PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

martes, 26 de septiembre de 2017

 Blog de Vicente Verdú

Poema 147

 

Las ideas se deslizan

Entre las fisuras de los 35.00 millones de neurona

que posee el cerebro.

Pero no termina ahí su acrobacia colosal.

En los entresijos del cuerpo,

por lerda que parezca la carne, las venas y todo eso.

resbalan emociones de eminencia

interconectadas con los miles de millones de otras células

en movimiento.

Con todo, el cuerpo es un vividero y un moridero

tan asqueroso como interesantemente pringoso.

Tan excesivo en su caudal como vulnerable

En una de sus menudas acequias.

¿Nos salvan las ideas del tropiezo ignorante o mortal?

Nos salvan provisionalmente las ideas

que casualmente transitan

como nubes de azufre

sobre sabios subidos a hombros de gigantes

Por allí vislumbran, entre el infinito enjambre,

uno hilo de platino, un hilo blanco  de seda

que, siguiendo su ruta, nos va extrayendo

de cierta oscuridad y

,sin duda,

encerrándonos en otro jeroglífico más brillante

que jamás, estando vivos,

llegaremos a descifrar del todo

y comer sosegadamente de su pan.

La vida es un alimento

incompatible mentalmente con la vida.

Y la mente, la mente

tan maciza y azucarada en su apariencia ideal

Es una vez tras otra

La revelación de un pieza pequeña de cemento

que se emplaza sin plazo ni plaza,

en un tránsito de nunca acabar.

[Publicado el 09/6/2017 a las 09:00]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Poema 146

 

En una azúcar

de color violeta

hallé el designio propio

del dolor.

Era dulce sentir el mal

y era el mal tan dulce

como para amargar de verdad.

En esta esencia contradictoria,

hallé la clave

del malestar diario.

Todo malestar es un estar

latente, estando en vida.

Todo malestar impide la muerte,

como un capote bermellón.

Porque mientras el malestar se alza

como una barrera de agua amarga

o un capote volante

la muerte queda impedida

para llegar al pulmón.

Toda muerte es

un exceso insoportable

determinante.

El malestar, sin embargo,

es el baile en que la muerte

danza con la pareja demacrada

de la vida.

Y juntas, aún en la repugnancia,

continúan  días, meses.

Un año como fecha final

Y, entonces,

abocados al balcón

no asistimos ni al desfile

del entierro ni a la tabarra

de su lamentación.

[Publicado el 08/6/2017 a las 09:00]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

La poscultura

 

Un aire de engreídos cultos nos aboca cada vez más a la agnosia. 

Decimos por ejemplo: ahora ya no se hace buen cine en Hollywood, todo son persecuciones de coches y sacudidas acústicas que impiden reflexionar.

 O bien sentenciamos, ante el éxito de ventas de un libro que ese libro es de baja calidad literaria o no. Paro resulta que el libro ya no es literatura y carece de pertinencia la observación. Declaramos que esta película premiada es buena y la  otra  miserable sin caer en la cuenta, como demuestra Netflix, y las producciones espectáculo que nuestro punto de vista se fija en el "bien" y el "mal" del viejo oficio cinematográfico sin aceptar  que la  tradicional cinematografía ha muerto ya.  

Calificamos, con frecuencia el arte actual  de bueno o de falso, de verdad o de camelo, de serio o falaz pero precisamente lo que hace Jeff Koons (o Damien Hirst, etc.), el más cotizado de los artistas vivos,  no es arte sino otra manifestación para la que aún no hemos encontrado la nominación.

Seguimos reverencialmente los paradigmas heredados pero la cultura va emancipándose para crear otro cosmos de lo bueno lo malo y lo regular. Ni el diseño del coche autónomo , el tiburón de Damien Hirst o la música de los abarrotados conciertos se prestan a ser ponderados con  los modelos del diseño, escultura y música tradicionales. Ni el auto/autónomo es un coche/coche, ni la muñeca de los corazones de Koons es una escultura/escultura ni la demanda principal del gran concierto es la música. En todos los casos la norma conocida no vale. Otros factores afectan la naturaleza del producto cuya entidad no sabemos todavía designar.

 ¿Es Trump un buen o un mal presidente? La respuesta correcta es que Trump no es un presidente. Así abrimos una avenida al nuevo conocimiento y no caemos en la cuneta mortal. 

Lo mismo podría decirse de las agrupaciones como  "Podemos",  las "mareas",  los "comunes" o los "junts". ¿Son buenos o malos partidos?  La cuestión  es que ya no son partidos.

La privacidad parecía hasta hace poco un bien incuestionable pero ¿qué decir del valor de la transparencia? En suma, su oposición carece  de futuro y en el futuro ¿qué sentido tendrá?

La cultura, su totalidad, ha chocado con una fuerte barrera tras la cual se abre un espacio desconocido y un ancho paradigma  por transitar. Vamos a tanta velocidad que traspasamos el Mach 1 sin apreciar que ya hemos dejado atrás la barrera del sonido (conceptual).

 Todo lo dicho puede parecer sólo una hipótesis, ¿pero quién   no prefiere aceptar una hipo-tenusa que caer de bruces entre los catetos? Es decir engreídos cultos de una cultura que va  dejando gradualmente de imperar.      

[Publicado el 07/6/2017 a las 14:58]

[Enlace permanente] [2 comentarios]

Compartir:

Poema 145

Lamentos y lamentos

hasta contribuir juntos

a una lamentable circunstancia.

Fortificada por la lamentación,

en su interior una laguna.

en su exterior una muralla,

en su punto de vista cenital

una charca de cristal.

O en su punto de vista ocasional

Una perpetua

sucesión

de vacuidades,

gotas sin sabor.

Todas ellas inválidas

que segregaban lágrimas

de alcanfor.

Que aumentaban el vacío,

círculo a círculos

y concluían  

en no ser

sino la vacía lamentación.

Lágrimas sin sustentación.

[Publicado el 06/6/2017 a las 14:46]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Poema 144

De diferentes puntos del cuadro,

en el centro de la tela,

aparecía su barba encanecida

y un puño verde del bastón esmerilado.

Una vara de apoyo impropia,

que difícilmente lo sostenía encorvado ante la mesa.

No era posible que regresara  

de ningún paraje conocido

puesto que no existían precedentes

que lo hicieran imaginable bajo esa figura.

Yo le amaba desde muchos años atrás

y sin cesar lo amaba.

También lo temía,

y su sombra se había ahincado  

a mi ilusión de escribir

Igual que la clave en un pianista,

Una donosura para un trapecista,

una exigencia para un creyente,

de esa molécula tan firme

que viví mucho tiempo alzado.

Y ahora, sin embargo,

en la terraza del  café,

yo me acercaba con dificultad

a abrazarlo

mientras él venía armado

como de un bastón maldito,

tan grave como sin fuerza

Cada cual, en ese instante,

nos habríamos reconocido   

como antiguos  vivos transparentes

y sin transición, cerradamente,

como unos muertos pavorosos.

[Publicado el 29/5/2017 a las 20:10]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Poema 143

De iconoclastas

estaba formado el recinto

Todos fumaban.

sin cesar

de una pupila equilibrada

que los encendía

sin quemarse accidentalmentee.

Era ella una mujer con el cuello musculado

y el jersey gris, también como de gurmete

que terminaba de desembarcar.

Bebían champañ rosa, muy

cejijunto para la acasión

u alumbrados por velas poco inteligentes

entre un ambiente sin música

en una escena muy lenta

o incluso paralizada de extraños menús

inoportunos para la nocturnidad.

Ella se diría que probaba la bebida

en sorbos estereotipados, demasiado femeninos,  

y en cantidades inapropiadas para la capacidad 

de la copa rodeada de cristal.

Ni parecían entenderse ni ser grandes cómplices

eróticos.

Compartían el tiempo como una agradable ración nocturna

pero tampoco venían a gozarlo como

amantes dichosos. Mejor como bienavenidos.

0 acaso eso deseaba creer

ante la atracción de su cuello marino

Puesto que prefería un intercambio de amor

sin cierre exclusivo.

Todo ello sin más indicio que el canalé de su jersey

Y el sorbo breve de un chanpañ

que la complacía menos

de lo que podría indicar la selección

del color.  

Relación pausada  entre ambos  

que yo trataba de ver

como una película procesional

Una escena posterior de habitación

sin película habitacional

Una habitación de hotel

de la que me era difícil imaginar los desnudos,

el aroma o  el sonido del agua, el color de las sábanas,

El brillo de la tapicería sin demasiada calidad.

como acción desengañada del recinto.

Entre la simultánea absorción del champañ

descolorido y el menú del amor

 preparado en el local.

[Publicado el 23/5/2017 a las 09:00]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Poema 142

Dice Caballero Bonald,

nuestro maestro en gemas,

que los versos, a esta edad provecta,

no se escriben sino que "se sueltan".

No los suelta uno siquiera esforzadamente

ni tampoco escrupulosamente

sino que se desprenden como piedras o golosinas

del organismo en función.

Se descuelgan del  artefacto corporal y el de la mente que ya

son ahora una unidad indisoluble. .

De ese concierto, emana un idea de por sí enjoyada, o extraña,

Sin necesidad de haber preparado su orfebrería ni su

Complejidad.

De la experiencia de la carne o de los vapores el alma

sale a la luz la creación sin esfuerzo, la supuración

sin voluntad de hacer mejor o peor.   

¿De dónde viene pues la inspiración? De la magia ilocalizable

o del mismo pulmón, fácil de escanear y también medicar.

La unidad del ser anciano es la hipóstasis perfecta

que, al cabo,

al ser humano con su documentación

total.

El sentido pleno de su o unificación para la muerte.  

Ni las fuerzas físicas hasta entonces consideradas

Un patrimonio segregado ni las morales, otro paquete, de

distinta condición van por su cuenta.

Ni el amor ni la pasión se escinden

Ni la fatiga o el impulso son,  a los ojos de la edad provecta,

modelos radicalmente apartados entre sí.

Todo se funde entonces en un blando baluarte

de dulce resistencia a la muerte

Y mientras se vive apaisado

se exhala un aliento donde no hay productos

de ultramarinos,

todos nadan en el rumor del sexo, en el brillo perdido

del músculo

o en el lacrimeo, de agua o plata que

"se suelta" del corazón.

[Publicado el 22/5/2017 a las 14:50]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Poema 141

Hay un espacio abierto

en la trivialidad

que sabe a caramelo de menta.

No puede decirse

que gracias a la trivialidad

pueda nutrirse el alma 

a semejanza de una yerba

natural o mágica

que alimenta su categoría y su paz.

Tampoco cabe decir

que todo el mundo

será  feliz bajo

el refresco de su lluvia propensa

ni siquiera que la Humanidad pueda entenderse

con su parlamento  de hojalata.

Sin embargo, si mediante la razón

todo acaba siendo triste,

lo trivial es pura y volátil jovialidad.

Low cost.

Cultivando la seriedad a conciencia

no se obtienen sino tubérculos

mientras que lo trivial es más floral.

Tiene la trivialidad

el sello incombatible de lo efímero

y, con ello, un alma veleidosa

o un remedo de banal eternidad.

Es esta la virtud (paradójica)

del tiempo sin bozal,

del vestido sin hechuras, 

del habla por hablar.

Lo trivial podría, además, ser

muy cursi

si se entendiera mal

y mediante comparaciones de vida y muerte

Pero, tomándola como es debido,

en su provisionalidad,

la trivialidad es una gracia 

que la vida otorga

en compensación de la fatiga,

en descanso del pensamiento que pesa,

en alivio de la moral que amorata,

de la belleza que nos atemoriza

o de la conducta que nos atenaza la libertad.

Se trataría, en fin,  lo trivial

de un aire ligero,

el chorro de un grifo

que ni mata ni hiere 

y nos da de beber

muy fácilmente,

al aire libre

y liberados del penal.

[Publicado el 18/5/2017 a las 15:07]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Poema 140

 

Los lamentos poseen

una huella infantil.

Son demasiado líquidos

y endebles para pertenecer

a la vida adulta.

El lamento es del perro,

el lactante,

el viento.

También pertenecen

al mendigo desahuciado

y al quemado tras las llamas.

De la muerte

no nos lamentamos

si no es por ignorancia infantil.

Lametones imposibles

del infante ante lo imposible. 

Aullamos, en fin,

como sujetos de muerte.

Nos lamentamos disminuidos,

acobardados

 

[Publicado el 17/5/2017 a las 15:49]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Poema 139

En el verdadero trabajo del artista

no se incluye el desasosiego   

por acertar o no con la obra excelente.

La obra posee vida propia vida

y no come de nuestra mano,

ni se nutre de nuestro precocinado pienso.

La obra no nace, crece y termina

dependiendo de su operario.

Todo aspiramos a hacerlo mejor,

y hasta hacerlo eximio

pero la obra se exime con desdén,

escapa de nuestro plan preparado,

(siempre cohibido. 

y roído de requerimientos previos).

La obra es libre y será libre el artista

si desea copular con ella.

En la conjugación de esas pasiones

se hará  posible (o no)

el pecado exaltado o la satánica chispa.

El fulgor del  vicio extraordinario.

Es decir la inesperada y libérrima obra maestra

Puesto que la obra diferencial y sorprendente

es aquella sobre la cual

el primer deslumbrado es su autor.

Ambos enamorados y en un candente

 pecado mortal.

Ambos delincuentes compulsivos.

porque así,  en esa hampa luciente

es donde cunde

el genuino y bailable

trabajo del artista.

[Publicado el 16/5/2017 a las 18:12]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Foto autor

Biografía

Nació en Elche en 1942. Escritor y periodista, se doctoró en Ciencias Sociales por la Universidad de la Sorbona y es miembro de la Fundación Nieman de la Universidad de Harvard. Escribe regularmente en el El País, diario en el que ha ocupado los puestos de jefe de Opinión y jefe de Cultura. Entre sus libros se encuentran: Noviazgo y matrimonio en la burguesía española, El fútbol, mitos, ritos y símbolos, El éxito y el fracaso, Nuevos amores, nuevas familias, China superstar, Emociones y Señoras y señores (Premio Espasa de Ensayo). En Anagrama, donde se editó en 1971 su primer libro, Si Usted no hace regalos le asesinarán, se han publicado también los volúmenes de cuentos Héroes y vecinos y Cuentos de matrimonios y los ensayos Días sin fumar (finalista del premio Anagrama de Ensayo 1988) y El planeta americano, con el que obtuvo el Premio Anagrama de Ensayo en 1996. Además ha publicado El estilo del mundo. La vida en el capitalismo de ficción (Anagrama, 2003), Yo y tú, objetos de lujo (Debate, 2005), No Ficción (Anagrama, 2008), Passé Composé (Alfaguara, 2008), El capitalismo funeral (Anagrama, 2009) y Apocalipsis Now (Península, 2009). Sus libros más reciente son Enseres domésticos (Anagrama, 2014) y Apocalipsis Now (Península, 2012).

 

 

 

OBRA PICTÓRICA/ WEB OFICIAL

 

Bibliografía

Enseres domésticos (2014). Anagrama. 

Apolcalipsis Now (2012), Península.

El capitalismo funeral (2009), Anagrama.

Passé Composé (2008), Alfaguara.

No Ficción (2008). Editorial Anagrama 

Yo y tú, objetos de lujo (2005). Editorial Debate

La ciudad inquieta: el urbanismo contemporáneo entre la realidad y el deseo (2005). Fundación Central Hispano

Noviazgo y matrimonio en la sociedad española: 1974-2004 (2004). (Coautor con Alejandra Ferrándiz). Taurus Ediciones

Alberto Schommer, el poeta de la visión (2003). La Fábrica

El estilo del mundo: la vida en el capitalismo de ficción (2003). Editorial Anagrama

Guillermo Vázquez Consuegra: obras y proyectos, 1996-2001 (2001). (Coautor con García-Solera Vera, Javier). Colegio Oficial. Arquitectos Comunidad Valenciana

Cuentos de matrimonios (2000). Editorial Anagrama

Señoras y señores (1998). Espasa-Calpe

El planeta americano (1997). Círculo de Lectores

Nuevos amores, nuevas familias (1992). Tusquets Editores

El éxito y el fracaso (1991). Ediciones Temas de Hoy

Poleo menta (1990). Instituto Alicantino de Cultura Juan Gil-Albert

Días sin fumar (1989). Editorial Anagrama

Héroes y vecinos (1989). Editorial Anagrama

Sentimientos de la vida cotidiana (1984). Ediciones Libertarias

El fútbol, mitos, ritos y símbolos (1981). Alianza Editorial

Las solteronas (1978). Editorial Dopesa

Si Vd. no hace regalos le asesinarán (1972). Editorial Anagrama

La Ausencia (2011). Editorial Esfera de los libros

La hoguera (2012).  Editorial Temas de Hoy. Premio de Hoy 2012.

 

Portada de 'El capitalismo funeral'

 

Enlaces

Entrevista en Canal 2 Andalucía.

 

Reseña en Babelia.

 

Reseña en El País.

 

Reseña en El Cultural de El Mundo.

 

Reseña en El País - País Vasco

 

Entrevista en Periodista Digital

Premios

2012 Premio de Hoy de Ensayo 

2006 Premio Escritor del Año (Grupo Conde Nast)

2006 Grand Prix du Livre des Dirigeants

2002 Premio Julio Camba de Periodismo

1998 Premio Espasa de Ensayo

1997 Premio González Ruano de Periodismo

1996 Premio Anagrama de Ensayo

Vídeos asociados

Audios asociados

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2017 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres