PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

martes, 26 de septiembre de 2017

 Blog de Vicente Verdú

Poema 78

Por la enfermedad

nos medimos

en fuerzas

y en distancia

Todo opalescente

Puesto que el enfermo

se halla

boicoteado

en una formación

de cristal y vapor.

Siendo el vapor

el estado

en que el

organismo

se reconoce

como una oruga.

De ahí que el viento

al soplar

sobre

la tierra

traiga consigo

hilachas de

malestar.

No un

absoluto,

sino un pavor

sin

denominación.

Vendas y sábanas.

el enfermo para sí

Cristales

por el cráneo

hiriendo

la salud.

Esa joven a

criatura

de pechos rosa. 

[Publicado el 02/2/2017 a las 08:30]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Poema 77

El final

da cuenta del fin.

Pero el fin,

como meta,  

parece un camino  

 alargado.

Tener un fin

alude, con frecuencia,

a poseer

una finalidad

y no necesariamente

temprana.

Tener un fin

concluyente

significa, por le contrario,

 asumir

una certera extinción.

Una existencia

que se consuma

y ya se  halla en consunción.

Esta es la lección.

Habituados

a consumir

y a terminar

plazos,

 la vida se compone

de segmentos

que acaban

pero no matan.

Acciones y escenas parciales

dentro del mismo drama.

Un amor, un  trabajo, un viaje,

un bocadillo, un verano,

una ilusión.

Los finales se repiten

sin cesar

como trances

sin demasiado clamor.

Terminaciones  

que amedrentan

y otras alivian del temor.

Raramente engullen

por completo

el pálpito

del corazón.

Pero  

¿y si el fin y la finalidad se funden?

¿Y si se yuxtaponen  

hasta formar

una sola

ciénaga hacia el porvenir?

¿Y si se junta la causa y su efecto  

en colusión nuclear?

En estos casos,  

como sucede supuestamente 

con los efectos atómicos  

se alza un gran vacío

y un polvo delirante

que nada puede paliar.

El vacío es la serpiente

deslizándose como un veneno.

El pecado trascendente  

al copular el fin con la finalidad.

Y en ese instante   

impera

de súbito

una fosca claridad,

una blancura sin su contraste

que anuncia

el advenimiento  de la nada.

La nada

la cima y la sima

del espectáculo total

Había y ya no hay.

La  materia

se desvanece,

concluye.   

O bien,

la muerte

no es sino esta magia

de la explosiva

desaparición.

Donde había

38.000 millones de neuronas

no queda vestigio alguno.

Todo se funde en el fin sin finalidad.

Esta es la lección del film

al concluir la película animada

Más allá

no hay resto ni grabación. 

Un instante más 

y la pantalla se vuelve blanca.

Blanco nuclear

y sin sonido alguno.  

Tránsito entre ser

 y ya no ser.

 

[Publicado el 01/2/2017 a las 08:30]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Poema 76

Querer a los demás,

o a muchos de ellos,

parecería

algo tan común   

como inducido

por pertenecer a una existencia

igual.  

Pero no son,

sin embargo,

las semejanzas

lo que más aproxima

al otro.

Ni tampoco lo son las diferencias

Porque

al placer del parecido

se opone al amor por las diferencias.

Y al revés.

el demasiado parecido

favorece

la aversión.

Y la diferencia

conlleva

con facilidad al temor.

En los dos casos,

la desazón

se interpone

y quema la querencia.

o el amor.

Un manjar,

el amor,

que sazonado

elimina

los tóxicos.

Y la amistad

un menú sencillo

con su sopa.

Una alimentación

humana

en su punto.

Aquello que no

alberga

veneno

pese a sus  

guisos.

La parrilla del sexo,

el afecto

de azafrán

el cariño 

confitado

tienden a la

mesa

reposada.

Pero no existe

seña alguna 

que asegure 

al amor de al especie.

Su especialidad, su espacialidad

son una distancia

que persiste

a pesar del pesar.

Y los miedos 

ahúman

o carbonizan

a gentes vecinas

y, también,

las semejanzas

son dudas

sobre su exacta

realidad.

Entre la 

redundancia

especular

y el malestar de

la lenidad 

deseamos  ser

definitivamente distintos

Y en el pico de esa furia,

dolorosa,

preferimos  la lumbre

que si nos enciende  

quema, 

como una cuna

de maldición.  

[Publicado el 31/1/2017 a las 09:30]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Poema 75

"Esta fragancia me da mucha compañía", dijo el taxista

refiriéndose al ambientador que perfumaba su coche.

El olor da noticias sin cesar

El cuerpo entero se divide en

Áreas de olor

que germinan

de unos y otros quehaceres de la fisiología.

El cuerpo se representa

masivamente, exhaustivamente,

por dentro y por fuera,

en la visión

de la tecnología más avanzada

Pero se manifiesta secretamente,

primitivamente,

en el variable

aroma que desprende su

constitución.

El olor es esencia.

Esencia de plantas y carnes

Esencias de la excrecencia,

la aversión o el beso de amor.

Calidades del ser

miedo o querencia,

que se representa

torpemente

siendo

la exudación decisiva

de personas.

hoteles, calles y

oficinas.

Desde sus filtraciones

parte

un fluido de conjunciones,

que delatan

odio o deseo.

Calidades del alma

que escapan

como metástasis

de los intersticios salaces

o impíos.   

Es así como el sentimiento

o la emoción se expresa

adentro y llega a las superficies.

sin decir palabra, sin figuras

ni aderezos.

No hay objeto palpable

sino  fantasma

inspirador, inspirable.

No realidad gruesa

sino inmaterialidad.

Tal como es también el alma,

un clase superlativa

de emanación central

que  actúa como el

viento o su ala.

Intáctil, sin comparación.

Sin tacto, sin ojo,

sin voz

El olor se conduce

como un canto sin texto.

Música ni letra.

Canto inaudible,

insobornable y enigmático

del ser sin antifaz.

Con él el desnudo

se expone sin

mordazas o ataduras. 

El olor es vida absoluta

El olor en la lumbre

del nacimiento

y en las carroñas

de la descomposición

final.

Sortilegio

de laberintos exactos,

eminentes

al principio y al fin de la vida.

Entidad, en suma, 

cuya estructura fundamental

recorre,

con pudor u obscenidad  

la duración biológica

del taxi y el taxista

batidos por la fragancia

de una fuerza

que pareciendo

sin musculatura

hace crecer

o nos entierra

con su perfusión.

Atmósfera inconsútil

En un hábitat sin límites

donde el mundo

es el ambientador.

[Publicado el 30/1/2017 a las 08:30]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Poema 74

No el recuerdo

sino la memoria

encariñada

es la facultad

que alcanza

a mencionarla con

mejor precisión.

Una lámina

barnizada de

de seda.

Luz  

encalmada

o inocencia

sin el roce  

de la voz.

Vidrio    

o  imán

azulado.

Pero, a la vez, una

libre ola

de colonia

alrededor.

Un aroma

convincente que

la mueve

a la zona

blanca  

de una playa

con palomas.

Un área

donde el sol

empecinado

no pesa sobre ella

y, al memorarla,

en la luz

apenas la roza

ni redime

de su crónico

y enfermizo

resplandor. 

[Publicado el 27/1/2017 a las 10:30]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Poema 73

La dominación

del tiempo

coincide

con la expulsión de

insectos encarnados.

Los insectos equivalen

conglomeradamente

a una suma

de espasmos

puntiagudos,

intervalos sin cal

ni azúcar.

Cada instante

se deifica en la cabeza

de una hormiga.

Juntas se extienden

como el  sembrado

infinito

de tiempos agónicos.

Horas incalculables.

Gotas de luto  

esparcidas

como municiones.

Veladas y acuosas,

hermanas  

de vida enmascarada,

sin música.

Riadas de ominosas

mariposas blancas.

Endebles lepidópteros

que ambulan

bostezando

dentro

de una misma humanidad

de alas    

que, levemente.

concluyen plegándose.

Perfumadas de luz

venal

y claudicando. 

[Publicado el 26/1/2017 a las 10:30]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Poema 72

Puede decirse

que los ganglios,

los glóbulos

o los nódulos

forman una guirnalda

que decora el

pecho de verbena.

Son rosarios

de vida

encendida

con linternas

y de vida que tiende

a apagarse

cuando sus

contenidos  

envejecen.

Tienden a mustiarse

los tejidos y

el núcleo se ablanda

en pliegues y

flaquezas que

gradualmente

puntean el cerebro

de hoyos

diminutos

y delaciones

sin curación.

Un desgaste fatal

que compendia

la decadencia

biológica

de la existencia

Una resolución

miserable

sin pausa y

sin calibre.

Una clase de planta,

 la existencia,

que muere

resignada

y por inercia.

Sin alzar,

al cabo,

la voz. 

[Publicado el 25/1/2017 a las 11:30]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Poema 71

De zonas opacas

procedía

una pregunta

sin neta 

audición.

Se trataba, sin embargo,

de algo muy trascendente.

Una interrogación

de vida o muerte,

salud o enfermedad sin fin.

Una cuestión, sin embargo,

 Que, a causa de su trascendencia,

se esfumaba pronto

entre areniscas.

Sólo  diferenciable

a la vista del ojo

por el inquietante bulto

en que se concretaba

el pavoroso tumor

y su

 adscripción.

¿O no era parte de nada?

¿O no era un factor adscrito?

Ahí residía,

sin duda,

su pavor

puesto que

no formando parte

de conjunto alguno

banda u horda

podía asesinar

en el vacío

perfumado de  

impunidad.

O bien,

¿por qué atribuir

al crimen

sin causa

alguna culpa?

No había método

alguno

y todo ello se deducía

de la difícil

determinación de su

silueta.

Natural,

Apelativa.

Celada.

No poseíamos

consolación

y, sin ella,

razonablemente,

la interrogación ganaba

poder vermicular.

Una sinuosa potencia

de veneno secretado.

Una potencia

sin antídotos

o, en consecuencia,

una potencia

de libertad

asesina

absoluta y superior.

Una maldad

orgánica

y voraz

que arrasaría

cualquier movimiento

de defensa

o de derecho.

Aún el gesto humilde,

de existir por existir.

[Publicado el 24/1/2017 a las 11:15]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Poema 70

Por momentos,

la vida se

detiene a veces

a la manera

de un paseante

que hubiera

perdido

la orientación de la hora

y del lugar.

En ese especial

intervalo

pasmado o cerúleo

se crea

un  cantón de existencia

sin realidad.  

Gruesa gota de tiempo

que  no enlaza

con la lluvia  

de episodios

frecuentes y

de significación

sino que,

a su aire,

emerge

con una autonomía

sin centro

o hueso,

lo que la hace

inconfundiblemente   

atónita.

Atóna.

Madera derretida

o quemada que

,en el itinerario de vivir,

boga como una

sorda excrecencia.

Una ampolla

sin sustancia

sin sustento.

Muda o ahogada

en la limpia ciénaga

de la inanidad.

[Publicado el 23/1/2017 a las 10:00]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Pausa 70

Soy consciente de que los poemas que voy publicando en el blog de El Boomeran(g) están poblados de erratas, inconcordancias y faltas de puntuación. Pero este es el poema que nace crudo e inmediato, sin aquellos atildamientos que parecerían pretender su perfección. Esto lo dejo para un libro más lento, de papel.

[Publicado el 20/1/2017 a las 10:00]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Foto autor

Biografía

Nació en Elche en 1942. Escritor y periodista, se doctoró en Ciencias Sociales por la Universidad de la Sorbona y es miembro de la Fundación Nieman de la Universidad de Harvard. Escribe regularmente en el El País, diario en el que ha ocupado los puestos de jefe de Opinión y jefe de Cultura. Entre sus libros se encuentran: Noviazgo y matrimonio en la burguesía española, El fútbol, mitos, ritos y símbolos, El éxito y el fracaso, Nuevos amores, nuevas familias, China superstar, Emociones y Señoras y señores (Premio Espasa de Ensayo). En Anagrama, donde se editó en 1971 su primer libro, Si Usted no hace regalos le asesinarán, se han publicado también los volúmenes de cuentos Héroes y vecinos y Cuentos de matrimonios y los ensayos Días sin fumar (finalista del premio Anagrama de Ensayo 1988) y El planeta americano, con el que obtuvo el Premio Anagrama de Ensayo en 1996. Además ha publicado El estilo del mundo. La vida en el capitalismo de ficción (Anagrama, 2003), Yo y tú, objetos de lujo (Debate, 2005), No Ficción (Anagrama, 2008), Passé Composé (Alfaguara, 2008), El capitalismo funeral (Anagrama, 2009) y Apocalipsis Now (Península, 2009). Sus libros más reciente son Enseres domésticos (Anagrama, 2014) y Apocalipsis Now (Península, 2012).

 

 

 

OBRA PICTÓRICA/ WEB OFICIAL

 

Bibliografía

Enseres domésticos (2014). Anagrama. 

Apolcalipsis Now (2012), Península.

El capitalismo funeral (2009), Anagrama.

Passé Composé (2008), Alfaguara.

No Ficción (2008). Editorial Anagrama 

Yo y tú, objetos de lujo (2005). Editorial Debate

La ciudad inquieta: el urbanismo contemporáneo entre la realidad y el deseo (2005). Fundación Central Hispano

Noviazgo y matrimonio en la sociedad española: 1974-2004 (2004). (Coautor con Alejandra Ferrándiz). Taurus Ediciones

Alberto Schommer, el poeta de la visión (2003). La Fábrica

El estilo del mundo: la vida en el capitalismo de ficción (2003). Editorial Anagrama

Guillermo Vázquez Consuegra: obras y proyectos, 1996-2001 (2001). (Coautor con García-Solera Vera, Javier). Colegio Oficial. Arquitectos Comunidad Valenciana

Cuentos de matrimonios (2000). Editorial Anagrama

Señoras y señores (1998). Espasa-Calpe

El planeta americano (1997). Círculo de Lectores

Nuevos amores, nuevas familias (1992). Tusquets Editores

El éxito y el fracaso (1991). Ediciones Temas de Hoy

Poleo menta (1990). Instituto Alicantino de Cultura Juan Gil-Albert

Días sin fumar (1989). Editorial Anagrama

Héroes y vecinos (1989). Editorial Anagrama

Sentimientos de la vida cotidiana (1984). Ediciones Libertarias

El fútbol, mitos, ritos y símbolos (1981). Alianza Editorial

Las solteronas (1978). Editorial Dopesa

Si Vd. no hace regalos le asesinarán (1972). Editorial Anagrama

La Ausencia (2011). Editorial Esfera de los libros

La hoguera (2012).  Editorial Temas de Hoy. Premio de Hoy 2012.

 

Portada de 'El capitalismo funeral'

 

Enlaces

Entrevista en Canal 2 Andalucía.

 

Reseña en Babelia.

 

Reseña en El País.

 

Reseña en El Cultural de El Mundo.

 

Reseña en El País - País Vasco

 

Entrevista en Periodista Digital

Premios

2012 Premio de Hoy de Ensayo 

2006 Premio Escritor del Año (Grupo Conde Nast)

2006 Grand Prix du Livre des Dirigeants

2002 Premio Julio Camba de Periodismo

1998 Premio Espasa de Ensayo

1997 Premio González Ruano de Periodismo

1996 Premio Anagrama de Ensayo

Vídeos asociados

Audios asociados

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2017 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres