PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

miércoles, 7 de diciembre de 2016

 Blog de Vicente Verdú

Poema 36

Veo hoy (hoy)

a una mujer (una mujer),

largamente adorada por mi sexo,

como un arbusto

de adelfas descoloridas

y amargas.

Un espíritu áspero,

antes tan cariñoso,

roído hoy (hoy)

por la insignia

de la mezquindad natural.

Aquel indecible corazón

de amapolas y diamantes  

se  ha convertido hoy (ahora)  

en una composición

de areniscas y sedimentos  

donde el dinero, el cálculo,

y la desafección

desdicen  

aquella mágica

naturaleza de su ser enamorado.

Entonces, digo yo (yo)

cuando era una mujer

que más allá

del pecho, la ternura

o la tibia cueva sexual

ofrecía una porción

sagrada de su corazón

cenital.

Regalaba sin tasa

la  dicha magnífica

como una continuación

natural de su amor incondicional.

Sin cálculos ni perspectivas.

Torre de oro

del incalculable amor

de la mujer (una mujer).

Es así, en suma,

como esta construcción

tan tierna y pasional

ha venido a derivar

en arena muy vulgar.

Sin aviso y sin credencial

ha devenido

en una pila

de minerales amargos.

Adelfas venenosas

o basuras, propiamente dichas.

Simplemente (simplemente)

en objetos de precio marcado.

Entregas comerciales

de supermercado

y procedimiento  mercantil.

No ya maternal ni sexual

sino sistema

de pesas y medidas

como acaso yo (yo)

sin saberlo hasta hoy (hoy)

Veo convertirse

En desechos del amor femenino,  

cuando deseca

el  almíbar de su sexo

y se  transforma

ineludiblemente

en una barrizada,

donde la pasión

se embarranca

en el secano

como una plaga

de matojos sin agua

reptiles vegetarianos

sin asomo  de dulzura

o de piedad. 

[Publicado el 06/12/2016 a las 10:30]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Poema 35

De creer

en lo absoluto

pasamos

a conformarnos

con el menú.

No teníamos

En cuenta

los límites

de las avenidas.  

Esperábamos que el mar

no cesara nunca de crecer.

Los hijos también

nos miraban

sin límite

y dedujimos,

mirando al frente,

que el horizonte

jamás

se llegaría

a alcanzar.

[Publicado el 05/12/2016 a las 10:15]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Poema 34

La lluvia

ya no está.

En su lugar

una luz extensa

ha ocupado el espacio

como un orangután

segregando miel

y anchos cristales.

Bajamos a la calle

y la simpleza

es igual

a la clarísima visión.

Y la  ausencia

Se confunde 

con el tacto imposible

de la abstracta 

felicidad.

[Publicado el 02/12/2016 a las 10:15]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Poema 33

Látigos de luz

batían

la superficie  

de animales con pezuña

Arcoiris  soberbios 

sostenidos  

por escuálidos  tubos

de neón.

Heridas tiernas

aún y cicatrizando

sin término.

Fuimos en ese solar

las víctimas

bendecidas a fuego,

dichosamente malditas.

Sepultadas

entre un aguacero

de mercurio encendido.

Una tempestad

quieta y cruel 

se avecinaba para lacerarnos.

Rayos y rostros

de charcos.

Espasmos sedientos

que atenazaban

los brazos,

nos cegaban los ojos,

nos hundían

la voz.  

[Publicado el 01/12/2016 a las 10:15]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Poema 32

Lienzos de colores

como diversas antorchas

de parecido tallo

iluminaban un artificio

tan alegre

como una plantación 

de naranjos

o  palmeras.

Era sólo una mentira

reconocible y vegetal.

Una mentira

correspondiente a

asentamientos íberos 

cuajada de granadas y azahar. 

O, también

de  minerales brillantes

que renacían

como flores

en cada amanecer.

Una templada hoguera  de afectos

volaba alrededor.

Y, de forma natural

se engarzaba

como un engaño

espontáneo

o de cine popular.

Una falacia muy feliz.

por otra parte,

como nunca

se habría creído

posible

ante el rostro 

de la razón.  

Engaños de precios asequibles

que formaban

una colección

de estampas

satinadas, 

expurgadas

de cualquier  

mundana idea

de la verdad.   

[Publicado el 30/11/2016 a las 10:00]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Poema 31

Un estrépito de luces

nos hizo sentir 

la máxima destrucción

y el aliento entrecortado

entre células de acero

colaboró a aceptar

como endulzada

y cianótica

la noche.

La noche del cuerpo

y de la piel.

La noche de los 

Silbidos

entre  huesos

interminables

que ya no dejaron de

doler y de crecer.

Ojos clínicos

habían acercado

su visión

hasta los alvéolos

de los sentidos

primarios

y, finalmente,

vaciaron su

conclusión como

vasos de agua

insonora

sobre un cerebro

ya dócil.

Abrazado al final.  

 

[Publicado el 29/11/2016 a las 10:00]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Poema 30

Habría querido

vivir mucho.

Y no por nada,

sino por cambiar

y cambiar más.

Estos engorros del funeral

y los seguros,

los transportes,

el enterramiento

las escalas de llantos.

Mejor habría sido

no sucumbir,

y menos a esta edad.

Seguir existiendo consigo

simplemente,

como si tal cosa,

y dejar al porvenir

sobrevenir 

como un viento autónomo

Una moderada ventolera

que manda

su velocidad

sin ánimo de matar,

o de incomodar los toldos

del chalet.

Viento eterno

de modestos

aspavientos.

Propicios

para abandonarse

al hilo

de su  rutas

y sólo por el gusto

de vivir su circulación.

Dejarse conducir

Con su sentido 

para contemplar

cualquier otra cosa

todavía no conocida.

Aunque, sin embargo,

tampoco

quedaría garantizado

que su itinerario ventoso

y tradicional

nos amenizara tanto 

como para justificar

nuestra ególatra

perduración.

La vida corriente,

la corriente del tiempo 

manso

a despecho

de la frivolidad

podría cortar

los anhelos

de la imaginación.

Inrrumpiría

,acaso, 

con determinación

pero sin ilusión

los proyectos,

(¿los proyectos?)  

y las supuestas

invenciones.

El mundo,

en general,

aparece

lógicamente envejecido

y levanta un cristal

desportillado y opaco

ante el que ya no vale

la reparación.

Fin de las imágenes

diferentes desnudas

o inéditas.

Fin de le expectativa

(¿la expectativa?)

De otras otros colores,

otros pecados,

fin para

el nuevo cuadro azulado,

suspenso del beso adicional,

condena de la ternura,

acabamiento del dolor de cabeza

como insignia de que

las cosas son

como fueron

en el recuerdo

del optalidón o el tepazepán.

Sólo de algo, importante,

debemos gozar

por morir ahora.

Sería terrible

,en numerosos aspectos,

repetir experiencias

ya vividas

repeticiones

que hagan sentir

a la vida

sin escandaloso erotismo

y revelarse

como un producto de segunda mano,

mano grasa y manchada

de la edición anterior.

En el amor, en el trabajo

en la familia, la muerte vertical

alza una barrera 

ante lo ya visto

en una función anterior.

Nos libra así

de la  película 

de reestreno.

Vasectomizado remedo

de la vigorosa ficción.  

[Publicado el 28/11/2016 a las 10:15]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Poema 29

El pensamiento tiene

Su propio condimento

capital.  

A, menudo, se autoabastece

sin tino

y escoge

desperdicios para la cena.

Otras se atusa el cabello,

desmesuradamente,

creyéndose ante

el espejo un galán.

Botín promovido

por secuencias de

éxito

y de máxima sensualidad.

Entre su libertad

aparente,

el pensamiento

respira.

Viaja

con  una facilidad

mayor que todo un bosque

de ideas

o incluso, más deprisa

que una cupletista

eléctrica.

Olvida, no obstante,  

con frecuencia

los campos

para provisionar salud.

Pernocta desconcertado

sobre  la verdad sustancial

o su la falacia.

Gana nodularmente

su pienso 

pero, al cabo

con su indómita receta

nos lleva hasta el barranco.

Su vértigo y el nuestro,

en este lugar,

viene a ser 

la estampa

de un borde

 o acantilado canalla.

Un proceder

de zapatos fucsia y

sombras de macramé.

[Publicado el 25/11/2016 a las 10:15]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Poema 28

Láminas celadas,

Y una flora esmerilada,

en la investigación,

componían el espectro

de la muerte opaca o transparente.

Nada trágico si

se circunscribía,

exactamente,

a un lenguaje de imágenes

pintadas

Visiones silentes que interaccionaban

entre sí

y cuyo conjunto

promovía un supuesto,

calendoscopio,

tan extraño pero cándido,

diálogo

de filamentos y gasas malignas.

No era autorizado  entender

al enfermo

su difícil transcripción

sino que un formado especialista

dominaba el excluyente

lenguaje de la consigna.

Un especialista que,

ajeno al tibio lenguaje humano,

hallaba la muerte

fatal

allí

donde sólo se veía 

unas sombras

difusas y my frías

abriendo el espacio

a una autónoma melodía

de las tinieblas y la luz 

demediada

A la verdad cifrada

en la muerte

tan precisa  o inexcusable

como la sinrazón. 

[Publicado el 24/11/2016 a las 10:15]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Poema 27

Láminas celadas,

y una flora esmerilada,

componían el espectro

de la muerte opaca, sombreada o transparente.

Nada trágico si

se circunscribía,

en rigor, 

a un lenguaje de imágenes

abocetadas.

Visiones silentes

que interaccionaban

entre sí como hermanas

difuntas

y cuyo conjunto

promovía un cierto

caleidoscopio,

tan extraño y cándido,

como un diálogo

de filamentos y gasas

vivas o extintas.

No era autorizado  entender

al enfermo

su transcripción

sino que un formado especialista

dominaba

el secreto lenguaje

de la consigna radiológica.

Un especialista que,

ajeno al idioma humano,

hallaba la muerte silente 

o fatal

allí

donde sólo se mostraban 

sombras eminentes,

difusas y frías,

contaminando el espacio

de una autónoma melodía.

Melodía de las tinieblas,

el silencio  y la luz. 

Demediada la voz

por la verdad cifrada

a través de la muerte

tan inexcusable

como la desconsolada

sinrazón. 

[Publicado el 23/11/2016 a las 12:15]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Foto autor

Biografía

Nació en Elche en 1942. Escritor y periodista, se doctoró en Ciencias Sociales por la Universidad de la Sorbona y es miembro de la Fundación Nieman de la Universidad de Harvard. Escribe regularmente en el El País, diario en el que ha ocupado los puestos de jefe de Opinión y jefe de Cultura. Entre sus libros se encuentran: Noviazgo y matrimonio en la burguesía española, El fútbol, mitos, ritos y símbolos, El éxito y el fracaso, Nuevos amores, nuevas familias, China superstar, Emociones y Señoras y señores (Premio Espasa de Ensayo). En Anagrama, donde se editó en 1971 su primer libro, Si Usted no hace regalos le asesinarán, se han publicado también los volúmenes de cuentos Héroes y vecinos y Cuentos de matrimonios y los ensayos Días sin fumar (finalista del premio Anagrama de Ensayo 1988) y El planeta americano, con el que obtuvo el Premio Anagrama de Ensayo en 1996. Además ha publicado El estilo del mundo. La vida en el capitalismo de ficción (Anagrama, 2003), Yo y tú, objetos de lujo (Debate, 2005), No Ficción (Anagrama, 2008), Passé Composé (Alfaguara, 2008), El capitalismo funeral (Anagrama, 2009) y Apocalipsis Now (Península, 2009). Sus libros más reciente son Enseres domésticos (Anagrama, 2014) y Apocalipsis Now (Península, 2012).

 

 

 

OBRA PICTÓRICA/ WEB OFICIAL

 

Bibliografía

Enseres domésticos (2014). Anagrama. 

Apolcalipsis Now (2012), Península.

El capitalismo funeral (2009), Anagrama.

Passé Composé (2008), Alfaguara.

No Ficción (2008). Editorial Anagrama 

Yo y tú, objetos de lujo (2005). Editorial Debate

La ciudad inquieta: el urbanismo contemporáneo entre la realidad y el deseo (2005). Fundación Central Hispano

Noviazgo y matrimonio en la sociedad española: 1974-2004 (2004). (Coautor con Alejandra Ferrándiz). Taurus Ediciones

Alberto Schommer, el poeta de la visión (2003). La Fábrica

El estilo del mundo: la vida en el capitalismo de ficción (2003). Editorial Anagrama

Guillermo Vázquez Consuegra: obras y proyectos, 1996-2001 (2001). (Coautor con García-Solera Vera, Javier). Colegio Oficial. Arquitectos Comunidad Valenciana

Cuentos de matrimonios (2000). Editorial Anagrama

Señoras y señores (1998). Espasa-Calpe

El planeta americano (1997). Círculo de Lectores

Nuevos amores, nuevas familias (1992). Tusquets Editores

El éxito y el fracaso (1991). Ediciones Temas de Hoy

Poleo menta (1990). Instituto Alicantino de Cultura Juan Gil-Albert

Días sin fumar (1989). Editorial Anagrama

Héroes y vecinos (1989). Editorial Anagrama

Sentimientos de la vida cotidiana (1984). Ediciones Libertarias

El fútbol, mitos, ritos y símbolos (1981). Alianza Editorial

Las solteronas (1978). Editorial Dopesa

Si Vd. no hace regalos le asesinarán (1972). Editorial Anagrama

La Ausencia (2011). Editorial Esfera de los libros

La hoguera (2012).  Editorial Temas de Hoy. Premio de Hoy 2012.

 

Portada de 'El capitalismo funeral'

 

Enlaces

Entrevista en Canal 2 Andalucía.

 

Reseña en Babelia.

 

Reseña en El País.

 

Reseña en El Cultural de El Mundo.

 

Reseña en El País - País Vasco

 

Entrevista en Periodista Digital

Premios

2012 Premio de Hoy de Ensayo 

2006 Premio Escritor del Año (Grupo Conde Nast)

2006 Grand Prix du Livre des Dirigeants

2002 Premio Julio Camba de Periodismo

1998 Premio Espasa de Ensayo

1997 Premio González Ruano de Periodismo

1996 Premio Anagrama de Ensayo

Vídeos asociados

Audios asociados

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2016 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres