PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

domingo, 16 de diciembre de 2018

 Blog de Basilio Baltasar

Lección del héroe polaco

imagen descriptiva

Tres decisivos testimonios sobre la gesta fundacional de la Europa contemporánea han sido editados entre nosotros al mismo tiempo. Las memorias del director de Les temps modernes, Claude Lanzmann (La liebre de la Patagonia en Seix Barral), su legendario documental sobre el Holocausto (Shoah, en la colección de cine editada por EL PAÍS en DVD) y el deslumbrante informe autobiográfico del polaco Jan Karski (Historia de un Estado clandestino en El Acantilado).

El desprecio de Jan Karski por el nazismo es una ejemplar lección moral

Las voces que se oyen crepitar en estos documentos evocan la epopeya de unos hombres y mujeres obligados a elegir su destino en un momento crucial de la historia europea, pero el relato de su lucha contra el nazismo no es el recuerdo de una hazaña bélica sino el sustento moral de la memoria que aún hoy encuentra su plenitud de sentido en aquella insurrección.

Cuando en 1977 Lanzmann consigue grabar en Nueva York su encuentro con el profesor Karski han pasado más de 30 años pero el antiguo mensajero de la resistencia polaca -el hombre que intentó detener el Holocausto-, estremecido por el llanto, debe interrumpir por un momento la filmación. Lo que en 1942 vio con sus propios ojos en el gueto de Varsovia y en el campo de Izbica Lubelska sigue tan vivo en su memoria como vivazmente escrito en un libro que debería figurar en el lugar de honor de cualquier biblioteca.

En su sobria y puntillosa narración Karski cuenta cómo se burló de la Gestapo, cómo visitó el gueto de Varsovia, cómo entró en el campo de exterminio, salió de Polonia, atravesó las fronteras de la Europa ocupada y llevó hasta Inglaterra y Estados Unidos la noticia que conmovería al mundo. Se entrevistó con destacados integrantes del Gobierno británico, con el presidente Roosevelt, con H. G. Wells, con Arthur Koetsler, con miembros del Pen Club, con periodistas y profesores, y con cuanto ilustre o influyente ciudadano estuviera dispuesto a escuchar el relato de la barbarie alemana. Impartió conferencias, publicó artículos y se mostró dispuesto una y otra vez a repetir con minuciosidad todo cuanto había visto con sus propios ojos.

A sus interlocutores, efectivamente, les consterna el delirante pogromo que se está ejecutando en Europa. Pero el transporte masivo de seres desquiciados por el miedo y la humillación, apiñados como ganado macilento en cloacas y fosas comunes, no consiguió movilizar las fuerzas necesarias para impedir de inmediato la matanza.

En 1981 Jan Karski recordó ante la Cámara de Representantes de los Estados Unidos el significado de aquel crimen y de aquella impotencia: "Soy un católico practicante. Y declaro que la Humanidad ha cometido un segundo pecado original. Este pecado la atormentará hasta el fin del mundo. Ese pecado me atormenta. Y quiero que así sea".

Un remordimiento inconcebible cuando empieza a escribir su libro, inmediatamente después de llegar a los Estados Unidos, en 1943, mientras difunde infatigablemente en universidades, periódicos y radios el grito de auxilio de los judíos encerrados en el gueto de Varsovia. Karski está animado por el convencimiento de lograr el despliegue masivo de bombardeos y de cuanta acción militar haga recular a los nazis. Es el joven patriota, exestudiante en la escuela diplomática, entregado en cuerpo y alma a servir al Estado organizado en la clandestinidad por la resistencia polaca. Es altivo, susceptible, valiente y orgulloso.

A lo largo de su seductor relato se manifiesta la ética de un catolicismo forjado en la opresión, el profundo arraigo de la convicción que alimenta a la nación polaca. La vida de los hombres y mujeres que se enfrentan al ocupante imbuidos por una formidable fuerza espiritual. Una nobleza reflejada en el libro gracias a la aguda penetración con que Karski sabe retratar el carácter de sus protagonistas.

Especialmente entrañable es la delicadeza con que nos habla de las "inolvidables mujeres" polacas. Es su abnegación, valor y engañosa fragilidad, la que da al informe de Karski ese tono de cántico a un futuro que en aquel momento solo puede imaginar como una promesa de independencia y democracia. La pecosa y desgarbada Danuta, la delgada y poco atractiva Bronka, la infatigable y optimista Wanda, la "sublime ingenuidad" de la escritora católica Zofía Kossac, del Consejo de Ayuda a los Judíos, nos enseñan cómo puede subsistir, en las infames condiciones de la ocupación, la simpatía, el afecto y la ternura.

Como todo lo que nos llega de una época anterior a nuestro nacimiento, el libro de Karski da la impresión de estar evocando un tiempo pasado. Pero su lectura revela precisamente lo contrario. No todo ha sido resuelto ni mucho menos cancelado. Aunque consiguiéramos saber por qué los Aliados no llegaron a tiempo o por qué entregaron Polonia a Stalin en la Conferencia de Teherán, temblaría todavía ante nosotros el eco de aquella atrocidad.

El intrépido desprecio de Jan Karski por el nazismo es una ejemplar lección moral pero más aleccionadora es la audacia con que hasta su fallecimiento quiso recordarnos nuestro "segundo pecado original".

[Publicado el 27/4/2011 a las 12:16]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Actas Pin 2

 

 

En la ley en el origen Víctor Gómez Pin cita muy pertinentemente mis comentarios sobre la excepcionalidad de nuestras costumbres sexuales, pero omite la mordaz voluntad polémica del texto.

Mi alusión a los hábitos monógamos del gibón no podía ser más que una licencia irónica, por lo que veo insuficientemente acentuada.

Efectivamente, el gibón no puede dejar de ser monógamo, pero éste rasgo de su comportamiento, que entre nosotros sólo puede entenderse como una evidencia de su imposibilidad seminal, lo mencionaba yo como contrapunto del orgullo con que solemos honrar nuestras conquistas culturales.

El preámbulo acerca de la conducta de los animales -relativo a su confuso parentesco con alguna de nuestras prácticas- esboza un punto de vista radical con alguno de los perturbadores interrogantes de la condición humana.

Regreso ahora al asunto sabiendo cuántas páginas has dedicado a pensar la controvertida cuestión de nuestra singularidad. Y devuelvo a la discusión la perspectiva que le da su mejor sentido. Pues de poco podría servir el cuestionamiento de lo político sin remontarnos a esa antropología que hoy parece temblar bajo los cimientos de la crisis contemporánea.

Las preguntas que al respecto puede hacerse el espectador de esta disputa urgente (precisamente la que se nos exige para ponernos en cuestión), también contribuirán a dilucidar lo que está en juego.

¿Le corresponde al hombre la supremacía del mundo? ¿Es su inteligencia el fruto de la superioridad? ¿Procede de un azar evolutivo o ha forjado él mismo su dominio? ¿Le faculta su rango a poner en orden la Naturaleza? El hecho de saberlo casi todo ¿le obliga a ser responsable de casi todo?

No es difícil identificar en estas coloquiales inquisiciones las influencias bíblicas, aristotélicas o darwinianas que el tiempo ha convertido en acervo de la sabiduría popular.

Ya sea por ciencia, costumbre o doctrina, lo cierto es que cuando se habla de la singularidad humana se destacan ante todo las singulares cualidades del hombre. El torno que moldea nuestras certezas gira alrededor de un eje tan sólido como inmóvil. El lenguaje articulado, la inteligencia simbólica, el pensamiento conceptual y el desarrollo de la tecnología aparecen como el irrefutable signo de una singularidad que inevitablemente connota superioridad, derecho y dominio.

Es esta tabla de portentos culturales la que jerarquiza la posición de los animales en el mapa del mundo. Pero antes de entrar a considerar las consecuencias de estos jalones (el hombre como el más sofisticado de los animales, de cuya familia salió para no regresar jamás), debo recuperar la observación hecha entonces:

 el hombre es el único animal que organiza matanzas colectivas de seres de su misma especie.

Por poco alentadora que ahora parezca esta constatación, lo cierto es que la Historia y la etología la verifican como un juicio irrefutable. De ahí la importancia que tiene para nuestra discusión preguntarnos por qué al hablar de la singularidad humana se destacan las grandes cualidades del hombre y se omite el rasgo más perturbador de su rareza como especie en el escenario natural.

Investigar la función del hombre sin ponderar el significado de su patología como animal caníbal supone excluir el más incómodo de los interrogantes y quizá la que podría llegar a ser la más reveladora de las respuestas.

La evaluación de nuestra excepcional Naturaleza no debe deleitarse admirando la invención de la escritura o cualquier otro de nuestros prodigios culturales, sino ponderar la trilogía de nuestra más espectacular eclosión: Gulag, Holocausto e Hiroshima.

Indagar de este modo las condiciones en que surge, se expande y consolida la singularidad humana, andar tras la causa de nuestra excepcional condición, quizá nos ilustre sobre nuestro tenebroso gen criminal.

Subrayado ahora como hipótesis del texto que acaba y cómo prólogo del siguiente: así como el gibón no puede dejar de ser monógamo, el hombre no puede dejar de ser criminal.

No en balde la expresión acuñada para caracterizar uno de los rasgos más notorios de nuestra singularidad -genocidio- evoca la imposibilidad genética de hacer otra cosa distinta a la que hemos venido haciendo.

 

 

 

[Publicado el 30/3/2011 a las 12:48]

[Etiquetas: genocidio, Darwin, Aristóteles, La Biblia]

[Enlace permanente] [5 comentarios]

Compartir:

Las Actas Pin

 

Que los derechos sindicales, laborales y salariales, la cobertura sanitaria universal, la jubilación y las vacaciones pagadas sean un logro perecedero es una sospecha muy bien fundada. Durante décadas hemos creído que el Estado social ha sido el resultado de nuestra conciencia comunitaria y la conquista histórica de una inteligencia política forjada por generaciones de pensadores, evangelistas y hombres de acción. Sin embargo, ahora nos sorprende comprobar que los derechos de la ciudadanía europea no han sido más que una astuta simulación adoptada  por miedo a la Unión Soviética.

Uno de los efectos colaterales de la catástrofe mencionada por Víctor Gómez Pin (el hundimiento de la Unión Soviética dejó a los mercados sin freno) también es catastrófico. Descubrir que las conquistas sociales sólo han sido concesiones estratégicas deja en evidencia un autoengaño de proporciones traumáticas. Ni fuimos tan fuertes, ni somos tan listos. Y nadie sabe cuánto nos costará restaurar esta ilusión.

La decepción nos obliga a concebir una rehabilitación urgente de la política pero es el conjunto de nuestra historia reciente la que debemos poner en cuestión. Habrá que considerar las modalidades de la guerra doctrinal entablada en Europa entre los dos imperios y comprender cómo se propusieron seducir a las masas proletarias. Por un lado, las promesas irredentas del paraíso socialista. Por otro, el soborno del bienestar. Nuestro papel en esta geopolítica ha sido más bien un triste soliloquio.

Los trabajadores europeos no están en condiciones de lamentar la pérfida dialéctica de los Imperios durante los años de la Guerra Fría (1945-1989), pero una precipitada lectura de lo dicho por Víctor Gómez Pin (la Unión Soviética combatía el Mal (de los mercados) puede incitar interrogantes equívocos: ¿supone eso algún tipo de parentesco de la URSS con el Bien?

Sin duda son malignos los efectos de unos mercados que campan sin regulación ni control (como ha sucedido impunemente), pero sería imperdonable obviar que la demoníaca concentración de poder oficiada por Stalin y sus secuaces fue algo más que un "exceso policial". La destrucción de la dignidad humana llevada a cabo en una nación sometida a la más perversa humillación carcelaria que se haya visto sobre la tierra no puede quedar fuera de nuestras consideraciones morales. Y en modo alguno podemos prolongar las ficciones elaboradas por cada Imperio para legitimarse ante una población crédula y expectante.

De ahí la pertinente pregunta formulada por Enrique Baca: ¿en qué se basan los contertulios  para abominar de la explotación del hombre por el hombre?

[Publicado el 09/3/2011 a las 17:22]

[Etiquetas: Unión Soviética, El Muro de Berlín, Seguridad Social]

[Enlace permanente] [1 comentario]

Compartir:

Mantiene Gómez Pin

 

Mantiene Gómez Pin un diálogo con sus más cercanos interlocutores. Recoge su réplica y la acota con observaciones siempre agudas y penetrantes. Si sigue por este camino podrá hacer de su blog un ágora en la que vayan siendo desbrozados los equívocos de nuestro tiempo. El ensayo puede tener gran aliento: restaurar con breves reflexiones la precisión conceptual que hemos perdido.

Animado por su post más reciente, le digo:

 El hombre es el único animal que perpetra matanzas colectivas de seres de su misma especie. Lo hace a sabiendas. Sin embargo, subrayo, no es el único animal partidario del matrimonio. No se sabe si los pingüinos ofician alguna alianza de unión perpetua pero lo cierto es que permanecen de por vida junto a su pareja. Lo mismo ocurre con el chacal, la nutria, el gibón y los castores. Son monógamos. Si entre ellos se diera algo parecido a eso que llamamos amor conyugal (quizá una forma retorcida del deseo) no entenderíamos mejor su comportamiento: esa disposición a contemplar (y olisquear) una misma figura a lo largo de toda la vida. Hasta donde sabemos, estos machos toman esposa pero lo hacen sin sentirse obligados por alguna institución coercitiva. No parece que haya clérigos entre los chacales. Sin embargo, el hecho de ser animales salvajes, o bichos silvestres, no permite considerar su fidelidad como una opción moral. Los aristotélicos ajenos a la etología contemporánea supondrán que la obsesión familiar de algunos animales es una modalidad instintiva. Pueden fornicar a las hembras del grupo o custodiar a la suya celosamente. La verdad, dicen, es que no saben lo que hacen. Suponer lo contrario, que alguno de ellos pueda elegir un comportamiento distinto al heredado, pone en cuestión la idea que el hombre se ha hecho de su singularidad. El gibón puede ser tan monógamo como un hombre pero no puede dejar de serlo. Ni siquiera puede imaginar cómo cometer adulterio. La regularidad con que el "mecanismo evolutivo" distribuye estos roles hace muy desconcertante el albedrío que hemos interpretado como posición dominante. Después de los tres acontecimientos que, paradójicamente, fracturaron la ilusión de la supremacía humana -la Shoah, el Gulag e Hiroshima- hemos remoloneado evitando la hora de ponderar lo que hay de bestial en nosotros. Aunque quizá debamos concluir que, efectivamente, no hay nada bestial en el hombre, que su esencia es pura Humanidad, una propiedad emergente.

[Publicado el 07/3/2011 a las 17:51]

[Etiquetas: Etología, Darwin, Peter Singer, Aristóteles]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Una profecía del siglo XXI

Aunque la verdad novelesca no sea entre nosotros un objeto de culto, y la añoranza de su prestigio sólo merezca comentarios escépticos, vamos a tener al fin la ocasión de celebrar la novela profética que el nuevo siglo estaba esperando.

Es probable que a los lectores, siempre tan impacientes, les resulte desconcertante la arrogancia de un relato que a primera vista parece un hermético ejercicio de complejidad narrativa. Pero una vez dominado el hábito caprichoso de nuestra indolencia, esa pereza que tantos escritores se han propuesto halagar, podremos atisbar el sentido disimulado en la ficción de una obra reveladora.

Thomas Pynchon desafía en la mejor de sus novelas -Against the Day, Contraluz, Tusquets 2010- los límites de lo que puede ser contado. Es exhaustivo en su ambición naturalista y deslumbrante en la soberbia con que golpea todo lo que nombra. La bella elocuencia de sus figuras narrativas sostiene sin desmayo una intrigante visión de la Historia y su intensidad dramática mantiene la encarnadura de unos personajes obligados a vivir la ineludible disyuntiva de redención o perdición. Anarquistas justicieros, espías emboscados, matemáticos iluminados, potentados insaciables, pistoleros de moral cortesana, espiritistas, vagabundos y exploradores de una fantasmagórica geografía protagonizan una trama argumental en la que nadie sabe quién es. Todos se sienten, sin embargo, profundamente conmovidos, en la tupida existencia de esta fábula mistérica, por la inminencia de un colapso apocalíptico.

En Against the Day, relato que transcurre entre la Exposición Universal de Chicago de 1893 y los días previos al estallido de la Primera Guerra Mundial (una época elegida por el autor como réplica de la nuestra), confluyen los recursos literarios de todos los géneros. En sus páginas reverbera la indignada esperanza que John Steinbeck glosó en Las uvas de la ira y la cínica cautela de Dashiell Hammett en Cosecha roja, la violenta épica del western (se ve que el mito de la guerra contra los indios encubrió el tiroteo, igualmente fundacional, entre los sindicalistas y los detectives de la agencia Pinkerton), las licencias juveniles de la novela de aventuras (como si Harry Potter pudiera pasearse por Yoknapatawpha), las intuiciones de la ciencia ficción, una libérrima trama de enigma y misterio y la potestad histriónica de un autor que siempre sabe adónde va.

Pynchon recuerda a Walt Whitman cuando enumera lo que presiente, a William Blake cuando nos enseña los secretos de este mundo, a Julio Verne cuando nos instruye con artefactos visionarios. Aunando la energía narrativa de sus antepasados Pynchon nos cuenta la desordenada furia de una época que mientras ve desmoronarse su jactancia se revuelve contra sí misma en un desesperado intento por negar la fuerza con que ha tenido lugar una nueva vuelta de tuerca. ¿No será este también el signo de nuestro tiempo?

Nos hemos acostumbrado a tratar con respeto y displicencia a los científicos que no entendemos. Como oráculos de un conocimiento inaccesible o como artífices de un saber que solo a ellos concierne. Pero en Against the Day el matemático trabaja para potencias interesadas en algo más que el negocio tecnológico. Tesla (el Prometeo de la electricidad despedazado por Edison, Marconi y Westinghouse), Hamilton, con sus cuaterniones, Maxwell, con su teoría electromagnética, Poincaré con su conjetura o Riemann con su hipótesis, aparecen en la novela como los brujos de un poder muy alejado del optimismo racionalista de la Ilustración. Las contribuciones de su inteligencia, extasiada ante las inesperadas dimensiones de lo Real, no han alterado nuestra comprensión básica del Universo (aún preferimos conversar con Euclides y Newton) y lo cierto es que para sus descubrimientos no tenemos todavía el adecuado arsenal de ideas. Si el mundo que hemos conquistado y dominado resulta imprevisible, arisco y hostil ¿qué haremos cuando comprendamos de verdad las abismales revelaciones de la Ciencia? ¿Seremos capaces de integrarlas en un nuevo sentido común? ¿Sabremos escribir un nuevo relato sobre el origen del mundo, la naturaleza del alma o el destino del hombre? Against the Day es el más ambicioso logro realizado hasta la fecha para novelar lo que ocurre en esta chirriante bisagra de la Historia.

La imaginación pynchonesca es la de un ironista trágico cuya sabiduría se enmascara tras la parodia de nuestra ansiedad. Against the Day es el fruto de una confabulación alentada por poderosas premoniciones y la epopeya profética que desvelará el sentido del expectante siglo XXI. Al final de este gran relato novelesco prevalece la emoción con que cada personaje se ha visto enfrentado al crucial dilema de su tortuoso camino: o la violencia (en cualquiera de los sofisticados grados a los que nos tiene acostumbrados la civilización) o el casi inenarrable misterio de un espíritu que, efectivamente, siempre sopla donde quiere.

De la sinfonía simbólica orquestada por Pynchon ante la mirada perpleja de sus lectores hay que citar como colofón el antiguo sello del gobierno tibetano que a título de autoridad reproduce el autor en las guardas de su impetuosa novela: un león blanco junto a las encrespadas cumbres del Himalaya.

Publicado en El País, 17 de diciembre 2010

[Publicado el 18/12/2010 a las 19:36]

[Etiquetas: Thomas Pynchon, Walt Whitman, William Blake]

[Enlace permanente] [1 comentario]

Compartir:

Así no hay quién pueda

 

El oficio del crítico literario exige estar bien informado, elegir lo prometedor y razonar la jerarquía que imponen sus valores. Una presunción imprescindible, además del buen criterio que se le supone, es su olfato para descubrir el talento, la creatividad, el estilo y las ideas ocultas en la gran literatura.

Recuerdo esto a cuento de la decepción de Santos Sanz Villanueva ante los ejercicios literarios colgados en la Red. Su artículo, publicado en el número 273 de Cuadernos Hispanoamericanos, no deja lugar a dudas: "los efectos renovadores que la Red prometía son más virtuales que el propio soporte". Sanz estudia la obra de cuatro autores hechos a sí mismos en la Red y después de dedicarles algún benevolente juicio -"un dietario de trivialidades", "un cuaderno de apuntes"...- se pregunta en que acabará la promesa de los nuevos lenguajes narrativos.

Además de las insuficiencias señaladas por Santos Sanz, me apresuro a subrayar la insalvable distancia que separa a la cultura del Libro de la cultura de la Red. Aunque el mito literario nos haya invitado a tratar al autor como al animal sagrado de un panteón divino, lo cierto es que la literatura es un conglomerado de acontecimientos sin el cual su poder se extinguiría. La literatura es el autor, por supuesto, pero al mismo tiempo es el editor, el libro, el librero, el periódico, el profesor, el crítico y el lector. Es ésta comunidad la que hace viable la percepción cognitiva de lo literario.

La literatura es además un incesante ejercicio de comparación. Todo en la literatura sucede en relación a otra cosa: cada relato pertenece a un corpus de narraciones cuya escritura se remonta al comienzo de la tradición en la que se inserta.  Nuestra percepción de lo literario -ya sea el conocimiento que imparte o el goce estético que procura- depende de los agentes culturales implicados en el imaginario histórico y sin su comprometida participación el edificio de nuestra literatura se desplomará.

No es extraño que ante "los varios millones de blogs en todas las lenguas" el crítico literario padezca un irritado enojo. No sólo no tiene modo de seguir razonablemente el desarrollo de sus creaciones, no sólo carece de las referencias necesarias a la erudición comparativa, sino que, además, se encuentra solo ante el descomunal reclamo de los autores virtuales. Han aparecido por su cuenta en la Red, sin el filtro con que los editores y el resto de la comunidad literaria contribuye a clasificar la obra de los nuevos valores.

 

[Publicado el 06/11/2010 a las 12:13]

[Etiquetas: Santos Sanz Villanueva, Cuadernos Hispanoamericanos, crítica literaria]

[Enlace permanente] [11 comentarios]

Compartir:

Memorias de Barcelona

 

Los seis personajes elegidos por Josep María Castellet para restaurar la memoria del tiempo desaparecido -como comprobará el lector de Seductores, ilustrados y visionarios- protagonizan un período de la historia de España sometido a una torturada revisión sentimental por parte de una generación a la que cabe considerar víctima de un desafortunado azar. Al fin y al cabo los que crecieron en aquella posguerra mendicante (pues no sólo pan pide el hombre) bien podrían haber nacido en el París de la Belle Époque o en cualquiera de las metrópolis cuyo esplendor intelectual tanto anhelaron durante su duro, solitario y fructífero período de auto aprendizaje.

El nuevo ejercicio autobiográfico de Castellet (después de Escenarios de la memoria, 1988) nos permite familiarizarnos de nuevo con su entorno y entrometernos en la amistad del autor con unos hombres de letras que fueron decisivos en la historia cultural de una disidencia forjada en los límites de lo vitalmente soportable.

Pues los seis elegidos por Castellet (Manuel Sacristán, Carlos Barral, Gabriel Ferrater, Joan Fuster, Alfonso Carlos Comín y Terenci Moix, una generación bisagra entre aquello y esto), comparten en diferentes grados de intensidad y pasión el síndrome que los identifica: la oculta, inquieta y a veces espeluznante pulsión autocrítica que conmovió sus mejores años de juventud y creación, la insatisfacción mordaz que agitó su talento, su espléndida y luminosa vocación de ser.

La crónica del momento que germina en la ciudad de Barcelona, en la culta, elegante y sofisticada ciudad de los modos florentinos, habitada por tantos personajes imprescindibles, revela en este recomendable relato memorialístico la singular y quizá irrepetible oportunidad que tuvo entonces nuestro país por rescatarse a sí mismo de las dolidas penumbras del pasado.

[Publicado el 04/11/2010 a las 19:12]

[Etiquetas: Josep María Castellet, Seductores, ilustrados y visionarios, Anagrama]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

La vida y el sueño

 

Estoy leyendo el ensayo que Jacobo Siruela dedica a la historia de los sueños. Una historia que, como bien advierte el autor, nunca antes había sido escrita. "El mundo bajo los párpados" será por ello una referencia ineludible entre los que quieran asomarse al resbaladizo e imprevisible universo onírico del hombre.

Su elocuente inventario de los testimonios escritos durante siglos nos permite hacernos una idea cabal del territorio que sin cesar se insinúa bajo la conciencia y de cuán extraña ha sido su influencia en la historia de la cultura. Los más remotos relatos atestiguan estupefacción, miedo, superstición, pero también, entre los más sagaces, una inteligencia dispuesta a penetrar lo que a veces nos parece un conglomerado de imágenes caóticas.

Cada época y cada región cultural ha elaborado sus patrones hermenéuticos y no siempre se ha eludido el resignado tópico del misterio impuesto por nuestras limitaciones cognitivas. Siruela cita a Jung para dibujar el asunto del que estamos hablando: "Un sueño es como un teatro en el que el soñante es escenario, actor, apuntador, director de escena, autor, público y crítico". Podríamos añadir: soñante es también el que lo olvida todo al despertar. La amnesia matutina puede ser un castigo del que no todos consiguen librarse. Y convendría propiciar en las escuelas, a esa edad en la que no todo está perdido, un ejercicio de memoria activa. Retener los sueños mediante el deliberado esfuerzo de relatar y consignar lo que ha sido vivido. El matiz es importante: los sueños no se ven, se viven. La experiencia onírica, a pesar de nuestras prevenciones o descuidos, constituye a la personalidad tanto como la actividad de la vigilia.

La fenomenología de los sueños que emprende Siruela, con reveladoras noticias sobre personajes históricos, permite alumbrar zonas del ser que de otro permanecerían sepultadas. ¿Por qué somos como somos? ¿Qué aspecto del yo permanece latente y siempre a punto de brotar? ¿Qué cosa es la Naturaleza humana?

El mundo bajo los párpados, publicado por Atalanta, es una contribución excelente a ese proceso de conocimiento (que también es de reconocimiento) al que está irremediablemente abocada la conciencia. Ya saben, esa vieja cita cada día más urgente y decisiva.

[Publicado el 03/11/2010 a las 12:26]

[Etiquetas: Jacobo Siruela, Atalanta, El mundo bajo los párpados]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Los malos tiempos

 

Los indicadores y las estadísticas que tímidamente reflejan los indicios de una anhelada recuperación económica producen en el ánimo de los contribuyentes una tímida euforia. Los más afectados por la epidemia del paro no tienen motivos para celebrar una posibilidad tan remota pero los que están al borde del colapso se sienten inclinados a creer que quizá puedan salvarse de lo peor.

Las informaciones contradictorias que reproduce la prensa (repuntes de la Bolsa, grandes beneficios a final del ejercicio de algunas empresas, colas de trabajadores en paro...) dejan en evidencia lo frágiles que somos y cuánto se agradece en estas circunstancias la más leve de las esperanzas.

En cualquier caso, la incertidumbre y el lúgubre anuncio de los malos tiempos rescatan reflexiones que hace una década eran imposibles: ¿en verdad queremos vivir peligrosamente? ¿Nos complace tanto el riesgo de enriquecernos junto al acantilado de la ruina? ¿No sería mejor conformarse con una vida modesta, sin sobresaltos?

Sin embargo, la simple mención de los horizontes "sostenibles" ha llegado a ser un anatema inadmisible entre los agentes sociales: el "crecimiento cero" es sinónimo de catástrofe. Para el sistema que hemos construido no hay alternativa a un trágico dilema: o se crece devorando recursos energéticos o nos hundimos en una crisis de secuelas indeseables: paro, déficit, quiebra del Estado del Bienestar...

[Publicado el 02/11/2010 a las 13:54]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Viaje al centro de sí mismo

Cuando se hayan desvanecido los restos de nuestra egolatría nacional, ese amasijo de presunciones tan arrogantes como amargas, se comprenderá mejor la excepcionalidad de un libro que ha sido escrito lejos del influjo de la España saturnal. Distanciado por carácter de las furiosas polémicas mediáticas, exento del tributo intelectual ofrecido a los clanes dominantes, libre de la pasión fratricida que tanto consuelo procura a combatientes y tertulianos, el escritor y filósofo Rafael Argullol ha elaborado una majestuosa evocación literaria con el único yo digno de tal nombre.

Argullol ha elaborado una majestuosa evocación literaria con el único yo digno de tal nombre

Es probable que las 1.200 páginas de Visión desde el fondo del mar sean leídas como la recapitulación autobiográfica de un autor especialmente dotado para recordar los momentos más significativos de su intensa y prolífica existencia. Pero en lugar de apuntalar la estampa social del ego imaginario -como intenta siempre ese memorialismo hecho de embarazosas omisiones- el libro de Argullol relata con gran riqueza de detalle un viaje emprendido hacia el más revelador centro de sí mismo.

En esta pródiga memoria, los lugares visitados, los hombres conocidos, las imágenes atisbadas, los pensamientos concebidos, las palabras en algún momento pronunciadas y los sueños recordados emergen con fuerza inusitada. Pero la mirada que los rescata del pasado no solo es uno de los ejercicios de introspección más lúcidos a los que tendremos acceso. El testimonio del cosmopolita ilustrado se transforma a lo largo y ancho del libro, mientras recorre desiertos, selvas, ciudades y algún que otro infierno, en una conmovedora lección existencial.

Al lector le resultará extraña la sensación de familiaridad que muy pronto le inspiran los afectos del autor y se preguntará cómo podría admirar el subyugante relato de su intimidad sin confundirla con la suya propia. La narrativa de Argullol lo consigue con una maestría tan apacible como el tono elegido para implicarnos en su descarnado ejercicio de interrogación. Pues en vez de abandonarse a la desesperada indulgencia del género biográfico, al enmascarado elogio del sí mismo que rige muchos de estos ejercicios, el autor rescata los recuerdos de una existencia fascinada desde la primera infancia con los displicentes enigmas del ser.

La atención prestada al más sutil de los rumores ocultos en el olvido, la minuciosa observación de los rostros desdibujados en una fotografía, el retorno inesperado de una frase dicha en una remota velada familiar o constatar de repente la influencia que una inocente lectura juvenil tuvo en el rumbo posterior de su vida, le permite tratar a los sueños, a las visiones y a las imágenes fugaces, con el mismo respeto que dedicamos a las grandes gestas históricas.

Las reflexiones y relatos del libro han sido urdidos por una voz literaria inconfundible y retratan fielmente la determinación de un autor dispuesto a descifrar las marcas que el paso del tiempo ha dejado en su piel. La conversación accidental con un desconocido, la aparición de seres convertidos por azar en el oráculo de una poderosa premonición, la compañía de una entrañable hermandad de sombras (el Pordiosero, el Caminante, el Benevolente, el Recordador, el Gran Negador...), el paisaje iluminado por el destello de un pensamiento repentino, las mujeres reconocidas como la encarnación de una perecedera y eterna vestal, la amistad revisitada como el más noble de los deberes sagrados, esbozan la personalidad de un hombre absorbido por las dimensiones menos tangibles pero más evidentes de la realidad.

A menudo, mientras prolonga sus imprescindibles meditaciones sobre la anomalía cósmica del nacer, Argullol se pregunta qué debe hacer con un libro cuya agotadora tarea amenaza con dejarlo exhausto en medio de su ensoñación. Reiteradamente concluye que la escritura será el pasaje clarividente de su espíritu y que gracias a su intransigente urgencia podrá aprender algo de lo que significa mirar el mundo.

Es a esta renovadora mirada sobre la condición humana a la que debemos prestar atención si queremos captar en toda su amplitud el significado que una memoria detallista ha encontrado en el fondo de sí misma: los secretos vínculos de una identidad que trasciende los límites del cuerpo, el diálogo entablado con los mil nombres de la muerte, el impenetrable origen del dolor, pero también la amable deuda contraída con los padres, los hermanos y amigos encontrados en el largo tránsito de una vida vivida sin temor a las consecuencias de vivir.

El lector cabal de las Visiones se sentirá interpelado a emprender el mismo camino de indagación, a guardarse de la trinidad maligna que atenaza al corazón del hombre -Codicia, Hechizo y Sumisión-, y no serán pocas las ocasiones en que lamente con el autor las imposturas que el libro deja al descubierto. Pero sobre todo le conmoverá ver dibujada la trayectoria vital de un hombre con tan elegante expresión de fuerza, inteligencia y ternura.

[Publicado el 14/9/2010 a las 11:04]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Foto autor

Biografía

 

Basilio Baltasar es escritor, editor y periodista. Autor de la novela "Pastoral iraquí" (Alfaguara, 2013). Es director de la Fundación Santillana y editor del portal de blogs literarios El Boomeran(g). Ha sido Director de Relaciones Institucionales del Grupo Prisa y director de La Oficina del Autor. Fue director editorial de Seix Barral, editor de la revista literaria Bitzoc y de la revista de arte y arquitectura Gala. Entre 1989 y 1996 dirigió el programa de exposiciones dedicado al arte de las sociedades sin escritura (Cultures del Món. Art i antropología). Fue patrono fundador de la fundación musical Área de Creación Acústica, director de la Fundación Bartolomé March, vicepresidente de la Fundación Jakober y dirigió el periódico El Día del Mundo.

 

 

 

Bibliografía

 

 

 

     Basilio Baltasar, editor

Obras asociadas

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2018 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres