PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

jueves, 20 de julio de 2017

 Blog de Vicente Verdú

Poema 50

No son muchos

los días

de buena suerte.

Muy a menudo

cae la

moneda

del lado aciago

y nos toca

nadar

en sus

aguas sucias.

Por el contrario,

cuando no es así

y la cara aparece

reluciendo

se levanta una

edificación personal

muy insólita,

de cemento firme

y acero de Pensilvania,

dónde, accidentalmente,

viví.

Esta reveleración,

casi inédita,

presidida

por el resplandor

americano del metal.

Metal del alborozo

yanqui de los años cincuenta

permite

no pensar en nada.

Sólo en el sexo

rubio del ligue

ante el cine

al aire libre

y en cinemascope.

Pensar en nada,

qué bendita

facultad.

Puesto

que todo

pensamiento sostenido

lleva a la 

alcantarilla

del ser.

No es pesimismo

ni amor a la basura

sino conclusión.

Sólo conclusión.

Defunción o terminación.

Ante cuya insignia

podrida

se alza

el júbilo de vivir.

Pero ¿cómo adivinar la vida

la vida adivina,

la vida divina

sin la inmediata amenaza de morir?

[Publicado el 23/12/2016 a las 10:30]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Poema 49

No son muchos

los días

de buena suerte.

Muy a menudo

cae la

moneda

del lado aciago

y nos toca

nadar

en sus

aguas sucias.

Por el contrario,

cuando no es así

y la cara aparece

reluciendo

se levanta una

edificación personal

muy insólita,

de cemento firme

y acero de Pensilvania,

dónde, accidentalmente,

viví.

Esta reveleración,

casi inédita,

presidida

por el resplandor

americano del metal.

Metal del alborozo

yanqui de los años cincuenta

permite

no pensar en nada.

Sólo en el sexo

rubio del ligue

ante el cine

al aire libre

y en cinemascope.

Pensar en nada,

qué bendita

facultad.

Puesto

que todo

pensamiento sostenido

lleva a la 

alcantarilla

del ser.

No es pesimismo

ni amor a la basura

sino conclusión.

Sólo conclusión.

Defunción o terminación.

Ante cuya insignia

podrida

se alza

el júbilo de vivir.

Pero ¿cómo adivinar la vida

la vida adivina,

la vida divina

sin la inmediata amenaza de morir?

[Publicado el 22/12/2016 a las 10:30]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Poema 48

Odio la mano

con la que

golpeo al otro

que, por su parte,

me ama

desesperadamente.

Desesperadamente,

por mi parte,

investigo

en mi interior

,ya envejecido,

qué clase de componentes

áridos y ruines

han creado este depósito

adónde va mi mano

para abarcar

un grueso puñado

de cólera 

y de ruindad:

El peso despiadado

que descargo sobre

proximidad

de amor y ternura

sin la cual

ya habría perecido

corrupto.

Y sin la cual

no hubiera

esperado ya nada.

O, sin la cual,

el foro entero

de mi interior

se habría

convertido  

en un cantón

de hacinadas alimañas.

Alimañas que, acaso,

fatalmente,

acabarían

con la totalidad

de mi condición

humana.

La buena también

más golosa 

para esas fieras

que se

afanan 

una a una,

en condensar

mis odios

para golpear

después

vilmente,

ciegamente,   

el más bello

y tierno

corazón.

[Publicado el 21/12/2016 a las 10:00]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Poema 47

Tratamos

a la felicidad

como a un vestido 

de quita y pon.

La atribuimos a unos

que nos

parecen

,de lejos,

tan brillantes

y distantes

que lucen 

en un redondel

esmaltado.

Un anillo

seleccionado

de fortuna

impenetrable

sea con la voluntad

con el trabajo

o con la fe.

Sufrimos

por los que padecen

manifiestamente

y a los que restamos

toda molécula feliz.

Y existen

otros muchos,

del montón,

que son felices

o no

arbitrariamente,

al son del sol.

Ganan

o pierden

sanan o enferman,

son ricos y se arruinan,

pobres o viejos

y, en cambio,

y sonríen.

Este artefacto,

no deja

de moverse

o encajonarse

veleidosamente.

Sigue

sin riendas

recorriendo

 a la población viva

desnudando,

hiriendo.

cubriendo

de plata.

Viene a ser

la felicidad,

momentáneamente

atrapada

una bella fantasía

de arena

y estrellas

falsificadas

de mercurio inasible.

Racimos de luz

donde vamos a

probar

la alegría.

Pero, de nuevo,

la alegría,

hecha escamas,

sale brincando

a una velocidad

y en una dirección

inaccesibles.

Sale citándonos

Den la lontananza

a su captura

tan imprecisa

que nos lleva

sin excepciones

al transparente

delirio

de la eternidad.    

[Publicado el 20/12/2016 a las 10:00]

[Enlace permanente] [1 comentario]

Compartir:

Poema 46

La voz de las personas

es una inmediata

habitación

limpia o seca,

suave o escarpada.

Cada voz ofrece

la sombra

de una construcción

interior

difícil y

altamente compleja

que se desarrolla

,sin embargo,

espontáneamente

y sin enmienda fácil.

La propia voz

significa a la vez

que la voz

es propia de sí.

Ajena

a la vista  

y no asociable 

verazmente

a otra identidad.

Cualquier

identidad

se independiza

a su vez

de su prestancia

o su desazón.

Escuché entonces

una voz

que fue una cura

una llama

apagándose

entre el fuego integral.

Esa voz

que me indicó

entonces

el camino

incipiente

de una consolación

Y he olvidado

si fue

tierna o transparente

o blanca y azul.

Su indecible

sonido

se concentró

enseguida,

como una bala,

sobre el centro

del  tímpano

Y allí dejé

de sollozar. 

[Publicado el 18/12/2016 a las 16:15]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Poema 45

El decaimiento y

la mala salud

cubren, en la vida,

tiempos muy largos

que, a menudo,

se presentan 

como el curso natural

de seguir aquí.  

Dolores silentes

engastados en

el seno de la carne

como piedras

obvias del ser.

Del ser vivo que

discurre

con sus

o alhajas heridas

hacia el esmerilado

cristal

de una muerte

común.

Una muerte

,vista entonces,

como la borda

de obsidiana o de charol.

Fin sonido ni olor. 

Apenas, si acaso,

un gemido la ameniza

y una tez violada

la maquilla.

Y de ahí, 

que yo hubiera perdido

la lisonja de la mente,

el jolgorio

o el brinco

del corazón.  

Cualquier fiera

puede

arrancarnos

un bocado

del pecho

y, decidir,

en lo sucesivo,

tomar un lado

en nuestra cama

en la ducha

o en el mantel.

Muerte inseparable

que succiona

la linfa dulzona

y deposita en su curso

,vacío,

un puñado de hormigas.

Hormigas suicidas,

negras hormigas

inclinadas a sucumbir

junto a los pulmones

hospitalarios.

Albos pulmones 

ajenos

pero, ahora, de su mismo

cantón.

Fue este su destino hormiguero

su criminal razón de ser

¿O será mío este sino  

puesto que tales insectos

no vienen a alojarse

en mis vanos

sino que fueron

obra de mis intersticios.

Género de mis anfractuosidades.

Escabrosidades que mi cuerpo

segregaba 

como una manifestación

natural de su estilo,

su tamaño

y su paupérrimo

vigor.  

[Publicado el 17/12/2016 a las 10:00]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Poema 44

Hacía

tantos meses

que no experimentaba

alegría

que había

olvidado 

la belleza

de su acidez.

Este intervalo

hoy

de inesperado júbilo

ha izado escultura 

temporalmente feliz.

Una figura de

caramelo meloso

inconsistente o

disolvente...

¿Pero qué otra

disolución

continua 

no se vive al vivir?

¿Qué racimo de

uvas dulces

no perdió pronto

su dichosa humedad

y eligió

producir

objetos y personas

cada vez más rancias?

Objetos y personas

de pieles satinadas

y ojos fulgentes antes

y de sexos opacos

ahora.  

Desecados  

en el arrugado

y sumiso 

reino

de la caducidad.

[Publicado el 16/12/2016 a las 10:00]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Poema 43

El semblante

por antonomasia

es el semblante

del perro

o de la perra

que presentan

dos planos homologados

de la misma faz.

Los pájaros carecen,

sin embargo,

de  esta dúplica  

afectiva en su rostro

a causa

de su típica impertinencia

facial,

obra del pico.

divisorio y neandertal.

Un pájaro

no sabrá besar

nunca

ni  podrá,  

en consecuencia

dar  la felicidad

de amantar.

Establecer un contacto

con sus labios

picudos

carece de sentido

sufre y carece de sensualidad.

Los perros son

excesivamente babosos

desmedidamente bucales

pero su amor tan mamífero

hace soportar

en parte,

su perfil pérfido

feo o lavado

y sus garras

sin apropiado control.   

Hasta sus ojos disparados

en una y otra opuesta dirección

hacen rechazar

su sintonía

humanitaria

cuando son heroicos.  

Se ama, en general, a los animales

como seres vivientes

también

de este perro mundo,

pero es admirable  

quienes hallan

en su amor

un amor sucedáneo

o paliativo de la soledad

Cuando, de hecho,

no hay igualdad alguna

respecto a la complejidad

humana. Feliz o desdichada.

Los perros ladran

y se excitan inadecuadamente

o incluso de forma obscena.

Inapropiadamente, en fin

puesto que gimen

o palpitan desaguisadamente.

Los pájaros son

,en general,

y en otro extremo

el colmo

de la frugalidad comunicativa

o de la mezquindad  mental.

Hay excepciones,

claro está,

pero, como tales,

dan pie a películas

aflictivas

o hacer llorar.

El pájaro carece

de capacidad de amar

voluptuosamente.

No conoce otra pasión

fuera del nido.

Distantes o  epicenos

habituales

nuestro cariños

y el suyo

quedan blindados

entre las plumas.

Un  milagro, de otra parte,

de la comunicación

o la incomunicación.

El  perro se sobrepasa

en el cariño

e inspira lástima

el pájaro no accede

e inspira, a menudo, indiferencia.

Seríamos, sin embargo,

todos unos

arracimados y solidarios

al morir.

Felices juntos

bajo una devastación

nuclear. 

[Publicado el 15/12/2016 a las 10:00]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Poema 42

Si vivo, al menos,

un año y medio más

me compraré el nuevo Amarok

de VolksWagen.

Un motor V6 TDI de 3 litros

que proporciona  una potencia

de hasta 550 Nm.

Motion a las 4 ruedas

con función Off Road

y App Connect.

No sé bien,

desde luego,

a que se refieren

estas lindas especificaciones

pero el auto  

posee el irresistible encanto

del color azul cobalto.

La eternidad estética

representada metálicamente.

Una mecánica elegante

que posee el feliz encanto

de la insuperable figura

del pick up.

La memoria imborrable

de los años suburbanos

en los bosques felices

de Filadelfia.

Entonces,

cuando toda la familia

aunada estaba viva

y se bromeaba sobre cualquier cosa

sin valor.

Un pick up

Parece, en España.

una excentricidad

urbana

pero en Pensilvania

era una repetida

y amorosa centralidad.

Claro que ahora

no hay aquellos bosques

de arcenes

y he perdido, inesperadamente, 

alegría de vivir.

La  memoria, sin embargo,

confita el recuerdo.

Los sueños

vuelan sobre los lugares

y los tiempos

navegan para albergar

como un obsequio

la gozosa vida vivida.

Vivida

como un menú

sin asomo temor.

El pánico actual ante

un gran tigre

improvisado

sobre el abismo de la defunción.

¿La defunción?

¿En qué veneno estoy pensando

mientras, por la ventana,

cruzan coches y coches

como ayer?

Desprovistos, sin embargo,

De un azulado pick up.

 

El coche nos lleva de aquí para allá

O sea del

este al oeste. Del norte al sur. Sobre un territorio

Que no se hunde bajo los pies

Ni explota para enviarnos

Como fardos

Al más allá 

[Publicado el 14/12/2016 a las 10:00]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Poema 41

El miedo es

De lo más humano

que se puede

palpar,

muy lejos de aferrase

al organismo como

un arácnido

imaginario

su presencia

traspasa las vísceras

se cuela por las venas

y absorbe

la intensidad del color.

Estos síntomas

convierten

el temor en

un tumor

y viceversa.

Prueba fácil

de constatar. 

[Publicado el 13/12/2016 a las 10:30]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Foto autor

Biografía

Nació en Elche en 1942. Escritor y periodista, se doctoró en Ciencias Sociales por la Universidad de la Sorbona y es miembro de la Fundación Nieman de la Universidad de Harvard. Escribe regularmente en el El País, diario en el que ha ocupado los puestos de jefe de Opinión y jefe de Cultura. Entre sus libros se encuentran: Noviazgo y matrimonio en la burguesía española, El fútbol, mitos, ritos y símbolos, El éxito y el fracaso, Nuevos amores, nuevas familias, China superstar, Emociones y Señoras y señores (Premio Espasa de Ensayo). En Anagrama, donde se editó en 1971 su primer libro, Si Usted no hace regalos le asesinarán, se han publicado también los volúmenes de cuentos Héroes y vecinos y Cuentos de matrimonios y los ensayos Días sin fumar (finalista del premio Anagrama de Ensayo 1988) y El planeta americano, con el que obtuvo el Premio Anagrama de Ensayo en 1996. Además ha publicado El estilo del mundo. La vida en el capitalismo de ficción (Anagrama, 2003), Yo y tú, objetos de lujo (Debate, 2005), No Ficción (Anagrama, 2008), Passé Composé (Alfaguara, 2008), El capitalismo funeral (Anagrama, 2009) y Apocalipsis Now (Península, 2009). Sus libros más reciente son Enseres domésticos (Anagrama, 2014) y Apocalipsis Now (Península, 2012).

 

 

 

OBRA PICTÓRICA/ WEB OFICIAL

 

Bibliografía

Enseres domésticos (2014). Anagrama. 

Apolcalipsis Now (2012), Península.

El capitalismo funeral (2009), Anagrama.

Passé Composé (2008), Alfaguara.

No Ficción (2008). Editorial Anagrama 

Yo y tú, objetos de lujo (2005). Editorial Debate

La ciudad inquieta: el urbanismo contemporáneo entre la realidad y el deseo (2005). Fundación Central Hispano

Noviazgo y matrimonio en la sociedad española: 1974-2004 (2004). (Coautor con Alejandra Ferrándiz). Taurus Ediciones

Alberto Schommer, el poeta de la visión (2003). La Fábrica

El estilo del mundo: la vida en el capitalismo de ficción (2003). Editorial Anagrama

Guillermo Vázquez Consuegra: obras y proyectos, 1996-2001 (2001). (Coautor con García-Solera Vera, Javier). Colegio Oficial. Arquitectos Comunidad Valenciana

Cuentos de matrimonios (2000). Editorial Anagrama

Señoras y señores (1998). Espasa-Calpe

El planeta americano (1997). Círculo de Lectores

Nuevos amores, nuevas familias (1992). Tusquets Editores

El éxito y el fracaso (1991). Ediciones Temas de Hoy

Poleo menta (1990). Instituto Alicantino de Cultura Juan Gil-Albert

Días sin fumar (1989). Editorial Anagrama

Héroes y vecinos (1989). Editorial Anagrama

Sentimientos de la vida cotidiana (1984). Ediciones Libertarias

El fútbol, mitos, ritos y símbolos (1981). Alianza Editorial

Las solteronas (1978). Editorial Dopesa

Si Vd. no hace regalos le asesinarán (1972). Editorial Anagrama

La Ausencia (2011). Editorial Esfera de los libros

La hoguera (2012).  Editorial Temas de Hoy. Premio de Hoy 2012.

 

Portada de 'El capitalismo funeral'

 

Enlaces

Entrevista en Canal 2 Andalucía.

 

Reseña en Babelia.

 

Reseña en El País.

 

Reseña en El Cultural de El Mundo.

 

Reseña en El País - País Vasco

 

Entrevista en Periodista Digital

Premios

2012 Premio de Hoy de Ensayo 

2006 Premio Escritor del Año (Grupo Conde Nast)

2006 Grand Prix du Livre des Dirigeants

2002 Premio Julio Camba de Periodismo

1998 Premio Espasa de Ensayo

1997 Premio González Ruano de Periodismo

1996 Premio Anagrama de Ensayo

Vídeos asociados

Audios asociados

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2017 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres