PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar
Converses formentor

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

viernes, 26 de agosto de 2016

 Blog de Vicente Verdú

Verano

El verano es un barranco al que abocamos todos. Se trata de una escabrosa hondonada repleta de luz y calor. Podría tratarse de una sucursal del infierno imaginado,  pero, al contrario, se toma como una producción del cielo:  vacaciones pagadas.

Cuando el Frente Popular Francés logró este beneficio para los obreros, las vacaciones tomaron la forma de un gran bocadillo gratuito o el principio representativo de una piedad que podría llegar, con el tiempo, a lubricar el sistema.

Apoderarse de las vacaciones, tener vacaciones como un bien natural, hizo sentir a la clase proletaria que la opresión no era ya cadena perpetua y que el jefe, con achaques o mejor humor, levantaba por una semanas su pezuña del nuestro cogote.

De ese tiempo proceden todas las celebraciones estivales y un espontáneo buen humor. La celebración del verano es por sí mismo una fiesta . Una llamarada luminosa y caliente a la que nos entregamos con una  alegría singular. Agosto o julio no dejan de ser meses, fabricados como los demás, pero se siente la impresión de que las máquinas que producen la cotidianidad en serie se han estropeado y la dirección productiva debe suspenderse. Nos dan un mes, mientras repara la supuesta avería. Un mes o un menú, un rancho de domingo, para que durante 30 días nos creamos mimados y hasta circunstancialmente liberados. Otra cosa es el hacinamiento que en carreteras y playas se hay de sufrir. Pero ¿qué otra cosa habríamos imaginado que sería concretamente el progreso?

[Publicado el 27/7/2016 a las 11:00]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Calderilla

La diferencia entre lo que parece grande y lo que parece pequeño en el mundo mercantil, se desdice vitalmente mediante la evidencia de que lo grande se expresa en un basto papel moneda y lo menudo (la moneda) es aquello que en la mano luce y comunica lucidez.

La felicidad, personal viene a ser, en este caso, como la metáfora de un collar propio cuyas cuentas nos bendicen como abalorios de oro. Instantes de una felicidad en accesible calderilla, esperando ser manoseada para agradar.

[Publicado el 21/7/2016 a las 10:45]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

La lealtad

En un tiempo, pongamos cincuenta años, había personas a las que llamábamos "de total confianza". No sólo habían logrado que no dudáramos de su absoluta lealtad sino que esa misma lealtad las constituía. Nos íbamos de casa, les dejábamos las llaves, los cajones abiertos, el recado para alguien, el gobierno de nuestros perros o gatos, la guarda de nuestros menesteres e incluso de nuestros hijos y partíamos totalmente tranquilos. Ellas actuaban como una réplica fiel de nuestros deseos y necesidades. Se comportaban, pues, con una lealtad de plata. No por mera sumisión sino por un amor servicial muy digno. Nunca traicionaban. Antes de hacer algo así, se habrían prendido fuego.

[Publicado el 20/7/2016 a las 10:00]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

La vida y el canto

Cuántos más amigos se tengan y más amigos de amigos se incorporen, la red gana en felicidad y riqueza. La vida es esta malla, al menos. Un lío que gana circulación sanguínea para enardecerse, sofocarse o procurar transfusiones. O recibirlas. Un enjambre que aúlla en la soledad y canta cuando se forma un colorado coro.

[Publicado el 18/7/2016 a las 10:00]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Niza y nacimiento

El terrorismo ha convertido la realidad en su revés, la tierra en pólvora, la confianza en explosivo, las vacaciones en barrancos, la serenidad en temor, la comunidad en una bomba de racimo.

[Publicado el 15/7/2016 a las 11:02]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

¿Universidad?

Pocas veces ha sido mi tema la piedad. Pero trato de mostrar piedad ahora por todo el mundo universitario de buena voluntad, profesores y alumnos que se encuentran en esa bendita institución y cuyo universo va cayendo en pedazos, algunos mefíticos. Mi memoria  de la Universidad de los años sesenta (aún bajo el franquismo) es tan gloriosa y la de mi padre, tan excelente, que cualquiera se sentiría tan humillado, defraudado y atormentado hoy por  el nivel, la categoría, la mediocridad y el desaliento de quienes hoy componen esa organización. Siempre hay excepciones, por supuesto, pero el tufo que desprende su generalidad es igual a ingresar en una atmósfera entre podrida y miserable. Insalubre, desalentadora, ignorante, canalla. Así es como ahora veo, junto a muchos otros, a la Institución que veneramos y en la que estimamos  tantos de sus directores.

 Gentes responsables a las que con tanta veneración admiré y con tanta ilusión correspondida obtuve de sus conocimientos y de su ejemplaridad.  ¿Adiós a todo esto? No lo padezco directamente pero sus efluvios me llegan como un tósigo que jamás podría llegar a imaginar y mucho menos  temer.   

[Publicado el 15/7/2016 a las 09:30]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

La noche y el cerebro

Me dice un neurólogo que nunca se debe ir a la cama con un pensamiento negativo porque el cerebro jugará, se engolosinará y nos llenará la cabeza de otros males. Un pensamiento positivo, por el contrario, da al cerebro una cucharada de mermelada de tomate y dulces de manzana.

[Publicado el 14/7/2016 a las 16:40]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Enfermedad de época

Mis amigos y amigas, psicólogos y psicoanalistas me dicen que este caos global y nacional, está afectando notablemente a sus pacientes. No se es absoluto protagonista, para bien o para mal, de la vida personal y familiar sino que el entorno crea un paisaje donde se halla cada cual albergado o desechado. Un mundo económico, político y social cuyo desajuste se proyecta sobre el ánimo y la intimidad de las personas. Sería necio pensar en lo contrario, pero ahora la confusión que incide en la vida personal y doméstica se aspira como un aire tóxico. Una suerte de veneno para la felicidad y la confianza. Ojalá se trate de una transición hacia el amanecer de otra época. En eso creo.

[Publicado el 29/6/2016 a las 12:36]

[Enlace permanente] [1 comentario]

Compartir:

El principio del día

Los principios de cada día no son verdaderamente comienzos si arrastran pesados recuerdos del día interior. Para inaugurar una jornada se necesita que la jornada se presente ligera, autónoma y decidida. Decidida a ser autónoma y decidida a ofrecernos aquello que no experimentamos en el tiempo inmediatamente anterior.

No hay muchos días de esta clase. Son de excelente calidad y valen incalculablemente mucho porque desde el primer peldaño hace  creer y sentir que ni hemos perdido nada en el pretérito ni nos hemos atado a compromisos molestos para el siguiente porvenir Son días en suma muy circunvalados, muy suyos. Y si los consideramos nuestros no es tanto porque los podemos explicar nacidos de nuestras acciones como porque se comportan como visitas de un cielo selectivo que entrega, de vez en cuando, sus dulces tajadas de azar.

[Publicado el 09/6/2016 a las 11:43]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Dulces y piedras

A estas alturas de la vida, cuando ya he cumplido los 70 años, tengo tan repetidas experiencias de tiempos felices y rachas desdichadas que me atrevo a dar ánimo a los desafortunados y proporcionar recelo a los que ahora disfrutan. Nunca se ve más claro que la trayectoria tiene sus más y sus menos cuando se obtiene un compendio global en cuyo fardo la existencia y sus avatares nunca responde a una línea recta. La línea recta fue el camino que los tutores católicos nos dibujaban espiritualmente para alcanzar los frutos del cielo. Y, sin embargo, ni siquiera al cielo se accede por un camino libre de tortuosidades y suelos escabrosos. Aceptar vivir como un factor inestable, para bien o para mal, debe hacer sentir que, en esta aventura, hay que paladear los dulces pero también, un momento después, tragarse piedras e incluso sangrar. Quizás para sanar.

[Publicado el 07/6/2016 a las 11:47]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Foto autor

Biografía

Nació en Elche en 1942. Escritor y periodista, se doctoró en Ciencias Sociales por la Universidad de la Sorbona y es miembro de la Fundación Nieman de la Universidad de Harvard. Escribe regularmente en el El País, diario en el que ha ocupado los puestos de jefe de Opinión y jefe de Cultura. Entre sus libros se encuentran: Noviazgo y matrimonio en la burguesía española, El fútbol, mitos, ritos y símbolos, El éxito y el fracaso, Nuevos amores, nuevas familias, China superstar, Emociones y Señoras y señores (Premio Espasa de Ensayo). En Anagrama, donde se editó en 1971 su primer libro, Si Usted no hace regalos le asesinarán, se han publicado también los volúmenes de cuentos Héroes y vecinos y Cuentos de matrimonios y los ensayos Días sin fumar (finalista del premio Anagrama de Ensayo 1988) y El planeta americano, con el que obtuvo el Premio Anagrama de Ensayo en 1996. Además ha publicado El estilo del mundo. La vida en el capitalismo de ficción (Anagrama, 2003), Yo y tú, objetos de lujo (Debate, 2005), No Ficción (Anagrama, 2008), Passé Composé (Alfaguara, 2008), El capitalismo funeral (Anagrama, 2009) y Apocalipsis Now (Península, 2009). Sus libros más reciente son Enseres domésticos (Anagrama, 2014) y Apocalipsis Now (Península, 2012).

 

 

 

OBRA PICTÓRICA/ WEB OFICIAL

 

Bibliografía

Enseres domésticos (2014). Anagrama. 

Apolcalipsis Now (2012), Península.

El capitalismo funeral (2009), Anagrama.

Passé Composé (2008), Alfaguara.

No Ficción (2008). Editorial Anagrama 

Yo y tú, objetos de lujo (2005). Editorial Debate

La ciudad inquieta: el urbanismo contemporáneo entre la realidad y el deseo (2005). Fundación Central Hispano

Noviazgo y matrimonio en la sociedad española: 1974-2004 (2004). (Coautor con Alejandra Ferrándiz). Taurus Ediciones

Alberto Schommer, el poeta de la visión (2003). La Fábrica

El estilo del mundo: la vida en el capitalismo de ficción (2003). Editorial Anagrama

Guillermo Vázquez Consuegra: obras y proyectos, 1996-2001 (2001). (Coautor con García-Solera Vera, Javier). Colegio Oficial. Arquitectos Comunidad Valenciana

Cuentos de matrimonios (2000). Editorial Anagrama

Señoras y señores (1998). Espasa-Calpe

El planeta americano (1997). Círculo de Lectores

Nuevos amores, nuevas familias (1992). Tusquets Editores

El éxito y el fracaso (1991). Ediciones Temas de Hoy

Poleo menta (1990). Instituto Alicantino de Cultura Juan Gil-Albert

Días sin fumar (1989). Editorial Anagrama

Héroes y vecinos (1989). Editorial Anagrama

Sentimientos de la vida cotidiana (1984). Ediciones Libertarias

El fútbol, mitos, ritos y símbolos (1981). Alianza Editorial

Las solteronas (1978). Editorial Dopesa

Si Vd. no hace regalos le asesinarán (1972). Editorial Anagrama

La Ausencia (2011). Editorial Esfera de los libros

La hoguera (2012).  Editorial Temas de Hoy. Premio de Hoy 2012.

 

Portada de 'El capitalismo funeral'

 

Enlaces

Entrevista en Canal 2 Andalucía.

 

Reseña en Babelia.

 

Reseña en El País.

 

Reseña en El Cultural de El Mundo.

 

Reseña en El País - País Vasco

 

Entrevista en Periodista Digital

Premios

2012 Premio de Hoy de Ensayo 

2006 Premio Escritor del Año (Grupo Conde Nast)

2006 Grand Prix du Livre des Dirigeants

2002 Premio Julio Camba de Periodismo

1998 Premio Espasa de Ensayo

1997 Premio González Ruano de Periodismo

1996 Premio Anagrama de Ensayo

Vídeos asociados

Audios asociados

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2016 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres