PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

jueves, 13 de agosto de 2020

 Joana Bonet

La influencia de un culo poderoso

Sus furiosas caderas que rasgan el aire. La firmeza en la mirada, la salacidad en los labios. Y una melena afro como bandera ondeante de una lucha antigua: los años difíciles del padre en Alabama, el tiempo en que la madre no podía tomar asiento en la parte delantera del autobús. A los seis años, Beyoncé Knowles cobraba 5 dólares a los amigos de la familia que querían verla cantar; la peluquería de la madre fue su primer local de ensayo. Y ahora, con 32, la amiga íntima de los Obama, el modelo para Sheryl Sandberg -una de las jefazas de Facebook-, y la artista mejor pagada del planeta, ocupa el número uno de la lista de las 100 personalidades más influyentes del mundo para la revista Time. El primer análisis es previsible: tanto sufrimiento a lo largo y ancho del planeta en la lucha de millones de mujeres y eligen a una popstar que se planta en el escenario con body, tacones y medio trasero al aire, razonarán algunos. Vale que rompió barreras con el primer grupo de R&B femenino competitivo, Destiny’s Child, cuyo nombre fue elegido por su madre, Tina Knowles, que lo sacó de la Biblia: su hija sería hija de un destino superior. Y también es evidente que, desde entonces, la joven de piel lustrosa ha peleado con denuedo la hegemonía masculina, número uno tras número uno y portada tras portada. Incluso logró que se acuñara una palabra en el Oxford Dictionary: bootylicious (culo delicioso), título de una de sus canciones. Pero, ¿son esos méritos suficientes para que se la coloque por delante del papa Francisco, Angela Merkel, Hillary Clinton, Jeff Bezos o el propio Obama? “Mi tarea es la de empoderar a las mujeres”, ha declarado en varias ocasiones. Y es cierto que sus alianzas con otras mujeres poderosas, sus campañas en favor de la igualdad o la llamada a la acción, reconvirtiendo la mala leche de las angry black women en orgulloso contoneo, han calado hondo entre millones de seguidores. Beyoncé es un símbolo de la cultura pop de los años 10. De una época pobre en mitos y gurús, en la que los líderes están llamados a remangarse y renunciar al coche oficial. Pero, sobre todo, unos tiempos atontados en los que la energía es uno de los bienes más escasos. Por ello, el huracán Beyoncé, que parece extremadamente madura en las entrevistas y que abandera con sus curvas el orgullo femenino, replantea las formas -no tanto el fondo- de la conciencia de ocupar un lugar -y qué lugar- en el mundo global. Ella tiene ya su portada triunfal en Time. Lo que, a pesar de que los críticos se amohínen ante su triunfo, refleja qué entendemos hoy por carisma quienes habitamos en este cambio de paradigma, como tan bien explica en Limbo el escritor Agustín Fernández-Mallo: “El limbo es ese lugar en el que nos hallamos todos los humanos en espera de algo, aunque no sepamos qué es. Con una mirada extraña y desenfocada”. Y vaya si Beyoncé la enfoca. (La Vanguardia)

[Publicado el 28/4/2014 a las 07:03]

Compartir:

Comentarios (0)

No hay comentarios

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Periodista y filóloga, escribe en prensa desde los 18 años sobre literatura, moda, tendencias sociales, feminismo, política y paradojas contemporáneas. Especializada en la creación de nuevas cabeceras y formatos editoriales, ha impulsado a lo largo de su carrera diversos proyectos editoriales.

En 2016, crea el suplemento mensual Fashion&Arts Magazine (La Vanguardia y Prensa Ibérica), que también dirige. Dos años antes diseñó el lanzamiento de la revista Icon para El País. Entre 1996 y 2012 dirigió la revista Marie Claire, y antes, en 1992, creó y dirigió la revista Woman (Grupo Z), que refrescó y actualizó el género de las revistas femeninas. Durante este tiempo ha colaborado también con medios escritos, radiofónicos y televisivos (de El País o Vogue París a Hoy por Hoy de la cadena Ser y Julia en la onda de Onda Cero a El Club de TV3 o Humanos y Divinos de TVE) y publicado diversos ensayos, entre los que destacan "Hombres, material sensible", "Las metrosesenta", "Generación paréntesis" y "Fabulosas y rebeldes". Desde 2006 ejerce de columnista de opinión en La Vanguardia.

Obras asociadas

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres