PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

domingo, 22 de enero de 2017

 Blog de Vicente Verdú

Pausa 70

Soy consciente de que los poemas que voy publicando en el blog de El Boomeran(g) están poblados de erratas, inconcordancias y faltas de puntuación. Pero este es el poema que nace crudo e inmediato, sin aquellos atildamientos que parecerían pretender su perfección. Esto lo dejo para un libro más lento, de papel.

[Publicado el 20/1/2017 a las 10:00]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Poema 69

Lo fehaciente

de la sangre

es que,

en apariencia,

circula

sin impulso externo

o motor subyugador.

No será así

pero discurre

al modo

de un fenómeno

ecológico,

un gesto de la naturaleza

que impulsa 

los vientos o los afluentes,

los ríos o las brisas

del mar.

Una concesión, en suma,

al destino inscrito

naturalmente 

en su seno

que  impusiera

como don

una pulsión

sin resistencia.

Una decisión

sin desobedecer a nada.  

Sin nadie

ni nada

la sangre circula

por las venas

como una suave

bendición

o una perversa

maldición.

Ambas iguales

en su ensimismada

naturalidad.

Naturalidad ensimismada

en su misión

por visitar,

el circuito

del cuerpo completo.

Dispuesta

ancilarmente

a cumplir con

su repetida

misión colorada.

Limpia o infecta

tan acrítica sobre su estado

que no juzga

no propone

Fluidez ensimismada

que en su velocidad

que sigue

el orden gradual

de una legislación clínica.

Que sana o delata

su vicio.

Que detecta

la salud

o la extinción.

[Publicado el 19/1/2017 a las 11:00]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Poema 68

Sin perder el tino

pero menos 

la libertad compuse

una serie

de cuadros tan

vistosos

como delicados

Cuadros acristalados.

y tan transparentes que iluminaban

la sala entera

y tan evidentes que no era necesario

enderezar la vista

ni corregir el dilema

para obtener 

su emoción.

La emoción característica

que conlleva

la estética

cuando

su exacto grado de poder

aumenta su mutismo.

Es decir,

el habla elocuente y tonante

que no se escucha

afuera.

Ningún residuo,

precisamente,

porque el impacto 

alcanzó

la masa crítica

del gusto.

Gusto o masa

veleidosa

que habitualmente

no abdica en  sonido alguno.

Y solo el escucha

acaso

el patinaje del placer.

Intransmisible.

Transparente

como aquella sucesión de lienzos

compuestos con

tanto amor

como buen humor.

Con tanto empeño como

La luminaria

de la abstracción.

Inauguró, en fin, la galería

en la capital

y los visitantes

empezaron a acudir.

Unos veinte diarios

que no dejaban

en completo silencio

el ordinario vacío

de ese espacio,

casi funeral.

Entraron, salieron,

comentaron en voz baja

y se adentraron después en la calle

adornada

por el dulce frío

de la Navidad

Y, poco a poco,

fue borrándose

la huella de las pinturas.

Deambulaban ya alejados

,de semáforo en semáforo,

para ingresar

en la rutina

sin estética

ni asombrada locución.

Regresaron a casa

y todo se hallaba en

su posición.

Nada había turbado

la ausencia

y el cuadro

había desaparecido

con ella.

Relegado, obsoleto.

anulado en

el columpio

de la respiración.

[Publicado el 18/1/2017 a las 11:00]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Poema 67

De un ojo lírico,

siempre lagrimando,

partía una conjugación

de la lástima y

el abandono.

No era sino un filamento

tan delgado

que sólo

al trasluz era visible su longitud.

Pero en torno a ese lábil eje

del lamento,

en el aire de su circunscripción,

se le advertía

ensimismado. 

Ensimismado en un aliento

que pedía ser entendido.

Ser compadecido

y, mejor, amado.

Todo parecía un símbolo

esclarecido

desde una circunstancia

delegada,

pero ese momento

no propiciaba

sino una interpretación

muy nimia.

Muy apropiada

a lo  que sucedía.

En su interior.

En el interior de

ese ojo lírico

que como una insignia

pretendía humildemente

erigirse

en una joya 

o filamento de plata y platino.

Una idea en sí

que goteaba sin cesar .

Y, sin embargo,

no pudimos saberla

en sus comienzos

ácidos

como la extrema

crueldad de un ácido

tan hermoso

como criminal. 

[Publicado el 17/1/2017 a las 11:00]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Poema 66

Des journés entiéeres dans les arbres.

Este libro de Marguerite Duras

fue siempre

un título antes que una un libro,

un novela menos dura que una narración,

Fue una metáfora que eludía

lo que debajo de los árboles,

en los bancales,

junto a algarrobas

desperdigadas

y suculentas

Constituía un universo sin

estampa cabal.

Las ramas de los árboles

sustituían

el pesar de existir

pegados a la tierra

y sufrir sus escarpaduras.

Penitencias de la ruralidad,

Penitencias que,

años después,

fueran decepciones sin fin.

Nada del otro mundo

simplemente una muerte hurgada

en los surcos cobrizos.

Una lástima

que pesaba demasiado

como un grueso metal.

Jornadas sobre los árboles

Sin trabajo alguno,

Notas de ensoñación

y no pudo expresarse con mayor

precisión.

Lo que yo mismo sentía respecto a mi capacidad

literaria,  fue así.

Velas naturales que no aprovecharan ese

Empuje de las jornadas enteras en los árboles.

Precipitadas 

como frutos lentos

sin estruendo

hasta perder su gloria.

Los árboles iban hacia arriba

Y yo iba paso a paso sobre la tierra

meditando

mi mediocre condición.

[Publicado el 16/1/2017 a las 11:00]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Poema 65

Una esquina de dolor

se posaba

en ángulos

extremos

como astillas

de hielo.

Y una sombra,

paralela al rumor,

acompañaba las blandas

embestidas que se posaban sobre

el costillar,

los fémures,

las muñecas.

El cuerpo

había

adquirido

una inesperada

personalidad

e interpretaba

laudos

y mensajes.

Unos perfectos

símbolos del miedo

se agrupaban

sobre hondonadas

o se extendían

como tules.

Matices de

delimitado

color.

Lamidos de animales

acostumbrados

a tratar con la desdicha.

Un conjunto

opaco

que fue

de muchas maneras

puesto que

Nadie lo había previsto

ni tampoco

deseaba con obscenidad

hacerse ver.

Hacerse ver adicionalmente.

Sólo la adicción es adición.

Y, al prolongarse,

por días y semanas

fue instalando

una plantación

de criaturas

y consignas

a la manera de una tropa

que, por fatalidades,

se habría instalado en

estos recintos.

Mientras el cuello

seccionado

había perdido la voz.

Había ganado su voz.

[Publicado el 13/1/2017 a las 10:15]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Poema 64

Una decidida sensación

de que los huesos

se quebraban

comenzó a establecerse

por diferentes partes

del inestable esqueleto.

Podría parecer una alarma

infundada

pero a cada minuto

se marcaban los dolores

como líneas

de luz.

Trazos que señalaban

una fragilidad

que no había sentido

nunca.

Un temor polvoriento

proveniente

del desgaste 

Mientras

el cuerpo

al que trataba de recurrir

Mostraba

su flaqueza

repetida.

Una combinación de

pérdida

y andamios

inseguros

formaban

la experiencia

orbital

donde

iba a

destruirme

por mis propios

medios.

 

[Publicado el 12/1/2017 a las 10:15]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Poema 63

En oriente,

muy cerca

o muy lejos,

lo mismo nos da

se iza una promontorio

de estaño

que procede

de un seísmo

sin documentación.

Este macizo,

de tan poca

consideración

telúrica,

fulge

según las horas y

los minutos macilentos.

Fulge como

un flanco

acuoso

de la pena,

de la melancolía,

y del tópico dolor.

No duele, sin embargo,

nada importante.

Se alza

como una emanación 

sin roces.

Sólo habitada

por un  forro

de raso amargo

y de desolación.

Parece muy triste

todo esto

pero sólo resulta

efectivamente

plomizo.

No da pie

al llanto

el vahído

o la desconsolación.

Es así,

medio

deforme y deshuesado

medio ayuno

y pulimentado,

como si  tratara

de un lamento ante

el agua del mar.

Del mar o su laringe  

que viene a absorber. 

[Publicado el 11/1/2017 a las 10:15]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Poema 62

Hay una niña, Giselle,

que brilla

como una perla.

No fustiga, no desdice.

Se comporta

como una porción

del cielo

que hubiera

querido llegar 

a nuestra zona por azar.

Como una píldora

de mágica salvación

que calma y cura.

Por encima

de su posible voluntad

excesiva

se halla

la ingente tarea

de redimirnos.

Pero tanpoco la inmuta

o la desordena.

Nos ama sin ruido.

Nos aprecia en silencio y

bastaría que tan sólo uno

de nosotros la tratara

para obtener

de ese encuentro

un azúcar transparente

similar a la verdad.

Que obtuviera

la timidez perfecta

de la bondad.

Una bondad

igual a la belleza de la

contención exacta,

la verdad natural

El amor que

se extiende  sin esfuerzo.

Siendo así,

al cabo,

incomparablemente

superior al estruendo

de la desorganizada

humanidad.

Más aquí.

Y más allá.

[Publicado el 10/1/2017 a las 10:15]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Poema 61

Con diez cañones por banda,

viento en popa a toda vela

no corta el mar, sino vuela

Un velero bergantín.

Un velero por la banda.

Diez cañones con pólvora

o encarnadura.

El mar bravo y arbolado  

se revuelve

en sus nudos de grueso astracán.

Y lanza, sin condiciones,

hacia el filo del delfín.

El pez que se ahuyenta sin penas

Un minuto, un aletazazo,

una rama de cuarzo, de lágrima

o  marfil.

Furia  dulce que

se desliza

entre mi esqueleto

sin norte,

tormenta ni bonanza,

ni heroísmo y sinrazón.

Un barco a toda vela

que ha perdido los mástiles

o al revés.

Un naufragio de huesos

que sucumben  

el tendido de la memoria

enferma.

¿O no hubo nunca

memoria feliz?

Canta el capitán pirata

sonrosado en la popa,

a un lado está Europa

al otro Asia

y allá a su frente Estambul.

Estabulados en lo estambulado.

Ambulando en la eterna insatisfacción.

Huele a estiércol miserable

y a caramelos de menta

maternales.

¿La memoria feliz?

Nunca hubo

con certeza

esa memoria gratuita.

La felicidad apagándose

sin término

como una vela.

La luna en el mar riela

Y alza cansada

olas de plata y azul.

[Publicado el 09/1/2017 a las 10:15]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Foto autor

Biografía

Nació en Elche en 1942. Escritor y periodista, se doctoró en Ciencias Sociales por la Universidad de la Sorbona y es miembro de la Fundación Nieman de la Universidad de Harvard. Escribe regularmente en el El País, diario en el que ha ocupado los puestos de jefe de Opinión y jefe de Cultura. Entre sus libros se encuentran: Noviazgo y matrimonio en la burguesía española, El fútbol, mitos, ritos y símbolos, El éxito y el fracaso, Nuevos amores, nuevas familias, China superstar, Emociones y Señoras y señores (Premio Espasa de Ensayo). En Anagrama, donde se editó en 1971 su primer libro, Si Usted no hace regalos le asesinarán, se han publicado también los volúmenes de cuentos Héroes y vecinos y Cuentos de matrimonios y los ensayos Días sin fumar (finalista del premio Anagrama de Ensayo 1988) y El planeta americano, con el que obtuvo el Premio Anagrama de Ensayo en 1996. Además ha publicado El estilo del mundo. La vida en el capitalismo de ficción (Anagrama, 2003), Yo y tú, objetos de lujo (Debate, 2005), No Ficción (Anagrama, 2008), Passé Composé (Alfaguara, 2008), El capitalismo funeral (Anagrama, 2009) y Apocalipsis Now (Península, 2009). Sus libros más reciente son Enseres domésticos (Anagrama, 2014) y Apocalipsis Now (Península, 2012).

 

 

 

OBRA PICTÓRICA/ WEB OFICIAL

 

Bibliografía

Enseres domésticos (2014). Anagrama. 

Apolcalipsis Now (2012), Península.

El capitalismo funeral (2009), Anagrama.

Passé Composé (2008), Alfaguara.

No Ficción (2008). Editorial Anagrama 

Yo y tú, objetos de lujo (2005). Editorial Debate

La ciudad inquieta: el urbanismo contemporáneo entre la realidad y el deseo (2005). Fundación Central Hispano

Noviazgo y matrimonio en la sociedad española: 1974-2004 (2004). (Coautor con Alejandra Ferrándiz). Taurus Ediciones

Alberto Schommer, el poeta de la visión (2003). La Fábrica

El estilo del mundo: la vida en el capitalismo de ficción (2003). Editorial Anagrama

Guillermo Vázquez Consuegra: obras y proyectos, 1996-2001 (2001). (Coautor con García-Solera Vera, Javier). Colegio Oficial. Arquitectos Comunidad Valenciana

Cuentos de matrimonios (2000). Editorial Anagrama

Señoras y señores (1998). Espasa-Calpe

El planeta americano (1997). Círculo de Lectores

Nuevos amores, nuevas familias (1992). Tusquets Editores

El éxito y el fracaso (1991). Ediciones Temas de Hoy

Poleo menta (1990). Instituto Alicantino de Cultura Juan Gil-Albert

Días sin fumar (1989). Editorial Anagrama

Héroes y vecinos (1989). Editorial Anagrama

Sentimientos de la vida cotidiana (1984). Ediciones Libertarias

El fútbol, mitos, ritos y símbolos (1981). Alianza Editorial

Las solteronas (1978). Editorial Dopesa

Si Vd. no hace regalos le asesinarán (1972). Editorial Anagrama

La Ausencia (2011). Editorial Esfera de los libros

La hoguera (2012).  Editorial Temas de Hoy. Premio de Hoy 2012.

 

Portada de 'El capitalismo funeral'

 

Enlaces

Entrevista en Canal 2 Andalucía.

 

Reseña en Babelia.

 

Reseña en El País.

 

Reseña en El Cultural de El Mundo.

 

Reseña en El País - País Vasco

 

Entrevista en Periodista Digital

Premios

2012 Premio de Hoy de Ensayo 

2006 Premio Escritor del Año (Grupo Conde Nast)

2006 Grand Prix du Livre des Dirigeants

2002 Premio Julio Camba de Periodismo

1998 Premio Espasa de Ensayo

1997 Premio González Ruano de Periodismo

1996 Premio Anagrama de Ensayo

Vídeos asociados

Audios asociados

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2017 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres