PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

miércoles, 22 de febrero de 2017

 Blog de Vicente Verdú

Poema 91

Relámpagos de murciélagos,

manchas celestiales.

Grandes campanas de muerte.

Y una circunferencia rosa

ribeteada de angustia

en el cenagal.

Hermanas,

sumidas en hábitos,

descendiendo

como una sucia cascada

a pies de la gran marea.

Mantas, camiones embarrados

sacos cargados de pan.

Medicamentos, ahogados,

hectáreas de  naranjos

podridos.

Ahogados por el agua

de la inundación.

Cuerpos desnudos

o despedazados.

Hinchados los ojos.

Ahítos los labios

y  azulado el corazón.

Ruedas de caucho,

oraciones

sin respuesta alguna.

Una lluvia caudalosa

con biseles de burdel.

Invasión de espléndida

cólera sin color.

El pesar de los olivos,

las higueras,

los granados,

los naranjos.

Las cabezas del vergel.  

No había fuga

ni  alimento.

Ascendieron los desperdicios

y la tremenda basura

fue el balance

de esta enlutada riqueza   

del estercolero.

Del negro a la realidad.

De la veneración a la chimenea

infame

o el  conducto

por donde

subían plegarias o pavesas,

ansiando restituir

un brillo claudicante

al filo deslucido

del pulmón.

 

 

 

 

 

 

[Publicado el 21/2/2017 a las 09:30]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Poema 90

El rojo perfecto,

la temperatura de Dios,

la faz del pecho.

El don de la culpa,

La vela y el yodo.

El viento. El viento.

Un amor tan débil

como un pobre imán.

El reino del mal

la dulce miseria de Dios.

El silbido. La viga. El cerco.

Las manos sin piel.

El tronar y llorar.

La alhaja de sus ojos. 

Su cristal violeta.

Los niños hirviendo.

La cal. El cobre. El heno.

Ciervos galopando   

en el salón.

Rencores. Tormentas.

Amor ciego.

Gotas de sangre.

Gotas con sangre.

Gotas.

Veneno letal.

Gotas de veneno.

Gotas de verano.

Afectos sin efectivo,

efectos especiales.

El dinero candente,

el hombre doliente.

Ella sobre el pedestal.

¿Palabras? Rumores.

Un libro que se mece,

una ilusión combada.

Espejos engastados   

en la humana comunión.

La comunión humana.

El clamor de las heridas.

La salacidad, la leche amarilla. 

El mundo colorado.

El mundo es el dolor.

[Publicado el 20/2/2017 a las 09:30]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Poema 89

Pájaros de azufre,

caimanes de níquel,

dolores de seda,

cantos de serpiente,

pieles cocidas,

azucenas negras,

baldías amapolas

de percal,

cercos de menta,

claros de luna,

visitas al doctor,

nacimientos impuros,

verdes cromados,

minutos de plomo,

la ira, 

el manto inestable de la virgen,

los opiáceos,

los vahídos del volcán.

El ondular de las rosas

la calle exenta.

Su obelisco.

Los truenos insonoros

las fiestas hundidas,

miércoles de cera,

columpios de azafrán,

irremediables ramas,

suelos boquiabiertos.

Extremos de una trenza

amarilla y negra.

Milímetros de aliento,

citas perfumadas,

meriendas en el monte

corceles  por el mar,

mendigos rapaces,

sacerdotes moribundos.

Gracias y gracias.

Fuegos, golondrinas, 

mieles resecas,

labios de rubí, 

estelas feneciendo,

caminos de esparto. 

No hay principio,

No hay sentido.

No hay destino.

El destino se escora

y desaparece

El principio es soledad.

 

 

[Publicado el 17/2/2017 a las 09:30]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Poema 88

De carácter

mohíno,

aceptaba

cualquier recriminación.

Le dolía la censura.

pero la absorbía

su espíritu

que no aspiraba

ni poseía concreción.

Se exponía,

con triste abandono,

a la adversidad

natural

y era como   

una almohada

que dormía

en sí misma

forrada de diluida

amargura.

Un apoyo

continuamente

blando

que cedía 

ante la menor

presión.

No parecía

por todo ello

expuesta a morir

violentamente

sino a permanecer

en una tibia

enfermedad

sin variaciones.  

Cierto mal neumático

donde habitaba

un pulmón azul

y otro de algodón

sin costuras.

Una humildad

que se concatenaba

a una vida

sin manifiesta finalidad.

Así la zaheríamos

sin verla derramar

una gota

de sangre

roja

sino transparente y

pautada.

Como una lágrima

del silencio

regular que la cubría

como un fanal

afligido

apegado a sí.  

 

[Publicado el 16/2/2017 a las 10:42]

[Enlace permanente] [1 comentario]

Compartir:

Poema 87

Grandes abrazos,

como herramientas

seguras,

colgaban de los

cielos vanamente.

Sin un cuerpo

dónde aferrar

su vocación de amor.

Todos los seres

habían transformado

su corporeidad   

en transparencia,

su apariencia

en aire

y en simulacro

el efecto

de su corazón.

Una sangre

,sin embargo

seguía circulando

como una cinta

de satén.

Y esa sangre fue

el principio,

colorado y simbólico,

de una resurrección.

O, también

 el vestigio,

flotante todavía,

de una existencia

en extinción.

En extinción

pero aún no exangüe.

La sangre ondeaba

en volutas

y banderolas

que hacían  

presagiar,

con sus trazos,

un  nuevo boceto humano.

Un conjunto de algunos,

primero

y una muchedumbre empapada

de sangre, después.

El abrazo no hallaba

ahora mismo  

un bulto amoroso.

Pero pronosticaba

el futuro de una

multitud

acercándose entre sí

para aglomerarse

en un solo ramo

desinfectado

de rencor.

[Publicado el 15/2/2017 a las 09:45]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Poema 86

Creemos

que somos

nosotros

quienes exclusivamente

miramos al objeto.

Pero el objeto también mira

Nos mira,

nos seduce,

mediante

el exclusivo valor

de su mirada

insobornable.

Libre y autónoma

que sabe bien

a través

de el foco

que le dirigimos

la calidad y contenido

de nuestro deseo.

Interpreta así

el mapa de nuestra

cercana ansiedad

y cómo 

siendo ella

la presa codiciada

nuestra ambición

hierve.

Mirada del objeto,

 mirada objetiva,

e incandescente

que investiga

el grado

de nuestra azuzante

observación

Y si en ella existe odio,

necesidad o erotismo.

El apego

Proviene de este

grueso surtido subjetivo

plasmado

en el efecto

hacia el objeto.

Mirada de seres humanos.

Vivos y humanos.

Sujetos y objetos a la vez

a la manera de sanos

y enfermos,

hombre y mujer

lleno y vacío,

felicidad y dejación.

Gracias al objeto

en cuyo rango

se halla Dios,

artefacto máximo

de la producción humana,

nos volvemos

seres mortales y vivos.

Así nos distinguimos

de los animales

que al descubrir una cosa

la toman o la descartan

sin amor o dolor.

Sin quedar en su interior

al no alcanzarla

el residuo brillante

de decepción

el serrín del fracaso.

Es así como no somos tan solo bestias.

El objeto hace sujetos.

Crea dolor,

melancolía,

jolgorio.

Por el objeto llegamos

al amor, al odio, 

a la catástrofe

de la bomba

o la felicidad

del pastel. 

 

El helado de turrón. 

[Publicado el 14/2/2017 a las 09:45]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Poema 85

Considerando en frío

Imparcialmente

que el hombre es mamífero y se peina

y se complace además

en su pecho colorado,

yo amé como un segundo yo

muy mejorado

a César Vallejo.

No había parecido alguno

entre los grandes que admiraba.

Y esto fue crucial.

Lo leía sin entender

y, con ello,

lo admiraba más.

No por su abstrusismo

sino por su intrusismo

en el cuenco del placer

intelectual.

La comunicación era tan perfecta

que no podía enunciarse.

Tan extraña como

el éxito del páncreas,

siempre en el umbral

de la muerte cancerosa o

alcohólica o qué más da,

La palabra,

como con Jesucristo

en su sermones ininteligibles,

serpenteaba por un itinerario

orgánico y naturalmente oculto

que hacia sentir

la magia de la comprensión

a otro nivel de la cognitividad.

La misma comprensión

era presión del retumbo fonético

que convertía la conmoción

en conocimiento y la emoción

en traducción.

Perol comprender ¿qué?

puesto que Circe,

no se entendía,

cabía entenderlo casi todo

y a voluntad..

La voz murmuraba

en un interior

inexplorado o

sin  domiciliación.

Era por tanto

imposible hacer

nada correspondiente

a la visita de César Vallejo.,

Su obra era

una realización

tan segura 

tan arrogante como incorregible.

Tan defectuosa como

seductora.

Porque el defecto hace querer.

No olvidar. 

Fuente cargada

de pliegues rudos

y grises excelentes.

Así fue el refugio

para leerle en soledad.

Ni un lugar limpio,

ni una piedra

lavada.

Una pobreza escénica

hacía sentir

la belleza del castigo,

la belleza de la franqueza,

la encantación de  lo pobre,

el filamento del enfermo,

el abdomen de la necesidad.

Pero también,

el mal sin candelabros, 

el amor sin sedas,

la amistad sin nombre,

sana o enferma.

La amistad ósea

para acabar

en paz. 

[Publicado el 13/2/2017 a las 09:30]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Poema 84

Las opacas

noticias que

emite tu seno,

varada su circulación.

El manantial

de cantos

que desprende 

el firmamento gris.

La vanidad

del azúcar

que nos encanece

el pelo y la piel.

La barca

que no emerge

del horizonte azul.

El viento que nos

roza las pupilas

con una línea de dolor.

El silencio blanco

u su osamenta

que presagia

el derribo. 

La vecindad

del fin alto

y perfecto.

El fin que arde

como una cruz

de plata virgen

en el monte

donde fuimos

ilusionados

a acampar,

con un espejo y pan.

[Publicado el 10/2/2017 a las 09:45]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Poema 83

Una y otra vez

errábamos.

¿Cómo caimanes?

¿Cómo judías verdes?

Como ciegas tortugas

se repetía

el mismo proceso

de atardecer y lodo.

Se anunciaba

Enseguida,

muy pronto,

el galope

de los insultos desdichados

y aparecía, entre tablones,

el siempre inocente

reflejo del vaso

y la cuchara,

posados en  la

cara campesina

del mantel.

Casa Manolo.

Presagio ya

del colérico

baile de  babas,

conociendo ya

,de antemano,

aburridamente,

los endebles

soportes

del embate.

Broches de latón

y brochas viejas.

Liza sin arco.

Liza sin fin.

Caracteres conocidos

como la naturaleza

de los zapatos usados

y las sábanas.

Una violencia

de corazón sin sol.

Así discurría,

sin honor,

la ceremonia

que anunciándose

como un clarín

guardaba

la voz recalentada.

La ira

desafinada,

el argumento

ahíto.

Un sofocante

son, por tanto,

hasta hacer

sangrar 

un charco

morado

que anegaba

los platos.

Una hemorragia

azul,

que empapaba

los textiles.

Un enjambre

de falsas

medallas sin mérito

cayendo sobre el menú.

Idea atufante

de un delirio

ante un tribunal

adormecido.

Y la presencia

 inane ya

del amor o la razón,

entre seres que se amaron

y mordieron.

Remedos baratos hoy

de  víctimas

entre mollejas.

Sede popular

donde unas

mandíbulas de cartón

triscaban el reclamo

del vicio

rebozando

 

 el error. 

[Publicado el 09/2/2017 a las 10:15]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Poema 82

Hay momentos 

en que ansiamos

ayuda.

Pedimos

auxilio

mientras

la voz afónica

del alma interior

no nos responde.

Pero quehaceres

sin plazo  

ni radiantes

ocupan

a amigos y parientes,

enfoscados en su

propiedad general.

El socorro

 embarranca

así entre las abruptas

paredes de un

imaginario 

túnel conductor.

Un conducto

difícil o adverso

por donde apenas discurre

un imaginario

filo de agua

Ahora embarrada.

Eso vemos.

El auxilio silba.

patina sobre sí

y no llega.

El oído se acaba.

La mente se diseca.  

[Publicado el 08/2/2017 a las 10:15]

[Enlace permanente] [0 comentarios]

Compartir:

Foto autor

Biografía

Nació en Elche en 1942. Escritor y periodista, se doctoró en Ciencias Sociales por la Universidad de la Sorbona y es miembro de la Fundación Nieman de la Universidad de Harvard. Escribe regularmente en el El País, diario en el que ha ocupado los puestos de jefe de Opinión y jefe de Cultura. Entre sus libros se encuentran: Noviazgo y matrimonio en la burguesía española, El fútbol, mitos, ritos y símbolos, El éxito y el fracaso, Nuevos amores, nuevas familias, China superstar, Emociones y Señoras y señores (Premio Espasa de Ensayo). En Anagrama, donde se editó en 1971 su primer libro, Si Usted no hace regalos le asesinarán, se han publicado también los volúmenes de cuentos Héroes y vecinos y Cuentos de matrimonios y los ensayos Días sin fumar (finalista del premio Anagrama de Ensayo 1988) y El planeta americano, con el que obtuvo el Premio Anagrama de Ensayo en 1996. Además ha publicado El estilo del mundo. La vida en el capitalismo de ficción (Anagrama, 2003), Yo y tú, objetos de lujo (Debate, 2005), No Ficción (Anagrama, 2008), Passé Composé (Alfaguara, 2008), El capitalismo funeral (Anagrama, 2009) y Apocalipsis Now (Península, 2009). Sus libros más reciente son Enseres domésticos (Anagrama, 2014) y Apocalipsis Now (Península, 2012).

 

 

 

OBRA PICTÓRICA/ WEB OFICIAL

 

Bibliografía

Enseres domésticos (2014). Anagrama. 

Apolcalipsis Now (2012), Península.

El capitalismo funeral (2009), Anagrama.

Passé Composé (2008), Alfaguara.

No Ficción (2008). Editorial Anagrama 

Yo y tú, objetos de lujo (2005). Editorial Debate

La ciudad inquieta: el urbanismo contemporáneo entre la realidad y el deseo (2005). Fundación Central Hispano

Noviazgo y matrimonio en la sociedad española: 1974-2004 (2004). (Coautor con Alejandra Ferrándiz). Taurus Ediciones

Alberto Schommer, el poeta de la visión (2003). La Fábrica

El estilo del mundo: la vida en el capitalismo de ficción (2003). Editorial Anagrama

Guillermo Vázquez Consuegra: obras y proyectos, 1996-2001 (2001). (Coautor con García-Solera Vera, Javier). Colegio Oficial. Arquitectos Comunidad Valenciana

Cuentos de matrimonios (2000). Editorial Anagrama

Señoras y señores (1998). Espasa-Calpe

El planeta americano (1997). Círculo de Lectores

Nuevos amores, nuevas familias (1992). Tusquets Editores

El éxito y el fracaso (1991). Ediciones Temas de Hoy

Poleo menta (1990). Instituto Alicantino de Cultura Juan Gil-Albert

Días sin fumar (1989). Editorial Anagrama

Héroes y vecinos (1989). Editorial Anagrama

Sentimientos de la vida cotidiana (1984). Ediciones Libertarias

El fútbol, mitos, ritos y símbolos (1981). Alianza Editorial

Las solteronas (1978). Editorial Dopesa

Si Vd. no hace regalos le asesinarán (1972). Editorial Anagrama

La Ausencia (2011). Editorial Esfera de los libros

La hoguera (2012).  Editorial Temas de Hoy. Premio de Hoy 2012.

 

Portada de 'El capitalismo funeral'

 

Enlaces

Entrevista en Canal 2 Andalucía.

 

Reseña en Babelia.

 

Reseña en El País.

 

Reseña en El Cultural de El Mundo.

 

Reseña en El País - País Vasco

 

Entrevista en Periodista Digital

Premios

2012 Premio de Hoy de Ensayo 

2006 Premio Escritor del Año (Grupo Conde Nast)

2006 Grand Prix du Livre des Dirigeants

2002 Premio Julio Camba de Periodismo

1998 Premio Espasa de Ensayo

1997 Premio González Ruano de Periodismo

1996 Premio Anagrama de Ensayo

Vídeos asociados

Audios asociados

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2017 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres