían creído que era la guerra no había sido su fingimiento, sus escritores comprendieron rápidamente que no era la guerra en sí misma (triste, sórdida, perdida de antemano) sino más bien la construcción de su relato por parte de las autoridades, su simulacro, el ámbito más idóneo para la producción de ficciones. Así, en 1982 Rodolfo Enrique Fogwill escribió Los pichiciegos (en seis días, según solía decir), en 1998 Carlos Gamerro publicó Las islas y en 2000 Edgardo Russo dio a la imprenta Guerra conyugal. No son las únicas novelas sobre la guerra de Malvinas (para un listado completo de ellas, véase el artículo de Ezequiel Alemián "La guerra en su literatura" publicado por el diario Perfil), pero esas tres delimitan el territorio en el que iban a moverse todas las otras ficciones sobre el conflicto hasta la llegada de Trasfondo de Patricia Ratto.
 
 
2
 
Trasfondo narra la historia de los "treinta y nueve días de patrulla y ochocientas sesenta y cuatro horas de inmersión" (130) de los tripulantes de un submarino argentino que libraron una guerra personal y posiblemente inútil contra unos barcos ingleses a los que no podían ver mientras se deslizaban por el Atlántico Sur con un motor inutilizado, sin radar de tiro, con un lanzador de torpedos estropeado y cartas de navegación deficientes. No hay aquí exageración alguna: la autora narra aquí la campaña verídica (aunque inverosímil) de los tripulantes del submarino argentino San Luis que estuvo operativo (es un decir) en la zona de conflicto durante la guerra. Narrada por uno de los narradores más extraordinarios de la literatura argentina reciente, esta particular historia de fantasmas es también la historia de una espera (la de recibir órdenes, la de entrar en acción, la de llegar al área de exclusión), pero su mérito principal (si excluimos el de una prosa precisa y plagada de tecnicismos, y sin embargo muy evocadora) es el hecho de que la historia de estos submarinistas encerrados en un ingenio mecánico estropeado en el fondo de un mar desconocido y a merced de fuerzas hostiles e imposibilitados de comunicarse con el exterior (y, por lo tanto, de determinar qué está sucediendo realmente allí afuera) es una versión miniaturizada de la experiencia bélica de buena parte de la sociedad argentina: atrapados en un espacio minúsculo y asfixiante, imposibilitados de conocer si lo que escuchan arriba de sus cabezas es la guerra o sólo su simulacro, los personajes de esta novela no son ajenos al terror que nadie como los marinos argentinos supieron crear durante la última dictadura militar. La sugerencia (encarnada en el personaje o en las ensoñaciones relacionadas con el personaje de La Hiena) de que algunas de sus prácticas se trasladaron al conflicto (un asunto todavía espinoso en Argentina) es otro de los extraordinarios méritos de esta novela.
 
En Trasfondo Patricia Ratto enriquece la tradición de las novelas argentinas "de" Malvinas (con la que, por cierto, dialoga extensivamente) con la incorporación de todo un territorio (la guerra submarina) que no había sido abordado hasta ahora. No es un mérito menor, pero hay uno más y es más relevante: la plasticidad y el laconismo trágico de esta novela, que excede el ámbito de su tema y el de sus lectores naturales para ser aquello que nos dijeron que la literatura era (y que en tan pocas ocasiones es), perfección y sentido.
 
 
Patricia Ratto
Trasfondo
Buenos Aires: Adriana Hidalgo, 2012

[Publicado el 11/5/2012 a las 10:30]

[Etiquetas: Patricia Ratto, Novela, Adriana Hidalgo]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

La desnudez / "Aballay" de Antonio Di Benedetto

imagen descriptiva

[...]

En ese sentido, y como sostiene Prieto, la suya parece el reverso estilísticamente logrado y brillante en sus efectos de la novelística de Ernesto Sabato, quien contó "con un respaldo popular que a aquél [Di Benedetto] se le negó", ya que ambos procuraron escribir una novela existencialista y acorde con sus tiempos pero lo hicieron de formas opuestas y con resultados divergentes, al punto de que puede pensarse que el único aporte de Sabato a la literatura argentina sea precisamente ése, el de servir de contracara fallida a Di Benedetto, de quien la editorial Adriana Hidalgo ha publicado recientemente el relato breve "Aballay" conjuntamente con el guión cinematográfico con el que Fernando Spiner (presumiblemente, el cineasta argentino más literario, dicho esto en un sentido positivo) adaptó esta historia de un gaucho estilita que decide no volver a bajarse de su caballo hasta purgar unos crímenes en los que se ve ineludiblemente condenado a reincidir.

Autor de la magnífica La sonámbula, con guión del propio director junto a Ricardo Piglia y Fabián Bielinsky (y con cameos de Alan Pauls, Rodrigo Fresán y otros), Fernando Spiner convirtió "Aballay" en "un western metafísico" con la ayuda de sus coguionistas Javier Diment y Santiago Hadida y el storyboard (más bien una adaptación gráfica) de Cristian Mallea. Esta edición devuelve a la historia de Di Benedetto al ámbito de la literatura tras un desvío por el cine que aún no ha podido ser visto por los espectadores españoles, y al hacerlo, incorpora a ese ámbito la obra de Fernando Spiner y de sus colaboradores. Aun cuando se trate de una literatura del silencio, es maravilloso que la de Di Benedetto rompa el que alguna vez se cernió sobre ella para generar estos ecos en la cultura contemporánea.
 
 
Antonio Di Benedetto
Aballay
Buenos Aires: Adriana Hidalgo, 2010

[El próximo lunes: Dibujos de Franz Kafka] 

[Publicado el 05/8/2011 a las 10:30]

[Etiquetas: Antonio Di Benedetto, Fernando Spiner, Cuento, Adriana Hidalgo]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Foto autor

Biografía

Patricio Pron (1975) es doctor en filología románica por la Universidad Georg-August de Göttingen, Alemania. Su trabajo ha sido premiado en numerosas ocasiones, entre otros con el Premio Juan Rulfo de Relato, y traducido a diez idiomas. Entre sus obras más recientes se encuentran el libros de relatos La vida interior de las plantas de interior (2013), así como el ensayo El libro tachado: Prácticas de la negación y el silencio en la crisis de la literatura (2014) y las novelas El comienzo de la primavera (2008), El espíritu de mis padres sigue subiendo en la lluvia (2011), Nosotros caminamos en sueños (2014) y No derrames tus lágrimas por nadie que viva en estas calles (2016). En 2010 la revista inglesa Granta lo escogió como uno de los veintidós mejores escritores jóvenes en español. 

 

Fotografía: Javier de Agustín

Bibliografía

 
 
 
 

 
 

 

Ficción

No derrames tus lágrimas por nadie que viva en estas calles. Barcelona: Literatura Random House, 2016. 

Nosotros caminamos en sueños. Barcelona: Literatura Random House, 2014. 

La vida interior de las plantas de interior. Barcelona: Mondadori, 2013.

Trayéndolo todo de regreso a casa. Relatos 1990-2010. La Paz (Bolivia): El Cuervo, 2011.

El espíritu de mis padres sigue subiendo en la lluvia. Barcelona: Mondadori, 2011.

El mundo sin las personas que lo afean y lo arruinan. Barcelona: Mondadori, 2010.

El comienzo de la primavera. Barcelona: Mondadori, 2008.

Una puta mierda. Buenos Aires: El cuenco de Plata, 2007.

El vuelo magnífico de la noche. Buenos Aires: Colihue, 2001.

Nadadores muertos. Rosario: Editorial Municipal de Rosario, 2001.

Hombres infames. Rosario: Bajo la luna nueva, 1999.

Formas de morir. Rosario: Universidad Nacional de Rosario Editora, 1998.

 

No ficción:

El libro tachado. Madrid: Turner. 2014. 

 

Edición

Zerfurchtes Land. Neue Erzählungen aus Argentinien [Tierra devastada: Nuevos relatos de Argentina]. Coed. con Burkhard Pohl. Göttingen: Hainholz Verlag, 2002.

Crítica

"Aquí me río de las modas": Procedimientos transgresivos en la narrativa de Copi y su importancia para la constitución de una nueva poética en la literatura argentina. Göttingen: Niedersächsische Staats- und Universitätsbibliothek Göttingen, 2007.

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2017 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres