PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

jueves, 19 de septiembre de 2019

 Crítica literaria de Javier Fernández de Castro

El ángel del olvido

imagen descriptiva

 

 

 

Carintia es un estado federado (bundesland) situado en el sur de Austria. Posee una importante minoría eslovena. Como ocurre con gran parte de las naciones de la gran Península de los Balcanes, la histortia de Carintia es larga, compleja y no exenta de violencia. Con la anexión de Austria por parte de Alemania en 1938, acto de guerra consumado con el beneplácito de gran parte de las autoridades y la población austríaca, se abrió para Carintia un periodo particularmente doloroso y difícil porque en la lucha contra el invasor jugó un papel muy importante el movimiento partisano decisivamente apoyado por las fuerzas comunistas de Eslovenia que al término de la II Guerra Mundial se hicieron con el poder tanto en la propia Eslovenia como en la serie de naciones integradas en la entonces recién creada Yugoslavia.

Al igual que ocurría al mismo tiempo en la Francia ocupada, cada acción bélica o de sabotaje llevada a cabo por los partisanos provocaba una brutal represión dirigida sobre todo contra la población civil y en especial contra las familias de los presuntos autores del hecho. Esa represión daba motivo a una escalada de represalias no menos cruentas y que provocaban castigos aun peores perpetrados por agentes de la Gestapo con ayuda de la policía local.

De todo ello habla la presente novela. El aspecto más destacable de la misma es el cuidado que pone la narradora en el transcurso del largo, desconcertante y muchas veces difícil proceso de conocimiento por parte de una niña que no vivió los peores y más traumáticos sucesos ocurridos durante la guerra, pero de los que poco a poco, y según crezca, se irá haciendo consciente, siendo cada vez más capaz de asumir como propio el entramado de odios, resentimientos y afán de venganza que todavía condicionan a los habitantes de Eisenkappel-Vellach, la aldea natal de una autora que no oculta en ningún momento que está utilizando su propia biografía como material literario.

Instintivamente, y porque intuye que sus padres están todavía demasiado condicionados por el pasado, la niña se pone del lado de la abuela, una verdadera fuerza de la naturaleza que si fue capaz de sobrevivir a las miserias y horrores de la guerra ahora, en plena posguerra, continúa mostrándose muy por encima de las circunstancias.

Poco a poco, y según vaya creciendo, la narradora irá conociendo la actuación y el grado de implicación de sus familiares y vecinos en unos hechos cuyo recuerdo todavía les tortura y condiciona sus vidas.

Como todo testimonio de primera mano, El ágel del olivido (una entidad celestial a la que acuden los habitantes de Eisenkappel igual que en otras latitudes se venera al Cristo de la buena muerte) aporta una visión personal y emocionada de uno de los muchos rincones olvidados de la Europa actual.



Maja Haderlap

El ángel del olvido

Traducción de José Aníbal Campos

Periférica

 


 

 

 

[Publicado el 18/9/2019 a las 12:44]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Frontera

imagen descriptiva

A la mayoría de nosotros la palabra “frontera” nos evoca una barrera física (por ejemplo una alambrada) que parte nítidamente en dos un territorio que muchas veces era uno solo…hasta que alguien tuvo la ocurrencia de dividirlo. El paradigma podría ser ese aborrecible Muro de Berlín que Donald Trump parece querer emular  ahora para impedir la llegada de sus aborrecidos hispanos. Pero frontera  también puede referirse a un territorio inmenso, de límites físicos imprecisos  y abierto a los cuatro vientos, razón por la cual está expuesto a la irrupción de toda clase de pueblos, culturas e ideologías que pugnarán por imponerse a las demás,  generalmente por la fuerza del arma.

                En el caso de Europa su frontera oriental (Asia) es una gigantesca franja que va de Siberia al Mediterráneo y cuya delimitación ha costado incontables y ancestrales conflictos bélicos, con el agravante de que ni siquiera han podido fijarse todavía sus límites de forma estable. La zona norte de esa inmensa frontera, es decir Rusia y los territorios que integraban la extinta Unión Soviética nos resultan menos conocidos debido a la lejanía y a la proverbial renuencia de las autoridades soviéticas a dar noticia de sus conflictos internos, aunque si alguno de ellos ha salido a la luz pública (pongo el caso de Chechenia, sin ir más lejos)  las noticias que llegan desde allí suelen ser atroces.

Tradicionalmente, los conflictos ocurridos en la zona sur de la frontera euroasiática han tenido como epicentro los Balcanes y sus vecinos más inmediatos: Bulgaria por el norte y Grecia y Turquía al sur. La autora de Frontera, Kapka Kassabova nació en la esquina de Bulgaria donde confluyen también Grecia y Turquía, ocupando esos tres países un territorio conocido en la Antigüedad como Tracia. En 1989, cuando debido a la caída del Muro de Berlín se desmoronaron las URSS y el entramado de países que formaban el llamado Telón de Acero, los padres de Kapka Kassabova aprovecharon para emigrar a Nueva Zelanada, aunque más adelante ella se trasladaría a Escocia. Al cumplir los 30 años Kapka Kassabova decidió que había llegado el momento de regresar al escenario de su infancia y aprovechar la actual libertad de desplazamiento para conocer las zonas situadas al otro lado de las fronteras con Grecia y Turquía y que tantas vidas y sinsabores les había costado a quienes trataron de traspasar clandestinamente  esas  barreras.

El presente libro es el resultado de los vagabundeos de la autora por aquellos parajes. Casi sin proponérselo, pues más que un ensayo histórico formal es el recuento de incontables horas pasadas en cafés, posadas, carreteras que no llevaban a ninguna parte o incursiones por bosques impenetrables, la autora recrea en las conversaciones con unos y otros los paisajes y las vidas de  cuantos le van saliendo al paso. Y el recuento es alucinante porque sus interlocutores (taberneros, pastores, guardias fronterizos, poetas o viajantes de comercio),   tienen casi todos una característica común: son como  náufragos que han quedado varados en pueblos deshabitados debido a la descabellada política étnica  llevada a cabo por las autoridades de los tres países vecinos. A veces eran antiguos pueblos búlgaros que por aquello de la redefinición de fronteras pasaron a pertenecer a Turquía y fueron obligados por las autoridades de su nuevo país a regresar a su origen, con el agravante de que al no acomodarse en su nuevo asentamiento porque los consideraban turcos, al tratar de volver a sus casas se encontraban que éstas habían sido ocupadas por “griegos” de origen búlgaro también expulsados de sus hogares. Pero como  los  intercambios forzosos de unos territorios a otros ha sido una práctica habitual, el resultado es que la autora nunca sabe lo que va a encontrar a uno u otro lado de las fronteras, aunque casi todos tienen otra característica común: suelen aferrarse a su lengua y sus tradiciones y creen fervorosamente en los mitos y supersticiones de sus ancestros porque parece como si tales señas de identidad fuesen la única certeza que les cabe en una vida sin esperanza de mejora y que transcurre al límite de la miseria. Incluso se encuentra con una pareja acomodada y propietaria de una buena casa  que tienen en venta porque sueñan con poder instalarse algún día en Marbella. Es alucinante la capacidad del ser humano para infligir dolor y asumir las consecuencias de sus desmanes.

 

Frontera

Kapka Kassabova

Traducción de Cristina Lizarbe

Arma/enia.

                 

[Publicado el 03/8/2019 a las 10:39]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

La canción de la llanura

imagen descriptiva

Si me pidieran que definiera esta novela con una sola palabra seguro que elegiría “sencillez”. Y si tan ociosa petición me pillara en un día particularmente obtuso, precisaría: “difícil sencillez”. Y conste que ocurren cosas tremendas. Ahí está esa madre tan ocupada en cuidarse  la depresión que no solo ha dejado de hacer caso a su marido y a sus dos hijos de ocho y nueve años sino que al final los abandona sin despedirse apenas ni dejar una simple pista acerca de un posible regreso. “Dadme un beso”, les dice. “¿Vendréis a visitarme algún día?”. También  está  Victoria Roudideaux, una adolescente que por no hacer caso de las advertencias maternas  y no tomar las precauciones debidas, se queda embarazada y la madre la pone en la calle sin más. “No puedes hacerme esto, mamá”, dice ella. Pero sí, de pronto se encuentra en  la calle con dieciséis años, todavía en el instituto (es decir, sin un duro) y con un responsable de su gravidez que no quiere saber nada de responsabilidades y hasta pone en duda su posible paternidad.  Más cosas tremendas: los niños, Iker y Bobby, presencian una degradante escena en la que otra adolescente es obligada por su novio a hacer el amor con su mejor amigo “porque yo se lo había prometido y no me vas a dejar mal ahora”. Haber sido testigos de tal humillación les cuesta ser dolorosamente humillados a su vez por el ofensor y su amigo, castigo que les es infligido  para que vean lo que puede pasarles si van contando cosas por ahí.  Más adelante presenciarán una espeluznante (y muy detallada) autopsia al caballo de uno de ellos, muerto en circunstancias bastante dramáticas.

Todo ello se cuenta con la ya mencionada sencillez, aunque también cabría hablar de naturalidad. Son simples episodios cotidianos que no perturban la anodina existencia de una minúscula localidad del condado de Holt, en Colorado.  Cosas que pasan, contadas además en secuencias muy breves (los capítulos  raras veces sobrepasan las dos páginas) y que parecen compuestas a base de frases muy cortas y sin más  elementos  ni adornos técnicos  que el recurso al  sujeto, verbo y predicado  repetidos  hasta el final. Claro que no por casualidad el título original de la novela es Plainsong, es decir, canto llano o gregoriano,   una composición de la liturgia cristiana monofónica y sin acompañamiento musical.

Lo curioso es que, en contra de cuanto pueda parecer, Kent Haruf se las apaña estupendamente para transmitir las emociones y los encontrados sentimientos de los personajes (abandono, dolor, miedo, frustración, desamparo, etc) sin necesidad de recurrir a la tragedia ni el tremendismo.  En parte ello se debe a la existencia de otros personajes que, con la misma sencillez, se encargan de contrarrestar las puntas de brutalidad y desgarro que se van sucediendo. Y ahí está sin ir más lejos  Maggie Jones, una madura profesora del instituto, compañera del padre de Iker y Bobby y (por alguna razón se adivina desde el primer encuentro entre ambos) su futura compañera sentimental. A esa mujer, por otra parte perfectamente sensata, se le ocurre la idea de recurrir a los  hermanos McPheron, dos  ganaderos solterones y entrañablemente huraños, para que se hagan cargo de la embarazada adolescente  “sólo hasta que tenga el niño”. La reconversión de ese par de patosos y gruñones  ganaderos en los abnegados protectores de una parturienta primeriza es de una ternura ejemplar.  Cuando la chica se queja a la maestra de que los dos hermanos no hablan nunca, ni con ella ni entre sí, la maestra les aborda en un supermercado y les dice  que hagan el favor de comportarse y tratar a su protegida como es debido. Y los hermanos, compungidos, deciden enmendar su error y le dan un curso completo del comportamiento de los precios de los productos agrícolas en el mercado. La escena es genial.

Quienes se enganchen con la difícil sencillez de esta novela están de enhorabuena porque en realidad forma parte de una trilogía que bien podría ser tomada como ejemplo de hasta qué punto es posible practicar el buenismo (o se prefiere, no ser solamente un  cronista de lo peor y más abyecto del comportamiento humano) sin caer en la cursilería.

 

La canción de la llanura

Kent Haruf

Traducción de Agustín Vergara

Literatura Random House

 

 

 

[Publicado el 19/7/2019 a las 08:54]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Zuleijá abre los ojos

imagen descriptiva

Todo cuanto se narra en esta novela es tan desgarrado y brutal, y resulta  tan ajeno a la experiencia vital del lector medio que incluso la descripción de cómo se tomaba un baño en la Rusia campesina del siglo pasado resulta una experiencia fascinante. Claro que las condiciones ambientes eran extremas porque en una isba tanto la letrina como la caseta de baños (muy similar a la actual sauna nórdica) se encontraban fuera de la casa, lo cual, teniendo en cuenta que las temperaturas podían alcanzar bastantes grados por debajo del cero, imponía la obligación de empezar por limpiar la nieve que cubría el sendero entre la casa y el baño; allí había que encender el fuego para calentar la estancia y el agua, hecho lo cual se podían efectuar la abluciones: la descripción de las prendas que era necesario vestir para no morir congelado durante el traslado desde la casa es otro ejercicio de estilo casi surrealista.

Y en general pasa un poco lo mismo con el resto de una narración centrada en Zuleijá, la esposa tártara que va a sufrir un inmisericorde proceso de reeducación moral resumido en el título bajo el eufemismo de “abrir los ojos”. Visto desde fuera, las condiciones de vida de una mujer perteneciente a una etnia minoritaria  y considera inferior eran tan miserables y cercanas a la esclavitud (un marido ruso brutal y maltratador, una suegra viperina y sin más ocupación en la vida que martirizar a su nuera y un régimen de trabajo doméstico que empezaba al amanecer y no terminaba hasta bien entrada la noche) que no podían ser peores si por aquellas cosas de la vida era acusada de ser una kulak y deportada a Siberia junto con otros miles de terratenientes y campesinos ricos que además de ser desposeídos de sus bienes eran hacinados en vagones de transporte de ganado y enviados a remotos campos de trabajo para su reeducación. Pero sí, resulta que en esta vida siempre  se puede ir a peor.

Aunque de religión musulmana, con todas las cargas que esa fe impone a la mujer, en el inicio de la narración Zuleijá vive con intensidad las  creencias heredadas de sus antepasados tártaros, en especial la convivencia con espíritus como el basu kapka iyase, encargado de evitar que los malos espíritus traspasen los límites del pueblo y  al que se puede comprar con golosinas para que interceda ante el zirat iyase, el guardián del cementerio. Pese a los duros castigos que puede costarle su acto, Zukleijá comete la osadía de robar alimentos en casa de su marido para comprar al guardián y asegurarse el bienestar de sus cuatro hijas, muertas al poco de nacer y enterradas en ese cementerio. Y tiene un gesto que resulta enternecedor porque una vez ante sus tumbas se ocupa de cubrirlas bien de nieve para que las niñas “descansen abrigadas y en paz hasta la llegada de la primavera”. 

Cabe imaginar lo doloroso que le va a resultar el proceso que se inicia cuando, volviendo del bosque  en compañía de su  esposo, éste resulta muerto a manos de Ignatov, el jefe del destacamento gubernamental encargado de requisar los bienes de los campesino ricos y agrupar a estos y sus familias en la cárcel de Kazán, capital de la república tártara, para su posterior traslado a un destino desconocido. Zuleijá, fue entregada a su esposo cuando tenía 15 años y como no ha salido nunca de su aldea no alcanza ni a imaginar que pueda haber otra vida más allá de su horizonte doméstico. Le avergüenza ser vista en la calle con la cabeza descubierta, jamás ha mirado directamente a los ojos a un hombre y por nada del mundo se dejaría palpar el vientre por una mano masculina incluso si se tratara de un ginecólogo. Y sin embargo, de la  noche a la mañana se va a encontrar encerrada en un vagón atestado y en el que habrá de hacer sus necesidades a la vista de todos levantando la tapa de una trampilla que da sobre la vía. Eso entre otras muchas vicisitudes  que van a forjar como a martillazos el proceso de apertura de Zuleijá a la realidad del mundo exterior y, sobre todo al conocimiento de sí misma, especialmente cuando debe reconocer por qué tazón toda ella se hace miel (así lo describe la autora,  Guzel Yájina), cuando se encuentra a solas con Ignatov, sí, el hombre que mató a sangre fría a su esposo.

Un aspecto muy de agradecer, es que pese al tono despiadado y bestial que predomina en la narración (y cómo podría ser de otro modo si se están describiendo las  peores purgas de Stalin)  Gucel Yájina, la joven autora, no olvida que está hablando de personas, es decir seres capaces de las peores atrocidades y también de conservar sentimientos que los ennoblecen: generosidad, compasión, empatía o cariño, aunque es innecesario señalar que todo ello se prodiga más entre las víctimas que entre  los verdugos.

Otro aspecto impagable de esta novela es que ocasionalmente la autora deja la narración en manos de personajes tan logrados  como el profesor Wolf Karlovich Leibe, un eminente maestro y cirujano al que la naturaleza le ha borrado piadosamente la consciencia y por lo tanto no se ha enterado de que la Revolución le ha despojado de todos sus cargos, honores y bienes y que de milagro no ha sido fusilado porque las autoridades soviéticas le consideran un espía alemán. Para culminar su acto de bondad, la naturaleza no le ha privado también de su saber y su actividad como médico será una bendición para los deportados cuando él también sea enviado a  Siberia. Zuleijá abre los ojos enlaza con naturalidad con la gran tradición de la novelística rusa, pero con unos toques de modernidad muy positivos.

 

Zuleijá abre los ojos

Guzel Yájina

Traducción de Jorge Ferrer

Editorial Acantilado    

[Publicado el 06/7/2019 a las 15:35]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Un hombre con atributos

imagen descriptiva

Según va dejando atrás  los capítulos iniciales  de esta falsa biografía de H.G. Wells (falsa porque en realidad es una novela) el lector percibe dos circunstancias, a cuál más favorable. La primera, que antes de ponerse a escribir, David Lodge acumuló una prodigiosa cantidad de información acerca de su personaje, y basta consultar al final del libro el apartado de agradecimientos  para constatar hasta qué punto manejó toda clase de fuentes (diarios, biografías, estudios académicos, etc) con especial atención a diferentes recopilaciones de correspondencia y ya se sabe que éstas  son un verdadero filón cuando se trata de conocer para luego contar la intimidad de una persona.

De hecho, da la sensación de que si se lo hubiese propuesto, David Lodge podría haber escrito un tratado de mil páginas o más. Y aunque no lo hizo (se quedó en 593) perece haber sido muy consciente de la dificultad que entraña  retener durante mucho tiempo la atención de un lector como el actual, muy maleado por las diferentes máquinas de imágenes  que conforman su cotidianidad y demasiado acostumbrado a cambiar  de pantalla  al primer síntoma de aburrimiento o complicación. Quiero decir  que con vistas a la necesaria amenidad el autor se propuso poner en juego desde el primer momento unos recursos bastante habituales ya en las narraciones actuales, pero que no es frecuente verlos todos juntos: el primer encuentro con el personaje, contado en presente de indicativo, ofrece la imagen de un anciano enfermo terminal y consciente de estar a punto de ser olvidado por los millones de lectores en todo el mundo que a lo largo de más de  cincuenta años han devorado sus libros casi con devoción. La proximidad de la muerte  lleva al enfermo a examinar con ojo muy crítico la historia de su vida, casi incitado a ello por una suerte de conciencia crítica  que le interroga sin contemplaciones y no le deja pasar una cada vez que el interrogado (el propio Wells, sumido en una especie de duermevela) trata de escabullirse y librarse de responsabilidad cuando los hechos de su pasado ahora sometidos a examen no le favorecen: “¿Qué es lo que te gustaría saber? [pregunta casi de sopetón la conciencia crítica] ¿Si [tus contemporáneos] te consideran un gran escritor? ¿Un gran pensador?¿Un gran visionario? ¿Un gran hombre?”. Vaya preguntas. Se entiende que el moribundo trate de salirse por la tangente.

Pero el autor tampoco abusa de este recurso narrativo (por cierto que muy eficaz porque le permite ir al fondo en determinadas cuestiones sin necesidad de circunloquios ni largas puestas en escena)  y cuando lo considera necesario da un salto en el tiempo y el espacio y alternando la primera y la tercera persona, o el presente y el pasado, plantea sin circunloquios  dos cuestiones que luego van a ir saliendo de forma recurrente porque condicionaron decisivamente la trayectoria vital de H.G. Wells: su convicción de que era necesario (y posible)  cambiar el mundo y su prodigiosa atracción por las mujeres, sobre todo las más jóvenes y hermosas.

En contra de lo que pueda parecer, en Wells ambas pasiones eran casi dialécticas. Libros como La máquina del tiempo (1895), La isla del doctor Moreau (1896), El hombre invisible (1897), La guerra de los mundos (1898) o Anticipaciones (1901) no sólo le valieron la fama de visionario de un futuro más o menos lejano, sino que le hicieron lo bastante rico como para poder dedicarse por completo a la literatura. De esa época datan las llamadas novelas familiares, Kipps (1908) y Tono-Bungay (1909), en las que satiriza a la sociedad inglesa de finales de siglo. Otras novelas “familiares”, como Ann Verónica (1909), La historia de Mr. Polly (1910) o Matrimonio (1912) darían paso a su etapa más sociológica y didáctica con títulos como El nuevo Maquiavelo (1911) y El mundo liberado (1914). Teniendo en cuenta que al final de si vida Wells tenía en su haber más de ochenta libros, todos ellos con un marcado trasfondo biográfico, el lector habrá tenido ocasión de percibir la segunda de las circunstancias a las que yo hacía referencia al principio: para el lector medio, el Wells escritor de ciencia ficción y visionario de asombrosas tecnologías  ha borrado del mapa editorial al Wells  sociológico y más comprometido con el cambio social, siempre desde una posición marcadamente socialista. Y, finalmente, la preocupación por la castidad social y el acoso a las malas costumbres (léase censura) ha borrado de paso al Wells irremisiblemente entregado a los encantos femeninos (Según David Lodge, Wells aseguraba haber tenido relaciones sentimentales con más de un centenar de mujeres).  Si desde un  punto de vista moral, y no digamos nada desde la opinión feminista actual,  la conducta amorosa de Wells es decididamente cuestionable, para el biógrafo es un regalo inapreciable porque cada vez que la biografía se adentra en una etapa vital algo tediosa (por ejemplo las trifulcas de Wells con la Sociedad Fabiana)  siempre le cabe el recurso de contar  cualquiera de las apasionadas aventuras amorosas que vivió. Debo aclarar que el trabajo anterior de David Lodge fue sobre Henry James, un hombre cuya proverbial castidad no ha sido mancillada por ninguno de sus biógrafos. Se entiende que para David Lodge pasar de James a Wells fue como abandonar el desierto de Gobi para hacer un alto en el Jardín de las Delicias. Y no ha dejado escapar la ocasión de amenizar su, por otra parte,  muy seria y bien informada biografía novelada de H.G. Wells.

 

Un hombre con atributos

David Lodge

Traducción de Mariano Peryrou

Impedimenta

 

[Publicado el 25/6/2019 a las 19:49]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Leyendas de otoño

imagen descriptiva

Las fotografías de sus últimos años (murió en 2016) muestran a tipo tuerto, desdentado y con el cabello y la barba ralos pero encrespados. Podría ser un viejo guerrero vikingo con el rostro tallado a espadazos. Nadie diría que bajo ese aspecto se escondía un delicado poeta con 14 poemarios en su haber, que leía a Machado en castellano y podía poner en boca de uno de sus más trágicos personajes unos versos de  Lorca que suenan a epitafio: “Quiero dormir el sueño de las manzanas, alejarme del tumulto de los cementerios”. Además se veía a sí mismo como un personaje de Bolaño, “siempre excitado por cosas inapropiadas”.

                Era además un escritor furioso (una veintena de novelas y relatos llevan su firma) y solía mantener sonadas trifulcas con los editores por su negativa a permitir que los dichosos correctores modificaran sus textos. Y eso que los dichosos correctores a veces tenían motivos de sobra para enarbolar el lápiz rojo porque Jim Harrison apenas corregía sus escritos. Aseguraba que sus relatos eran una especie de sublimación de su propia experiencia y que por formar parte de su vida no necesitaba que nadie le dijese cómo debía contarla.

                Nació en Michigan en 1937 y su padre, un ingeniero agrícola, le hubiese pagado los estudios en cualquier universidad igual que lo hizo con sus hermanos, salvo que a diferencia de éstos, que llegaron a ocupar altos cargos docentes, Jim prefirió con apenas veinte años trasladarse a Nueva York para desarrollar la que iba a ser la pasión tranquila de su vida: la poesía. Su otra pasión, mucho más turbulenta, la ejerció en forma de relatos publicados en los medios más prestigiosos del momento: The New YorkerEsquireRolling StonePlayboy o The New York Times Magazine. Con el tiempo se trasladó a Los Angeles y su colaboración con Hollywood le valió la amistad de gente como Orson Wells y Sean Connery, aunque su relación más decisiva fue Jack Nicholson, ya que éste le adelantó treinta mil dólares para que escribiera tres relatos susceptibles de ser llevados al cine y que el lector tiene la oportunidad de leer en este volumen. El primero de los relatos fue Venganza y lo terminó en diez días. El segundo, Leyendas de otoño, le costó dos semanas más, en tanto que el tercero, El hombre que renunció a su nombre, le costó más trabajo y encima nunca llegó a ser pasado al cine. Leyendas de otoño, en cambio, se filmó en 1995 con Brad Pitt y Anthony Hopkins en los papeles estelares  y aunque el propio Harrison colaboró en el guión, la película se estrenó  bajo el título de Leyendas de pasión.  En cualquier caso fue un bombazo de taquilla tan sustancioso que permitió a Jim Harrison dar rienda suelta a sus restantes pasiones: comer y beber inmoderadamente, fumar como un carretero y vivir inmerso en la naturaleza: se sentía tan en contacto con esta que no veía contradicción entre su afición a observar pájaros  y cazarlos, aunque si alguien le ponía alguna objeción alegaba que los cazaba para cocinarlos y comerlos en compañía de sus invitados. Disfrutaba tanto de la buena mesa que incluso escribió un libro de cocina.   

            Cuando gracias a sus libros pudo elegir su lugar de residencia, siempre buscó  ranchos diseminados por lugares como Montana, Nuevo México o Arizona, aunque también visitaba Francia con frecuencia (bajo la influencia de Rimbaud) y España, y más concretamente  la Sevilla en la que le gustaba rastrear  las raíces de Machado y Lorca.

            Igual que en su quehacer mezclaba sin problemas  la elaboración de delicados poemas con el relato de situaciones de una dureza extrema (y basta echarle una ojeada a Venganza para ver lo que quiero decir) en los propios  relatos se alternan con naturalidad  situaciones y sentimientos  delicados con gestos de una dureza que deja al lector sin aliento.  También es un buen ejemplo de lo que digo su novela Dalva, publicada por Errata Naturae en 2018. Hay páginas, o series de páginas, a lo largo de las cuales uno cree estar escuchando como música de fondo una de las canciones de Bruce Springstein en las que este evoca la América dura, violenta y desarraigada pero también sana, vigorosa y que todavía no ha terminado de asentar las fronteras.  Nunca aceptó la ayuda de máquinas para escribir (salvo que se pueda considerar que la estilográfica es una máquina) y se le nota: el ritmo de la prosa es acompasado y sereno y no cuesta nada imaginarlo con un par de perros a sus pies y buscar inspiración paseando la mirada por el desierto en marcado en la ventana de alguno de los cobertizos que elegía para escribir.

 

Leyendas de otoño

Jim Harrison

Traducción de Luis Alvear

Erra Naturae  

      

 

 

[Publicado el 21/6/2019 a las 13:51]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

El monje de Moka

imagen descriptiva

Cuando Dave Eggers  lo conoció, Mokhtar Alkhanshali ya no era el joven de veintipocos años que había estado trabajando de portero en unos apartamentos de lujo cuando debería estar estudiando derecho en la universidad. Mokhtar era de origen yemení y pertenecía a una respetada tribu local, pero había nacido en Estados Unidos y se había criado en Ternderloin, uno de los barrios  más pobres y conflictivos de San Francisco. Tanto su familia  como sus maestros y amigos  lo tenían por un tipo listo y cabal pero despistado, sobre todo en lo relativo a qué hacer de sí mismo y a qué pensaba dedicar el resto de su vida. Incluso lo mandaron a Yemen a casa del abuelo Hamood para ver si se centraba un poco. Allí tuvo su primer encuentro con el café pero no fue del todo prometedor porque no supo ver que los arbustos dispersos por el patio eran cafetos. Y tampoco se enteró que una vez comida la pulpa jugosa y dulce de sus frutos, lo que él tiraba a la basura (el equivalente al corazón de una manzana), contenía unas semillas que tras un complicado  proceso de elaboración terminaban siendo los granos  del café que todo el mundo bebe por la mañana para empezar el día como es debido.

                El encuentro entre el escritor y su personaje tuvo lugar en Oakland, la gran ciudad situada frente a San Francisco al otro lado de la gran Bahía. Ellos dos cambiaron sus primeras impresiones mientras atracaba el MSC Luciana, un barco que procedente del puerto saudí de Jeddah, y después de tres meses de navegación, traía en sus bodegas los contenedores repletos de granos de café que Mokhtar, tras incontables peligros y aventuras casi inimaginables ,había logrado sacar de un Yemen desgarrado por la guerra civil y en el quew era casi suicida circular por apartadas carreteras de montaña con los bolsillos rebosantes del dinero indispensable para pagar a los desconfiados caficultores locales.

                Eggers quedó tan fascinado por lo que su interlocutor había vivido – y pensaba seguir viviendo  en adelante porque estaba firmemente decido a ser un importante importador de café yemení– decidió acompañarle en sus aventuras. El presente libro es el resultado de tres años de visitar cafetales y caficultores de todo el mundo, de mascar qat (fanerógama cuyas hojas contienen potentes alcaloides psicotrópicos que crece, y se consume, por doquier en todos los países del Cuerno de África, Yemen incluido –, y de mantener interminables conversaciones con cultivadores, importadores, mayoristas, distribuidores, usureros, elaboradores y degustadores de café. El lector que decida llegar hasta el final puede dar por seguro que verá cambiada para siempre su relación con ese líquido negro y humeante que, en contra de la opinión de tantos  connoisseurs de pacotilla, nunca se debe tomar demasiado caliente porque el calor mata  la mayor parte de los delicados y sutiles aromas que  contiene una  buena infusión. 

                Para ser tomado en serio en el mundo del café  – tan exquisito, excluyente y clasista como el del vino– hay que ser Q Grader, un título creado en 2004 por Instituto de Calidad del Café y que desde entonces sólo ha sido aprobado por dos mil personas. Y se entiende porque las diferentes pruebas a las que son sometidos los aspirantes requieren un nivel de sensibilidad sensorial casi estrafalario. En la prueba de Habilidades Catadoras el alumno debe identificar y puntuar varios cafés asiáticos y africanos; en Triangulaciones se ofrecen seis juegos de tres tazas; en cada juego dos de las tres tazas son idénticas y el alumno debe identificar la discordante. Para Identificación de Ácidos Orgánicos hay ocho juegos de cuatro tazas y se debe averiguar qué tazas han sido adulteradas y con qué ácido, etc. Y todavía le quedarán varias pruebas más igual de complicadas.

                Y por si fuera poco, quien logre graduarse estará solo al principio de un larguísimo camino repleto de rivalidades feroces y peligros a veces mortales. Téngase en cuenta que el mercado mundial del café produce anualmente 70 mil millones de dólares y es el principal medio de vida para 100 millones de personas. Es decir que hay unos intereses creados muy poderosos y no es de extrañar que allí nadie acoja con los brazos abiertos a un intruso que trate de abrirse camino llevándose de paso una parte del pastel.

                En el caso de Mokhtar se daban dos circunstancias especialmente adversas para  él: la primera, que pese a ser Yemen  uno de los primeros países en producir café, con el tiempo se había cambiado la calidad por la cantidad y los medios de cultivo y procesado eran lamentables, aparte de que los cafetales habían sido masivamente eliminados en favor de plantaciones de qat. Y la segunda, que después de una larga tradición de luchas y rivalidades tribales que no hacían sido desangrar al país, cuando Mokhtar inició sus actividades comerciales estalló una guerra civil que no sólo dificultó aún más sus labor sino que a punto estuvo en varias ocasiones de costarle la vida.

                De todo ello habla este libro repleto de curiosa información sabiamente administrada por Dave Eggers para integrarla en un relato de viajes y aventuras que atrapa al lector en las primeras páginas y ya no lo suelta hasta el final.

                Y hablando del final: quien sienta la ineludible necesidad de conocer el sabor de ese café que tantos afanes ha costado poner en el mercado mundial no tiene más que acudir a Google y pedir que le conecten con la tienda online de Port of Moka, que es el nombre de la marca que actualmente comercializan Mokhtar  y sus socios. Sale caro pero pasa  por ser uno de los mejores cafés del mundo, aparte de que a lo mejor sabe tan bien porque ya es “nuestro” café.

 

El monje de Moka

Dave Eggers

Traductor Cruz Rodríguez Juiz

Literatura Random House

 

 

 

[Publicado el 09/6/2019 a las 07:58]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

El oasis

imagen descriptiva

 

Cuando El oasis apareció en Estados Unidos (1949) Mary McCarthy  ya había publicado una novela, The company she keeps (1942), pero sobre todo se había ganado una sólida reputación por sus colaboraciones en The New York Review of Books,  The Nation o Harper’s Magazine entre otras publicaciones, aunque su punto fuerte eran las críticas teatrales  para la Partisan Review, una prestigiosa revista de orientación marxista dirigida por el ideólogo, visionario y ex amante suyo Phillip Rahv. Sus reseñas teatrales eran tan aplaudidas como temidas debido al acierto y la mordacidad de sus juicios, a los cuales se añadía una proverbial necesidad de ser siempre sincera. Un prurito  este que años más tarde la llevó a la ruina y casi a la tumba: en respuesta a la pregunta de un periodista sobre autores contemporáneos que en su opinión gozaban de fama inmerecida, soltó sin titubeos que la escritora más sobrevalorada que conocía era Lillian Hellman, y añadió: “Todo lo que ella cuenta es mentira, incluso cuando dice ‘y’ o ‘los’”.

 La Hellman, casada entonces con el mítico Dashiell Hammett y mujer muy rica debido a que sus exitosas obras teatrales acababan por lo general viviendo una segunda juventud en los platós de Hollywood, se ofendió ante tamaña agresión  y le puso una querella por valor de 2.25 millones de dólares que durante muchos años de juicios y apelaciones crucificó anímica y económicamente a la ofensora, y que solo fue retirada tras la muerte de la ofendida. Pero la McCarthy, que no se rendía fácilmente, emitió al saberlo  el siguiente epitafio: “No digo que su muerte me alegre, pero lamento que no haya vivido lo suficiente para ver cómo su querella contra mí terminaba en nada”.  

                Una vez casada con el influyente crítico y ensayista Edmund Wilson, y por insistente consejo de éste, Mary McCarthy empezó a escribir ficción, aunque no por casualidad para desarrollar el material literario recurrió a su propia vida, a veces con episodios directamente autobiográficos (Memorias de una joven católica (1957), How I Grew (1987), Intellectual Memoirs (1992), etc), aunque su terreno de caza favorito era la pintoresca fauna de su entorno, en la que abundaban por igual filósofos, teóricos marxistas, directores de periódicos y revistas, catedráticos o intelectuales de la talla de Hannah Arendt, con la que mantuvo una amistad de por vida, pero también toda clase de bohemios, frikis, advenedizos, gorrones, presuntos poetas, narradores fracasados y todo el resto de vividores que componen la república de las letras en cualquier época y nación. A este segundo grupo de narraciones pertenece El oasis, inédita en castellano hasta la consistente traducción de Raquel Vicedo para Impedimenta.

                Reduciendo el argumento a un esquema muy básico, en El oasis se  cuenta la historia del intento llevado a cabo en los años cuarenta del siglo pasado por una serie de personas deseosas de crear en las montañas de Nueva Inglaterra un núcleo social capaz de hacer verosímil la posibilidad de vivir (o sea, llevar una existencia plenamente humana y que llegase más allá de la pura supervivencia vegetativa) en un mundo que ya empezaba a sumergirse en los horrores de La Bomba. Es decir, es el planteamiento, desarrollo y muerte de una utopía con un trasfondo algo milenarista porque la Guerra Fría estaba ya alcanzando su apogeo y la chulesca exhibición del músculo nuclear  por parte de las grandes potencias era una representación muy próxima y verosímil del fin del  mundo.

.              Como de costumbre Mary McCarthy recurrió a su círculo de amistades para hacer el casting de personajes, y puesto que  no hizo el menor esfuerzo por dar pistas falsas y  desfigurar los hechos, o por dificultar que se identificase a los modelos reales en los que se basó, dilucidar quién era quién en El oasis se convirtió en una especie de juego social de obligado cumplimiento en las selectas reuniones  neoyorquinas de entonces. Como es de imaginar, los retratados desataron contra ella un verdadero alud de críticas y acusaciones de falsedad, mala fe  y falta de imaginación. Uno de sus críticos más feroces fue Phillip Rahv, que no le perdonaba dos hechos a cuál más hiriente: uno, que ella hubiese iniciado una relación íntima con Edmund  Wilson cuando ellos dos todavía eran pareja y tenían un hijo en común. Y dos, que su homólogo en la novela ni intelectual ni humanamente rayase a gran altura.

Aunque siempre mantuvo una postura de simpatía hacia el marxismo, Mary McCarthy no solo no fue nunca una militante fiel a las doctrinas oficiales sino que, y basta leer El osasis para comprobarlo, en  muchos aspectos reservó sus críticas más acerbas contra los principios básicos y los defensores de las tesis marxistas. Y Ravh fue uno de ellos.

             Y bien. Setenta años después de su polémica  publicación, tanto la autora como sus personajes han muerto; las utopías soñadas por los revolucionarios de entonces ya  sabemos cómo acabaron  y la identidad real de las personas implicadas carece actualmente de interés. Y en tal caso, ¿qué alicienta hay para leer hoy  El oasis? La respuesta es tan sencilla que casi suena a obviedad y debería servir a todos  cuantos defienden ardorosamente el compromiso del artista: lo que queda es lo que  hay en esta novela de Literatura. En El Oasis hay personajes genialmente descritos y que quedan mejor caracterizados por lo que hacen que por lo que dicen; hay intelectuales, bohemios, frikis y parásitos, amas de casa, idealistas y cenizos, como en la vida misma. Todos ellos protagonizan posiciones honestas pero también caen en  escenas ridículas, conmovedoras o malintencionadas y casi siempre paródicas. Y eso es lo que le llega al lector actual porque el verdadero compromiso del escritor no es hacer una crítica constructiva o destructiva del materialismo histórico, por poner un ejemplo ya que estamos hablando de una utopía socialista, sino contar una historia y hacer crecer y desarrollar a los personajes que la encarnan. Y en ese aspecto Mary McCarthy era una profesional imbatible.

 

El oasis

Mary McCarthy

Traducción de Raquel Vicedo

Impedimenta

  

 


 

[Publicado el 22/5/2019 a las 17:51]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Mañana tendremos otros nombres

imagen descriptiva

Dar noticia de una ruptura sentimental, o narrar la crónica de un desamor, nunca  ha sido una  tarea fácil, ni tampoco  grata. Sin ir más lejos,  y sólo  por un legítimo deseo de llegar al fondo de tan doloroso desgarro,  se puede terminar oficiando de forense,  y conste que en el texto se alude sin rodeos a tan escasamente apetecible posibilidad: “[…] quizá toda historia de amor termina siendo una investigación, o mejor, una autopsia”.

Consciente de la posibilidad de caer en ese o en cualquiera de los otros muchos peligros que aquejan y afean al género (autocompasión, despecho y afán de venganza, el malo es el otro, ahora resulta que no sé a quién he amado la mitad de mi vida, etc.etc.) Patricio Pron se ha valido con muy notable acierto de unos recursos narrativos que no son en absoluto habituales y que pueden desorientar al lector, aunque ello ocurre únicamente hasta que  se  entienden las reglas de juego. Que resultan ser fascinantes porque le han permitido ir mucho más allá de un simple y desgraciado caso particular.

De entrada, las dos voces encargadas de llevar el peso de la narración son Él y Ella, es decir, nada que ver con aquellos personajes a los que el autor se encargaba de proporcionar cuanto antes unos rasgos físicos y un comportamiento moral  que permitían la inmediata identificación del lector, solidarizándose con unos y rechazando a otros  como ocurre en la vida misma. Tal despersonalización choca al principio  porque, encima, cuando empiezan a entrar en juego los demás personajes  ninguno de ellos recibe más rasgo identificador que la inicial (D., E., A., M., Bg. J., F.). Y lo mismo pasa con los padres de todos ellos, que son solo eso, padres innombrados, o con los jefes del despacho de arquitectos  en el que trabaja Ella, y a los que en todo caso se les da el tratamiento de jefe principal, jefe menos jefe, etc.

Si se tratase de una película podría decirse que toda ella ha sido rodada en planos medios, esto es, sin panorámicas que permiten una visión comprensiva y conjunta de la escena pero  también sin los primeros planos de los que se valen los directores  para resaltar un aspecto fundamental de la narración. Tampoco hay flash-backs (y los que hay son meros apuntes referidos al pasado), tampoco hay recurso al plano y contraplano ni  a todo el resto de triquiñuelas cinematográficas que permiten acelerar o retardar la acción o crear ilusiones  engañosas, así como tampoco hay apenas saltos  temporales o bifurcaciones elípticas. En absoluto. El flujo narrativo se mantiene inalterable mientras las cosas pasan porque tenían que pasar: al principio de conocerse El y Ella se van a vivir juntos porque así tenía que ser, y al cabo de unos años se separan porque quién se opone a la fatalidad. En algún momento Ella dice: “[…] nunca elegimos, solo vivimos en lo que es, lo  que no es existe sólo como idea, y como toda idea no puede ser habitada. Permanece a la espera, mientras uno cree que decide algo”.

Ese mundo de ideas no habitadas, y por lo tanto ese mundo deshabitado y a la espera de tomar una decisión, se complementa con otras  muchas intuiciones que suelen apuntarse siempre a  modo de tentativa. Por ejemplo: “[Él] siempre había pensado en la identidad como un punto de llegada, nunca como uno de partida”. Y de ahí, lógicamente,  que mañana vayamos a tener otros nombres, y unas vidas determinadas por el momento de la llegada y nunca al partir.

Porque, en definitiva, lo que Patricio Pron va construyendo con la tenacidad del tallador que esculpe lo que quizá acabará siendo el Mausoleo de Halicarnaso, es una clase de cotidianidad que  les resultará totalmente ajena e incomprensible a quienes se estén acercando al final de su trayectoria vital (viejos). A los propios protagonistas les pasa un poco  lo mismo porque también ellos están en plena exploración, pero si el lector ya veterano  cree de pronto reconocer una propuesta — por ejemplo si se trata de resolver los sempiternos problemas de la vida en pareja con el conocido y nunca exitoso recurso a lo que ahora los cursis de los reality show llaman “poliamor”— de inmediato se sentirá excluido al ver que lo que se pretende es “optimizar” la relación con la “adquisición” de un tercer actor. Lo mismo ocurre con la (casi siempre calamitosa) búsqueda de pareja acudiendo a los medios sociales, o las relaciones interpersonales mediante mensajes con los que se rompe un noviazgo, se propone una vida en común o se anuncia un cambia de piso o trabajo, expresado todo ello en tiradas de no más de 120 palabras. Entremezclados en un flujo narrativo que surge como un poderoso chorro continuo,  van apareciendo rasgos superestructurales  (las leyes del mercado, las imposiciones de la genética, las corrientes sociales, la precariedad laboral, etc) que conforman  y determinan unas vidas inmersas en la vieja pelea entre el deseo y la realidad. Y si dar noticia de un desamor nunca ha sido fácil ni grato, crear  a su alrededor un ámbito de significación inteligible (lo que la crítica de antes llamaba un universo narrativo) es una ambición  hercúlea que Patricio Pron ha resuelto con  brillantez y acierto porque, por encima de  todo, su novela es una apasionante tentativa encontrar un lenguaje capaz de dar cuenta de una realidad exterior que se está conformando ahora, o para decirlo más directamente, cómo dar noticia de que está surgiendo un mundo nuevo y que no puede ser reflejado mediante las técnicas narrativas de antes. Nada menos.   

 

Mañana tendremos otros nombres

Patricio Pron

Premio Alfaguara de novela 2019

[Publicado el 03/5/2019 a las 09:55]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Cuentos salvajes

imagen descriptiva

Este  libro de Edmodio Quintero es un ejemplo paradigmático de por qué el lector medio se muestra reticente a comprar y leer recolecciones de relatos breves. Y por la misma razón el libro  es un ejemplo cabal de hasta qué punto el lector medio  se priva de una riquísima fuente de placer estético al dejarse llevar por  unos prejuicios que en gran medida son alimentados por los propios editores. Todo escritor  que no posea la capacidad necesaria  para imponer su criterio (por ejemplo, esgrimiendo su fama  y prestigio)  habrá escuchado una frase que los editores  repiten como un mantra: “No me traiga relatos porque no se venden”. Resultado: casi no se publican  libros de cuentos porque no se venden y los libros de cuentos  no se venden porque no se publican.  Gran astucia.

En cierto modo con los relatos breves pasa lo mismo que con los poemas. Tomados en su mejor momento ambos son como un fogonazo casi instantáneo pero de tanta intensidad que pueden dejar en la retina una huella capaz de durar toda una vida. Al recientemente fallecido escritor Rafael Sánchez Ferlosio una maestra romana le enseñó  de niño el poema “El infinito”, de Giacomo Leopardi.  Una de las últimas cosas que hizo poco antes de morir, bien pasados los noventa años de edad, fue recitar aquel poema sin alterar una línea ni  perder una sola palabra, desde el dubitativo comienzo,

Sempre caro mi fu quest’ermo colle
E questa siepe, che da tanta parte
Dell’ultimo orizzonte il guardo esclude.

hasta el prodigioso final.

Cosí tra questa
Inmensità s’annega il pensier mio:
E il naufragar m’è dolce in questo mare1.

 

                Sin pretender en absoluto establecer comparaciones, y más que nada porque tengo ahora mismo ante mis ojos el libro de Ednodio Quintero, si tuviese que poner un ejemplo de relato breve como un fogonazo pero capaz de dejar una huella indeleble en la retina elegiría sin dudarlo el titulado “Maracaibo en la noche”, en el que la voz narradora empieza afirmando que nació en “algún lugar agreste de la alta montaña” para manifestar a continuación su convicción  de que fue engendrado “en un hotel de Maracaibo”. Es lo que en psiquiatría se conoce como Urszene, que literalmente significa “escena original”, es decir, en este caso, el relato realizado desde lo más cerca posible del momento primigenio en que el narrador fue concebido. Pese a ocupar apenas cuatro páginas, el lector llega casi sin aliento al final: “Y desde mi refugio inexpugnable, en la frontera del no-ser, escuchaba fascinado el zumbido del ventilador colgado del techo, escuchaba el zumbido de un helicóptero sobre las montañas del Guirigay”. Ese helicóptero tiene una íntima relación con un bote de mayonesa en el que viajan las cenizas del narrador. Pero es mejor leerlo (pág. 459 de la edición de Atalanta).

             La ininterrumpida sucesión de puntos de vista y voces narrativas, unido a la acumulación de momentos temáticos, emotivos y de gran intensidad que ofrece un buen libro de relatos puede llegar a resultar fatigosa para el lector debido justamente a lo heterogéneo de su propuesta.

            En el caso de Cuentos salvajes el peligro de  cansancio o  tedio queda conjurado por unos recursos narrativos que Ednodio Quintero utiliza con asombrosa precisión y elegante eficacia. Aparte de un lenguaje límpido y de gran musicalidad utiliza una serie de rasgos que pasan de unos relatos a otros hasta crear una extraña familiaridad (eso que también podría llamarse estilo): hay una voz narradora en primera persona que se autobiografía de continuo sin importarle contradecirse o corroborar lo dicho unas páginas más atrás; el marco físico en el que se inscriben gran parte de las historias es el altiplano alpino, un medio rural tan arraigado y tan extremado y aislado del resto del mundo que para contarse a sí mismo se ve obligado a mantener vivos sus mitos, crear su propia magia, traspasar los límites entre lo real y lo imaginario o recurrir a una suerte de  moral transgresora en la que caben por igual la ternura, el dolor, la soledad o la capacidad de extasiarse ante la magnificencia de un atardecer o la belleza de una mujer. Tampoco pretendo decir que se pueda leer de un tirón como si fuera una novela, pero a diferencia de lo que pasa con ésta, se puede acudir una y otra vez a Cuentos salvajes con la seguridad de que, sea cual sea  la página encontrada, será la puerta de entrada a un universo conocido y al mismo tiempo enigmático porque es imposible predecir lo que pueda pasar.

 

Cuentos salvajes

Ednodio Quintero

Atalanta

 

 

____________________________________________________________________________________

 



(1)[Siempre amé este yermo monte  / y este promontorio, que me oculta / la

visión del último horizonte.[…]

Así a través de esta inmensidad se ahoga el pensamiento:

y me resulta dulce naufragar en este mar. 

I Canti (1831), Canto XII

 

 

 

  

[Publicado el 24/4/2019 a las 18:14]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Foto autor

Biografía

Javier Fernández de Castro (Aranda de Duero, Burgos, 1942) ha ejercido entre otros los oficios de corresponsal de prensa (Londres) y profesor universitario (San Sebastián), aunque mayoritariamente su actividad laboral ha estado vinculada al mundo editorial.  En paralelo a sus trabajos para unos y otros, se ha dedicado asiduamente a la escritura, contando en su haber con una decena de libros, en especial novelas. Desde hace unos años reside de forma permanente en  Barcelona.

Bibliografía

Entre sus novelas se podrían destacar Laberinto de fango (1981), La novia del capitán (1986), La guerra de los trofeos (1986), Tiempo de Beleño ( 1995) y La tierra prometida (Premio Ciudad de Barcelona 1999). En el año 2000 publicó El cuento de la mucha muerte, rebautizado como Crónica por el editor, y que es la continuación de La tierra prometida. En 2008 apareció en Editorial  Bruguera,  Tres cuentos de otoño, su primera pero no última incursión en el relato corto.

 

Traducciones

Wagenbach (2011)

 

Edición alemana del libro Tiempo de beleño, Plaza&Janés, 1994 

 

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2019 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres