PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar
12-de-mayo-librerias-400-anos-despues

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

miércoles, 4 de mayo de 2016

 Blog de Vicente Verdú

¿Desiguales?

Hasta cierto punto, ser de la misma especie y constatarnos tan desiguales es un efecto o defecto de perspectiva. Con seguridad, alguien que nos observara desde afuera apenas distinguiría a los listos de los tontos a los agraciados de los feos, a los torpes de los habilidosos. Y siendo así, si se trata tan sólo de un fenómeno de vacilante perspectiva, ¿cómo no aceptarnos más parecidos que diferentes, más amontonados que enemistados?

[Publicado el 19/4/2016 a las 12:22]

[Enlace permanente] [2 comentarios]

Compartir:

Las moscas

La comunicación entre seres humanos es uno de los mitos más asiduos y banalmente tratados. Una cosa lleva a la otra: de insectos la asiduidad lleva a la banalidad y la banalidad al lugar común que es, metafóricamente, como un bullicio de moscas. Nada se entiende en esa vibración, nada se deduce de esa vibración de insectos,  nada se aprende de esa aglomeración sin apreciable valor.

Las moscas son representativas de muchas acciones sociales supuestamente  retóricas y  enaltecidas a partir de la llamada  condición humana. Las moscas son,  por antonomasia, retóricas y confusas en sus mensajes. Ocupan un lugar, lo incomodan, lo abruman y, con ello, parecen erigirse en factores importantes para la interpretación. Pero no lo son y todos los saben, literariamente o no. Matar una mosca no matar ni una mosca evoca la conducta sin valor.  De hecho así son las moscas. Dípteros braquíceos  que no sirven para nada que no sea zumbar en  confusión. ¿Comunicarse? Ni las moscas se comunican ejemplarmente ni sirven en ningún caso para inducir a la anexión.  Por el contrario, todo enjambre de moscas es un fenómeno a eliminar de la interacción puesto que toda mosca, por única que sea, es un elemento que nos saca de quicio. Nos saca de estar aquí o allá con los demás

Se podría, en consecuencia, destinar altos presupuestos para exterminarlas y mejorar con ello nuestra supuesta condición de bienestar. Pero si no se hace ni tampoco se plantea hacerlo en los años por venir. Ni se presupuesta hoy una partida ni se proyecta un plan. Prueba de que la mosca desempeñan un significativo papel y hasta un tótem en la humana incomunicación. Es decir, la representación de lo radicalmente incomunicados que estamos y de cuya realidad la mosca extrae su sentido y su espacio de circulación.

Lamentablemente (¿lamentablemente?) nada hay más cierto que la incomunicación entre los seres humanos. Nada nos provoca supuestamente más miedo que hallarse incomunicados pero, a la vez, nada será tan felizmente vivido. Admitimos, por rutina, por costumbre, por tradición  que sólo la muerte nos incomunica pero se trata de una tópica manera de consolarse en vida. Lo que nos incomunica no es precisamente la muerte, subterfugio para que alguien -por ínfimo que sea- represente algo ante los demás, reciba elogio, panegíricos  y flores, sino la comunicación misma (aun retrasada) de la que cada cual pudo deshacerse en vida. ¿Comunicados? Todo el éxito de las redes sociales, los smartphones, la telemática y hasta el espiritismo se basan en este hiato decisivo que es el tácito deseo de incomunicación. Todos vivimos, de hecho, confortablemente incomunicados. Hasta tal punto que nos resulta imposible comunicarnos incluso con nuestro propio yo. ¿Comunicarnos con otros yoes ajenos? Esto, además de arduo es con frecuencia tan asqueroso como inhumano. ¿Que todo está interrelacionado? Eso quisiéramos. Cada dos por tres las catástrofes naturales y no naturales demuestran que este Mundo ha sido creado para la quebradura y la destrucción. Dios es el sádico a quien nadie discute su valor.

[Publicado el 18/4/2016 a las 10:33]

[Enlace permanente] [1 comentario]

Compartir:

Clases de corazones

Me asombra encontrar a muchos amigos pintores que se declara autodidactas. Cierto que en la escritura pasa a otro tanto o más. La diferencia es que la pintura requiere una técnica no siempre disponible industrialmente. Las letras están hechas y, encima, suelen ser siempre negras, mientras que contemplar al pintor -todavía existente- que tensa y monta sus lienzos sobre el bastidor y les procura su personal apresto e incluso sus colores elaborados artesanalmente, nos recuerda las maniobras de un amante durante los primeros compases de la alcoba y el lecho. 


El escritor puede que tenga parte de estos sentimientos consigo -"metafóricamente" dentro se sí- pero en el pintor o el escultor, la analogía de hallarse en creciente contacto con la que será su amante en el lienzo despierta una emoción singular. Y lo digo yo que soy de los que nunca se ponen a escribir en pijama, o con las manos sin lavar y en zapatillas. Es decir, tal como hacen algunos desharrapados neobohemios que creen en que basta echar humo y miasmas enrarecidas gdesde la mente o el aturdido corazón.

[Publicado el 15/4/2016 a las 13:51]

[Enlace permanente] [1 comentario]

Compartir:

Las entrevistas de periódicos

No pierdan el tiempo con los periódicos. No lo desperdicien con cualquier entrevistador. Sólo unos pocos intuyen, dagan, sienten y saben qué hay que preguntar. En la respuesta se encuentra la recompensa. El periódico vale apenas una calderilla, pero el buen periodista hace de ella monedas de oro de galeón. Joyas del alma y la inteligencia.

Fíjense pues en los buenos, nieguen la lectura a los mediocres. Puede que esto no sea tan fácil puesto que los diarios son una merdé. Pero no son, ni mucho menos, una mierda sino una miscelánea de la que puede destilarse, con gusto (y todavía) el mejor licor. 

[Publicado el 12/4/2016 a las 10:35]

[Enlace permanente] [1 comentario]

Compartir:

El cuadro y el ánimo

imagen descriptiva

En general, la mayoría de los galeristas dicen que los cuadros de tonos suaves se venden más. Todo cuadro posee diferentes grados de penetración que pueden discurrir desde el suave amor al odio y desde la entrega de calma hasta la agitación.  Este cuadro que pinte hace muchos años se correspondía con una época en la que deseaba más el silencio que la conversación. Y, efectivamente, necesitaba un cariño sin perturbación.  Para mi esta obra es un ejemplo de todo lo que se dice a propósito de los colores tenues y un testimonio de la relación de ánimo con la obra de arte que en tanto se parece, cuando se expresa, a las relaciones con los demás, objetos, animales o personal.

[Publicado el 08/4/2016 a las 12:10]

[Enlace permanente] [1 comentario]

Compartir:

Cabeza abajo

imagen descriptiva

CABEZA ABAJO

El gusto por una cosa debería reducir su precio en proporción a la intensidad del deseo por ella. Con ese alto aprecio, el precio real disminuiría. (Nueva ley -inversa- del intercambio).

 

ESTADOS DE ÁNIMO Y DE CUERPO

Sin razón, unos días nos levantamos bien y otros días mal. Este es el efecto de un subterráneo acontecer del que jamás conoceremos sus leyes, sus propósitos y sus propiedades. Sólo una certidumbre: el momento de su muerte coincidirá exactamente con el nuestro.

 

[Publicado el 06/4/2016 a las 13:30]

[Enlace permanente] [1 comentario]

Compartir:

La vida deportiva de la vida

imagen descriptiva

Muy a menudo, por no decir siempre, los finales de la vida, personal y profesional suelen calificarse no sólo como un último tramo, son como el periodo donde se leerá la totalidad de la vida.

Se actúa, en efecto, como con las novela malas ( e incluso con alguna buena donde lo más importante) es el final. Y el  conjunto del texto se relee a partir de su conclusión desdichadamente.

El fin se sitúa como una cima desde la que el demiurgo enjuicia el recorrido acertado o equivocado del argumento general y del protagonista en particular. En este caso, no hay oportunidad para  ponderar  los diferentes episodios de una vida y de su complejidad sino que tan sólo la simplificación lleva a juzgar la existencia como una incierta coronación.  El fin o el vértice de la muerte será todo los indicativos del valor.

 La clase del residuo temporal sería así, si es dorado o no, quien daría significación a la totalidad del recorrido. Se trata, en definitiva, de una igualación de la existencia con el deporte de competición. ¿El resultado? ¿De una vida entera se entera uno por su resultado en la liga o el maratón?

La consideración deportiva de la vida, de otra parte, es no ya una crueldad, en el buen o en el mal sentido (puesto que hay crueldades de enorme resplandor), sino sencillamente una elemental carrera.

La vida es una carrera. Se llega en un puesto u otro y quienes  no alcanzan los primeros lugares son absolutamente perdedores. Y hay tantos perdedores en la disputa que quien romper la cinta de llegada se convierte en el indudable campeón. Lo demás es muchedumbre. ¿Muchedumbre para hacer leña? ¿Muchedumbre para quemar. Muchedumbre para olvidar entre cenizas.

Hay tantos casos de  autores, literatos, científicos, pintores, arquitectos, que no triunfaron en sus carreras oficiales que fueron relegados al baúl de los olvidos. Para qué valdría tenerlos en cuenta. ¡Qué ímprobo trabajo -desalentador trabajo- significaría atender a las circunstancias y logros importantes de cada cual que no lució en al podio en su final!

Lo importante es lo triunfante y lo triunfante es igual al triunfo consolidado en el final. En el recorrido intermedio, los logros, las luchas, los inventos no poseen relevancia puesto que lo importante es la meta. ¿La meta? ¿Es la meta una metafísica del valor? Sabemos que no. Unos  llegan antes y otros después lo que no comporta que los primero clasificados en la última lista histórica sean los más importantes. La importancia se sustituye vilmente por el record.

 El valor de una mente y un trabajo se mide por la estimación del coso popular. Pero ¿qué coso, qué caso? El coso donde rige el valor bursátil (deportivo-mercantil)  y el caso en que no siendo mensurable al primer golpe cuantitativo termina siendo olvidado o acantonado en las estanterías de la historia.

Alguien llega, algunos llegan y reivindican al que no fuera injustamente el campeón pero, en suma, esto es pan de un día. Pronto, las referencias de los recordmen regresan y los que fueron injustamente enterrados como concursantes son la extraviada calderilla de la evolución. Esta es la injusticia, esta es,  al cabo, es la justicia que, como casi siempre, nada tiene que ver con el valor.

[Publicado el 04/4/2016 a las 11:54]

[Enlace permanente] [1 comentario]

Compartir:

Exposición en León

imagen descriptiva

Apreciados lectores,

Me es grato compartir con todos que habrá una exposición de mi más reciente obra pictórica en la Galería Alemí, en León.

[Publicado el 01/4/2016 a las 14:22]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

El pequeño futuro

imagen descriptiva

Lo malo del amanecer cada día es que realmente no se abre el telón sobre una escena vacía sino ya tomada por los sucesos del día anterior, del anterior, del anterior...

 

[Publicado el 31/3/2016 a las 12:58]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

El sexo, la majestad y el color

imagen descriptiva

El color es el primer adjetivo con majestad. Todo lo majestuoso procura  alegrías o tormentos a través del color puesto que el color que parece algo adyacente no es el color de la circunstancia sino, a menudo, la circunstancia misma de la composición.   

Podría casi empezarse por el color el cielo y el color de la tierra y el color de la piel. Cualquier elemento que compone nuestro entorno posee color. Los paisajes que nos abruman o nos liberan, las políticas a las que prestamos adhesión, las banderolas, las razas, los peces y las frutas son color. La luz total se acantona  en un extremo y la oscuridad en el otro. No somos, pues, sino dentro del ancho mundo coloreado y nos desarrollamos en su regazo. No existimos sino desde una primera oscuridad privada de color y nacemos a una  luminosidad poblada de arcoiris. Esa inmanencia del color nos determina, esa patencia del color nos afirma  o nos modifica.

Cada color es un estímulo dentro de un mundo que inicialmente no poseyó esos reclamos o que se confundían con el fuego y las tinieblas. Lo incandescente y lo inerte, coinciden con la vida y la muerte fundacionales  puesto que la vida es siempre un abrir de ojos al colorido y la muerte su clausura.

Los conventos que buscan el contacto con el otro universo invisible se conjuran hasta ahuyentar el color, mientras Las Vegas   que proclama una obscena diversión del aquí se encarna en incontables luces que celebran el éxito de lo "encarnado".

Lo yerto no huele y apenas despide luz. Lo vivo huele siempre, (bien o mal), y supura esencias  lumínicas, mientras el cadáver adquiere la palidez. El cosmos existe ondulándose en las voluptuosidades del color, mientras la nada o la muerte serían, por el contrario, la blancura o  la transparente oscuridad.

Es decir, toda la nada excluye la acción puesto que el color necesariamente, ineludiblemente, crea. Sin él todo permanecería amilanado en una superficie silenciosa porque el sonido, igual que el sentido nulo, son colores mudos.

Suenan, en cambio, los colores. Vibra su longitud de onda. Induce las curaciones rosadas o la enfermedades cianóticas porque  el color es prácticamente el relente de todo lo que está vivo. No hay vida sin color. La sangre o la orina, la bilis o el excremento se significan en el color y su carácter refiere los percances de  la vida.

¡Qué obvia, al fin, esta conclusión! La vida es color como el color es vida. La naturaleza se hace notar en la elocuencia de su cromatismo. De otro modo, este mundo no existiría en cuanto mundo sino en cuanto "mudo". Es decir, producto  carbonizado, producto de orden cero o sin producción.

[Publicado el 29/3/2016 a las 21:26]

[Enlace permanente] [1 comentario]

Compartir:

Foto autor

Biografía

Nació en Elche en 1942. Escritor y periodista, se doctoró en Ciencias Sociales por la Universidad de la Sorbona y es miembro de la Fundación Nieman de la Universidad de Harvard. Escribe regularmente en el El País, diario en el que ha ocupado los puestos de jefe de Opinión y jefe de Cultura. Entre sus libros se encuentran: Noviazgo y matrimonio en la burguesía española, El fútbol, mitos, ritos y símbolos, El éxito y el fracaso, Nuevos amores, nuevas familias, China superstar, Emociones y Señoras y señores (Premio Espasa de Ensayo). En Anagrama, donde se editó en 1971 su primer libro, Si Usted no hace regalos le asesinarán, se han publicado también los volúmenes de cuentos Héroes y vecinos y Cuentos de matrimonios y los ensayos Días sin fumar (finalista del premio Anagrama de Ensayo 1988) y El planeta americano, con el que obtuvo el Premio Anagrama de Ensayo en 1996. Además ha publicado El estilo del mundo. La vida en el capitalismo de ficción (Anagrama, 2003), Yo y tú, objetos de lujo (Debate, 2005), No Ficción (Anagrama, 2008), Passé Composé (Alfaguara, 2008), El capitalismo funeral (Anagrama, 2009) y Apocalipsis Now (Península, 2009). Sus libros más reciente son Enseres domésticos (Anagrama, 2014) y Apocalipsis Now (Península, 2012).

 

 

 

OBRA PICTÓRICA/ WEB OFICIAL

 

Bibliografía

Enseres domésticos (2014). Anagrama. 

Apolcalipsis Now (2012), Península.

El capitalismo funeral (2009), Anagrama.

Passé Composé (2008), Alfaguara.

No Ficción (2008). Editorial Anagrama 

Yo y tú, objetos de lujo (2005). Editorial Debate

La ciudad inquieta: el urbanismo contemporáneo entre la realidad y el deseo (2005). Fundación Central Hispano

Noviazgo y matrimonio en la sociedad española: 1974-2004 (2004). (Coautor con Alejandra Ferrándiz). Taurus Ediciones

Alberto Schommer, el poeta de la visión (2003). La Fábrica

El estilo del mundo: la vida en el capitalismo de ficción (2003). Editorial Anagrama

Guillermo Vázquez Consuegra: obras y proyectos, 1996-2001 (2001). (Coautor con García-Solera Vera, Javier). Colegio Oficial. Arquitectos Comunidad Valenciana

Cuentos de matrimonios (2000). Editorial Anagrama

Señoras y señores (1998). Espasa-Calpe

El planeta americano (1997). Círculo de Lectores

Nuevos amores, nuevas familias (1992). Tusquets Editores

El éxito y el fracaso (1991). Ediciones Temas de Hoy

Poleo menta (1990). Instituto Alicantino de Cultura Juan Gil-Albert

Días sin fumar (1989). Editorial Anagrama

Héroes y vecinos (1989). Editorial Anagrama

Sentimientos de la vida cotidiana (1984). Ediciones Libertarias

El fútbol, mitos, ritos y símbolos (1981). Alianza Editorial

Las solteronas (1978). Editorial Dopesa

Si Vd. no hace regalos le asesinarán (1972). Editorial Anagrama

La Ausencia (2011). Editorial Esfera de los libros

La hoguera (2012).  Editorial Temas de Hoy. Premio de Hoy 2012.

 

Portada de 'El capitalismo funeral'

 

Enlaces

Entrevista en Canal 2 Andalucía.

 

Reseña en Babelia.

 

Reseña en El País.

 

Reseña en El Cultural de El Mundo.

 

Reseña en El País - País Vasco

 

Entrevista en Periodista Digital

Premios

2012 Premio de Hoy de Ensayo 

2006 Premio Escritor del Año (Grupo Conde Nast)

2006 Grand Prix du Livre des Dirigeants

2002 Premio Julio Camba de Periodismo

1998 Premio Espasa de Ensayo

1997 Premio González Ruano de Periodismo

1996 Premio Anagrama de Ensayo

Vídeos asociados

Audios asociados

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2016 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres

Converses formentor