PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

martes, 22 de agosto de 2017

 Blog de Vicente Verdú

Poema 173

Locas facciones

del organismo invisible

se presentan al despertar.

Simplemente, silenciosamente

como piezas metálicas

que vienen a encarcelar el ánimo

y, gradualmente,

todo asomo de bienestar

o amor por permanecer.

Son como planchas autónomas,

Capaces por sí mimas,

De su implantación

y del daño involuntario

que, sin embargo

acumulan con su duración.

Atacantes ciegos

sin localización precisa.

Sólo son nombrables

Por sus efectos.

O, mejor, por la sombra cambiante

De sus destinos quimioterápicos,

en inenarrable

congregación.

Ninguna cadena puede pormenorizarlos

Lógicamente.

Siendo sólo sus efectos sombríos

quienes determinan, borrosamente,

la extensión completa

y profundidad del malestar

Efectos que disuaden

al cabo, de su origen.

Desconectada su posible secuencia,

sorda y ciega a la razón

clínica, a la razón de la razón. 

[Publicado el 31/7/2017 a las 09:00]

[Enlace permanente] [2 comentarios]

Compartir:

Poema 172

 

La salud, desde luego,

no es la inteligencia.

Hay gente muy tonta

que a la que no le duele absolutamente nada. 

Ni siquiera le duelen las muelas

o las articulaciones

e ignoran la fiebre.

Todo ello dentro de una beatitud

saludable que parece injusta

o falsamente boba.

Frente a la supuesta lucidez e poetas gravemente enfermos -

que ofrecieron las llaves

de la sombra, la melancolía o la degeneración -

el mundo sanamente transparente.

Sin una sombra en la radiografía,

sin una mancha en el pulmón. 

La enfermedad, en cambio, es un monstruo

de diferentes morfologías

que empeñándose en convivir

apegado a nuestras carnes

termina por hacerse un órgano

más del  ser.

A través de la enfermedad de perciben 

las nocivas bacterias

y el mundo aparece

cuarteado en sus averiadas  piezas.

Ver a través de la enfermedad

equivale a usar una retícula que detecta

el material inseguro de la existencia,

las quiebras  diarias,  sus grietas,

sus barrancos y cárcavas.

Mientras estar sano,

por el contrario,

proporciona a menudo

un mundo enjuagado 

de sus peores amenazas.

¿Qué preferir?

La imposibilidad empírica

de la esta elección

es manifiesta

pero no anula, en su fondo,

la oposición entre el padecimiento

del conocimiento herido

y la condescendencia feliz.

Entre el dolor de un paladar sin sabor,

sembrado de llagas,

y el fragante sabor de los mil alimentos

que al enfermo le roba

el bárbaro imperio de su enfermedad.

[Publicado el 27/7/2017 a las 19:22]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Poema 171

 

La esperanza

es un estado del alma

que contempla

el porvenir como una  balsa

propia y estival

del añil

Mediterráneo occidental.

Los peces no se ven

pero denotan una salud

sin tiempo

niquelada e inmortal.

Las algas no se detectan

En su color ni minuciosamente

pero traslucen

un color seguro

y apaciguado.

La arena tampoco se distingue expresamente

pero se advierten sus reflejos de plata

sobre las olas de vidrio

que coronan la paz general.

Esa esperanza fundamental

es marina,

es decir, no terrestre,

es decir, no abarrancada o infernal.

El panorama evoca una lámina de agua

Interminable, natural,

culminante, cenital.

[Publicado el 25/7/2017 a las 09:00]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Poema 170

Cerdos,

enjambres

pastillas.

Psicodélicas

patatas

blancas.

Agua templada,

peligro de extinción.

Hermanas

permanentes.

Cubiertos

amalgamados.

Descartes

de sabiduría.

La inteligencia

de la fibra.

Ignorancia de la fibra.

Desacato mortal.

[Publicado el 24/7/2017 a las 09:00]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Poema 169

Licores

doncellas

Amantes

percales.

Deshechos

Vertidos.

Amantes

percales.

Textiles.

Hermanas.

Deudas

cavernas.

Esmeros.

Esmeraldas.

[Publicado el 21/7/2017 a las 09:00]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Poema 168

Latinos, corales

Enjutos,

Pertinaces,

ocultos,

benignos,

descolgados,

Morados,

de cera.

Panes ciegos

comidos

por grietas.

Cañadas

hendidas

por animales

anfibios.

Cercas

dolidas

por su pertenencia.

Cálidos modelos

de cuerpos

ocupados

por el desamor.

[Publicado el 20/7/2017 a las 09:00]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Poema 167

Soñé que,

sin haberlo advertido,

estaba cerca de cumplir 47 años.

Ante esa constatación,

vi abrillantarse la vida alrededor

y me reproché, me maldije

por haber estado deprimido

durante los últimos  meses.

Era incompatible esa edad

exultante y hallarse deacaído.

Con esos años 46 y pico

reinando en mi organismo,

desde la cabeza a los pies,

el mundo se redondeaba como una tensa

pelota de goma.

Un balón de reglamento, quizás.

Esos años eran la playa en vacaciones

radiantes,

un proyecto tonificante,

un futuro sin visible final.

Quedé turbado por ese feliz

descubrimiento

tan luminoso como un tesoro

Una realidad que, de ser tan obvia,

me habría pasado desapercibida.

Distraída entre la normalidad

Así que, de paso, sentí que sufría

alguna inapropiada perturbación,

una inculcación pesimista

que no se correspondía con el valor de lo real.

Una degustación, en suma, que no estaba haciendo

debidamente,

de la sustanciosa carne de los cuarenta y tantos años.

Lo saboree, por tanto, unos momentos

dentro del sueño

Y casi sin transición, con el bocado en el paladar

temí haber alterado los números

Del 74 al 47 y un temblor

llegó hasta los labios, el rostro,

el resto de mi figuración.

Nunca había soñado nada parecido.

No era probable que ahora

viniera a desilusionarme  

una dislexia vulgar.

Pero así era.

Mi edad pasó de pronto

De 47 a 74 y con ella

bien marcada

se prolongó el sueño hasta despertar.

¡De modo que habría de cargar con 74 años cuando

mmentos antes hacía una fiesta con 47.

La bicicleta, la natación, el footing, las chicas, los libros,

los ambiciosos proyectos,

la tensión de los bíceps,

el color del pelo y del pecho,

el sabor frutal con que obtenía los besos.

La gratuidad de los placeres,

la delectación de la plenitud.

O la dorada madurez de la piel en los estíos,

el vigor de la escritura profesional.

¿Qué me quedaba al fin de todo esto

si tenía ya  74 años?

Restos de todo ello,

cabos de la plenitud,

recortadas  parcelas.

Apenas una colilla de la vida para fumar

por estos pulmones que ahora

solicitan  como gran slam

salir ganadores en un TAC.

 

[Publicado el 19/7/2017 a las 09:00]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Poema 166

De lugares muy distantes,

de los espacios azules

donde se concebían los auspicios,

llegaron cartas

de variable naturaleza.

Unos días nos notificaban

la  transparencia del TAC

y otros se enviscaban

entre filamentos turbios

que hacían presentir

el inicio de una descomposición.

Gradual y  fatal.

Con unos y otros mensajes formábamos

un brillante mazo de naipes y

cada  tarde,

al caer el día,

junto a la lenta muerte de la luz,

extendíamos sus diagnósticos 

sobre la mesa de la cocina,

con un vaso de agua alrededor.

Esa agua contenida

era como la llama de una vela

Y, de hecho,

al repasar cada noticia

buena o mala

sobre la superficie de madera

se veía al líquido

estremecerse o vibrar

a la manera de un lago

sensible a la idea radical

de la muerte o de la navegación.

[Publicado el 18/7/2017 a las 09:00]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Poema 165

Perder la estimación por alguien

es un desprendimiento, un alivio,

una pérdida acaso sin previsión.

Sin embargo,

día a día,

al estilo de las células

que mueren envejecidas

sobre nuestra piel

nos descamamos de amistades

y conocidos.

Nos vamos desnudando de relación

y protección sentimental.

Nos convertimos así

gradualmente

en sujetos puros

y prestos 

para que no yerre

el tiro ejecutor.

[Publicado el 17/7/2017 a las 09:00]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Poema 164

Ni siquiera "muerte"

es tan apropiada como "fallecimiento".

La muerte quita la vida

pero el fallecimiento

es la representación del fallo fatal.

Morimos habiendo fallado el organismo

Pero ¿quién no piensa que también todo lo demás?

[Publicado el 14/7/2017 a las 16:32]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Foto autor

Biografía

Nació en Elche en 1942. Escritor y periodista, se doctoró en Ciencias Sociales por la Universidad de la Sorbona y es miembro de la Fundación Nieman de la Universidad de Harvard. Escribe regularmente en el El País, diario en el que ha ocupado los puestos de jefe de Opinión y jefe de Cultura. Entre sus libros se encuentran: Noviazgo y matrimonio en la burguesía española, El fútbol, mitos, ritos y símbolos, El éxito y el fracaso, Nuevos amores, nuevas familias, China superstar, Emociones y Señoras y señores (Premio Espasa de Ensayo). En Anagrama, donde se editó en 1971 su primer libro, Si Usted no hace regalos le asesinarán, se han publicado también los volúmenes de cuentos Héroes y vecinos y Cuentos de matrimonios y los ensayos Días sin fumar (finalista del premio Anagrama de Ensayo 1988) y El planeta americano, con el que obtuvo el Premio Anagrama de Ensayo en 1996. Además ha publicado El estilo del mundo. La vida en el capitalismo de ficción (Anagrama, 2003), Yo y tú, objetos de lujo (Debate, 2005), No Ficción (Anagrama, 2008), Passé Composé (Alfaguara, 2008), El capitalismo funeral (Anagrama, 2009) y Apocalipsis Now (Península, 2009). Sus libros más reciente son Enseres domésticos (Anagrama, 2014) y Apocalipsis Now (Península, 2012).

 

 

 

OBRA PICTÓRICA/ WEB OFICIAL

 

Bibliografía

Enseres domésticos (2014). Anagrama. 

Apolcalipsis Now (2012), Península.

El capitalismo funeral (2009), Anagrama.

Passé Composé (2008), Alfaguara.

No Ficción (2008). Editorial Anagrama 

Yo y tú, objetos de lujo (2005). Editorial Debate

La ciudad inquieta: el urbanismo contemporáneo entre la realidad y el deseo (2005). Fundación Central Hispano

Noviazgo y matrimonio en la sociedad española: 1974-2004 (2004). (Coautor con Alejandra Ferrándiz). Taurus Ediciones

Alberto Schommer, el poeta de la visión (2003). La Fábrica

El estilo del mundo: la vida en el capitalismo de ficción (2003). Editorial Anagrama

Guillermo Vázquez Consuegra: obras y proyectos, 1996-2001 (2001). (Coautor con García-Solera Vera, Javier). Colegio Oficial. Arquitectos Comunidad Valenciana

Cuentos de matrimonios (2000). Editorial Anagrama

Señoras y señores (1998). Espasa-Calpe

El planeta americano (1997). Círculo de Lectores

Nuevos amores, nuevas familias (1992). Tusquets Editores

El éxito y el fracaso (1991). Ediciones Temas de Hoy

Poleo menta (1990). Instituto Alicantino de Cultura Juan Gil-Albert

Días sin fumar (1989). Editorial Anagrama

Héroes y vecinos (1989). Editorial Anagrama

Sentimientos de la vida cotidiana (1984). Ediciones Libertarias

El fútbol, mitos, ritos y símbolos (1981). Alianza Editorial

Las solteronas (1978). Editorial Dopesa

Si Vd. no hace regalos le asesinarán (1972). Editorial Anagrama

La Ausencia (2011). Editorial Esfera de los libros

La hoguera (2012).  Editorial Temas de Hoy. Premio de Hoy 2012.

 

Portada de 'El capitalismo funeral'

 

Enlaces

Entrevista en Canal 2 Andalucía.

 

Reseña en Babelia.

 

Reseña en El País.

 

Reseña en El Cultural de El Mundo.

 

Reseña en El País - País Vasco

 

Entrevista en Periodista Digital

Premios

2012 Premio de Hoy de Ensayo 

2006 Premio Escritor del Año (Grupo Conde Nast)

2006 Grand Prix du Livre des Dirigeants

2002 Premio Julio Camba de Periodismo

1998 Premio Espasa de Ensayo

1997 Premio González Ruano de Periodismo

1996 Premio Anagrama de Ensayo

Vídeos asociados

Audios asociados

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2017 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres